sábado, 31 de agosto de 2013

POESIA: MOLINA DE ARAGÓN Y SU EXTENSO SEÑORIO

 
Por hablar hablaremos sin mediar otro discurso
que no sea todo honor y toda gloria
a Molina de Aragón y su extenso señorío
donde los fríos hielan hasta los llantos de los niños.

Molina me enseñó un día,
sin más guía que yo mismo,
y un pequeño cuaderno donde escribir lo mucho
que mis ojos veían segundo a segundo,
su castillo y sus plazas, iglesias y nobles edificios, con blasones y rejas de gran poderío
y recuerdo en ese largo camino,
ya por el cielo las cigüeñas volando con metódico rumbo,
un remanso de paz
por donde pasaba un río
y dos barrios en su época llenos de vida y tan unidos,
morería y judería con un triste destino,
con sus casas al abrigo del sol
su peor enemigo
y con pequeños portalones
tras los cuales sepa Dios
quién habito y que fue de sus vidas cuando la cruz se convirtió en encarnizado verdugo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESIA: SIGÜENZA Y SU HOSPICIO

 
Ya las hojas marchitas caían
junto aquel lugar que debió ser un hospicio
mandado construir
por Don José Patricio
en Sigüenza, que atino.

Ya éste cerrado,
desde hacia va para un siglo,
en la larga noche creí oír un grito
que venía,
fino me decía mi oído,
de aquel siniestro sitio
donde las hojas sobre el suelo
se convidaban ellas solas a helarse de frío.

Al lado de la carretera
que lleva a todos los sitios
se abre una alameda
que invita al sosiego continuo
en esta tarde de un otoño
tan corta en luz y tan larga en letanías y culto
que el diablo cojuelo huye lejos, a otros por domar lugares, aldeas, pueblos, villas y sitios,
pues sabe que en Sigüenza
bajo las losas de su catedral yacen 102 Obispos
y tras cada puerta de casa humilde o de hidalgo recién llegado del nuevo mundo
se esconde un encarnizado enemigo
en eso de defender la fe y no renegar de su viejo oficio
de ser castellano noble y antiguo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESIA: PASÉ POR MEDINACELI SITUADA EN UN MAL ABRIGO


Pasé por Medinaceli
situada en un mal abrigo
y abierta
en todo lo alto de un risco
a todos los vientos del mundo.

Allí me esperaba, así me lo dijo,
su arco de triunfo
mandado construir  por algún romano muy istruído
en eso de zurrar de lo lindo
por estas tierras tan nobles en eso de servir y no dejarse avasallar por ser extraño alguno.

Ya en todo lo alto de la ciudad, pueblo con su palacio, convento y ruinas desde antiguo
dejé mi coche en buena cuadra con su ración de gasolina en deposito continuo
y me alargué a paso de cernícalo
camino de un convento donde una monja me ofreció unas yemas con sabor a cielo limpio.

No vi en Medinaceli a su cristo
por estar la Colegiata de la Asunción cerrada al público
¿Por qué me digo?
Santo y pueblo ¡Dios bendito! que buena pareja hacen en aquel bonito sitio.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

EL OTRO CRISTO DE MEDINACELI:

ABC

La rocambolesca historia del Cristo de Medinaceli

víctor mut


La devoción al Cristo de Medinaceli se inscribe, a juicio del estudioso Henri Bouché y participante en el encuentro, en el ámbito de la religiosidad popular. La imagen está relacionada con una rocambolesca historia que se remonta a su traslado a La Mamora o Mámora (Marruecos), ciudad rebautizada como San Miguel de Ultramar y, más tarde, conocida como Medhía, por parte de los Padres Capuchinos para culto de los soldados españoles. Llegó hasta allí desde los extramuros de la iglesia de Sevilla.
El 30 de abril de 1681 la ciudad cae en manos del rey Muley Ismail, que traslada la imagen a Mequinez en donde es sometida a vejaciones, burlas, ultrajes y desprecio como repetición de la Pasión Histórica. Un texto referido al citado rey dice: «Lleváronlas al Rey (las imágenes incautadas), el qual diziéndoles palabras afrentosas y haziendo burlas dellas, les mandó ultrajar y echar a los Leones para que las despedaçassen como si fueran de carne humana. Al hermosísimo busto de Iesvs Nazareno le mandó el Rey arrastrar, y echar por un mvladar abaxo, haziendo burla y escnario del retrato hermoso…)».
Tras episodios de curiosa compra-venta de la figura, la imagen es devuelta a los cristianos pasando por Tetuán, Ceuta, Gibraltar y Sevilla, hasta verla entronizada en Madrid en el año 1682 en el convento de los Padres Trinitarios, cuya capilla fue donación de los Duques de Medinaceli. Treinta años más tarde, se constituye en Madrid la «Congregación de Esclavos de Jesús Nazareno» que, tres siglos después, en 1928, es elevada a Archicofradía Primaria.
En la Guerra Civil tuvo varios emplazamientos (Colegio del Patriarca en Valencia donde fue traslada por la “Junta del Tesoro” tras ser descubierta en 1936 por un piquete de revolucionarios y Barcelona). Terminado el conflicto, vuelve a Madrid en donde, desde entonces, es motivo de creciente adoración, tanto en la capital de España como en todo el país y más allá de nuestras fronteras. Un ejemplo: En Castellón ciudad donde acoge este X Congreso Nacional se formaliza su devoción en 1989 en que, por empeño del Centro Cultural Andaluz, procesiona por primera vez en la Semana Santa e inicia su andadura como cofradía canónica en 1995, presidida a la sazón por Félix Franco Morejón. Al año siguiente, una nueva imagen se bendice y entroniza en la iglesia de la Sagrada Familia, año en el que se elige como presidenta a Carmen Forés.



POESIA: GUADALAJARA ¡QUE BUEN SITIO!

 

Me enfilo por tierras de Guadalajara,
me enfilo,
y lo hago como alma en pena,
pena sin sentido,
pues llevo el corazón lleno
de buenas intenciones,
y por estas tierras del interior de España ¡que lujo!
con todos los colores por haber y habidos,
también de buenos amigos.
Me enfilo como navaja con poco filo
de esas que sirven para injertar cepas y dar buen vino
y lo hago a esa hora de siestas ancestrales con orinal, sayo y perro muy relamido
de las que hablaba con buen tino Don Camilo.
Corta el frío
y mi lengua se pega al paladar buscando abrigo
ya congeladas las palabras
en la luz rota de un rayo repentino
cuando diviso
un cartel que anuncia
que a la izquierda del camino
hay un hostal
donde poder dejar caer los huesos en cama con olor a membrillo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SIGÜENZA Y SU DONCEL QUE BUENOS AMIGOS

Doncel de Sigüenza
vente conmigo,
sal del sarcófago ese labrado con escoplo y martillo
que solo invita a llorar y derramar gota a gota cera de los cirios
y vente
tu que desde siempre te empeñaste en ser 
buen hijo y lector de libros.
Vente a ver
aunque solo sea ver por esos ojos por el llanto comidos
lo mal que está el mundo
y lo fácil que es,
tú también lo verás así amigo,
por ser doncel en ello entendido,
cambiar el mundo 
con poco que se ponga en la balanza que mide la nobleza de espíritu.
Y ahora que esto se acaba
y después de ese recorrido
por Sigüenza solo tomada por buenos amigos
dejo la catedral y su fortaleza
y me encamino
hacia una de sus plazas sin picota expuesta al público
para beber un buen vaso de vino
a ser posible tinto
no fuera el caso que el blanco doblara mi entendimiento y confundiera
al igual que hizo Don Quijote con aquel molino,
al tabernero con un bandido y a la taberna con una casa de vicios.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: ATIENZA Y SU OLVIDO

 

En un viaje
por uñas casi periplo
me asomé un día
a ese pueblo de señorío
llamado Atienza con sus casas solariegas y castillo
y de ese viaje de cabotaje
moliendo las ruedas del coche polvo que no trigo
observé, a lo que ahora recuerdo, su castillo,
dirigidas sus murallas
como quilla de barco medio hundido
hacia los abismos
donde un aguilucho oteaba
sin miedo a otra cosa que no fuera regresar sin presa alguna al nido.

