sábado, 2 de julio de 2011

JULIO ARTURO VALERO SOLANA POETA DE PINAREJO (CUENCA)

Toca hablar de Julio Arturo Valero Solana. Miren por donde un día leyendo un libro titulado "Glorias Conquenses" de María Luisa Vallejo me encontré una serie de personajes de Pinarejo. Hará de esto más de treinta años. Entre estos personajes estaba Jacome Capístrano de Moya, Miguel Moya, hermano del anterior, Miguel Olmedilla Lozano y Julio Arturo Valero del cual se decía: poeta, que murió joven. Siglo XX.

De todo esto me olvidé hasta que un día por azares del destino leí que se había publicado un libro que se titulaba "Poetas en el  vientre de la ballena" de Florencio Martínez Ruiz. A renglón seguido compré el libro y me encontré en la página 167 y siguientes la historia de este poeta y algunas de sus poesías e ismos.

Otro día me encontré con otrso dos artículos. Uno de ellos del mismo Florencio martinez y el otro de Federico Muelas que llevaba por título: JulioArturo, el gran poeta que apenas se asomó a la vida. De dicho artículo saco algunas frases entre líneas: " Yo no he conocido a nadie con un poder más alto de identificación con las cosas", "tampoco he conocido a nadie a la vez tan amante y tan cruel para sus creaciones".

Nació nuestro amigo en el año 1912 en Pinarejo, su padre debió de ser maestro, Julio Valero. A los 20 años ya había acabado la licenciatura en Derecho y enseguida comenzó a publicar artículos en el Boletín Conquense y en La Opinión. Enfermo de tuberculosis se refugió en la Plazuela de San Andrés y en la Dehesa de Santiago. Federico Muelas le llamaría el Rimabaud Conquense. Dirigió Julio dos números de la Revista Horizontes  y en 1933 publica su breve libro: Campanadas y Piedras. Asistió a las tertulias de Cayo Román Cardete, siendo su último poema escrito un villancico.

Para Florencio Martínez, Julio Arturo Valero Solana, es dentro de la lírica conquense, el augur o el oráculo que toda poesía necesita para alcanzar su destino feliz. Murió a los 20 años en un piso aislado en la alta Cuenca.

En su fundamental artículo "Cuenca en la moderna poesía" Federico Muelas avanza un aval muy significativo de su obra: "Julio Arturo Valero Solana, el poeta más importante que Cuenca ha tenido, dolorosamente desaparecido apenas cumplidos 20 años....Julio Arturo escribió unos magníficos ensayos y muchísimos versos. Con un deseo de superación lírica casi cruel para su obra, redujo sus poemas a la quintaesencia de metáforas, clave en un mínimo libro - libro aunque su extensión sean unas páginas -titulado  "Campanadas y piedras" 

En la nota biográfica incluida en "70 años de poesía en Cuenca" se incluye una anécdota absolutamente delirante, de un romanticismo exarbado,- la poesía de la luna - que viene a confirmar este afán del poeta por convertir la lógica en algo onírico. Así escribe:

"La poesía es un estigma divino. Es como una locura que confiere la luna. La poesía es imaginación. Pero no puede ser nunca una realidad ni orden lógico de pensamiento"

Bueno, despúes de este pequeño estracto de lo que se recoge en el libro que ya hemos mencionado tengo que decir que me llamó la atención el hecho de que en el libro no figurara la patria chica de nuestro personaje cuando el mismo autor, Florencio Martinez Ruiz, había escrito en un articulo titulado: Julio Arturo, el Rimabud conquense, publicado en el diario Ofensiva, 15 de agosto de 1954, lo siguiente: Porque Julio Arturo era conquense y basta. De ahi de Pinarejo y le tiraba el duende de la poesia.

Escribia Julio Arturo en la prensa local del momento  y de esta forma artículos suyos deben aparecen en  "El Bergantín" y en "La Carátula". También hizo con 18 años sus pinitos en polítia interviniendo como orador en alguno de los mitines de los protagonizados por el partido republicano demócrata en la provincia de Cuenca.

Murió un 2 de diciembre de 1933 y según Florencio Martinez Ruiz, sus amigos quisieron grabar un epitafio. En el se habla de la luna, de los delirios, y del crepúsculo...Pero se renunció a la idea por creerlo arriesgado.

Con esto y algunos poemas que le he dedicado dejo por el momento a nuestro amigo y paisano, el poeta, que duerma sueños eternos, ahora que hemos rescatado su patria: Pinarejo y algunas de sus metáforas:  

Metaforas y frases de color helado:

Los luceros movidos mecánicamente tiran
piedras frías en el reloj de la torre
para hacerle dar las horas.

Que casualidades de la vida durante estos últimos años he perseguido yo la vida no de un poeta sino de un autor de cuentos, Samuel Ros Pardo, también abogado y de la misma edad que Julio Arturo. Samuel también era un enamorado de la luna y un vanguardista de postín. A uno lo encontré en la tertulia de "la ballena alegre" en el Madrid de los años 1930, al lado de José Antonio Primo de Rivera, y al otro, en el libro "Poetas en el vientre de la ballena". Los dos murieron tragicamente, muy jóvenes, el destino inquieto se los llevó, por mucho que hiciera por ellos la medicina. Los dos cabalgan a lomos de una  ballena allí cerca de la luna. Desde allí Julio Arturo seguro que le estará diciendo a Samuel Ros, amigo: "La campana ríe como una vieja loca, ríe trastornada porque ha visto una estrella llena de gusanos". Me imagino también a Samuel Ros contestando a Julio Arturo Valero: La luna es la calavera del sol ó "la luna es el sol de los muertos".

José Vte Navarro Rubio

POEMA: A JULIO ARTURO VALERO

Si por aquí estuvistes algún día
de los pocos que te dio la vida
tuvimos que disfrutar
de los mismos amaneceres,
de los mismos atardeceres,
de las mismas puestas de sol,
de los mismos espacios infinitos
y como no
de los mismos silencios eternos de la Mancha.

¡Ay de ti
que nos dejastes!
y marchastes sin saber bien cierto
que había más allá
de ese cielo de variados colores
y de esas nubes que cruzaban
y se  veían a través de los cristales
empañados de tu ventana
de un Pinarejo que madrugaba
con olor a  monte, a río seco,
a alamedas sin arboleras
a paja mojada,
a queso prensado y jamones curados
en las altas cámaras.

Continua La Plaza en su sitio,
y la iglesia donde la fe
de hombres fuertes
de mirada fija y piel cuarteada
la construyeron sin prisas,
piedra a piedra  y golpe a golpe
como si hubieran sido golondrinas
sedentarias y cansadas,
establecidas de por vida en Pinarejo
con el único fin de tener hijos
y llenar de alimentos las vacías panzas.

Y tras las cortas estancias
en este tu pueblo Pinarejo,
de inviernos, veranos, primaveras
y otoños y más otoños sin esperanzas
de las que entristecen hasta el alma
vino el vivir en la gran ciudad
y con ello la ocasión
de hacerte un labrado hueco
y ser en mitad de la hoz que siega la montaña
como  un gran eco galopante
a la búsqueda de su enamorada.

Más no quiso la enfermedad maldita
respetar tu cuerpo
y en una mañana, noche...día,
ya perdidas las fuerzas
se te fue la vida y nos quedaba,
solo nos quedaba tu recuerdo
y de él hermosos versos
y como no enigmáticas palabras.

Desde las  verdes praderas
de un Pinarejo
con olores a trigo
y rosas nacidas junto a las sedientas ramblas
arremolina el viento las palabras,
esas que van por el espacio
y tocan a las puertas en las madrugadas,
y nos llegan,
hasta los cuartos oscuros
donde duermen las personas
y se sueña con bergantines y piratas,
trozos de un viejo poema
que habla de esperanzas perdidas,
de muchachas enamoradas,
de sueños pendientes de cubrir,
de lunas en el cielo atrapadas
y de ideas, muchas ideas,
que un bacilo de Koch se llevó  a esas horas,
horas, horas, horas de matanza
en que los hombres juegan
en los casinos a las cartas
y los  matarifes a regar con sangre inocente
los verdes jardines donde florece la desesperanza.

¡Ay del poeta
que en Pinarejo tuvo su casa,
en Madrid su novia engalanada
y en Cuenca su tumba preparada!

¡Por fin poetas vuelves a tu  tierra,
mientras en Pinarejo tocan las campanas.!

viernes, 1 de julio de 2011

EL RESTAURANTE VALL D'UIXO Y SU RABO DE VACA

Tal y como acostumbramos este jueves estuvimos comiendo en el restaurante "Vall d'Uixó" de Valencia un grupo familiar: yo, mi hermano: Jesús, mi primo Julián y David, casado, este último, con una hija de  mi prima Emilia. Como suele ocurrir en estos acontecimientos esporádicos uno va con la idea de comer poco pero en el momento en que coloca los pies en el restaurante todo son atenciones y como no:  "hay que cumplir de la mejor manera que uno sabe: comiendo hasta reventar". Antes de entrar por la puerta del restaurante ya tenía la cerveza en la barra ¡Que alegría!. En seguida Pedro me vino con un artículo del blog, en el que yo hablaba del bacalao y de lo bien que lo preparaban en el restaurante.

Para cuando nos habíamos dado cuenta ya habíamos devorado, antes de comenzar a comer, un buen plato de rabo de vaca; un buen plato de morro y otro de calamares encebollados, todo esto regado con unas buenas y frescas cervezas, que en este caso Pedro nos lanzó con su magistral arte. No le va a la zaga Clemente que entre caña y caña nos regala, con un exquisito saber, determinados conocimientos de  gastronomía, que yo apunto de forma rápida en mi libreta. Es verdad que le tengo dicho a Clemente: ¡no te vayas de la boca que mañana lo cuento!. La verdad es que lo mío es de juzgado de guardia, pero por ahora no les contaré nada de esas aventuras que me cuenta Clemente y que son dignas de un buen artículo. Una de ellas tiene que ver con aquellos capones que pegaba Don Gregorio que hacían las delicias de las más delicadas cabezas de Pinarejo, yo creo que provocó sin saberlo, con su gracia, fuerza y puntería mas de un trombo, y el otro con ciertos novillos que hizo una vez cuando iba al colegio y que ya no volvió a repetir nunca más, porque lo pilló su padre y se le fueron las ganas de por vida. Desde entonces Clemente piensa que la buena educación con  leña entra mejor, yo en eso le alabo el gusto a  Clemente y como no a su padre: Que gran pedagogo.

