viernes, 4 de julio de 2014

POESÍA. BOABDIL Y SU REINO DE GRANADA PERDIDO


   

Como la luna que cae,
luz eterna,
alivio,
en un parque,
en un retiro,
por los años convertido
en lugar al que acudir
para huir
como lo hizo
quien no teniendo donde esconderse
desde un mirador
vio
con ojos de niño,
sus palacios
y sus fuentes,
sus jardines
y tesoros escondidos,
todo,
todo,
por no decir
para él se acabó la vida en este mundo,
perdido,
en un día
y en un siglo,
que para la historia quedó
para unos
los vencedores
como un hito
y para los otros
los vencidos
como un descalabro
tan mayúsculo
que desde allí,
desde el otro lado
de un río
con no mas agua
que la que cabe en un botijo,
Boabdil,
así se llamaba ese rey
al que su madre
inmortalizó
para risa de algunos,
derramó tantas lágrimas
como ningún otro ser
en la historia del mundo
hasta entonces nunca se había hecho
ni nunca más se hizo.
Hay que ver
lo que valía Granada
tan querida por todos
y por algunos
deseada hasta el punto
de inmortalizar el trance
con un cuadro pintado
en el que se contempla,
en ello el pintor tuvo algún lapsus interruptus,
a un rey
entregando unas llaves
y a otros,
el y ella,
tan a su gusto,
recogiendo el regalo
y mostrando su altivez
mirando de reojo
la joya de su corona
con todo lo que había dentro
de la ciudad
y de sus recintos.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...