Recuerdo un arco de piedra
y caserones tan antiguos y llenos de historias de esas que ennoblecen a los allí nacidos
que la hiedra que trepaba por los paredes
buscando el sol primero de la mañana y también en las tardes el último
parecía, solo parecía, que quería hablar conmigo
entre suspiros
de gotas de agua que golpeaban sobre el suelo
y se convertían en hilos que yo confundí con ríos.

Y seguí por esos caminos
de una Atienza de ensueño
solo tomada sin armas, casco, espada y cinto,
por mi espíritu aventurero que descubría a cada paso que daba
esa España tan desconocida por el mundo
que quita hasta el hipo.

Dejé Atienza y me apretaba el olvido
por eso en la carretera me descubrí
como vasallo que quedé
a disposición del señor del castillo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

viernes, 30 de agosto de 2013

POESÍA: EL AGUA TAMBIÉN COME

El agua también come
su voracidad es tremenda
y sus muelas trituran hasta los grandes peñascos de las sierras
es por eso que no podemos engañar a la naturaleza
construyendo en los barrancos viviendas,
desviando cauces de ríos,
destruyendo las grandes selvas,
quemando bosques,
adentrando en el mar espigones
como si fueran lanzas hundidas en el corazón de la madre naturaleza,
desviando las tormentas
hacia allí donde a los gobiernos les interesan.
El agua es necesaria
y por ello con ella no se juega
construyendo diques, pantanos y artificiales fronteras
para usos impropios
pues con ello sometemos a determinados pueblos a desgracias eternas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: ESTA MAÑANA APARECE CULLERA DESIERTA

 

Esta mañana aparece Cullera desierta
mientras disfruto paseando por las aceras
mojándome hasta la cabeza
y saboreando cada paso que ando
como quien se pone delante de una buena mesa
para comerse una paella.

La lluvia también es buena
para el ser humano que la necesita con todas sus fuerzas
otra cosa diferente es que caiga donde realmente hace falta y con desespero se espera.

El agua del mes de agosto
no es normal para estas fechas
en esta vertiente del Mediterráneo
acostumbrada a despedir el verano con música de verbenas.

El ser humano en su afán de amasar riquezas
es el principal culpable
de estos cambios de la naturaleza
que vaticinan la destrucción
del mal llamado planeta tierra
¡ojala me equivocara!
Tiempo al tiempo que todo llega.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA LLUVIA EN CULLERA ARRECIA

 
Arrecia la lluvia
y así de esta forma lleva,
tres día con sus noches,
con su monserga.

La lluvia en el mes de agosto
suena de otra manera
porque no la esperas
y si te mueves con ella
al final es buena compañera
pues ayuda,
esa es una parte de su faena,
a recordarte con voz temblorosa
que en la vida no todo es
del color que tu esperas
y que por ello
al igual que la felicidad puede ser eterna
se pudiera,
dar el caso, Gustavo Adolfo Becquer, es buena referencia,
que también lo fuera la tristeza..

La lluvia en Cullera
hoy viernes por la mañana arrecia
como queriendo despedir las vacaciones
interpretando con su orquesta:
¡Que llueva!
¡Que llueva!
¡La virgen de la Cueva!

Buenas mañanas
y por si acaso está en Cullera
no riegue, por favor, las macetas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio
¡

jueves, 29 de agosto de 2013

POESÍA: EN CULLERA Y AYER

Pensado y hecho
así va a ser
que cerré la puerta y me deslicé
a la calle
que dormida todavía me venía a ofrecer su ser.

Pero la calle no era suficiente para satisfacer mi afán de ver
y la playa vomitaba
toda el agua que no se había podido durante la noche beber
por eso vino a ser
que  me marché
hacia ese río Júcar
que en Cullera viene dócilmente desde siempre a fenecer.

Junto al río Júcar algún que otro pescador
¡que insensatez!
lanzaba al aire cañas de pescar, no debe el pobre saber
que el carbono atrae los rayos con gran rapidez
de la misma forma que el oso busca la miel.

Campos abandonados
a un lado de la ribera del río se ven
repletos de maleza
y de toda la basura
que en ellos se viene a caer por los siglos de los siglos. Amén.

Con este panorama
acorde con el día nublado que nos invade por doquier
me arrimo a esa desembocadura del río Jucar
donde creo ver
ese instante justo en que las aguas, del río y del mar, se vienen a bien entender.

Sigo por la playa
en mi viaje al lugar donde comencé
y entre las dunas,
que en esa parte de la playa todavía son capaces de ofrecer
su redondez,
atino a ver
algunas cabezas
que aparecen
y vuelven a desaparecer
hasta que todo se queda quieto
tal y como debe ser.

La mañana en Cullera
con lluvia a punto de caer
se muestra tan tranquila
que hasta a uno que es muy dado a dormir siesta después de comer
se alarma
pues parece que el verano con su agosto de trigos a punto de coger
acaba de fenecer
con poca pompa fúnebre y sin querer.

Se acercan por la playa
tan plana como un tablero de ajedrez
un chico y una chica o al revés,
que se miran como quien se acaba de levantar de la cama y los ojos le son del tamaño de una nuez.

Continuo por la playa
donde la tormenta vino a caer
y veo como restos de un naufragio ¡Por San José! Exclamé
y entendiendo
que eso no podía ser
saqué un par de fotografías de una zapatilla fabricada en China y de un CD
que llevaba escrito: Me lo tienes que devolver.
No llegue a ver botella de cristal alguna
con mensaje en su interior que poder leer
por ello es que seguí caminando en esa mañana en que el sol no me quiso atender

Autor: José Vte. Navarro Rubio.

POESÍA: EN CULLERA LAS ESTATUAS CAMBIAN DE LUGAR EN MENOS QUE CANTA UN GALLO

Junto al mercado de Cullera,
en su casco urbano,
había una estatua en un pedestal alzado
de una mujer desnuda
con un pie adelantado
y las manos al aire
en posición de dar un paso
luciendo en sus muñecas
unas cadenas rotas
en señal de esa libertad bien ganada
que nadie por cierto les ha regalado.

Desde hace tiempo
el monumento
de su emplazamiento original
vino a ser desplazado
no se sabe a que se debió ese traslado
de la mujer,  históricamente maltratada por villanos,
ahora libre, sin cadenas en las manos.