No se me escapa tampoco el decir que Santiago, hermano de Clemente , es un buen contertulio y estoy seguro que cuando lea este artículo dirá "la madre que lo  parió si lo pillo lo mato". Yo, con Santiago, de joven, viví buenas aventuras en Valencia. Era de los que más ligaba, Santiago, no, yo, y el primero que salía a la pista a menear el esqueleto. Recuerdo que íbamos a bailar hasta la localidad de  Venta del Moro a unos 150 Km de Valencia. Allí instalábamos la tienda de campaña en el monte y pasábamos el fin de semana bailando. Allí en aquel pueblo se echaron novias algunos amigos del grupo y a fe cierta que les ha ido bien en la vida. Yo de esto me alegro. También de aquellos tatuajes, que se hicieron todos ellos y que ahora están de moda, podríamos hablar, de tantas cosas, pero eso lo dejo para otro artículo. La verdad es que esto era todo lo que hacíamos. Con poco nos divertíamos y con menos eramos felices. Unas cañitas en el bar "Valiente"; unas patatas  bravas en el restaurante "La Podendorsa" o en el bar "Cesario", de la Plaza Obispo Amigó de Valencia, y luego los fines de semana a  menear el esqueleto a las salas de baile de Quart de Poblet, denominadas "Las Vegas", "La Pista Fallera" o "El Fausto" de Manises. Que días aquellos en que teníamos que estar de vuelta en casa no más allá de las 11 de la  noche, en este caso los mozos, no las mozas que tenían que llegar antes de que la mesa estuviera puesta y el cabeza de familia presidiendo tan magno acontecimiento. De Santiago me ha dicho su hermano Clemente que se dedica ahora a correr, ya le daré yo unos buenos consejos que de eso se mucho: carreras populares, medias maratones, casi nada.   

Volviendo al origen del relato, tengo que decir que después del rabo de toro comenzó de verdad la comida consistente en unos buenos platos de lentejas estofadas, un gazpacho andaluz, una paella y unos huevos fritos con panceta, tomate y patatas, una buena botella de vino tinto, y de postre flan, helados y fruta y ya para terminar un buen Gin Tonic, café, esta vez no y orujo blanco, menos.

La tertulia fue buena de verdad  y tuvo que ver como siempre con el pueblo. Todo, palabras sacadas del corazón y relacionadas con la actualidad: el paro, la globalización e internet y las ventas a través de este medio. Mi primo Julián está empeñado en ir a Alconchel de la Estrella y más concretamente a la parroquia de dicho pueblo para buscar ciertos datos que tienen que ver con mi abuela, Juliana Briones Herraiz, que era de la localidad. Al parecer tenemos por allí 100  hectáreas pendientes de escriturar y no es cuestión de dejar el tema para más allá de mañana. Ya veremos lo que sale. Ahora, seguro que alguno no las catará y yo se lo que me digo.

Nos comentaba Clemente que el tema de no dejar de fumar en los bares les ha  bajado la clienta, ya que el ritual de fumar va muchas veces, por no decir siempre, acompañado de un café, una copa de coñac y esto  claro desde que se implantó la ley ha repercutido negatívamente sobre la modesta economía de muchos bares y restaurantes. Mi padre, que se ha vuelto a hacer fumador a los 91 años, no para de decir que ahora, que se los tiene que fumar a escondidas, le están mejor. Este es su comentario: Chicos que bueno que está. Dice mi padre que para los que tienen la misma edad que él no debería estar prohibido fumar en los bares, ya que si no se acuerdan  ni del número de la calle donde viven, como se van acordar de que en los bares no se puede fumar. Pura lógica, como lo pueden comprobar, además tiene razón. Mi hermano Jesús continua empeñado en plantar pistachos en una parcela que tenemos en el Cerro Caramelo de Pinarejo y yo le digo que mejor plantar collejas.

Ya finalizando y como siempre les recomiendo que si  van a Valencia, de paso o de menos paso, no dejen de ir al Restaurante de Clemente y de Pedro, ellos se lo agradecerán. Para refinar el escrito acabo con una poesía. Un poco de sátira y buen humor no vendrá mal. Gracias amigos y hasta otro día.


Restaurantes hay muchos
pero como este denominado  Vall d'Uixo
no encontrarán ninguno mejor,
por buen hacer y simpatía
de Pedro, Clemente y compañía
y excelente comer para llenar la tripa
debería estar en la Guia Michelín
como restaurante de buen postín.

El rabo de toro se puede comer guisado,
a la plancha o como les venga en menester,
las orejas de cerdo bien hervidas
sal, aceite y pimentón y si me apuran un poco
un buen trago de vino al porrón.

Si hablamos de  paletillas
las tienes de cordero y de lechón
a cualquiera de ellas la mejor,
las lentejas, con chorizos, ajo y laurel
resucitan a un muerto sin quererlo Dios saber,
por eso en el cementerio de Valencia hay un letrero
que dice de esta forma tan peculiar:

Que gusto es morir en casa
y poder resucitar en el restaurante Vall d'Uixo
pues es todo un lujo para un pobre señor
que se pasó media vida comiendo sardinas
y ahora a la vejez de sopetón la palmó
no sabiendo nadie ciertamente si murió
de una  pulmonía o del dichoso corazón.

No me quiero olvidar de las cocineras
que ponen ganas y tesón
por eso las comidas les salen de rechupete.

Buenas noches por hoy, en día,
y ya saben si por Valencia tienen que pasar
en el restaurante Vall d'Uixó deben parar,
allí seguro que de su comida disfrutarán
más si son naturales de Pinarejo
no se pierdan paisanos la ocasión
de hacer un pequeño alto en el camino
y acudir a renglón seguido a tan atinado lugar
seguro que me lo agradecerán.

José Vte. Navarro Rubio

jueves, 30 de junio de 2011

POEMA: A FRAY LUÍS DE LEÓN

¡Ay, de Fray Luís de León!
Deciamos ayer, dichoso aquel día,
como en el "Cantar de los cantares"
encontrastes la fuente de tus teorías,
más de Belmonte tu tierra querida
si hubieras nacido en Pinarejo que dicha
el disfrutar de tu presencia
y poder ser sobre pedestal de piedra
paladín eterno en la defensa de tus ideas
a ultranza y a sabiendas
de que los hijos de la iglesía cuando se revelan
pagan con la cárcel su osadía y entrega.

¡Ay de lo que pudo ser y no fue
y de lo que de tí cuenta la historia!
más por ser hijo de esta tierras
y haber tenido la valentía
de desafiar a la misma iglesía
es bien recibido tu nombre
y mejor comprendido tu empeño
en ser hasta el final de tus días
un claro baluarte
de como los hijos de La Mancha
tienen que defender sus ideas
por encima de otros cuentos e historias.


José Vte. Navarro Rubio

miércoles, 29 de junio de 2011

POEMA AL RIMBAUD CONQUENSE (JULIO ARTURO VALERO)

Ya la muerte definitivamente  te llevó
a la  búsqueda de  otras praderas
en un día del mes de diciembre
de fríos eternos en la ciudad de Cuenca.

Poeta cabal de pobladas melenas,
voz ronca y clara inteligencia,
destilaban tus poemas la quinta esencia
y si en Cuenca fuisteis adelantado de las  vanguardias
en Madrid hubieras sido
al igual que Ramón Gómez de la  Serna
un trasnochador en las tertulias del café Pombo
y un abigarrado domador de estrellas
en el Parque del Retiro a esas horas de la noche
en que las raíces de los plataneros
destilan gota a gota "esencias de verbena".

Fuisteis en la parte  más alta de esa ciudad,
que se lleva en el alma o se arroja a las tinieblas,
un enfermo crónico
de pulmones convertidos en caverna
y vinisteis a morir con 20 primaveras
ya pedida la esperanza y el alma en pena
en un año, 1933, cualquiera, en Cuenca.

Pinarejo, tu patria chica, no se si te recuerda,
pero ahora caído el velo
y ya tu nombre en candelera,
yo, Julio Arturo Valero Solana,
Rimbaud conquense,
predicador de palabras y amigo de las estrellas
pido porque ese triste són
de tu libro "Campanadas y Piedras"
se convierta en mi libro de  cabecera.

José Vte Navarro Rubio

martes, 28 de junio de 2011

POESÍA: TRIANGULO MANRIQUEÑO

Al momento que me siento caen las horas
en esta mitad pasada de una madrugada callada
que ve roto su inquietante silencio
por sonidos a palabras procedentes de la calle
y me vuelven en una imagen constante
a ser los campos de aquellas  nuestras tierras
un claro referente  a tener en cuenta
ahora que aprietan los ponientes
y las calores sofocantes llaman a las puertas.

No hace falta por ello ser un eterno caminante
por estos caminos de herradura, sendas y cañadas reales
para entender de nuestros rasgos peculiares
y saber que tras las tenues luces que nos trae la mañana
en medio de haces de sonrisas deslumbrantes
se esconden las voces sonoras de nuestros poetas,
y los personajes de ficción, o, tal vez, reales,
de coplas, novelas y relatos ancestrales
que conocen desde tiempos inmemoriales
las buenas gentes de estos pinares viejos
y desoladas y estériles  tierras tan altaneras.

Dice la tierra desde siempre lo que siente
y lo trasmite con sus olores peculiares,
un vallejo con cardos y retama; unos altos pinares;
un barbecho desnudo de siembras y trigales;
unas vides emparradas, unos viejos olivares, 
unos almendros en flor y unos maduros  frutales
y entre medias de tanta vida y muerte pasa el caminante
anotando en su libreta con todo lujo de detalles
lo que la musa tierra le confiesa sin necesidad de peritajes
en su deambular por ese triángulo Manriqueño
del Castillo, Pinarejo y Santa María
formado por tierras pobres y villas
de hombres y mujeres dedicados de por vida
a la escarda y recolección y vuelta de nuevo a la siembra.

