martes, 31 de diciembre de 2013

POESÍA: 12 CAMPANADAS Y LAS UVAS SOBRE LA MESA



A él
que le hablas y no siente
a él
van dirigidas estas palabras
que al dar forma al poema
se convierten en carga de dinamita que en su interior encierra
amor por todo,
paz como lema,
trabajo por derecho,
responsabilidad como penitencia
y bienestar como quinta esencia
de aquello que buscaba un erudito en el verso de un poeta.
Doce campanadas serán las que servirán para amenizar una verbena
y yo a cada grano de uva que tome pensaré:
Primera: En los que pasan penas.
Segunda: En los que duermen en las plaza o aceras.
Tercera: En los que buscan trabajo y solo encuentran colas de parados pidiendo en una puerta.
Cuarta: En los gobiernos que todo lo mangonean.
Quinta: En los partidos políticos por ser marionetas al servicio de sus ocultas agendas.
Sexta: En los jóvenes que no trabajan y se marchan al extranjero para lavar las vergüenzas.
Séptima: En los ancianos para los que el año nuevo será un golpe más en la cabeza.
Octava: En los padres de familia por la que les espera.
Novena: En los trabajadores a los que la ley les prorroga la jubilación pero no les da más "pelas"
Décima: En los estudiantes que tendrán menos becas.
Undécima: En los pobres porque es muy difícil abandonar el estado en el que se encuentran
Duodécima: En los Reyes por lo bien que se calientan con buena leña

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: BLAS DE OTERO Y SUS OBRAS COMPLETAS

 



Por ahí andan las Obras Completas de Blas de Otero
como quien amasa pan para el año entero.
De verdad que la palabra y el verso
toman en Blas de Otero cuerpo
de las mismas fuentes del misticismo y en eso
Blas escribió un cántico espiritual
que le sirvió de hilo conductor entre lo humano, tierra con sus criaturas tocando el suelo,
y lo divino, San Juan de la Cruz, Fray Luis de León y el mismísimo Cardenal Cisneros.
Pero como toda en la vida tiene tantas caras como caminos hay para llegar al cielo
Blas de Otero cambio los componentes con los que hacia rimar las estrofas de los versos
y se fue en una mañana, tarde, noche de mucha claror en su entendimiento
hacia la vertiente social esa que pone en contacto directo
al mundo real con la palabra transformada en alegato en favor de los obreros y jornaleros.
Era el momento de pedir la paz y la palabra
y de ir con la inmensa mayoría del pueblo
a la búsqueda de nuevos encuentros
y de esta forma en él, poeta sincero, se cumplió el dicho en aquello
de que la palabra honesta, mucho vale y poco cuesta.

Autor: José Vte. Navarro Rubio







POESÍA: ALGUIEN ROMPIÓ UNOS POEMAS



Alguien rompió unos poemas
y se le secó la fuente
en la que brotaban sus versos.
Nadie puede
en nombre de sus sentimientos
acabar con la poesía
como el que descerraja
dos tiros certeros
en el torso denudo de un poema
recién cocido en los interiores del cuerpo.
Por mucho que fuera el daño
y por más daño que le hubieran el hecho
el poema no tuvo la culpa
de que aquel enamorado que había perdido a la mujer de sus sueños
se sintiera herido
y deseara por ello
acabar con el hijo concebido
en una noche de vela junto a un fuego.
Murió el poema
y sus lágrimas las recogió el viento
e hizo con ellas
una cascada permanente
allí donde el cielo se rompe
y el mar se junta con ella en las noches oscuras en que las olas rugen desde oriente a poniente.

Autor: José Vte. Navarro Rubio 

POESÍA: FEDERICO GARCIA LORCA, POETA PARA EL RECUERDO

 

Federico Garcia Lorca murió
entre remordimientos
de quienes le querían y vieron como se lo llevaba un cuervo negro
y los que dejaron que se fuera como si fuera un estornudo del viento.
A todos ellos
que Dios les perdone por lo que no hicieron
y que envíe, si todavía no esta, a los infiernos
a todos aquellos que apretaron el gatillo
o dieron la orden de ¡fuego!, ¡ya! y recojan los cuerpos.
Salvajes alimañas recorrieron el cielo y la tierra de una España acostumbrada a sufrir
y padecer lamentos. Será por eso
que no hay siglo en la historia de España en que algún militar de rango superior a sargento
no se haya revelado con quien es de ellos como su madre y padre, para lo malo y bueno.
Se equivocó Federico en su salida de aquel Madrid, libre, aunque casi cogido del cuello
y lo hizo
buscando el cobijo de los suyos,
y por irse lejos
se quedó tan cerca de la primera línea de fuego
que se lo llevó un día una cuadrilla de asesinos a sueldo
para pegarle tantos tiros que se perdió la cuenta al tercero.
Nada queda
que no sean remordimientos
 y lamentos.
Nada queda de aquello,
ni el lugar en concreto
donde puede reposar el cuerpo
de Federico García Lorca, nacido en Fuentevaqueros.