Cara al mar y a los vientos de frío cargados
luce ahora su pelo despeinado
esa estatua de mujer que avanza paso a paso
sin levantar clamores ni desagrados.

Más valdría que los que mandan
se preocuparan de asuntos de más calado,
que mover estatuas de uno a otro lado,
y en ello respetar el mandato
del pueblo liso y llano
que al fin y a la cabo
es quien le ha dado,
para que utilice de buen grado
la tan codiciada vara de mando.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

miércoles, 28 de agosto de 2013

POESÍA: EGIPTO ME PRODUCE ESPAMOS

¡Estoy vivo!
¡Que descanso!
La noche me mató
sin yo saberlo
y sin ella haberlo intentado.

En una noche de ronquidos,
que bajaban por el patio de luces o deslunado
hasta ese lugar aparente
en el cual intentaba dormir un rato,
esta noche me he sentido
como si estuviera muerto y preparado
para emprender ese camino
que los egipcios se inventaron
en canoa reforzada con mimbre a través de los océanos
buscando ese sitio lleno de flores
al cual se llega con lo puesto y un sinfín de besos y abrazos
al mismo tiempo que cien bueyes de carretas tirando
y millares de plañideras cual flautistas resoplando
me acompañan entre túneles en la roca diseñados
hasta una cámara mortuoria donde el silencio es tan sagrado
como la eternidad del universo
del cual el planeta tierra es un punto de azul en el marcado.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: VAMOS A CONTAR HISTORIAS


Nunca se acaban las historias ¡jamás!

Las historias se repiten hasta más allá
de donde sus hacedores se pueden imaginar.

La vida esta llena de historias
de todos los tipos 
que uno se puede imaginar
y de ellas siempre se saca alguna lección a utilizar
sin que te des cuenta 
del como 
ni por qué esto vino a pasar.

Hay historias de hombres y mujeres
que dieron su vida por la humanidad.

Hay historias que hablan 
de seres humanos nacidos para sufrir
por los demás.

Hay historias de criminales, sin más.

Hay historias de conquistadores 
en su afán de acristianar y atesorar todo lo que uno se puede imaginar.

Hay  historias que se solían  contar
en las noches en que los fantasmas rondaban con cadenas 
que pesaban un quintal
y en los amaneceres en que se oyen a los gallos en los corrales cantar.

Hay historias para niños y niñas
que los padres y madres suelen trasmitir por tradición oral.

El cuento de Pinocho lo recuerdo,
no se me olvida el de Caperucita Roja y el lobo aquel infernal,
ni el del Flautista de Hamelín y los ratones que se iban detrás,
ni para terminar
el del Gato con botas, ni el del Hombre del saco, ni el de la Bruja Pirula con su verruga nasal,

¡Que barbaridad
de lo que me vengo a recordar
en esta mañana de descanso y paz! 

 Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EL MAR SIN MÁS


El mar con su dulzura,
¡el mar!
solo el mar
con su tranquilidad
y esa paz que te inspira
cuando te pones a mirar
y ves su superficie plana brillar
como si todos los elementos del cielo
sobre ella se vinieran a juntar

¡Mar de la mañana
recién levantado y sin peinar!

¡Mar de mediodía
caliente como una estufa
y apunto de explotar!

¡Mar de la tarde
que se pone a llorar
pues se sabe ya caído y casi cercano a claudicar!

¡Mar de la noche
que se retira sin mirar
su silueta negra dejando estelas sobre la arena que se lo quiere tragar!

‘Mar!

Me invade el mar
desde que los fenicios se vinieron  por aquí a instalar
para comerciar con los nativos de las costas y de los interiores
donde las mercancías se podían vender y comprar. 

 Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: HABLAR DE VALENCIA LLENA MI CORAZÓN


Valencia,
a cenizas y tierras quemadas,
a huerta, agua y sol,
a tierra de futuro,
a Valencia la quiero
por lo que da
y por lo que me dio,
por lo que fue
y por lo que nos dejó
por Valencia suspiran quienes a si se dicen valencianos de corazón.

Habla la historia de un conquistador
¿de qué me pregunto yo?.

Conquista y reconquista,
conquistado y conquistador
son partes de una misma canción
por eso siempre andamos hablando de ella con pasión
y en eso Valencia tiene un Don
pues quien pasa por Valencia siempre la tiene presente en su corazón

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: QUIERO NUEVOS VIENTOS Y SI SON BUENOS MEJOR

Al viento de los mares:
¡viento de pasión!
Al viento que cada día nos trae
paro y desolación:
¡este viento no lo quiero yo!
Al viento de posibles mejores días:
¡es un viento de ilusión!
A la rosa de los vientos
y a los vientos sin distinción,
al viento que por mi ventana pasó
y un día se llevó
la venda de mis cerrados ojos
y me abrió
la vista a una clara visión
que tiene que ver con este mundo
tan dejado de la mano de Dios
¡a ese viento me refiero yo!
Vientos de donde vengan
quiero yo,
para fabricar con ellos un futuro mejor.
A esos vientos de la historia
de esos vientos reclamo yo
compromisos, entereza y honor
por parte de quienes siendo dirigentes de la nación
se sienten ajenos al nombramiento
que sobre ellos recayó.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA HISPANIA DE ESTRABÓN Y LA DEL SEÑOR RAJOY

Ya lo dijo Estrabón 
Hispania es tierra de conejos
y de esta forma tan simple definió
a la península ibérica, tal y como él la encontró.

Hispania se transformó
y de conejos pasó 
a ser tierra de buitres y alimañas
de todos los tamaños y como no, color.

Citerior y Ulterior
en Hispania huele a ladrón
con solo abrir los diarios
y leer con atención
como algunos se las ingenian para llenarse los bolsillos a costa del jodido español
y en estos somos todos 
sin excepción
los que nos vemos expoliados
por ese tipo de ladrón
que nunca aunque lo metan en la trena devolverá lo que robo.

En la Hispania, ya sea Citerior o Ulterior,
vive pero que muy bien el ladrón
a la diestra o siniestra del Señor.

La Hispania de Estrabón 
se parece a la del Señor Rajoy
en esas citas que uno y otro colocó en lo que un día escribió.

Punto final a la cita. Se acabó. Si quiere algo más vea la película: "Lo que el viento se llevó" 

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: CAMPOSANTO DE SAN AMARO Y DOÑA EMILIA PARDO BAZÁN

La muerte no es nada más
que eso que nos vienen a contar
y aquello que vemos cuando asistimos a un funeral.

Abierto al mar
el camposanto de San Amaro se viene a retratar
con sus cruces queriéndose reflejar
en esas aguas marinas que tanto significan para quienes en él enterrados están.

Camposanto de San Amaro
donde vinieron a habitar
ya sea la hermana de Pablo Picaso o Doña Emilia Pardo Bazán.

San Amaro nos viene a recordar
la levedad de esa vida  que cuando se va
es para nunca más regresar.

En San Amaro huele a mar
y a esos silencios que se suelen notar
con solo abrir los ojos,
con solo respirar,
de esos aires marinos cargados de historias dolorosas de contar
que hablan de naufragios en alta mar.