José Vte. Navarro Rubio

POEMA: A DOS POETAS (uno vivo y el otro ya muerto)

Este poema ofrece algunas claras diferencias con el anterior. Esto es lo bueno de escribir en un blog. Yo diría que de esta forma la poesía es  viva ya que está sujeta a todas las correcciones que quiera hacerle su autor sin necesidad de nuevas ediciones que por otra parte no dejan de ser costosas y farragosas. ?El por qué de este poema?
Desde mi punto de vista es muy fácil de entender tiene que ve con dos poetas. Uno de ellos pasó por el pueblo con una  clara idea de lo que quería y escribió unas breves líneas sobre Pinarejo en un poema . El otro poeta era, mientras no se diga lo contrario de Pinarejo, y murió a sabiendas de que se moría intentando convertir a la palabra única en poema. De ahí me ha venido este breve poema que tiene que ver con nuestro Valero Solana.

Y tu no lo sabías
y por eso por Pinarejo pasastes
como llevado por el viento
camino de otros lugares
donde poder escribir entre lineas
futuros versos con los que justificarte
y poder decir
por aquí pasó un poeta
al que no le faltó tiento
para describir estos paisajes
de tierras áridas,
montes de esqueléticos matorrales,
alamedas de pájaros pintados
en las copas de los árboles
y de perdidos pozos
en su día de aguas saludables.

¿Como será la estepa
comparada con estos paisajes?
que los animales buscan la sombra
allí donde hay árboles,
los hombres las tabernas
con olores  a licores ancestrales
y las mujeres los portales
de las viejas casas de paredes enjalbegadas
 por donde pasa corriendo el impetuoso aire.

Camino del Castillo  de Garcimuñoz
iba el poeta caminante
recordando de vez en cuando
a que se debía su peregrinaje,
cuesta arriba y cuesta abajo,
los guijarros se convertían,
junto con el polvo del camino,
en su mejor acompañante.

Rugen los  vientos
cuando pasan camino de los  valles,
y preguntan
entre sollozo eternos y silbantes:
¿Que hay del poeta, amigo,
que en Pinarejo dejaste
junto al fuego de la chimenea
lanzando cantares
en esas horas de la madrugada 
de lunas menguantes?

José Vte Navarro Rubio

lunes, 27 de junio de 2011

POEMAS AL POETA OLVIDADO

                     I
No se si la tierra te ayudó amigo
a escribir esos poemas
que ahora forman parte de algunos libros,
ni se tampoco si en la hora cercana a tu muerte
rodeado de familiares y amigos
pudo Federico Muelas taparte los ojos
y decir entre dientes: Adiós amigo.

¿Desconozco como fue tu muerte allí en la ciudad
que se abalanza a diario sobre el abismo
e ignoro por ser tu vida corta
que fue de tus poesías y escritos?

Llora la mañana en un camposanto
adornado de coronas y mármol frío
y cuando vuelvo la vista
a esos tus versos
siento que en aquel cementerio de los ponientes
rodeado de abetos y nichos
continuas siendo para todos aquellos
que han leído tus escritos
una leve esperanza, quizás un quejido,
a lo sumo un joven poeta
que a la espera de una resurrección de la carne y del espíritu
guarda en un olvidado bolsillo
un viejo poema que nos habla de pájaros asustadizos.

Vuelve el silencio en estos momentos
en que la noche busca escondites
y a los sumo ya las 23:30 horas
de un lunes, del mes de junio, maldito,
aporreo con los dedos unas teclas
y me quedo a la espera de acabar con este verso, amigo,
paisano que en Pinarejo fuiste niño, en Madrid jurista
y en Cuenca poeta y enfermo crónico de un mal
que te llevó por las llanuras infinitas de unos campos yermos 
a otros campos donde solo prevalece el olvido.

             II
Poeta cabal te llamaron
y de cabal tuvistes lo mismo
que tienen las golondrinas
cuando en vuelo rasante y escurridizo
cruzan las calles y campos de estos  nuestros pueblos
siempre a la búsqueda de un lugar o sitio
donde construir can barro y paja su nido.

Campanadas  y piedras
a la vera de esa iglesia de Santa Águeda
sirvieron para agudizar tu ingenio
y ya en edad madura construir un libro
con versos ablentados en la era de tu inteligencia
que nos hablan de nubes que caen por la chimenea,
de jardineros, calles empedradas
y de un sitio lleno de cardos que para ti
era el sitio de la lluvia.

Ahora,
ya el tiempo convertido en testigo
y pasados los años
intento comprender
el porque de ese tu fatal destino
y solo me quedan sensaciones y ocurrencias
con las que poder construir
entre líneas y más líneas
una frase con la que definir tu andadura
por este mundo tan duro
y de todas ellas me quedo
con aquella tuya que decía:
pájaro muerto en el invierno
como una voz helada.

José Vte . Navarro Rubio
             

POEMA: DE LA TIERRA QUE PRESIENTO

No es inhóspito el terreno que por querer a su dueño
se convierte en fértil madre
que dedica los mejores años de su vida
en ver crecer y crecer a sus amados hijos,
y nos llegan en esos paseos eternos
y en ese otear constante a la búsqueda de nuevas tierras
calores y fríos que impregnan las ropas
y se van anidar allí donde la  piel comulga con la carne
y nos sirve de manta y de abrigo.

Ya oído el canto del perdigón
busco entre los altos girasoles y esbeltos trigos
aquel cubo de pastor ahora convertido
en parte de un paisaje  al que le falta el balar de las ovejas,
el rebuznar del equino y el ladrar del can
al correr detrás de un rebaño
que ahora dormita a la sombra de los pinos
esperando que llegue la noche 
y vengan con nuevos trinos
la clara mañana y otra vez, como desde siempre ha sido,
el caminar a la búsqueda de  nuevos pastos
con que calmar el apetito de esa cohorte de ovejas
que se saben manchegas por el cuajo de su leche
y por haber nacido en las parideras y corrales
de casas de labranza y apriscos.

Pastores de ovejas no se ven
en el largo camino que desde Pinarejo nos lleva a Villar de la Encina
y es en estos momentos
en que las chicharras aprietan
con su discurso repetitivo
cuando vuelvo la vista atrás
y ya perdido
aquel alto campanario
de Pinarejo su más esbelto edificio
aprieto los dientes, aligero el paso y me digo
que cerca de Villaescusa del Haro
haré un alto en el camino
para beber de sus aguas frescas,
pasear por la calle de los 10 obispos,
tomar aliento a la sombra de su convento derruido,
ver su universidad convertida en posada sin libros
y emprender de nuevo el camino
siempre a la búsqueda
de los blancos paredones,
de los  mesones donde se sirve fresco y joven vino tinto
y de los olvidados camposantos
donde se masca el silencio
que dejan los hombres y mujeres de estas tierras
cuando pasan a mejor vida, en un ligero suspiro.

José Vte Navarro Rubio

domingo, 26 de junio de 2011

DESAYUNO CON UN POEMA Y UN VIAJE

Un día por casualidad después de mil artículos en un foro me desayuné con un poema de Fernando Nombela que tiene que ver con estas  tierras nuestras de cada día. De ello me vino a mi otro poema que he dejado caer en este foro. A buen seguro que mi poema no hubiera visto la luz de la tarde de no haber sido por este otro poema de Fernando Nombela.

En su viaje a La Alcarria, Camilo José Cela intentó tomar buena cuenta de todo lo que veía y lo hizo de forma  metódica y continua, ahora Fernando nos lleva por otros caminos para mi conocidos y entretenidos. A ello se debe el que en este escrito y en el otro, poema,  no se de ni una pizca de casualidad más bien de un  cierto  misticismo que los herederos de aquellos arlequines medievales y después copleros iban dejando caer en las Plazas y calles concurridas a toque de tambor y son de dulzaina. Venga pues la fiesta y celebremos amigos este poema que por hablarnos de nuestros pueblos debe ser  tomado y recibido con buenos ojos, tiento y sonrisas. Yo les dejo con otro poema que cuelga casi de un andamio de una finca en derribo:

Sendas y más sendas que se pierden y llevan sin rumbo fijo,
para el viajero que desconoce de los olores de estas tierras
a espliego, lavanda, olmos y pinos,
entre los verdes campos  
donde un día germinará, si Dios quiere, el trigo
y allí donde se acaban las amplias veredas y los polvorientos caminos
nacen sobre las motillas, llanos y riberas de los ríos
los pueblos y ciudades de La Mancha
donde perviven desde los siglos de los siglos a otro ritmo.
Por ello caminante bienvenido seas,
si todavía nadie te lo ha dicho, 
a estas tierras serias de terrones tan duros
que hasta las afiladas rejas de los arados
se quiebran a esas horas en que el roció
no llega a ser más que una lágrima perdida
en medio de barbechos, lindes y surcos
donde un día resonó en medio de grandes gritos,
como si se hubiera tratado
de un trueno inmenso en el espacio infinito,
el acero templado de las espadas
al golpear de forma continua sobre los escudos.

