lunes, 21 de abril de 2014

POESÍA: MALA NOCHE PARA VELAR SIN MEDIDA

Hoy es noche que no acompaña.
Es noche de estar ella solita
con sus luceros y estrellas del alma
y caballitos del mar explorando las costas acantiladas
bajo la luz de la luna.
Tupidas las sombras
como cabelleras sedientas de brillantina
relame una lengua un bigote mientras hacia el cielo despunta envuelto en gomina.
Talento llega hasta esta librería
en la cual mato los ratos
a golpe seco de los dedos sobre las mismas teclas que me sirven de almohadilla.
Sale el talento
a golpe de palabras que entre las páginas de los libros se excitan
por ser las primeras en ser leídas.
Entre ellas se citan:
mesa,
silla,
ventana,
mujer,
jaula,
reloj,
misa,
hambre

Que quieren que les diga.
Sirven para decir entre otras cosas
las que a continuación se explican:

Sobre la mesa cubierta por encima
de un tapete blanco sobre el que descansa una vajilla
humea el caldo que a borbotones sale de una olla podrida.
Sin el menor ruido
se sitúan los comensales sobre las sillas
y ya todos dispuestos para dar buena cuenta de la comida
entra por la ventana de la que cuelga una jaula con una perdiz herida por la melancolía
La mujer mira el reloj
se hace la hora de ir a misa
a ello se debe el que todos coman con hambre y deprisa
a sabiendas de que el último quitará la mesa y apartará sobre la pared las sillas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...