San Amaro allá
en la Galícia imponente
a la cual igual le da
lo que de ella se diga
pues ella es algo más
que un espacio concreto
unido a España por lealtad institucional.

Autor: José Vte. Navarro Rubio



POESÍA: CULLERA EN UN MES DE AGOSTO CARITATIVO

Bajo la lluvia la montaña se presenta indomable.
Me inquieta la negror de esas nubes que se acercan
con un muy marcado rumbo
de romper aguas y darnos en forma de pequeñas gotas
a sus hijas e hijos.

La negror allí donde se acaba
marca una raya de blancor ibicenco muy pulido
sobre el horizonte salpicado de pueblos
emergentes desde antiguo,
la mayoría de ellos pueblos de señorío.

Se alza la Albufera
dentro de un espacio muy definido
después de siglos
en que los labradores se han dedicado a irle robando tierras,
gramo a gramo, kilo a kilo.
¡Que martirio el de los hombres convertidos
en ladrones nocturnos!

Todo el espacio parece poseído
de una serenidad extrema
como si estuvieran hombres y tierras
con su naturaleza y río
en comunión directa disfrutando de un bautizo.

Hija de la tierra son los diluvios
como este que se avecina
y me hace cerrar la libreta de apuntes al segundo
para buscar refugio,
por ello bajo cuatro paredes con su techo me cubro
del agua que cae diciéndole a las tejas ¡cantad conmigo!
y estas cantan ¡que delirio!

Ya la orquesta compuesta
las tejas me avisan, con su canto monótono y repetitivo,
del peligro
de salir a la intemperie para continuar mi paseo vespertino
y es por ello que me acomodo en palco de primera,
con miras a la bola del mundo,
teniendo como telón de fondo una cortina de agua
sin más aditivos que hidrógeno puro y oxigeno.

Es así que me digo a mi mismo
que bienvenido,
a esta sinfonía para la que no hace falta director de orquesta  ni otros atributos
que poner el oído
y dejar que venga la primera parte
con su interludio
para irme con lo puesto
 hasta allí donde estaré más seguro.

Agua cae sobre una higuera
ya con incipientes frutos
y sobre las oquedades de las rocas
y sobre diferentes arbustos
y sobre una senda
con raíces de pinos reconvertidas en escaleras
que me llevan hasta el lugar justo
donde inicié mi paseo en este día de un mes de agosto caritativo
en eso de ofrecernos algo distinto.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

martes, 27 de agosto de 2013

POESÍA: LA VIDA DESPUES DE LA MUERTE

La vida después de la muerte
no es vida ni está
llena de otra cosa que no sea
profundas oscuridad
que hiela la memoria
y la vista de los que miran
hacia donde esta se pudiera encontrar.

Vivir por siempre en los recuerdos
y en la creencia
en esa resurrección que se nos viene a inculcar
siempre pensando
que Dios no olvida a sus ovejas
y su memoria está
repleta de los nombres de quienes le tienen una fe ciega sin igual

Vivir más allá de la muerte
en la creencia
de volver sin traer otra cosa diferente a la palabra felicidad
en forma de luz envolvente
y volver a ese concreto lugar
donde las almas van a parar
libre de todo aquello que nos puede atar a la existencia terrenal

Volver, volver,
o irse para no regresar,
para ello nacimos
y en ello moriremos sin rechistar.

Autor: José Vte. Navarro Rubio


POESÍA: LAS ELECCIONES EN ALEMANIA NI FU NI FA

Sigo con Alemania y con esos muros de las lamentaciones
que en Grecia, España, Portugal Irlanda e Italia se construyen día a día
entre lloros de los supervivientes, parientes y amigos
de los que cayeron defendiendo los suyo
y por culpa
de ese estado europeo que solo sirve ¡que aventura! para cavar fosas,
sin necesidad de guerra convencional alguna.

En Europa el sol solo brilla en los bolsillos de los banqueros
y bancos donde los ahorros se depositan,
todo lo demás es pura economía capitalista
que jefes de gobierno con pocas miras se encargan realzar
como si en ello les fuera la vida.

Elecciones en Alemania a la vista
y en Europa las bolsas cambiaran varias veces de camisa
cuando le interese a ese patrón con mando en barco a la deriva
que igual que se acerca a puerto para dejar mercancías
se estrella contra un acantilado entre carcajadas y risas.

Mientras una parte de Europa dormita,
la otra,
esa que clava alfileres sobre nuestras rodillas
se ejercita
en el noble arte de hacer de la política
un escudo protector contra todo lo que no este escrito en esa cartilla
por la que se mueven ciertas señorías
que se las daban de izquierdistas y a lo visto probado ese dulce plato con gachas y migas
que es la política
se olvidan de lo que fueron su azarosas  vidas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: ALEMANIA Y SU BARBARIE ME HORRORIZA

EL riesgo y la aventura
todo lo llevo y vendo, regalo en estos días,
cuando me sumo a las masas
y disfruto con mis travesuras
de llevar la corriente como río de aguas turbias
hasta su desembocadura
donde una gran garganta entre fuertes alaridos la eructa.

No es culpa mía
de que el mundo camine cuesta arriba
y se olvide
por culpa
de las leyes de los mercados,
esas tan endiabladamente injustas,
de que hay atajos
por los que se puede llegar
al mismo punto de partida
sin necesidad de matar en el empeño ilusiones y otro tipo de efectos beneficiosos para todas las criaturas.

Me horroriza esa Grecia en su casi tercer rescate
y esa Atenas con sus ágoras convertidas
en mercados donde se mueve la calderilla.

Me horroriza que en Alemania se las den de ser
los salvadores de Europa
cuando realmente son sepultureros de otras culturas.

Bárbaros los alemanes ¡que incultura!
se sienten por sus adentros, vaya raza la suya,
los buenos de esta película
cuando todos sabemos
hasta donde sus tentáculos profundizan
y como miran
solo por lo suyo
y de hurtadillas
si hay algún beneficio a la vista  dan ayudas
que se tienen que pagar perdiendo los países que así lo necesitan su soberanía.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LLUEVE EN CULLERA Y EL MES DE AGOSTO SE MARCHITA


En Cullera los dioses lloran de amargura
por un verano que se les escapa
como todos los años por estos días.

Sus lágrimas gruesas del tamaño de una peladilla
bajan desde la montaña y se convierten en agua con sal marina
allí en la playa donde se arremolinan
después de bajar cantando por barrancos, llanos y pendientes escarpadas pobladas de hierbas curativas.

Se abre el cielo y sopla rayos, centellas y gritos de brujas
que se introducen en los tímpanos y anidan en los interiores de los cuerpos convertidos en buhardillas
y se abre en este día
en que la playa se muestra tan desnuda
que se ven sus senos, sexo y cintura como si fuera una alcanzable criatura.

LLueve, para aquellos turistas que con desespero esperaban pasar estos últimos días
tumbados sobre toallas para llevarse todo el sol que cae desde las alturas
y llueve como si la lluvia fuera un pecado
y no una bendición en forma de rogativa para los campos y sedientos pantanos
de panzas secas como las ubres de una mujer en su edad madura.

