viernes, 11 de abril de 2014

OCHO APELLIDOS VASCOS

LA CRÍTICA: Ocho apellidos vascos: http://cinefagosanonimos.blogspot.com.es/

Con denominación de origen
A veces me pregunto qué convierte en éxito a determinadas películas hasta el punto de convertirlas en fenómenos sociales. Será la campaña de promoción, o un boca a boca que ensalza las pocas virtudes del producto. O será, simplemente, que soy incapaz de reírme a mandíbula abierta como esa señora que suele estar presente en todo cine en este tipo de propuestas, y que se parte la caja con cualquier plano o frase. Vamos, que no tengo sentido del humor.

Que no se malinterpreten mis palabras. No es que “Ocho apellidos vascos” no merezca el éxito que está cosechando. Es una buena película, y una efectiva comedia, y me alegro por ella, su equipo responsable y por todo el cine español. Fenómenos así le hacen mucha falta, y ojalá se sigan produciendo. Pero tras verla no hay nada en ella que justifique todo el revuelo que se ha montado a su alrededor. Es una comedia simpática, resultona, pero sencilla y nada destacable. Por hacernos una idea, otras propuestas mucho más hilarantes y acertadas en lo que a comedia se refiere como las recientes “Tres bodas de más” y “La gran familia española”, aunque fueron taquillazos en su momento, merecían arrasar tanto como la que nos ocupa o incluso más.

“Ocho apellidos vascos” es una comedia local, muy española, con denominación de origen. Fuera de nuestras fronteras tiene muy difícil el triunfo. Sus gags son puro diálogo basado en las diferencias entre pueblos, entre norte y sur, entre andaluces y vascos. Su guión recoge una selección de tópicos interminable sobre sendas regiones, y los explota sin complejos. Unos tópicos con los que más de un espectador podría sentirse ofendido.

Se ve con facilidad y ligereza, pero a pesar de su denominación de origen, no hay nada en ella que tenga pedigrí. Su director, Emilio Martínez-Lázaro no aporta un estilo personal reconocible más allá de la comedia española costumbrista que viene confeccionando desde los comienzos de su carrera. En su guión, escrito a cuatro manos por el tándem Borja Cobeaga-Diego San José, no se reconoce el tipo de humor de los autores de las imprescindibles “Pagafantas” y “No Controles”. Es decir, que podría haber sido dirigida y escrita por cualquier otro, y habría dado lo mismo.

Eso sí, buena parte de que no se quede en una colección de tópicos graciosa está en su acertadísimo reparto. Dani Rovira y Clara Lago, graciosísimos los dos y tan deliciosa ella como siempre, soportan sobre sus espaldas con convicción y naturalidad el protagonismo de la cinta. Carmen Machi demuestra una vez más su buena mano para la comedia, si bien su personaje demandaba algo más de desarrollo. Y Karra Elejalde viene a confirmar de nuevo el gran actor que es, y cómo mejora trabajo tras trabajo. Lo demás, una cinta simpática, pero no rompedora ni inolvidable. Pero ante el capote que le está echando a nuestro cine, bien necesitamos más estrenos como este.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...