viernes, 20 de diciembre de 2013

POESÍA: CUANDO LLEGA EL OTOÑO Y LAS HOJAS SOBRE EL SUELO SE DESPARRAMAN



Las paredes blancas
y la calle desierta,
igual que el destino
e igual que el camino que nunca se acaba.
La sombra del olmo que ya se muere sin saber el por qué esto pasa
cuando llega el otoño
y las hojas sobre el suelo se desparraman,
igual que el destino
e igual que el camino que nunca se acaba.
La escuela donde nos hacemos al mundo que nos manda
lo que de nosotros quiere
como si fuéramos maquinas inventadas para fabricar cadenas de acero en el agua enfriadas,
igual que el destino
e igual que el camino que nunca se acaba.
El tiempo y la nada,
la pequeñez de un momento
y la inmensidad de los mares sobre los que flotan mis palabras
cuando se van de parranda
sin mirar la hora y sin hacerse cargo de que en ellas manda
quien les da forma en su boca  al tiempo de pronunciarlas,
 igual que el destino
e igual que el camino que nunca se acaba.
La mirada al pasado,
sola y templada
en una fría estancia
mientras el tiempo pasa
en un viejo reloj de pared envuelto en una telaraña,
igual que el destino
e igual que el camino que nunca se acaba.

Autor: José Vte. Navarro Rubio.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...