Cullera, huele a lluvia
cuando sus montañas suspiran
por poder rozar con su tez dura
ese agua torrencial que busca la llanura
como quien a falta de fe reza clavadas las rodillas sobre el suelo de mármol de esa ermita
a los pies de un castillo que la espía.



Autor: José Vte. Navarro Rubio

lunes, 26 de agosto de 2013

POESÍA: CULLERA Y SU CUEVA DEL DRAGUT


Según nos cuenta  la leyenda, un día  25 de mayo del año 1550, hace ya de  esto que oucrrió casi cinco siglos el pirata Dragut,  lugarteniente del corsario Barbarrojaatacó por sorpresa la ciudad de Cullerallevándose un botín importante de bienes y cautivos. El suceso causó gran conmoción en la Cullera de la época y la villa quedó prácticamente despoblada durante décadas.

EL TERRIBLE PIRATA DRAGUT

Antes de iniciar este articulo, tenemos que hacer las pertinentes presentaciones.
Lectores de Alicante Vivo..., éste es Dragut.
Dragut..., aquí te presento a nuestros lectores.
...
...
¿Cómo?
¿Que no conocéis a Turgut Reis, el terrible pirata Dragut?
No me lo puedo creer.
Sus correrías a lo largo del Mediterráneo, cargadas de sangre y desolación, son famosas en el mundo entero.

Dragut en plena acción

Turgut Reis (1514-1565), fue un terrible corsario turco. Conocido en el mundo de la piratería como Dragut o Darghouth, su nombre original en turco proviene de la palabra "Reis", que significa "almirante".
Nacido en la costa del mar egeo en Turquía, Turgut fue uno de los más famosos corsarios de la historia. Protegido de Barbarroja, luchó contra los Cristianos en numerosas batallas en el mediterráneo e inundó de miedo a sus enemigos por su ferocidad. Para derrotar a Turgut, el Emperador Carlos V envió al almirante genovés Andrea Doria contra él. Turgut fue capturado en 1540 y fue enviado a las galeras como esclavo durante cuatro años, siendo rescatado por Barbarroja, que pagó la cantidad de 3000 ducados para su liberación.
En otras palabras...., pagó una burrada de dinero, para la época en que hablamos.

El Almirante Andrea Doria

Después de la muerte de Barbarroja, Turgut, con 32 años, asaltó la villa de Cullera y consiguió un importante botín en bienes y cautivos; el suceso causó gran conmoción en la Cullera de la época y la villa quedó prácticamente despoblada durante décadas. En la cueva en que, según la leyenda, se produjo el intercambio de prisioneros, se ubica un interesante museo sobre la piratería mediterránea en el siglo XVI.
Pero su siniestra fama se debe también a la llamada ‘‘matanza de Djerba”, isla fortificada en la costa de Túnez, donde Dragut tenía su base de operaciones.
Felipe II quiso vengar la afrenta a su padre y en 1559 armó contra Dragut una flota al mando del duque de Medinaceli, que se dirigió contra Djerba con medio centenar de navíos de guerra y unos trece mil hombres. La fuerza expedicionaria ocupó la isla, pero cayó en la trampa tendida por Dragut, que había dispersado sus barcos. El pirata fue implacable y sanguinario con los prisioneros. Decapitó a todos los que cayeron en su poder y con los cráneos levantó un montículo. No hay cifras contrastadas, pero la noticia histórica dice que fueron... cinco mil las cabezas con las que Dragut levantó su horripilante “torre de las calaveras”, de 11 metros de altura.
De aquellos sucesos, sólo queda un triste monolito en la costa de Djerba.

Y ahora os preguntaréis... ¿qué tiene que ver el terrible Dragut con Alicante?
Muy sencillo.
El 24 de mayo de 1550, desembarcó en nuestras playas dicho corsario, con 27 barcos. Hizo grandes daños a nuestra huerta, arrasando cultivos y apresando a toda la gente que encontró a su paso. Fue un golpe por sorpresa para los cristianos..., aunque, en lugar de ceder al pirata, los habitantes de San Juan salieron a batir a Dragut.
Por desgracia, los susodichos lugareños no debían conocer la ferocidad del corsario, pues todos fueron muertos y arrollados. Cuando las gentes de alrededores, tras cundir la alarma, acudieron a la villa, Dragut se vio obligado a reembarcarse y huir mar adentro.
Siete años después, el 8 de septiembre de 1557, Dragut regresó de nuevo con una armada morisca compuesta por 14 galeras. En esta ocasión, abordó nuestras playas por la parte de la Albufereta. Desembarcaron algunas compañías árabes que se hicieron dueñas de las posiciones en la Serra Grossa y en la Sierra de San Julián. Más tarde, se apoderaron del Tossal de Manises, donde colocaron dos cañones con los que atacaron (y mucho) a la población.
Al parecer, querían hostilizar la huerta para atacar la ciudad.
Sin embargo, la artilería del Castillo de Santa Bárbara y de los baluartes les obligó a reembarcarse precipitadamente, abandonando los cañones y municiones que tenían en el punto de operaciones.
Nunca más, que cuenten las crónicas, se vió a Dragut por nuestras tierras.
Sólo una curiosidad más.
¿Queréis saber cómo murió el pirata?
Veréis....
Cuando el sultán Soleimán atacó Malta en 1565, Turgut unió 16,000 hombres y 15 navíos. Murió a la edad de 41 años, el 23 de junio de 1565 en el terraplén del fuerte San Elmo. Un cañonazo golpeó en la superficie cercana a él haciendo que los escombros despedidos impactaran contra Turgut hiriéndole mortalmente.
Sin embargo, vivió lo suficiente para escuchar las noticias de la captura de St. Elmo.
Su cuerpo fue enterrado en Trípoli.
La ciudad donde nació fue nombrada Turgutreis, en honor a él.
Visité la cueva del Dragut
en un extremo del Faro de Cullera.
Se oían todavía en ella los llantos de las últimas mujeres
raptadas por los piratas
y las risas de sus raptores
mientras se mojaban con saliva sus barbas.

Desde aquella gruta
dicen que partían los barcos
bien pertrechos de víveres, mercancías y seres humanos
hacia unos nuevos destinos.

Hablamos de hace cientos de años,
casi nada, amigos,
de que esto pasará
y todavía esos llantos perviven en este lugar
pues las lagrimas que cayeron sobre las aguas del mar
continúan estando vivas
y azotan eternamente
los acantilados sobre los cuales la oquedad se abre en las entrañas de la montaña.

Me impresionó ver el mar
y su horizonte
y el silencio del lugar
y la tranquilidad del día.

Me sentí en el lugar un extraño,
un profanador casi de tumbas.

Discretamente me aparte hacia un rincón
y toque las paredes rocosas, húmedas, las acaricie
y creí sentir que eran los cuerpos desnudos de aquellas mujeres
que yacían emparedados en en interior de la gruta

Para cuando salí el mar enfadado
lanzaba sus aguas sobre la entrada de la cueva
y me ahogaba atormentado por la idea
que rondaba por mi cabeza. La noche
se llevó a las mujeres lejos, junto a ganados, pienso, comida y oro
y el pueblo quedó en tinieblas
hasta que las primeras luces de aquel día tan largo
se dejaron caer sin casualidad alguna sobre la Cullera violentada.