POESÍA: NICHO 9000 DEL CEMENTERIO NUESTRA SEÑORA DEL REMEDIO


 

Nicho 9000
¡cuantos nichos y más para un cementerio tan pequeño!
aquel de Nuestra Señora del Remedio
en Alicante, capital, donde Miguel Hernandez, fue enterrado con los ojos abiertos,
sin miedo
a otra cosa que no fuera
el no poder guiar a los hijos de la luz y de las sombras
con los que había compartido rancho y anhelos.

Escribo callada mi boca por un velo
a pocas horas luz
de que las campanas anuncien un nuevo año nuevo
y lo hago en recuerdo de Miguel Hernandez
y agradecimiento
a quien con las cebollas amargas del desprecio
y el pan de una tahona donde escribió sus primeros versos
hizo una nana con la cual dormir al hijo aquel  que le nació en un mes de enero.

La muerte que el no quiso
le vino
de tanto sufrir y padecer cautiverio
en cárceles de media España
y en la última por cierto
en Alicante, capital, cerca del mar y de la carretera que llevaba a Orihuela,
su lugar de nacimiento.

Fueron los Vientos del Pueblo
los que le lanzaron al mundo el torrente de voz y genio que llevaba dentro
y desde el frente de batalla
como si el alma le pidiera
la libertad de España
en peligro por quienes despreciaban al gobierno salido del pueblo
lanzó, como si fuera metralla, versos y sonetos.

Su peritaje en lunas le sirvió
para ver el mundo desde el prisma del surrealismo
con los pies puestos
en la órbita de cualquier planeta
de los que se cobijan dentro del seno del cielo
y su muerte le aconteció
por ser fiel a los valores que llevaba dentro.

Aunque quizás hubiera podido salir del encierro
prefirió la muerte que le nació en el pecho
a cualquier otra solución para la cual él no estaba hecho.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: CON MARILYN MONROE ME CRECIÓ LA BARBA SIN SABERLO



¿Quién de vosotros no estuvo entre silencios
con Marilyn Monroe?
¿Quién de nosotros no hubiera pasado con ella
una noche de ensueño?
¿Quién de nosotros no hubiera puesto en marcha
el motor de aquel ventilador que le izó las faldas
hasta más allá de donde nunca nadie imagino ver
algo que no fuera la silueta por fuera de su esbelto cuerpo?
¿Quién no ha llorado nunca por su muerte? Yo por cierto.
¿Quién nunca sospecho que tenía más amantes que dedos
en las manos
o pelos en la cabeza bien sujetos?
¿Quién no ha pensado que de ella vive más de un comerciante fariseo
reproduciendo su imagen sobre todo tipo de objetos?
Ahora voy con lo otro,
aquello
que no se cuenta
cuando abres los ojos al cielo
y ves a la mujer de aquellos sueños,
tan sensual,
tan llena de vida y encanto a todo tiempo.
Marilyn fue una musa de los deseos
para los españoles de una época llena de dogma, religión y frío credo.
Enviada desde el cielo,
otras dirán desde el infierno,
para que entendiéramos
que  para los mismos tiempos
había otros modelos de vida
que no fueran en concreto
el caminos de la perfección que Santa Teresa de Jesús había escrito con tanto celo.
Con estos mimbres
tan frágiles y cortados a tiempo
la historia hizo un cesto
y en él se metió todo aquello
que nos llegaba en el Nodo siniestro
y en las películas que se proyectaban en los cines de barrio como maná del cielo.
Con Marilyn le salían las plumas
a los gallos de mi pueblo
y a ello sospecho que se debe ese bello cantar frenético
cuando lanzan al aire su cacareo.
Con Marilyn hoy cierro
esta galería de famosos y famosas del mundo entero,
quedando abierto, por cierto,
 las páginas de este blogger
para disfrute de galenas y galenos.
Ruego a quienes husmeen
que pongan en ello buenos sentimientos
y que piensen
que todo fue escrito
bajo luz de bombilla
para cuando la noche anidaba en mi cerebro.
Me gustaría
que se llevaran de Marilyn un buen recuerdo
pues fue amante de presidente de un país puntero,
mujer de quien ella puso en ellos sus dedos
y musa deseada del resto,
espero que usted se encuentre entre algunos de ellos
y sino todavía está a tiempo
pues las amapolas como los besos
florecen en todas las estaciones del año
si uno pone interés en ello.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: ENTRE SUEÑOS PABLO NERUDA ME ACOMPAÑA POR UNOS MOMENTOS