José Vte. Navarro Rubio


Y ahora, si, el poema prometido:


UN POEMA Y UN VIAJE DE FERNANDO NOMBELA

designar,
nombre, signo —estrecho camino literal, carretera amarilla—

de la niñez —Belmonte, los campos de fray Luís—
a Castillo de Garcimuñoz y Santa María del Campo Rus
—lugares de muerte, medio siglo antes, para Manrique—

extensiones de cepas podadas, vastos lienzos de Ortega Muñoz,
Villaescusa, flores de los almendros, chopos desnudos,
iglesia derruida,

Rada de Haro, montículos de estiércol al borde de la tierra,
bosquecillos de encinas y quejigos, pedernal, colirrojo,
vuelo rasante

hasta el ríos Záncara, hasta La Huesa del Judío, abubilla
junto al coche, camino blanco que sube, tierra roja,
perdices corredoras, delgaditas, estirando el cuello
(si no viviera oprimido el corazón)
roquero

cruzamos el río Záncara (invisible), bordeamos La Huesa,
sigue la carretera casi paralela el cauce,
tinajas acostadas, alamedas, chopos, alondra, crestecilla alerta
(la tierra, la pecosa, desabrida), jilgueros en bandada
Carrascosa de Haro

(la mirada que llama, dos mujeres caminantes)
tarabilla del collar, bandada de collalbas
Villar de la Encina
añil la puerta y el ventanuco,
cernícalos primilla, verde alcacer,
(preguntar por el cuervo), blanca la tierra, hortus conclusus,
roquedas, blanco en el blanco

Pinarejo, plaza mayor, mercadillo que ya levantan
tradición oral: dice la leyenda o la historia: le hirieron en El Rincón, al lado de Pinarejo, y fueron luchando hasta El Castillo, allí murió; allí antes de la autovía hay una cruz
placetuela, placeja, placeteja

Castillo de Garcimuñoz
(literalidad: signo, índice, señal del mundo)
quebrada, rocas, la torre campanario —cuadrada— inscrita en la torre redonda del castillo, romero florecido al pie

tradición oral: cayó en Castillo de Garcimuñoz, murió en Santa María del Campo Rus, lo enterraron en Uclés, junto a su padre

luchaba como capitán de Isabel, para someter al de Villena, el hijo de don Juan, el marqués viejo

cerros blancos, Santa María del Campo Rus

los nervios del gran árbol como un cielo, como un cerebro
(de Mondrian)

(Olvido García Valdés. Y todos estábamos vivos. Barcelona, Tusquets Editores, Col. Marginales 236 - Nuevos Textos Sagrados. También en Esa polilla que delante de mí revolotea. Poesía reunida (1982-2008). Prólogo de Eduardo Milán. Barcelona, Galaxia Gutenberg/ Círculo de Lectores, 2008).

POEMA DE ÚLTIMA HORA: POR AQUÍ PASÓ FERNANDO NOMBELA

Descansan los pueblos
y a nuestro paso solo se levantan silencios
y calores eternos que inundan los cuerpos
y obligan
a hacer un alto en el camino
antes de proseguir por esas sendas
a la búsqueda de piedras antiguas
y escudos de armas
con los cuales poder ser armado caballero
y en ello llego
al Castillo de Garcimuñoz
de siempre batido por ese viento enemigo
que despeina sus almenas
y mueve las copas de los árboles que se arremolinan
sobre ese Tesillo de la puerta de la iglesia
desde el cual atino a ver  y no tocar
como si fuera  una terraza sobre el abismo
un viejo balcón de una doncella sumisa
que esperaba en los atardeceres
a que su señor llegara y le contara aventuras
y me adentro
hacia los lugares donde en otros días
se alzaban palacios y conventos
y llego con mucha desventura
al hospital de esta villa
donde dicen y no lo se que fue atendido Don Jorge Manrique
antes de  marchar hacia la otra vida
y en estas que estamos
cansados de los calores y ya la tarde medio ida
cogemos camino de Pinarejo
y a no mucha distancia
de una carretera nueva,
¡que desdicha dejar aquellas cuestas y vistas!
por este inmundo camino de asfalto
 desde el cual
y no se como, magia antigua,
de repente se divisa
la vetusta iglesia de Santa Águeda,
Patrona y Señora de la villa,
y al adentrarnos por las calles de Pinarejo
sale algún vecino a nuestra vista
y entre saludos
y palabras que entre los labios se adivinan
llegamos al Molino de su viento
y todavía no allí Don Quijote de  la Mancha
para cumplir a diario con su aventura
bajamos por la calle de las Eras
hasta La Plaza para tomar posesión del lugar
con su horno, posada y taberna
y ver la casa consistorial
y comprobar que los pesos y medidas
son aquellos que se usaban  para medir las tercias
en una calle Tercia en la que  abría
la puerta que daba al almacén de granos
del cual dependía la villa.
Y ya casi de noche siento sobre el lugar
que es Santa María del campo Rus
una rabia inmensa por no poder ver
nada de aquella iglesia antigua
ni de aquel hospital
donde también dice que vino
para ser  curado de sus heridas
Don Jorge Manrique, poeta de triste poesía,
después de atravesar ese páramo calizo y blanco
donde se  divisa un aguilucho que vigila
y hace señales con sus alas
cuando el coche enfila  camino de Honrubia.
Y entre espejuelos
en los que veo mi sonrisa
me adentro por caminos con chaparros
y voy a dar en un día que cae
tan de pesado como aquellos otros días
de todos los momentos de esta historia
sobre el camino de regreso a Valeria
para allí ser huésped y si me apuran
patricio gallardo en medio de  unas  ruinas
que claman al cielo
por pedir, que no sea, justicia y más justicia.

José Vte Navarro Rubio

POEMA A JORGE MANRIQUE: EL LANCE Y UN ECO


                                                  

Murió. Pero su muerte pervive y nos transmite ciertas sensaciones que nos sirven para poder decir: "Aquí murió Jorge Manrique" Ya ven ustedes que tristeza la nuestra que  nos toca hacer con la muerte un libro de rutas. Al final tocará decir bienvenida sea tu muerte y bien muerto fuistes por estos sitios amigo Jorge Manrique.

Poeta, guerrero, paladín, su muerte fue la excusa para que un castillo viniera a quedar convertido en un montón de piedras y todo porque se consideró al Señor de aquellas tierras y pagos culpable directo del fatal desenlace en el que Jorge Manrique cayó herido cuando, fatalidades del destino, abandonaba el lugar y ya de retirada volvía hacia su campamento. Por eso me atrevo a decir:

Fue en otros días
y
 momentos
cuando aquel renombrado varón
Jorge Manrique, poeta donde los hubo,
de una España incipiente,
cayó fatalmente herido
sin saberse culpable nadie
y
arrastrando el cuerpo
entre las  matas,
y
a la luz de la luna
cual candil
lleno de aceite
y
 de mecha fina,
le vino la hora agría de la muerte
y
 aunque acudieron en su ayuda
doctos y sesudos varones
enviados desde el Castillo de Garcimuñoz
no se pudo curar la herida,
ni con la ayuda de la medicina 
ni de la magia ni de la alquimia
y
aunque no dice la historia
realmente donde ocurrió el lance
lo cierto es
que en Santa María del Campo Rus, Pinarejo, La Nava
y
 como no en el Castillo  de Garcimuñoz
se viene contando la historia
desde los siglos de los siglos
como a cada uno le vino
y
viene en mucho su gusto.

José Vte Navarro Rubio

CAMPO DE CONCENTRACIÓN, EXTERMINIO, DE MAUTHAUSEN

El 5 de mayo de 1945, fueron liberados, según la fuente de donde se han sacado los datos, dos pinarejeros, por las tropas aliadas, del campo de concentración de Mauthausen (Austria). En ese campo es donde los nazis dieron muerte a casi 150.000 prisioneros. Me refiero a Antonio Leyva Hurtado, nacido el 01/02/1908 y a José María Lara Buendía, nacido el 10/05/1920. Ambos, naturales de Pinarejo. Fueron liberados el 5 de mayo de 1945 y durante su internamiento en el campo llevaron los números de matrícula: 4728 y 4720, respectivamente. En el campo de exterminio también estuvieron en régimen de internamiento dos vecinos de Vara del Rey, me refiero a los hermanos Pedro y Pablo Latorre Martinez y un vecino de Villar de la Encina, Bernardino Albendea Carcelles. Hago alusión a estos últimos, aparte de otros vecinos de San Clemente, por ser su lugar de nacimiento en poblaciones cercanas a nuestro pueblo, Pinarejo.

Cuando Antonio y José María, nuestros paisanos, llegaron al campo de concentración de Mauthausen se encontraron con que otros españoles, 470, ya se encontraban internados en el campo. Me refiero al tren que haría su salida desde la estación de Angulema, en la región francesa de Carente. De esta primera expedición morirían en el campo de exterminio 409 de los 470 que bajaron del tren y sufrieron internamiento.

Nada, hizo el gobierno del general Franco por intentar la repatriación de estos españoles. A pesar de que las autoridades nazis preguntaron a sus homólogos españoles que debían hacer con los "dos mil rojos españoles de Angouleme".

Nadie se molesto nunca en contestar. Algunos documentos que hacen referencia a los confinados en el campo de exterminio tienen una nota manuscrita al margen en la que se pide que se archive el asunto, "puesto que no parece oportuno hacer nada al respecto".

Por lo que respecta a José María y Antonio su recuerdo y el de la tragedia que pasaron ha quedado olvidada durante años y más años. Se comenta que la potencia del recuerdo de colectivos como el judío, ha acabado de arrinconar la tragedia de estos españoles que sufrió en cautiverio y muerte, en la mayoría de los casos, en los campos de concentración alemanes.

Después de sufrir la tragedia los pocos españoles que se salvaron, no pudieron volver a la España de Franco o lo tuvieron que hacer callando. Creo, si las fuentes de donde han salido los datos son las correctas, que estos españoles, naturales de Pinarejo, nuestro pueblo, son acreedores a un homenaje y un merecido monumento, en el lugar del pueblo que se piense que es el más adecuado, con el fin de que las generaciones futuras puedan tener un claro y firme testimonio y de que no se cumpla aquello que dice que “quien no conoce su historia, corre el riesgo de repetirla”.

Conozco de otras localidades en las que las corporaciones municipales han realizado actos de homenaje a los supervivientes del holocausto nazi. El reto está lanzado. Sólo hace falta confirmar que realmente eran del pueblo, al menos así figura en las fuentes del Ministerio de Cultura,y si se cree oportuno hacerles el homenaje que se merecen.