Gruñía el mar
y algunas gotas de sus aguas
se vinieron hasta mis mejillas. Sus besos, de cada una de ellas
me sirvió de despedida. Corta ella
la cueva volvió a quedarse vacías
con sus paredes frías y mojadas y con sus fantasmas rondando
alrededor y buscando sin descanso su salida.

El faro apagado no fue mi guía
no ahora ni en aquel día.

Autor: José Vte. Navarro Rubio  

POESÍA: CANTAR ALIVIA

     I
Si la tarde,
si el calor,
si la noche,
si los ruidos,
si todo, si nada, si pudiera yo,
al tiempo que escribo recitar una canción,
cantaría a los pobres del mundo,
a los que duermen dentro de cajas de cartón,
a los explotados por gentes sin corazón,
a los que lloran por no poder comer hoy o el día en que usted lea este poema con sabor a limón.

No depende de la extensión
sino más bien
como digo yo
del corazón que se le ponga a este verso que se escribió
en un día 8 de agosto, tal día, en Cullera, en el Año del del 2013, del Señor.

               II
He subido hasta el castillo de Cullera
como quien vuela sin más ayuda que unas zapatillas deportivas
y he caminado entre torreones y murallas antiguas,
rocas afiladas como guillotinas,
estrechas sendas en las que anidan sombras carcomidas
y ramas de árboles y hojas que silban al sentirse poseídas 
por al aire de tramontana que por la ladera de esa montaña se desliza.

Cae la montaña sobre la playa
que en su día
se vio por los piratas invadida
en forma de correrías
y por sus caudillos que los guiaban
de ciudad en ciudad y de villa en villa
navegando cauce hacia arriba
por el río Júcar  hasta más allá de Alzira. 

Perro y amo
se deslizan
ladera hacia abajo
hasta que por fin divisan
lo que fue una antigua senda por la que tuvieron que transitar jumentos y caballerías
trasportando alimentos a los soldados del fortín, que junto al letrero de CULLERA se divisa,
.
En la senda encuentro una herradura
con tres agujeros
del tamaño de una guija
lo cual me indica
que mi predicción no es fortuita.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: VERANO + VERANO + VERANO = A VERANO

                  I
El verano cruzaba entre las nubes
para venir a salir
en forma de rayo del sol.

El verano no tiene corazón
en eso de amar y de dar su calor.

Carcajadas al aire una caracola marina  algo me trasmitió
cuando me la apoyé sobre el pabellón,
auditivo. Si señor.

Colgaba como no
el verano de un calendario
hasta que se descolgó
el mes de agosto y dejó
cojo el verano. Como no,
anda por hay el verano
de puerta en puerta y de corazón en corazón
pidiendo consuelo
ese que no encontró
en el calendario del cual el mes de agosto se cayó.

            II
Todos ustedes se divierten,
los veo yo,
sobre la arena de la playa
bailando al son
de una rumba o samba o del cha cha chá del caracol.

En las terrazas de los bares
se habla de todo
y se pone en ello tanta pasión
que algunos
sin prestar mucha atención
se enteran de lo que en el mundo pasó
hoy
o el día
en que la historia se contó.

Los veranos son
un bálsamo para la nación
y sirven
presten atención
para rebajar la tensión.

Bienvenido sea el verano
con frío, lluvia o sol
y las verbenas con matasuegras, pitos y tambor,

               III
Cuando subo a la montaña
recuerdo lo mejor y lo peor
de ese afán mío por conquistar lo que nadie pisó.

Hoy subiré hasta el Castillo de Cullera
o lo que de él quedó
y  lo haré por su pendiente más empinada
sin azadón,
acompañado de mi perro
como si fuera un pastor
y  fuera a recoger un ganado que desparramado pasta cerca de un elevador.

Autor: José Vte. Navarro Rubio


POESÍA: VERANO DE CONFLICTOS EN ESTA ESPAÑA QUE VERANEA

             I
A  estos que gobiernan
les gusta mucho los conflictos a la ligera
primero fue con Marruecos
y con aquello del islote de nombre Perejil
del tamaño de una maceta
y ahora que el caso Barcenas aprieta
con el Peñón de Gibraltar
y en ello con Inglaterra.

Culebra veraniega
ya tenemos las páginas de los diarios llenas
de noticias sensacionalistas que tienen que ver con los llanitos
y esa roca llena de contrabandistas de tabaco y defraudadores a Hacienda
y colas largas que llegan
desde La Línea hasta la bandera de la Gran Bretaña
que en aquella roca ondea desde que los ingleses la tomaron por la fuerza.

                  II
Buscarini en esta playa de Cullera
hubiera hecho de las buenas
con su tenderete de libros en la acera
y bebiendo de lo lindo después en las verbenas.

Lo digo porque he visto una biblioteca playera
y en eso me ha venido a la cabeza
que no hace de esto mucho tiempo
Le dediqué más de 100 poemas
a quien fue el rey en la calle de las ventas de  dramas, cuentos y libros de poemas.

Aunque de Buscarini nada queda
en lo que se refiere a sus huesos y calavera
hay que decir en esta hora de siesta
que por fin se leen sus poemas
sin necesidad de pregonar su venta.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: VIVIMOS EN UNA JUNGLA

Que fácil es hacer literatura
una vez pagado el peaje y domesticado como si fueras una criatura
en jaula dorada
y con agua y comida
como dieta  incluida.

En una librería veo
libros con todo tipo de literaturas
imposibles de digerir
por mucho que uno lea durante toda su vida
un libro por minuto con sus pausas incluidas.

Los libros en el rastro se venden
como si fueran guindas
por kilos y si compras mas de uno con rebaja incluida.

Estamos no les quepa duda
en la era de lo imposible
por eso yo me cuido de guardar la compostura
y tal como me viene la pregunta
lanzo la respuesta
y observo la cara de quien me escucha.

Vuelven los jóvenes a esa escalera
que desde mi ventana se divisa
esperan ¿a que esperan?
parecen estar en una jungla
y ellos ser cazadores
en búsqueda de una pieza sobre la que practicar su puntería.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: 8 DE DICIEMBRE CON MUCHAS PRISAS

Viene el día marcado
en un calendario que avisa
que estamos a 8 de diciembre
y si nada ocurre en este día
seguiremos con el veraneo
hasta el toque de trompetas ya casi cruzada la línea
del 1 de septiembre, domingo, se diga donde se diga.

Las sombras sobre el edifico que se alza
a pocos metros de la ventana
que me sirve de puesto de vigía
alcanzan hasta una determinada altura
y proyectan como si fuera una línea discontinua
la parte más alta de la finca
en la cual yo tengo casa, cama y comida.

Todo invita
a ese descanso,
con siesta incluida,
que por estos lugares es parte inseparable de todo lo que tenga que ver con nuestras vidas.

Abajo en la calle un joven y una joven
se citan
y como si el mundo se hubiera parado
y todo corriera muy deprisa
se abrazan y besan
como si se conocieran de toda la vida.

Estamos en agosto
y se escucha la música
esa que descarna las paredes y se infiltra en nuestras vidas
sin tener en cuenta
si te gusta o no te gusta.