 

Si alguien se pregunta
si fue verdad o mentira o producto del sueño
yo no recelo
de otra cosa que no sea el decir que estuve con Neruda
de viaje por París, Roma, Estocolmo
y Madrid, la de las alambradas de acero
y resistencia Numantina ante el enemigo fiero.
Pablo era un hombre bueno,
poeta para todo
incluso para escribir cartas de duelo
y con él en la embajada de Chile
leyendo sus libros de versos
me hice funcionario en esto de escribir de seguido como tren que se lleva el viento.
Fue Neruda mi maestro
y a lo visto
mis poemas se nutren
de los mismos alimentos
aunque los míos
por ser de los suyos como nietos
adolecen de esa porción de sentimientos
que los elevan a la categoría de cántico espiritual lego.
Con Neruda viví
sus últimos momentos
ya la dictadura machacando palabras y huesos
en Chile,
tierra en que nació
y en la otra, España,
la que le recibió, en su momento, entre besos.
Las dos, peso por peso,
le habían roto el corazón
y estrujado el cuerpo
contra el abismo de la tragedia
que a todos nos llega
cuando nos hacemos mayores, que no viejos.
Lo recuerdo con gorra, casi de marinero,
acudiendo a despedir a sus amigos
como si se tratara de un duelo.
Lo recuerdo llorando por Lorca y Miguel Hernández
y maldiciendo
a todos aquellos
que le habían exprimido sus sentimientos.
Llevado por el encanto que despide la cultura
bailó a la muerte sin miedo
aunque ante el pasaron cruces y féretros
de aquellos seres queridos y amigos que se resistieron a clavar las rodillas sobre el suelo.
Con Neruda murieron también los buenos versos
escritos por él a esas horas
en que los aviones vomitaban
metralla y fuego
sobre las trincheras, palacios, parques, ministerios y colmenas de las casas de los obreros.
Lo recuerdo
bien vestido para el momento
haciendo de anfitrión
en una de aquellas fiestas donde se iniciaban los jóvenes talentos
y a él
tan pulcro y sereno
hablando por debajo de sus labios recios
para no romper el encanto de los versos.
Le recuerdo acudiendo
hasta allí donde sus amigos, Federico, Rafael y Miguel: Garcia Lorca, Alberti y Hernandez
le pedían algún verso
de compromiso cierto
con el que levantar los ánimos de los combatientes que en las trincheras dormían
con los ojos abiertos, el fusil al hombro y el uniforme siempre sobre el cuerpo puesto.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

lunes, 30 de diciembre de 2013

POESÍA: BUSCARINI RECITANDO VERSOS



La noche da para tanto
y son sus minutos tan largos y ciertos
que cuando como o ceno los recojo en la cuchara como si fueran fideos.
Me veo en el Madrid de los años treinta
vendiendo libros en un rastro de esos de viejo
junto a un librero, poeta y amigo de las noches más que las cornejas y lechuzas lo son de un entierro.
Y me veo vestido con capa, sabre y sombrero
con plumas sobre la cabeza
igual que esa fotografía de mi abuelo
que descansa sobre una comoda en mi casa de Pinarejo.
A todo esto
el poeta del que les hablo es Buscarini,
Dios lo tenga en su seno,
pues murió recitando poemas
que sus médicos guardaban como si fuera un diagnostico más en la vida de aquel pobre loco y a la vez hombre cuerdo.
No recuerdo del rastro otra cosa que no fuera
a hombres y mujeres leyendo poemas y versos
que los niños recitaban mientras tiraban un tejo o saltaban sobre una soga que lamía el suelo.
Vuelvo a Buscari porque en un momento alzo la voz
y mirando de fijo a uno de los hermanos Quintero
le pidió por Dios que le diera dinero
para poder publicar el poema que lo elevaría a la categoría de Dante o del Moro de Venecia, Otelo.
Todo el mundo reía
menos un hombre viejo
que asombrado ante lo que pasaba
lanzo un pañuelo
y reto a muerte,
en ello les juro que me creí el cuento,
a todos los que se reían del poeta lelo.
La noche da para tanto
que me dormí y para cuando de mis ojos se fue el velo
y aparecieron delante de mí
los dulces olores de un caldero de chocolate con churros servidos por chulos y chulapas
Buscariní ya estaba lejos
encerrado en un manicomío
comido el cuerpo por un mal de amores con olor a azufre del infierno.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SOÑANDO CON PEPÍN BELLO