Pregunta:

Estoy colaborando con una investigación de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona) sobre los deportados republicanos y quisiera saber con exactitud si Antonio Leyva o Leiva nació en Pinarejo, puesto que en las listas que he consultado figura como lugar de nacimiento la localidad de Pina y con ese nombre podría ser de otra población. Si puedes aclarármelo te estaría muy agradecido
Cordialmente
Juan m. Calvo
Amical de Mauthausen
Si estás interesado te puedes pasear por nuesta web
http://www.amical-mauthausen.org/ 

Respuesta:

Los datos están recogidos en una pagina del Ministerio de Cultura: http://pares.mcu.es/Deportados/servlets/ServletController

Libro Memorial. Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945), editada por el Ministerio de Cultura de España en 2006, resultado de una investigación de Benito Bermejo y Sandra Checa

ESTOS SON LOS DATOS QUE APARECEN EN LA QUE PAGINA DEL MINISTERIO DE CULTURA:
Datos Personales
Nombre de la Persona: LARA BUENDÍA, José María
Nacido el: 10/05/1920
Población: Pinarejo
Provincia/Región/País: Castilla-La Mancha-Cuenca
Stalag o Prisión
Nombre: XVII-A (Kaisersteinbruch)
Número de Prisionero: -

Datos Personales
Nombre de la Persona: LEYVA HURTADO, Antonio
Nacido el: 01/02/1908
Población: Pinarejo
Provincia/Región/País: Castilla-La Mancha-Cuenca
Stalag o Prisión
Nombre: XVII-A (Kaisersteinbruch
Número de Prisionero: -
Deportación



José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Cae la blancor del día

Cae la blancor del día
desde siempre
y se convierte en luz invasora
que avanza y trepa por las paredes
de esa casa imponente
que orgullosamente se asoma a la plaza
y como si fuera un fiel testigo
del transcurrir de la vida en Pinarejo
guarda silenciosamente tantos secretos,
entre sus viejas piedras y cal endurecida
por el sol que relame su cuerpo,
y allí donde las tejas besan el cielo,
que con ellos se podría escribir una historia.
Y es en los amaneceres de los días
con el transitar de personas
hacia la vetusta plaza de Pinarejo
cuando la casa recobra renovada vida
y se convierte en una bella estampa
de lo que fue y ha sido
el tejido urbano de un pueblo
que hunde sus profundas raíces
en ese túnel del tiempo
donde el hombre solo alcanza a hacerse
muchos interrogantes
y algunas que otras preguntas.


José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Pinarejo es algo más

Pinarejo es algo más
que un cartel indicativo
en una carretera
que abre su cuerpo
y profundiza
hasta aquellos confine
tan secretos y recónditos
como los personajes
de los cuentos de hadas.

Pinarejo es
parte de nuestros orígenes
al igual que ese cielo
con el cual nos levantamos
y acostamos todos los días

Somos hijos de ese pueblo
,solo hijos e hijas,
que al despertarnos por la mañana
olemos de ese aire
y de los perfumes
que solo pueden trasmitir
estas tierras
impregnadas de amores
no correspondidos
en las que nuestros antepasados
dejaron lo mejor de sus vidas
sin pedir nada más a cambio
que pan y techo
para seguir mal tirando
y poder disfrutar
de los nuevos días
todavía por descubrir.

Somos parte de ese universo
tan concreto
y en nosotros vivo.
Universo que se ve
en nuestras miradas y sonrisas
allí donde estamos
y pronunciamos tu glorificante nombre
Pinarejo querido

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Este vivir siempre a la espera

Este vivir siempre a la espera
¡Si los sueños fueran de los silencios
la música que nos llega!
¿Agosto, que en mi cama duermes?
donde el agua corre eres una triste leyenda.

Su calor me corre por el cuerpo
y se infiltra por las venas
¡de tanto que te espero desespero!
y en la espera sombras que van y vienen
a un lado y otro de la carretera
transforman en esperanzas tu empeño
y también mis agrias penas.

Hay tanta vida en la verde Vega
y secos campos de estas áridas tierras
que siento tristeza
por no poder ser en el surco
vació de vida
como el grano de trigo
que germina entre las peñas
tenue tallo de espigada cabellera.

Somos los únicos amos de nuestras vidas
en este agosto que rezuma
trinos de gorriones de alta escuela
que alegremente nos despiertan
en el alboreo de la madrugada,
a mí que en la cama pienso
en correr detrás de las estrellas
y en ser la brisa que da la vida al viento
que sopla en las altas eras.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Llegan las palomas

LLEGAN LAS PALOMAS
Llegan las noches
y en esos silencios ásperos
buscan cobijo las palomas
no sin antes retornar
a los orígenes de sus días
en que otros animales
de su misma especie
también surcaron
los mismos cielos
siempre a la espera
del mejor momento
para anidar allí
donde el hombre
no pueda satisfacer
sus instintos más primitivos
consistentes en matar
por el simple hecho
de creerse superior
al resto de animales
que pueblan el planeta tierra.

Alrededor de la iglesia
convertida en madre perpetua
de todos los desamparados
buscan cobijo
las pacíficas palomas
por siempre mensajeras de la paz
y de las buenas venturas.

No indican las palomas con sus vuelos
su alegría por verse todas juntas
en esos momentos cercanos a la noche
en que un gran telón
de color negro como una tumba
está al caer sobre la tierra
en medio de fríos latentes
y de temores perpetuos
dentro de esos nidos que surgen
allí donde las paredes
muestran sus heridas
en forma de hendiduras
y las tejas sus entrantes
convertidos ahora en cómodos hogares


José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Es Pinarejo con su presencia

Es Pinarejo con su presencia
el que enciende una llama eterna
en esos confines precisos
donde el alma y el corazón juegan
a ser los eternos guardianes
de historias antiguas y bellas que nos llevan,
a través de verdes campos de floridas siembras,
allí donde se esboza,
entre murmullos de aguas que corren por las vegas,
un pueblo antiguo, orgulloso de sus raíces,
que a base de someter a la naturaleza
nos deja su estampa idílica,
hasta en el más pequeño e insignificante
de los terrones de dura tierra.

Rumores que vienen y van me llevan
como si fueran estrellas errantes
que en el firmamento brillan y destellan
hacia poblados montes, verdes praderas
y pozos de aguas dulces, limpias y frescas.

Pinarejo no es fruto de un día
ni de un año ni de una década,
pues nace nuestro pueblo
allí donde la oscuridad de la noche
ciegan nuestra vista
y anegan nuestra alma de duras penas.

Y es en ese querer hacer
que surja la vida bajo el seno de la tierra
y de que los frutos que dan los árboles
se conviertan en manjares de exquisitas mesas
donde se forma ese idilio amoroso
que se prolonga por las noches
como si fuera un fuego divino
enviado para aplacar nuestra sed
de historias y de leyendas.

Es a base de ese trabajo diario del hombre
por someter a la naturaleza
donde Pinarejo comienza a tener conciencia
y a formar parta de una historia lejana y eterna
que se respira a cada paso que damos
por sus calles, tierras, montes y veredas.


José Vte Navarro Rubio

POEMA SY VILLANCICOS: A 100 pesetas el pedo

Pedo mal tirado
se paga al contado
por eso ten cuidado
y mira hacia todos los lados
no venga el caso
que el pedo te salga caro.

Ahora bien
si notas que viene atravesado
ten mucho cuidado
y aprieta el ano al contado.

Más si del estruendo no puedes huir
haz gestos de risueño
no digas que eres su dueño
pon en tus convicciones empeño
y silva mirando de reojo a otro lado.

Pedo bien tirado
deja el cuerpo muy apañado
y la mente en tan buen estado
que quien se lo tira al contado
igual da ser cura que licenciado
se queda extasiado.

El pedo puede ser corto o largo,
triste o desenfadado,
como una nube que va volando,
y como no violento y osado.

La historia está llena de múltiples casos
de pedos tan bien pagados
que se podían haber embotellado
y vendido sus esencias en el mercado,
ahora bien entre los pedos bien tirados
los de Pinarejo tienen que ser contados
aunque para sus autores salieran caros.

José Vte. Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Cae la nieve

Tiene que ver la poesía con una fotografía que aparece en el foro que lleva por nombre: Manto protector.

Cae la nieve en Pinarejo
entre silencios tan grandes
y tantas dudas
que las palabras mueren
allí donde los pájaros de dulce trino
construyen sus nidos
en los que dan cobijo a sus crías.

Y vuelven los silencios
de otros días y otros momentos
a ser, no hay duda,
un referente en nuestras vidas
al igual que esa nieve
que invade el orbe
y nos recuerda de aquel pasado
y de este presente
lo que fuimos y queremos ser.

Y es en los días de nieves perpetuas
y de paisajes sometidos
al imperio del frío allí en Pinarejo
donde la madre naturaleza
nos vio crecer,
y allí donde las sendas
que llevan al olvido son tan blancas
como la nieve de esta fotografía,
cuando añoro más que nunca
el olor a leña quemada de olivera
que sale al arder por las chimeneas
y las últimas palabras que recibía
antes de irme a dormir.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Hijas de los cielos

Hijas de los cielos eternos
de este Pinarejo siempre altivo
vuelan nuestras amigas las palomas
como si fueran ovejas
guiadas por un pastor divino
hasta su majestuoso nido de la torre
donde esperan desde los siglos de los siglos
volver a ser
alrededor de esos silencios
que operan en tan sagrado recinto
las siempre eternas hijas
que vienen ha contarle a su madre
las aventuras pasadas
allí donde la mañana llena de vida
y con sonrisa inocente
invita a jugar y a ser perpetuas invitadas
dentro de los confines
de este territorio llamado Pinarejo.

José Vte. Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Volar palomas

Vosotras sois las que vuelan palomas, torcaces, ladinas,
alrededor de una torre bella y antigua
a la que prestáis vuestros ojos y voz
rompiendo la quietud de este instante
y los transformáis en vida
en estos atardeceres floridos de silencios
como las ramas de un almendro
al que los hielos han quemado los tiernos brotes
que presagiaban un futuro fruto,

Acudís, palomas, a estos confines precisos
para contar bellas historias
que en la largaría de los días
os vienen allí donde crece la tenue hierba y el arisco pino
y allí donde nace la fría agua
que corre por esos lechos de ríos tan poco definidos.

