lunes, 10 de febrero de 2014

POESÍA: Y DESPUÉS FUE LA NADA

 

Vengo de allí donde la nada
coexiste con los hombre y mujeres
y duerme bajo las mismas sábanas.
Es de aquellos lugares
con hoces colgando
de una tomiza lacia
y apeos de labranza
de los que vengo
después de una larga peonada
entre cachuchos, zoquetas, escabillos, picos, y palas,
siesta a la sombra de un herido olmo
que junto a un camino se alza
y miradas hacia el cielo
tan sereno
que sus silencios espantan.
Recorre la mente
las amplias praderas
con no más liebres y conejos escondidos tras las matas
que los que cuento
con los dedos de una mano
sin necesidad de más química cuántica
que dejar que el momento me lleve en andas
hasta allí donde en un día
de esos que en un calendario se marcan
puse una cruz
en señal de que algo pasaba.
En ciertos tiempos
de la historia de España
muchos pueblos
entre ellos Pinarejo
en La Mancha
quedaron convertidos
en ínsulas varadas
y en ellos
como si el tiempo no pasara
se resisten a morir las historias,
los cuentos con sus batallas,
las tradiciones y nuestras últimas palabras
antes de partir camino de donde los barcos naufragan.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...