 

Una noche soñé.
Es de humanos el tener sueños
que estaba en compañia de Pepín Bello
en aquella Institución Libre de Enseñanza
que tuvo por discípulos ciertos
a poetas,
escritores,
pintores,
directores de cine
y hombres de talento.
E iba con Pepin, Lorca, Dalí y un número indeterminado de sujetos
de tertulia en tertulia cantando versos,
bebiendo vino añejo,
whisky de Escocia
y orujo de Almendralejo.
Recitaba Pepín un poema que llevaba cosido a la lengua
y lanzaba a los vientos
para cuando el alcohol le quemaba los sesos
entre vitores de Lorca que hablaba de la muerte
como si ya la llevara dentro
y el despiste de Dali
al confundir a un carabinero
con el conserje del Hotel en el cual se celebraba el evento.
Era el más sereno, para esos momentos,
ya la luna saliendo, los astros lamiendo el cielo
y el sol aparcado en un mercedes negro,
el bueno de Buñuel
que jugaba con un cuchillo mientra les rasgaba el velo de los ojos a un carnero muerto.
Tuve miedo y pensé para mis adentros
que aquel Pepín con apariencia de maño corpulento
era el propio diablo
y que todos aquellos amigos de cuadrilla de aquel coro de salmonejos
eran la corte de un Dios venido a menos.
Para cuando ya la luna se reía mecida por el viento,
para cuando ya los astros se apagaban por culpa de la compañía suministradora de energía electrica del cielo,
para cuando ya el sol se levantaba despues de dormir el muy lerdo,
para cuando ya los serenos se retiraban y se iban camino de sus casa con el chuzo colgando del pecho,
para cuando ya los camareros se fumaban los puros de los ceniceros,
para cuando ya pasó todo esto
me desperté en la cama
como quien no duerme por tener miedo a la muerte esa que ronda en busca de un buen cuerpo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: POR TODO ELLO



Por una calle,
o cualquier otro lugar
de tierra el suelo,
por un gemido
o
lamento
o pena de las que matan
o enfermedad o veneno,
por 35 años de dictadura,
por estos y aquellos muertos,
por lo que callamos,
por lo que escondemos,
por lo cobarde que fuimos,
por lo cabarde que continuamos siendo,
por unas tierras que no daban ni cebada ni centeno,
por una casa que se hunde,
por unos pobre sin ingresos,
por un hijo que se va a la guerra,
por un atud que llega lleno de restos,
por todo ello,
por una carta con remite escrito en el reverso,
por un día de gloria
y por otros días de lamentos,
por los que se marcharon al extranjero,
por los que vinieron y fueron recibidos con bandas de golondrinas volando por el cielo,
por la democracia,
por los pactos de Toledo,
por la libertad del genero humano,
por la enseñanza gratuíta para todos los que nunca estudiar pudieron,
por la sanidad de por vida,
por las pensiones bien pagadas y a tiempo,
por los trabajadores y trabajadoras,
por todos ellos.
Por unos rezo,
por otros sueño,
por unos me desvelo,
por unos mato,
por otros muero,
por unos me iría a la guerra,
por otros procesaría en un convento,
por todos me quedo como un cable de la luz tieso.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: QUE CANTEN Y DEVUELVAN LOS DINEROS



