lunes, 30 de diciembre de 2013

POESÍA: SOÑANDO CON PEPÍN BELLO

 

Una noche soñé.
Es de humanos el tener sueños
que estaba en compañia de Pepín Bello
en aquella Institución Libre de Enseñanza
que tuvo por discípulos ciertos
a poetas,
escritores,
pintores,
directores de cine
y hombres de talento.
E iba con Pepin, Lorca, Dalí y un número indeterminado de sujetos
de tertulia en tertulia cantando versos,
bebiendo vino añejo,
whisky de Escocia
y orujo de Almendralejo.
Recitaba Pepín un poema que llevaba cosido a la lengua
y lanzaba a los vientos
para cuando el alcohol le quemaba los sesos
entre vitores de Lorca que hablaba de la muerte
como si ya la llevara dentro
y el despiste de Dali
al confundir a un carabinero
con el conserje del Hotel en el cual se celebraba el evento.
Era el más sereno, para esos momentos,
ya la luna saliendo, los astros lamiendo el cielo
y el sol aparcado en un mercedes negro,
el bueno de Buñuel
que jugaba con un cuchillo mientra les rasgaba el velo de los ojos a un carnero muerto.
Tuve miedo y pensé para mis adentros
que aquel Pepín con apariencia de maño corpulento
era el propio diablo
y que todos aquellos amigos de cuadrilla de aquel coro de salmonejos
eran la corte de un Dios venido a menos.
Para cuando ya la luna se reía mecida por el viento,
para cuando ya los astros se apagaban por culpa de la compañía suministradora de energía electrica del cielo,
para cuando ya el sol se levantaba despues de dormir el muy lerdo,
para cuando ya los serenos se retiraban y se iban camino de sus casa con el chuzo colgando del pecho,
para cuando ya los camareros se fumaban los puros de los ceniceros,
para cuando ya pasó todo esto
me desperté en la cama
como quien no duerme por tener miedo a la muerte esa que ronda en busca de un buen cuerpo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...