Al son de la música
en un aparcamiento de coches se juntan
jóvenes de diferentes edades para beber
más de lo que el hígado destila
y ya ebrios lanzarse a esa ruta
por la que llegar a esa discoteca de la que se escucha su música.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: TRES EN UNA

              I

El perro a mi lado vigila
tiene todo resuelto
desde el agua que bebe
a la comida con sus nutrientes y vitaminas.

Por pensar no piensa,
al menos esa sensación me inspira
aunque a la hora de la verdad me asalta alguna qu e otra duda.

Mi perro lo tiene todo hecho
por eso vigila
y espera a que yo grite ¡Vamos!
para ponerse en la puerta de patitas.

                         II
Sin internet en el apartamento desde el cual paso el verano
pervivo sin ningún tipo de medicinas
y no me dejo abatir por la amargura
de ver como los días
se alargan más de lo que uno se imagina.

Sin internet también se vive
sin ningún tipo de ayuda
ahora que práctico eso de hacer régimen y adelgazar de cintura.

8 de agosto
día grande de lotería
quizás la suerte caiga
y salve a alguien de hacer alguna tontería.

                        III
Resulta extraño verte delante de las aguas
entre gentes de diferentes culturas
aguantando todos los soles de España
que en las playas cae de forma gratuita.

Entre sombrillas y toallas
En la playa busco un hueco desde donde  poderme poner de puntillas.

Alcanzado el lugar
donde dejar sombrilla, zapatillas y silla
me meto en el agua
justo hasta la cintura
y desde dentro del agua vigilo
para no perder de vista
el lugar desde donde me lancé al agua para bendecir mi cuerpo como si fuera San Juan Bautista.

Ya bautizado
y victima de una fe infinita
retorno a ese trozo de junta
para seguir rugiendo
y protegiendo con los dientes y las uñas
mi destartalada guarida.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: TRAS EL PARQUE ESTABA LA MONTAÑA

Tras el parque estaba la montaña
en su estado más puro
como si por ella nunca hubiera subido nadie
hasta ese día.

Dejé el parque
en el que jugaban un niño y una niña
y saltando sobre la peñas
y comiéndome casi  la tierra allí donde surgía
trepe como una ardilla
casi de rama en rama, casi de de copa en copa hasta divisar por ventura
una pequeña meseta y más arriba
otra vez la montaña dura
con sus rocas inmensas y calores entrando hasta por las costuras de las ropas de ese día.

La montaña me acompañaba
de buena mañana con el sol ausente de nuestras vidas
y las primeras luces saliendo
por allí donde el cielo se abre como una sandía.

Poco a poco la montaña mostraba su dureza sobre mis rodillas
pero la fuerza de la voluntad
esa que mueve ruedas de molino me ayuda
y de esta forma llego a la meta que me impuse para disfrutar de mi aventura.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA TOMATINA DE BUÑOL Y ESE COLOR BERMELLÓN


Nació el tomate y descubrió
los muchos caminos del señor
para llegar a la perfección,
entre ellos ser balas de cañón
en las calles de Buñol
para este mes de agosto
en que dicha población
se vestirá de ese  color bermellón con tanta tradición.

La Tomatina de Buñol vio la luz del sol
para aquel año de 1945 del Señor
y entre Gigantes y Cabezudos salió
el primer tomate como un cohete a reacción.

Viene desde aquel momento
esta peculiar tradición
hasta el año 1956 en que se ilegalizó
por parte del Ministerio de Gobernación
y, ya, en 1958 su definitiva resurrección
sin ninguna otra más, hasta ahora, interrupción.

100 toneladas de tomates, 100 son,
afinen la puntería y pongan atención
pues en Buñol los tomates sirven para poder decir y con razón
que se conserva la tradición de lanzar tomates sin ton ni son.


Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: CAPARAZÓN EN TU CORAZÓN QUE YO SUEÑO VER ROTO

Leí en mitad de una calle
escrito con pintura blanca que la lluvia no se lleva,
"caparazón en tu corazón que yo sueño ver roto",
y no llegué a entender
a ese amoroso poeta
que con tanto tino ponía sobre la diana su flecha.

¿Se prodigará en halagos
nuestro amigo tan ducho en esa materia
de convertir en propaganda su amor no correspondido por parte de ella?
o
¿ Será ella
la que se recomponga el corazón con otros amores una vez el caparazón este abierto como una puerta?

Me quedo con la duda
ahora que el verano se acaba y ese anuncio tan llamativo escrito con letras grandes se queda
solo sobre la calle y a la espera
de que a su lado alguien escriba
roto está y contigo mi corazón se queda.

Autor: José Vte. Navarro Rubio


POESÍA: WACAN Y MUERTE EN LA SELVA

El mundo de los espíritus,
Wakan eres tú, altivo donde los hubiera.

Vaga el alma por los cielos
en forma de rastra blanca
buscando la vía láctea
donde poder descansar eternamente,
libre de Sichun, su fuerza,
y a la vera de su Dios Shakan, al cual venera

Reposa el guerrero
herido por la lanza
mientras el alma huye
de las fronteras de su cuerpo,
poseído todo él
por el sueño
y hambrienta el alma de nuevo dueño para dejarse caer una siesta.

Alma, Dios y lugar donde estás van
para vivir una vida eterna. Alma desterrada de la tierra,
entre gritos de dolor y ofrendas,
entre toques de tambor, y golpes en el pecho a esas horas en que se honra a un muerto en la selva.

Humo blanco que asciende
hasta que la vista pierde su estela
y mientras un cuerpo se pudre, lanza en su pecho y muerte certera.

Solo el viento sabe donde comienza
ese camino que lleva
donde las almas viven sin esperar que la noche les llene de sorpresas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LLUEVE Y NO PASA NADA

Llueve,
lunes y vacía la playa,
voy por el paseo
mojándome la cara,
Perseo también se mojaba
mientras  Homero que era ciego
componía historias que alguien le contaba
y que el encerraba
en un caballo de madera que comía espadas, hombres y lanzas
con sus cascos, escudos, armaduras y gorros con plumas de aves extrañas.
Llueve
y me mojo
¡que pasada!
expresión esta que significa que buena es el agua y que bien me viene en esta mañana.
Llueve y unos niños cantan
una canción que les ha enseñado su madre
de cuando ella era niña
y también se mojaba con diferentes aguas.
Llueve y los bancos vacíos me alarman
pues siempre los vi llenos
de ancianos que se contaban las canas,
de enamorados cogidos de las manos con una pasión rara
y de seres humanos de diferentes culturas no haciendo nada más que sentir la paz en sus almas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EN EL FORTÍN DE CULLERA SE HA LIBRADO UNA BATALLA