Y es en la noche naciente que ya se respira
cuando nos surgen las preguntas
en aquellos momentos en que el helado aliento del viento
entra por las chimeneas
a la espera de que el viejo tronco de olivo arda
en medio de sollozos y de profundos quejidos.

Amigos, amigas. Escuchad
como más allá de esos silencios tan antiguos
surge una melodía y un ritmo
y un cantar ronroneo que os lleva
a través de montes, valles y ríos
a ese lugar tan preciso llamado Pinarejo
donde esas hijas de los cielos eternos
nos invitan a mirar hacia el cielo
en la búsqueda de ese cobijo donde apaciblemente duermen
tras habernos dejado ese cantar tan genuino
José Vte. Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: En este ocaso del día

En este ocaso del día,
en medio de tiernos abrazos,
y prolongados susurros y suspiros
que se adivinan
como si fueran una dulce melodía
a través de los recios portalones
de los solariegos caserones
y palacios antiguos,
viene a caer la noche
sobre esta ciudad
de noble nombre Toledo,
desde siempre vigilante
sobre el tajo del río.

Patria de reyes, herejes,
apóstatas y cardenales
y de piedras tan eternas
en sus viejos edificios
como los largos silencios
que se respiran
al caminar sin prisas ni rumbo fijo
por sus empinadas calles
y adornadas plazas
a la búsqueda de una buena copa
de vino tinto.

Y de todo Toledo me quedo
con sus rincones mágicos
en los que mi mente
por décimas de segundos
y en pleno delirio
se atreve a formar parte
de esa historia inmortal
que tiene que ver
de una forma singular
con Garcilaso de la Vega,
el Greco o el comunero Padilla
o con cualquier otro de sus personajes
de los muchos que aparecen
en las páginas de los libros
que hablan de la Historia de España.

Y vuelven en esta noche toledana
a ser tan afilados
los cantos de las espadas,
ahora convertidas
en agradable tertulia de 4 amigos
en un viejo caserón
“Café Club legendario”
de tu casco antiguo,
como los de aquella noche
de hace muchos siglos
en que la sangre inocente
de tus hijos más ilustres
cayó goteando de peña en peña
desde lo más alto de la ciudad
hasta el mismo cauce de tu río.

Llora el río Tajo
eternamente y se lamenta
y son sus lagrimas gotas de rocío
que al caer de nuevo sobre la ciudad
nos recuerdan, queridos amigos,
los llantos
de aquellas desconsoladas madres
al perder de forma irremediable
a sus amados hijos.


La parte última de la poesía tiene que ver con una leyenda medieval.
José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS : A una vieja parra

A UNA VIEJA PARRA DE LA CALLE NUEVA
Parra feliz que te elevas y escapas
hacia las superficies con sabor a pueblo de unas paredes
desde las cuales contemplar la calle que te vio nacer
y en la que el paso del tiempo se hace tan lento
que no te da tiempo a dar frutos ni a crecer.

Elevas, parra, tu cintura hacia el infinito y extiendes tus brazos
y como si fueras un acróbata del circo
te pendes en el espacio, revuelves y sujetas de la pared,
una y otra vez,
siempre a la búsqueda de ese perfecto equilibrio
que alguien te dio al nacer!

Y en ese desvelo por hacerte ver
es donde radica tu única razón de ser
desde el mismo día ¿Dios que día fue?
en que amaneciste entre luces vespertinas
en una calle denominada Nueva
que te acogió
a la hora en que el rocío bajaba desde lo mas alto
hasta allí donde la tierra trasmite tantas esperanzas
que parece un pecho siempre disputo a cantar arias
en las horas en que el pueblo entero respira
por todos sus poros sueños profundos.

Es ahora parra, amiga, ¡ahora, si, ahora!
cuando disfruto de tu presencia, aquí,
a sabiendas que del vivir al morir
se pasa en unas décimas de segundo
¿y después que....?
José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Suena una guitarra

Suena una guitarra
oigo los acordes de una acordeón
¿Quién es? 
¿Quienes son?
Son las fiestas de Pinarejo,
¡fiestas son!
cuando las calles se llenan de vida,
la plaza de toros y de calor,
la iglesia de devoción
y todas las casas de Pinarejo
de tanta alegría y amor
que como si fuera una canción
se invade el orbe con este son:

“De Pinarejo vengo
y a Pinarejo voy
y allí donde estoy
a Santa Águeda tengo presente
pues ella es mi lucero
que día a día me guía
por estos mundos del Señor
y Pinarejo su pastor
que cuida de sus ovejas
bajo tu manto protector”

.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Luz de crepúsculo

Luz de crepúsculo
que en el cielo ondeas
y en la larga espera
te vistes de tierra, agua y hierba
en este mes de agosto de sementera.

Flotan en tu seno
velas de bergantines
que por el cielo navegan
y cuando llega la noche
buscan puerto seguro
donde poder huir de las tormentas.

Un rumor. Eres del silencio
como la espiga en la era
futuro grano de trigo
que en el molino de aguas revueltas
serás triturado sin compasión por la muela.

Pájaros que nacen al día
desde la alta rama a la teja
buscan en tu seno
la paz que la tierra les niega.

Por henchir mis pulmones
de luces y estrellas
me hiere la larga noche
con su eterna tristeza.

Duermen todos en la casa
mientras tus destellos
con olores a incienso y canela
por la ventana abierta
desde la calle a mi alcoba entran
José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Me muero por Pinarejo

Me muero por Pinarejo
y de tanto que me muero vivo
pensando en el momento
en que otra vez estaré allí
aunque sólo sea para ver
la despeinada cabellera
de esos escasos árboles
que todavía quedan
junto a los caminos
o de esos campos de oliveras
que a lo lejos se divisan
inmutables y serios
ante el paso del tiempo.

Tan simple y tanta vida
destilan los montes
de piedras ennegrecidas
y de grandes y pequeños arbustos
que esconden su sonrisa
tras las marañas de hojas
y de cartílagos leñosos
que como si fuera un mensaje divino
me acerco
hasta los límites precisos
de ese mundo real pero intocable
y respiro
a sabiendas de que no soy bien recibido
pues mi presencia genera temor
por ser simplemente eso que se llama
SER HUMANO con mayúsculas.


José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: ¡Oh que dicha Santa Águeda!

¡Oh ¡ que dicha
de todas las santas
eras Santa Águeda
la más divina
que a Pinarejo
de sus pecados redimes
con tu inquebrantable fe pura.

¡Oh Santa Águeda, bendita!
eterna tu bondad
y tu gracia infinita
velas por todos nosotros
a todas horas del día,
consuelo por ello eres
de todo Pinarejo
y antorcha de fuego viva.

Bienvenida seas celestial princesa
que por ser casta y pura
de Dios eres su mano derecha
pues tanta es tu fama
en el cielo y en la tierra
que de ti los ángeles se enamoran
con solo contemplar
tu grandiosa hemosura.

Santa Águeda
Hoy los pinarejeros y pinarejeras
más que nunca con humildan
buscan tu providencial ayuda.

Gracias te damos
por no cesar en tus desvelos,
y por ser con tu cordura
fe de este pueblo, alma y vida.

Desde Valencia buenos días

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Cántico espiritual

Yo lo denominaría “cántico espiritual” porque así me ha salido de lo más profundo del alma y como tal lo dejo ahí a vuestra completa disposición. Si alguno se pregunta porque lo hago que no busque más respuesta que esta: Por un principio elemental y simple “El pueblo es de todos y todo vuelve al pueblo”


Rompe el cielo y se eleva
desde la tierra al cielo
tu bondad y belleza
pues como Santa eres
de Pinarejo su Patrona
y de otros pueblos de la tierra
su gobernanta eterna.

Afrodisia, mujer malvada
con desprecio te persiguió
y no consiguiendo sus propósitos
en manos de Quintianus te entregó

Martirio se os dio
por no dejaros seducir
por el senador Quintianus
y tal persecución padecisteis
que hasta los senos te seccionaron.

No contentos con el martirio
en Catania sobre brasas te echaron
y a Pinarejo vinisteis a vivir
ofreciéndonos en señal de victoria
tus pechos sobre un plato
y la palma en señal de victoria sobre el pecado.

Pan de Santa Águeda bendito
nuestras madres horneaban
y en mesas de pobres se comía
como si fuera la más exquisita de las viandas.

Patrona de Pinarejo
por ser nuestra Santa más querida
y por haber padecido tanto
eres de nuestro pueblo su gracia
y de los pinarejeros y pinarejeras
ya sean del pueblo
o de los que por el mundo andan
un faro de luz clara
que ya sea de día o de noche
nos alumbra y llena de fe el alma.

Por Santa Águeda bendita,
por nuestra Patrona
que tanto nos ama,
en este día de fiesta
desde lo más hondo del alma
te pedimos por las cosechas,
por los enfermos,
por los que no trabajan,
por los pobres de solemnidad
y por nuestros muertos
que desde el cielo
riegan nuestros campos
con sus lágrimas.
José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Radiografía invernal de Pinarejo

RADIOGRAFÍA INVERNAL DE PINAREJO

Rompe la mañana el silencio
convertido en un eterno letargo
y se esconde en Pinarejo
como si fuera un chiquillo
que juega al escondite
en medio de una calle ausente de vida.

Y el frío llega poco a poco
y como buen compañero
nos acompaña en nuestro pasear
por el casco urbano del pueblo,
poniendo su nota de color e instalándose
en nuestros cuerpos,
invitándonos con creciente desafío
a finalizar nuestra visita
ante la proximidad de la noche.

Y es en la hora nona
en la que se escuchaban las campanas
en medio de cánticos
cuando llegamos ante la iglesia,
con su alto campanario
y con su coro de serafines
que inundan el orbe,
y nos detenemos apaciblemente
para contemplar su grandeza.

Proseguimos nuestra visita
por Pinarejo y nos alejamos
hacia los últimos confines
de ese cultivado cuerpo
que son sus casas y sus calles.