Los que roban
y se lleva facilmente los dineros
en forma de cheques
o blanqueo
de capitales en el extranjero
son unos malos españoles
y por supuesto
malnacidos desde los pies
hasta el último pelo de sus cabellos.
En estas Navidades,
por supuesto,
también hay recuerdos para ellos,
pues en el año que se cierra
nos han salido más ladrones
que los que había en aquel cuento
de un tal Ali Baba que me leía mi abuelo.
Los ladrones a los que me refiero
no roban para comer
sino para lucirse en las óperas, galas, restaurantes
y pistas de hielo,
con buenos coches, joyas, relojes
y excelentes roperos.
Son aclamados por el pueblo
al ser considerados
como dignos de respeto,
pero ellos que solo saben
ir a lo suyo y concreto
se olvidan para cuando quieren
de lo que son
y representan
para el pueblo
y meten las manos, muñecas, codos y brazos enteros
donde detectan que hay algo que llevarse al monedero.
Para estas Navidades
les pido con respeto
que canten
como gallos en las madrugadas, de Pinarejo, mi pueblo
y que devuelvan los dineros

Autor: José Vte. Navarro Rubio



POESÍA: NO ES DIFICIL EL LLEGAR A SABER COMO LOS HOMBRES Y MUJERES DE ESPAÑA PIENSAN

 
No es difícil el llegar a saber
como los hombres y mujeres de España piensan
solo con salir a la calle puedes respirar de esas palabras con tinte y sabor a tristeza.
Si le preguntas a un parado te dirá que lo tiraron de la empresa
y que a duras penas llega con lo que cobra de subsidio a tener con que llenar la nevera.
Si le preguntas a un enfermo te dirá que lleva y lleva meses en una lista y lo que le espera.
Si le preguntas a un joven te mostrará las manos vacías y sin estrellas.
Si le preguntas a un estudiante te enseñara la cartera vacía de libros y de becas.
Si preguntas
se te irán las respuestas
y te quedarás
como el joven sin trabajo,
como el enfermo en su lista de espera,
como el estudiante sin futuro,
como el parado sin subsidio,
como la mujer violada, preñada a la fuerza
con ganas de decirle al gobierno de tunos en la cara
que todo no consiste en que en una encuesta se suba unas décimas.
No es difícil saber en ese plural denominado ser humano con todas las letras
como piensan
las que sufren hambre,
las que sufren encubiertas violencias,
las que trabajan día a día sin abrir la boca por miedo a la reprimenda,
las que no encuentran consuelo a su desgracia y se las toma por mercancía de tercera.
Si preguntas se te irán las respuestas
y te quedarás
como ellas
solo con el derecho al voto
siempre y cuando complazca a quienes dictan las leyes y saben que esta es su guerra.
No es difícil saber dentro de ese grupo de edad denominado juventud con alegre cantinela
que va de los 18 a los 40 años
como piensan
cuando se levantan por la mañana sin nada que hacer
solo a la espera de la comida sobre la mesa,
cuando se miran ante el espejo y se ven joven por dentro y viejos por fuera,
cuando miran a sus padres y los ven llenos de tristeza,
cuando van a buscar trabajo y les dicen que vuelvan mañana por si el caso fuera
que por la puerta entrará un camión cargado de buenas nuevas,
cuando llega el fin de semana y todos los días son para ellos fiestas.
No es difícil saber de que va este poema
si te asomas a la calle y apuntas en una libreta
lo que dicen las buenas gentes
cuando hablan del gobierno,
de la iglesia,
de los políticos,
del Rey, de los jueces, banqueros,
ex.... de todas las tendencias políticas de izquierdas y de derechas.
No es difícil si escuchas,
te aplicas
y con la mano diestra
sobre el pecho piensas
que tienes suerte por no ser uno de esos seres humanos,
cualquiera,
a los que has encuestado
sin darles ni si quiera
la oportunidad de decirles
que te tienen para lo que quieran.
No es difícil si te lo cuenta tu padre
y con 93 años, recién cumplidos y acuestas
te dice con voz grave y serena:
Vaya gobierno de marionetas,
que recorta las pensiones,
que nos violenta con la luz y recetas médicas,
que nos quita lo que le dimos,
que le molestamos por ser una pesada carga para su Ministerio de Hacienda.
Mi padre recuerda
cuando en el frente de Madrid
cerca de un puente con nombre de potencia extranjera
explotaban las bombas tan cerca
que se comía las lentejas con trozos de metralla y sangre de algún caído en la refriega.
Mi padre.no se reprime
y por eso exclama lleno de temores y de áspera vergüenza:
Para lo que me queda
que se vayan los que nos mal gobiernan
a la puta mierda.

Autor: José Vte. Navarro Rubio
                                                                   .

