jueves, 13 de marzo de 2014

POESÍA: CUENCA Y NO SE CUANTAS LEGUAS




Vengo del centro de esta España
que parece dormir una eterna siesta.
De allí donde los hombres
usaban de su palabra seria
para cerrar tratos y comprar y vender haciendas,
de ese lugar en concreto
llamado provincia de Cuenca
vengo todas las mañanas
aunque ella esté allí
y
yo aquí cerca
del cielo azul y del gran mar
que desde las costas africanas de rebote nos llega,
de ella me acuerdo
y ella
ni me conoce ni acierta
a decir quien es el que la quiere con tanta vehemencia.
Son hombres y mujeres
por aquellas mis tierras
hechos a vivir siempre pendientes de las cosechas,
de los jornales en el campo
y de lo que daban de si las pequeñas huertas,
los animales de corral
y los viejos olivos y cepas.
¡Cuenca!
Todavía durmiendo
¡Cuenca!
Con su resaca y con sus ventoleras.
Los que nos fuimos y los que se quedaron
heredamos las mismas penas
que tienen que ver como las buenas cosechas
con aquellos olores ya perdidos
a cenizas y brasas en la chimenea,
a pucheros, mojetes, tocinos, quesos y jamones, a escarchas, hielos y fríos
para los inviernos tan duros como los ceporros de leña
y a esas cuatro letras
con las cuales muchos llegaban a adultos sin peerderse ninguna partida a la brisca ni ninguna cuerva

Autor: José Vte. Navarro Rubio

1 comentario :

  1. Muy bueno José Vicente.¡Enhorabuena por tu espacio!
    Contigo comparto mi amor a cueca y sus cosas desde mi infancia en Las Pedroñeras, luego Cuenca,después Madrid. Mi intento de blog: TRAS-HUMAR.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...