En el fortín de Cullera se ha librado una batalla.
He visto sus murallas derruidas como si por allí hubiera pasado una mesnada de caballeros
sedientos de venganza.
He visto su aljibe vacío de agua y en sus paredes crecer la hierba y tejer la telaraña su hilo con buenas arte
y con malas ideas por parte de quien teje tan taimada trampa.
Sus  cubos de defensa abiertos a lanzadas tienen en sus paredes escrita
alguna que otra palabra
que viene a decir con mayúsculas claras,
te conquisté mi amada aquí arriba donde solo llegan los que aman.
Unas antenas parabólicas se descubren donde en otros días se vigilaba,
recogen señales
que bajan
hasta el llano
para que veamos en pantalla
a un presidente de gobierno decir "Fin de la cita"
¡vaya cara!
He subido hasta las entrañas
de un cuerpo abierto a la soledad de una mañana
mientras mi perro alza la pata y mea sobre el tronco de un pino donde a punta de navaja
florece escrito sobre su corteza  la palabra:
Yo amo, tu amas.
 Desde el fortín de Cullera
el río Jucar parece una balsa
tranquila y apacible de agua.
Ya de bajada entre pinos y más pinos
en una cuesta larga
oigo unas campanas
y entre rezos que el aire se come en una pasada
llego a un plano para tomar aire y beber agua.
Abajo, ya el castillo a mis espaldas
me deslizo por unas escaleras
y ya entre más pinos y sonidos de canciones que de un coche se escapan
vuelvo a tomar el camino
de las milicias defensoras de esa ciudad cautiva desde los tiempos de los piratas
para pasar junto a cuatro torres que me aguardan
como si yo fuera el salvador de esa pequeña patria
y Cullera estuviera invadida desde la montaña a la playa

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: A SU TIEMPO TODO ENCAJA

A su tiempo todo encaja,
el pelo largo, las juergas hasta bien entrada la madrugada,
los estudios en la facultad,
las excavaciones arqueológicas en Paterna y Navarrés y allí donde nos llamaban
y un día la mili
para servir en un año de pre-democracia
al rey,
ya muerto Franco,
y a España.
Aquellas primeras elecciones democráticas
ya casi olvidadas
me las pasé por obediencia a las leyes militares
tan antiguas y pesadas
encorsetado con un fusil de asalto a mis espaldas
tras un pino a la espera de que alguien tocará un pito
o avisará
de que España era tomada
¿ no se por quién?
¿ ni por qué alguien esperaba
el retorno de un dictador muerto y enterrado baja una piedra pulida y bien grabada
en el vientre de una montaña?
¡Patrañas!
menos mal que todo terminó
en una cuartelada
de oficiales borrachos brindando en el cuarto de banderas
mientras la tropa en aquel cuartel de Zaragoza, situado a su entrada
miraba las estrellas y pensaba ¡Vaya lata!
Menos mal es la palabra
que España es diferente
y en España
hemos aprendido a meter las batallas
en el corazón de los vientos cuando por encima de nuestras cabezas pasan.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: MONTAÑA DE CULLERA CON SUS MUCHAS CARAS

Yo conozco esa montaña
por la que subo poco a poco  sorteando las grandes rocas
y dejando caer mis pisadas
sobre la tierra negra y sobre otras anteriores pisadas.

Subo sin mirar atrás
pues el pasado y lo anterior a estas palabras engaña
y si la montaña se hace pesada
más pesado es arrastrar aquello que pesa tanto que cansa.

Continuo con esa montaña que engaña,
pues desde abajo parece ser menos empinada
de lo que de verdad es cuando por ella te lanzas,
pensado en llegar a su vertiente de bajada.

Solo es montaña en esta mañana
y continuara siendo montaña
a pesar de que yo la mire desde abajo
ya conquistada.

Montaña de Cullera con sus muchas caras,
castillo, fortín, senda de subida y de bajada, faro y ensenada,
bloques de vivienda con paseo y playa
y caballitos de un tiovivo  dando vueltas en una explanada.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SONABA EL VIENTO Y VEÍA UNA TORMENTA DESDE XATIVA

Sonaba el viento,
¿si es que este suena y no canta?,
a música
y lo mirada para ver lo que el día nos traía.
Era negror que venía
desde el interior de las tierras Valencianas,
Xátiva parecía ser
la madre de las tormentas
pues el viento con su negror arrastraba manos alzadas
que ponían los pelos de punta.

Miré y me entretuve observando
y dije
son tres sin equivocarme.
Fueron tres los deseos que pensé
y tres los que lacé al aire cual moneda de una sola cara.

Primero:
que la historia no se repita
y volvamos a ver campos de exterminio
con seres humanos convertidos en conejillos de indias
y a familias enteras exterminadas por crueles asesinos
vestidos con uniformes militares
al servicio de un loco que se creía
asimismo ser Dios
y al cual todos adoraban.

Segundo:
Que los seres humanos no se olviden
y que las lecciones que no da la vida
sirvan para algo más que ser leídas y luego olvidadas.

Tercero:
Que la palabra democracia no sea utilizada como comodín
por aquellos que no creen en la palabra libertad
y se sirven de ella para ir más allá de lo razonable.

Llegó la tormenta
y las nubes se encargaron de descargar agua
al tiempo en que la cortina de la ventana de mi habitación se arremolinaba sobre la cama
como queriéndome decir álzate que harás tarde.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA ISLA DE LAS PALABRAS

La quilla del barco se hundía.
Rompía como si fuera un azadón de acero
el duro rostro del agua reblandecido a esas horas  en que los peces duermen
en esos confines concretos donde vinieron a nacer para un día morir con las agallas secas.

La quilla del barco enfilaba por aquel mar lleno de incógnitas
como si supiera lo que había más allá de su rostro afilado .

La quilla del barco medio sumergida se ahogaba
y a ello se debía que de vez en cuando
se alzará para respirar y comprobar el cielo y ver que todavía estaba viva.

La quilla del barco era medio cuerpo de sirena
con sus senos al aire
con su pelo tirado hacia los vientos de mediodía
y con su ombligo vomitando agua
al tiempo que se dejaba ver libre de escamas.

La quilla del barco me permitió seguir la estela de un delfín
al cual el mar le servía de pecera
y tras él anduve y me creí Dios del mar, solo uno, ese concreto de cada nacido.

La quilla del barco  miró hacia la isla
y se dirigió hacia ella.
Noté
la ausencia de palabras en el barco
pues todas venían e iban, de, hacia, aquel promontorio rocoso en forma de vocal alargada.

La quilla del barco chocó levemente contra las arenas firmes de la ensenada
y desde allí varado el barco bajé hasta la playa
para comprobar si era verdad  aquello de que las lenguas nacen, viven y mueren.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

domingo, 25 de agosto de 2013

POESÍA: ESAS PLAZAS TAN DIFERENTES

Una plaza y una calle y un pueblo
que lo fue en su día
dentro de la ciudad que lo acorrala
e intenta matar con sus altos edificios.

Una plaza y un destino
delante de un toro miura
y cuatro ojos que se miran con recelo y envidia
uno sin saber que le tienta la muerte y el otro que sabe que necesita matar para seguir ejerciendo su oficio.

Una plaza y una fiesta
con sus puestos de almendras, turrones y peladillas
y un niño que de reojo mira mientras piensa serás mía.

Una plaza y un puñado de jornaleros
a la espera de que amanezca para saber si trabajaran ese día.

Una plaza y un tiro
que suena en la sien de quien se mantiene de rodillas
con una venda en los ojos y una lagrima resbalándole por las mejillas.

Una plaza y unos niños jugando al tejo
en esas horas que van desde la salida del colegio hasta la comida.

Una plaza con sus bancos y fuente
y unos ancianos contándose historias de otros días
bajo la luz tenue de una farola
que desde lo alto los mira con respeto pue sabe mucho de sus vidas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...