Comprobamos como el paso del tiempo
ha hecho mella en algunas casas del pueblo
y que allí donde hubo techos con tejas
se ven ahora las viejas vigas de madera
descarnadas y podridas
desafiando al sol y a la lluvia,
y en esos espacios en declive
corretea algún que otro gato
tras trepar velozmente por las paredes
a la búsqueda de los retirados lugares
donde sus antepasados pusieron las crías.

y se nos vienen a la vista
algunos patios y corrales
como si sobre ellos hubiera caído
una muerte anunciada
en forma de afilada guadaña
que siega con su filo el adobe y los tapiales
dejando al descubierto el esqueleto
de sus antepasados moradores
convertido en frágil mortero
de arena, piedra y cal viva.

Y subimos en pos de las eras
y de ese Calvario
que siguió Jesucristo
y llegamos allí
donde el frío se hace más patente
y donde la tierna hierba
se bate a diario
contra todos aquellos elementos
de la naturaleza
que quieren acabar con su vida.

Y volvemos finalmente a nuestras casas
después de dejar
un pueblo cada vez
más querido que nunca
aunque nuestra desidia
en forma de abandono
de nuestras propiedades privadas
materializado en lo que está a la vista
sea cada vez más latente y cotidiano
José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Ya vienen los Reyes Magos

Ya vienen los Reyes Magos
en Pinarejo ya están
van cargados de regalos
que tienen que entregar.

Retirar el fuego de la chimenea
y el Papa Nöel del balcón,
preparar castañas y turrón
agua y paja y, como no,
pan de trigo para el zurrón.

Que se vayan a las 11
los niños a dormir,
todos sin excepción,
den un beso a sus padres
y desenchufen la televisión.

Si son buenos
tendrán turrón
y si son malos
recibirán carbón
José Vte. avarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Bendito chaparro

composición poética:

Bendito chaparro
de mi Pinarejo querido
y querida carrasca
de la Montesina,
solo de veros
me entra morriña
y por el cuerpo me sube
tal escalofrió
y a la vez calor
que me entra dolor
hasta en el corazón.

A estas que estaba
recuerdo de un día
que agobiado por el calor
atiné a dormir
bajo una encina.
Tan bien
la siesta me sentó
y tanto dormí y ronque
a pleno pulmón
que la vieja encina
bajo la cual yacía
no paraba de repetir:
¡Que desgracia la mía
por no poder quitarme el calor
y que a gusto se ha quedado
este ilustre varón
que bajo mi sombra retozó!

Copla del autor de Pinarejo el mejor pueblo:

“No se inmuta el chaparro
ante la lluvia,
ni le agobia el calor,
le es indiferente la nieve,
solo le aterra el leñador”


José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Dormidos están los olivos

A UNOS CAMPOS DE OLIVOS DE LA MURCIANA

Dormidos están Pinarejo
los campos de olivos
desde aquellos días
en que fueron plantados
a sabiendas
de que nunca jamás
podrían ser algo más
qué testigos de la historia.

Ellos que dan lo mejor de su ser
que son las aceitunas
duermen eternamente
como sí para ellos la vida
no fuera nada
y el tiempo solo
una parte de la maquinaria de un reloj
que se mueve periódicamente sin sentido.

Parecen los olivos satisfechos
con sus eternos descansos
sólo interrumpidos
por los cambios de las estaciones
y por las floraciones que visten
sus espesas cabelleras
y preparan sus ramas
para ser madres
que no verán madurar
más allá de la pubertad a sus hijos.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: A una posada

Vieja posada y mesón de Pinarejo,
hoy un recuerdo ya perdido,
y en otros tiempos, allí en la Solanilla,
abierta a los forasteros
como si fuera un escaparate de oficios
en la que los arrieros, pastores, yunteros,
mimbreros, castradores, silleros y mochileros
llegaban de vez en cuando hasta el pueblo
y se aposentaban en sus dependencias
para los tiempos de la fiesta grande de Pinarejo
y de mercado semanal en la plaza
y durante los días en el que las cosechas granaban
y los animales pacían en los barbechos
a la espera de su retorno a las cuadras
para dormir y esperar el nuevo día.

Vieja posada de atrio abierto a otro mundo
y de un patio de columnas castellanas
y de geranios instalados en las ventanas paredes y suelo
como si fueran una estampa sacada
de un sainete de los hermanos Álvarez Quintero.

Y de la posada me llamaba la atención
sus horas muertas aunque siempre vivas
en que los hombres y las bestias dormían
en un binomio perfecto llamado carne y hueso
como sí unos y otros formaran parte de un único destino.

Y de todas las estancias sus cuadradas
con olor a paja, cebada, avena y trigo
y las conversaciones entretenidas de los muleros
mientras arreglaban a los animales
y hablaban de lo difícil que estaba
ganarse el pan nuestro de cada día.

Y Pinarejo tenía una posada
y la posada era su alegría
y Feliciano era el mesonero que la atendía.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Buenos días Pinarejo

BUENOS DÍAS PINAREJO

Quisiera ser en esta mañana
que rezuma sueños profundos y alegres despertares
en medio de dulces cantares de colorines
de pico aguado y fuerte en busca de su nido
un lazarillo de sombrero de ala larga y fina
en el deambular por tus calles
anunciando la buena nueva de que el día ha nacido
y de que nos ha llegado un año nuevo cargado de esperanzas
y como no de ratos agradables
ahí en nuestra Plaza, en nuestros bares,
en nuestras puertas de las casas, en misa
en la Solanilla y en la esquina del Molinillo.

Pinarejo es nuestra madre y padre a la vez
con los que nos levantamos y acostamos,
con el que se vive toda la vida
y con el que se llega a la muerte
pues nos une con él un pacto
desde el mismo día que vinimos a dar
con nuestro primer aliento en esta tierra.

Pinarejo es para todos aquellos
que bajo sus alas se protegen
como un ángel divino que vela permanentemente
en cada instante de nuestras vidas
por mucho que inocentemente pensemos
que solo es una palabra de 8 sílabas
que tiene que ver con viejos pinares hoy ya desaparecidos.

¿No se si llueve, no se si nieva?
aunque desde aquí lejos uno sueña
y se quiere imaginar
todo el pueblo vestido de blanco, que es la pureza,
a punto de entrar en la iglesia para tomar la primera comunión.

Pinarejo despierta desde lejos mil sabores diferentes
que tienen que ver con la alegría y la esperanza
y tal es el compromiso
que hasta las ramas de los árboles se inclinan hacia el suelo
para jugar con esta mañana de ritmo lento
en la que el pueblo se despierta poco a poco
como si no quisiera saber nada del nuevo año.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Se oye

Se oye
como un rumor
cada vez más cercano e invisible
de ruidos y palabras
que no acierto a entender.

Es una mañana
sin más señas de identidad,
de un día cualquiera
cuando desde estas tierras
centinelas permanentes
comienzo a descubrir
retazos de una infancia ya lejana
en la que fui
como el tomillo que crece
en la montaña
una parte más del sobrio paisaje castellano.

Y es justamente en esta búsqueda
de sensaciones y olores ya perdidos
donde se encuentra
y acierto a adivinar
partes de ciertos elementos
que conforman mi personalidad

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: El año nuevo

DEL AUTOR DE PINAREJO EL MEJOR PUEBLO

El año nuevo
esta a punto de llegar
por eso deseo a todos y a todas
paz, trabajo, salud y felicidad
pues lo demás
es más fácil de alcanzar.

Desde la calle la Iglesia a la Plaza
y desde la Veguilla
hasta el último rincón
Pinarejo tiene un Don
estás son sus gentes
¡Que grande es su corazón!

No sabría decir
ni por donde comenzar
lo mucho que siento
no poder en Pinarejo estar
para comerme las uvas,
y brindar hasta reventar.

Trabajo y más trabajo
es la mejor virtud que destacar
de este pueblo tan recio y cabal
de gentes emprendedoras
y positivas ante la adversidad
que muchas veces se suele presentar
en forma de nieve y granizo,
carencia de lluvias o infernal temporal.

Desde Valencia Feliz Año Nuevo
y a disfrutar
que para cuatro días que se viven
no hace falta tanto cavilar.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: A las mismas puertas de Pinarejo

Esta vez los recuerdos me vienen en forma de poesía y me traen nostalgia. Lo que viene a continuación es un poema que destila sólo, esa es mi intención, notas de música de una acordeón y retazos de un momento en que el tiempo se convierte en el principal motivo de inspiración. Unas pisadas, un bar, un estanco y un cine son la antesala y el armazón de una historia lejana y cierta en la que el tiempo, medidor de nuestros pasos por la vida, parecía detenerse ya que un día era igual a otros días en aquel Pinarejo de bailes en las fiestas, toros, mojetes, jamón, chorizos, matazón y queso.

DE AQUELLOS TIEMPOS

Se abría y cerraba en varios tiempos
aquel un pulmón, que lo fuera,
ebrio hasta el último poro de aire
y gritaba de tal forma
como si dentro de su estomago vacío
tuviera una jauría de gatos fieros
pidiendo a maullidos desconsolados
raspas y cabezas de sardinas
con las que saciar su hambruna
llamada en términos coloquiales
notas musicales de afinada acordeón.

Y era la musiquilla
convertida en melodía imperecedera
la que nos hacia los inviernos menos fríos
y los veranos más soportables
en aquellos días de un pueblo sometido
a la voz de un amo
al que la radio anunciaba
como el salvador eterno
de una patria consolidada
sobre multitud de labios sellados,
muchos desaparecidos y muertos,
y una letanía incontable
de tristes y amargos recuerdos.

Sólo era música celeste lo que se oía
desde “La Carrera” a “La Solanilla”
cuando ya con el andar ligero
se emprendía el regreso a casa
y dejabas tras de sí
los ecos de los pasos
perdidos entre las brumas
alrededor de un frío tremendo
cada vez más manifiesto
que bajaba por la cuesta del cementerio
como queriendo decir
déjame entrar en tú casa amigo
que allí entre blancas paredes
y tantos silencios eternos
cada día que paso
un poco más me he venido muriendo.