POESÍA: FELIZ AÑO NUEVO 2014

 

Por la noche
con cena, vino y dulce néctar de sorbete de champán con hielo picado bajo un aguacero.
Por la noche
con las uvas de la ira lamiendo por dentro de mi cuerpo entre campanadas y gritos de feliz Año Nuevo.
Por la noche
de todas las noches de todos los tiempos en que pastores perdidos en un monte comían castañas
 y bebían vino negro al tiempo que unas ovejas balaban dentro de su cerco.
Por la noche
de los que esperan no seguir sufriendo.
Por la noche
de los nuestros, de los vuestros, de los de ellos, de todos y de ninguno en concreto.
Por la noche
que se mueve dentro del cielo
con su color oscuro
como los ojos de un cuervo,
como un terrón de azúcar derretido en un café negro,
como la noche de los muertos:
tan solos, ellos,
                     tan quietos, ellas y ellos,
                                                        tan queridos, ellas y ellos,
                                                                                             tan olvidados, ellas y ellos,
y tan dentro:
de la fosa, ellas y ellos,
                               de la cripta, ellas y ellos,
                                                                de una cuneta, ellas y ellos,
                                                                                                     de un cementerio, ellas y ellos.
Por la noche
de los miembros de los gobiernos tan inútiles casi siempre, ellas y ellos.
Por todas las noches:
                            la de los amigos,
                                                  familiares,
                                                                 vecinos,
                                                                            españoles,
                                                                                         extranjeros.
Por la noche,
aun mintiendo
y en esta
             para ser
                        más cierto
en que algunos mortales se visten como recién salidos de un entierro.
Por esas noches:
                       en las selvas,
                                          llanuras,
                                                      desiertos,
                                                                   chabolas de paja, tierra y yeso,
de moñigas sus paredes y de ramas de enebro el techo.
Por la noche
                 en la gloria
                              y en el infierno,
                                                 en el limbo
                                                              y en el destierro.
Por la noche
en que uno se siente ligero
pues acaba el año
y comienza un año nuevo.
Por todas las noches
esas que rugen al son de sus vientos.
Por esas noches yo quiero
que mañana amigo y amiga,
que mañana tu que tienes corazón de acero
cambies tu traje hecho al pelo
para vestirte con ese otro traje de los que lloran viniendo a cuento.
Por este día,
ahora que reluce una moneda en el bolsillo de mi pantalón vaquero
me doy por bien pagado
y no quiero
que de mi se acuerde nadie
de no ser para desearme un Feliz Año Nuevo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SOBRE UN RETÓRICO VERSO


Con una mano escribo
mientras que con la otra sujeto
el libro de poemas
en el cual he leído
un retórico verso
antes de caer en el dulce sueño.
Era un poema de amor
escrito en dos tiempos
por un poeta que se muestra inquieto
pues no sabe si de verdad lo quiere
quien es la culpable de sus desvelos
o él está en lo incierto.
Él
se siente aturdido
y con ello
me quedo yo perplejo
pues descubro al seguir leyendo
que hace ya mucho tiempo
                                      que ella murió de celos.
Y ahora vean lo complejo
de este poema escrito a destiempo,
pues él
está enamorada de ella
y ella
como alondra en raso vuelo
se venía desde siempre hasta su ventana
para cuando él ya se encontraba lejos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: CUANDO DUERMEN LOS DESEOS



En la noche de los tiempos
duermen los deseos
unos más que otros heridos
por la saeta de un reloj viejo
parada en ese preciso momento
en que alguien rompe
con el mundo que lleva dentro
y tras guardar la llave en un cesto
se marcha por un camino incierto
al mundo de lo que se dice y titula con grandes letreros
como PROGRESO
allí donde el trabajo nace de un fértil útero
inseminado por un sinfín de negreros.



Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EN EL INFIERNO DE DANTE BOTTICELLI



Me aterran
algunas de esas páginas
que en el libro
que tengo abierto
voy leyendo
y me aterran
más por lo que dicen
que por el ritmo
que van poniendo
pues aun sonando a música
y poder decir
que están en lo cierto
esos poemas,
                  esas estrofas
                                   y esos versos,
puedo asegurarles
que me he quedado perplejo
al leer que hay un hombre que lleva el infierno
                                                                 dentro
y que su maldad
                       solo se lava
                                       rindiendo
                                                    sus armas
                                                                  al enemigo que le causa el tormento.

Autor: José Vte. Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...