Y quedaban allí a la entrada del pueblo
el bar de Joaquín en la Carrera
que era como un oasis
para los peregrinos y los sedientos,
el cine de Manuel Illán destartalado y viejo
con su estufa de leña en medio,
y el estanco con olor a tabaco de hebra y aromas habaneros,
haciendo desde siempre de fieles serenos
y de amables guías de todos aquellos forasteros
que se acercaban hasta el pueblo
llamados por un canto mágico de sirenas
que anunciaba a las mismas puertas de Pinarejo
la muerte por aburrimiento del hermano tiempo

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Es a ti

Los Mayos:
"Las canciones son formas poéticas, las cuales se unieron a la melodía. En estas piezas folclóricas la letra y la música forman una unidad. Letra y música se hallan en la canción en íntima dependencia, condicionándose mutuamente". Francisco López Estrada

De esta forma les acompaño con una canción popular, de la cual soy autor, y que nos viene muy bien al caso:

Y es a ti a quien canto
en esta noche de estrellas
lleno mi corazón de penas
por no verme correspondido
tal y como yo me merezco.

Sale el autobús de buena mañana
y yo ya nada espero
pues de tanto darte la tabarra
y de tanto decir tú no te quiero
se me ha helado la sangre
y para mi ya solo eres un mal recuerdo.

Sí con mi acelerada marcha
de este nuestro pueblo, Pinarejo,
todo lo nuestro se acaba
bienvenido sea el momento
en que todo aquello que por ti sentía
se lo ha llevado consigo una ráfaga de viento.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS. Porom pom ponpero

Sirva esta poesía de homenaje a los primeros pinarejeros/as que cogieron el barco camino de las islas Ibiza y Mallorca. Aquello fue un hito que se debe de de recordar ya que supuso una buena fuente de ingresos para las familias del pueblo. Por lo general los que se marchaban eran los más jovenes. Ellos consiguieron con su ilusión y ganas de trabajar crear escuela y que nuestro pueblo sea un punto de referencia en aquellos lares. Para todos y para todas mis más queridas felicitaciones. por lo mucho que habeis hecho y por lo que os queda por hacer os regalo esta poesía.

Era la época del “Porom pom pompero”
y de un limón y un limonero”
cuando los de Pinarejo conquistaban
a las extranjeras de las islas
con su chascarrillos, salero
don de gestes y especial alegría.

Les costó mucho esfuerzo dejar el pueblo
pues por aquellos días se decía
que allí en medio del mar Mediterráneo
había una gran fosa
que de vez en cuando se abría
y que sí en ella por casualidad
el barco zozobraba y caía
todo el pasaje, tripulación incluida,
por la esquina del Molinillo
de sopetón y en un montón aparecía.

En la forma de trabajar eran unos artistas
aunque nadie sabía ni entendía
de donde la gracia dichosa les venía
se sospechaba, esa es mi santa opinión,
que fue un milagro de Santa Águeda bendita
a la cual ellos siempre se referían
ya estuvieran en la barra, en el andamio
o meneando la sartén en la cocinilla.

Era gracioso verlos
con el gorro de capirote en la cabeza
y el dichos mandil apretado en la cinturilla
por eso al principio se escondían
pues sabían que en el pueblo
de risa se mondarían
si por casualidad o mala geta
el tema a colación
en cualquier tertulia de bar salía.

Tengo referencias orales y escritas
de un tal “José María”
dicen que todo un genio en la barra
y un gran artista en la cocina
no sé por donde anda
pues le he perdido la pista
si alguien le tirara encima la vista
por favor que le digan
que a él va dedicada esta poesía.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: Desprenden los de Pinarejo

Felicitación, satírica de Navidad, realizada con el ánimo de no molestar a nadie. El contenido del poema es pura invención que tiene que ver con ciertos aspectos particulares de nuestra forma de ver y entender la vida, me gustaría que por encima de todo sirviera simplemente para reírnos un rato y alegrarnos en estos días.

Desprenden los de Pinarejo
alegría cordial y sana
pues les viene en los genes
el mundo de la farándula.
De esta forma taconean
y bailan sevillanas,
ya sea en los toros, en las fiestas
o cuando se van de jarana.

Y sienten mucha morriña y desgana
cuando fuera de Pinarejo
a trabajar se marchan,
por eso siempre llevan guardada
en el fondo de la cartera
y en lo más recóndito del alma
una fotografía familiar y una estampa
de su querida patrona Santa Águeda.

Hidalgos de palabra recia y clara
cuando estrechan la mano
sellan de por vida una perpetua alianza
y es tan fiel y duradera su amistad
que ni con la muerte se acaba.

Son algo de cabezones ¡Cómo Dios manda!
pero en grandeza de corazón
y en ganas de complacer no se les gana,
por eso yo siempre recomiendo paciencia
cuando con ellos distendidamente se habla
ya sea de fútbol, de labranza
o de la dichosilla caza.

Las mujeres son fuertes y guapas
y cardaban con tantas ganas
la compacta borra y suave lana
que hasta les salían moraduras
a los pesados colchones de las camas.

Les gusta como a los catalanes
el oro, el euro y la plata,
que ganan de forma más que honrada,
pero ni lo adoran ni lo guardan
en las incomodas faldiqueras
ni en las agobiantes fajas.
Se lo gastan cuando les viene en gana
en dar bienestar a su familia
y, como no, en su propia casa.

Son como un río fértil
de aguas cristalinas y claras
en su Castilla natal
y en su esteparia Mancha,
por eso a los de Pinarejo
se les puede encontrar
ya sea en Paris, en Londres,
en el frío y helado Himalaya
o en la calurosa ciudad de la Habana.
¿Ahora mucho ojo con lo que se hace
y a quien se arrima el ascua
que al instante todo se sabe
en el foro milenario que hay
en su coquetona y centenaria Plaza?

Especialistas en cacerías
y en contar mil batallas
fijan muy bien los pies al suelo
y los codos a la barra,
ya sea en el bar de la Carrera
en la piscina o en la Plaza,
por eso si te apuntas a beber
debes saber que la ronda nunca se acaba,
el problema no está en el pagar
ya que ninguno se esconde o da la espalda,
el problema viene cuando la juerga se acaba
y ves como la vista se pone borrosa
y las calles se hacen dobles,
estrechísimas y muy largas,
y desaparecen como si fuera
por arte de pura magia
las llaves, la estampa de Santa Águeda,
y las puertas y ventanas
de las fachadas de las casas.
Por eso yo recomiendo,
¡hagan caso del consejo,
que aquí no se paga!,
dejar una flauta en la mesita de la cama
con el fin de que cada feligrés se guíe
por la melodía que le marca su amada
con la flauta desde la calentita cama.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS : Se oye como un rumor

Se oye como un rumor
cada vez más cercano e invisible
de ruidos y palabras
que no acierto a entender.

Es una mañana
sin más señas de identidad,
de un día cualquiera
del mes de agosto del año 2009
cuando desde estas tierras
centinelas permanentes
comienzo a descubrir
retazos de una infancia ya lejana
en la que fui
como el tomillo que crece en la montaña
una parte más del sobrio paisaje castellano.

Y es justamente en esta búsqueda
de sensaciones y olores ya perdidos
donde se encuentra
y acierto a adivinar
partes de ciertos elementos
que conforman mi personalidad

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: ¿Qe silencios?

¿Qué silencio más prolongado es
el que se extiende sobre estas tierras
y llena los campos y las sementeras
de un quietísimo éxtasis
que sólo puede ser apreciado
por aquellos que hemos vivido el milagro
de haber nacido en ese espacio hechizado
formado por calles empedradas
y casas de paredes blancas y encaladas
que dieron lugar a nuestro pueblo
de nombre Pinarejo?

Pero los silencios y los sueños
también son parte de la vida
sobretodo cuando las libertades faltan
por eso más allá de esa quietud
que comienza en los atardeceres
y se esfuma por arte de magia
cuando las calles, callejones y plazas
comienzan a estar transitadas
hay siglos y más siglos de luchas diarias
por ver florecer las cosechas
y por sacar hacia delante familia y casa.

Pinarejo, dueño mío,
allí donde las palabras se acaban
y el silencio de unos labios
construyen con su mutismo
suspiros leves que llegan hasta el alma
siento como un poniente graso
se lleva hacia el espacio infinito
los recuerdos que todavía a mi mente emergen
en esos momentos en que me encuentro lejos
y llegan las noches de lunas cerradas.

José Vte Navarro Rubio

POEMAS Y VILLANCICOS: ¿Si pudiera?

¡SI PUDIERA!

Si pudiera arrancarle a los días
todas las horas ya pasadas
volvería
a aquellos momentos de mi vida
en que el trigo se trillaba en las eras
y en que no había mejor distracción
que ver volar
por el cielo serenamente estático
a los oncejos vestidos de smoking
y disfrutar escuchando
el trinar acompasado de los gorriones
en las verdes y frescas alamedas.

Si pudiera a la noche quitarle
sus enigmas y misterios,
convertidos en perdidas esperanzas
lagrimas y muchas penas,
los descifraría en clave secreta
y crearía una vasta poesía
que tuviera que ver
con los recios hombres y mujeres
de este nuestro pueblo tan noble
que dejaron lo mejor de su juventud
sobre los surcos estériles
de estas sufridas e inhóspitas tierras.

Si pudiera de los días y de las horas
y de los meses y momentos
ser como el lucero de la noche
que nos sirven de vigía
cambiaría
el orden natural de las cosas
para ver florecer
la alegría en los corazones
de todos aquellos pinarejeros/as que se fueron
con rumbo al silencio, que es la muerte,
sumidos en la más profunda de las tristezas,
por no tener oportunidad de conocer
nada más que no fuera
el duro trabajo
y la resignación casi siempre eterna
desde el mismo día de su nacimiento
en esta nuestra Mancha tan Quijotesca.

¡Y mientras tanto
la parva en la era espera!
¿Y tu donde estás mañana
de despeinada cabellera?
que puntualmente te despiertas
y llamas a todas las puertas
para decirnos,
como si fueras una rosa
del mundo cautiva en una cueva,
buenos días almas en pena.

José Vte. Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...