viernes, 4 de julio de 2014

POESÍA: DE VALENCIA A GRANADA



La litera abierta
llama a dormir
antes de llegar a Granada.

Como si fueran
los tiempos de la posguerra
y uno se fuera
a la vendimia
aquella, tan narrada,
por tierras
de los gabachos, Francia,
o a las minas de la Silesia
en Alemania,
el tren marcha
mientras se anuncia
por la megafonía
la llegada a las estaciones
que despierta
a quien goza de la noche
encalomado en una litera
a la espera
que el tren nocturno
amanezca
en esa ciudad, Granada,
donde se alza la Alhambra

La noche
no me desespera
y el sueño
por ser suave
como la lana
me lleva
por la geografía de España
esa
que es tan exuberante
como una cabellera
provista de buena melena
por el viento zarrandeada.

 A las siete de la mañana
retreta, con una cierta pereza
en el cuerpo alojada
y a las siete y media

el revisor se despide,
de quienes en la estación nos apeamos,
para volver a comenzar su jornada.

Ahora llega el  momento
de arrastrar las maletas
por las aceras
de esa ciudad de Granada
que nos espera
para que disfrutemos con ella
de la misma forma que lo vienen haciendo
los millones de turistas
que hasta ella se acercan
para visitar la Alhambra
y llevarse, entre alabanzas,
millones de fotografías
que para si quisiera
el que les cuenta y habla.

Por el frío que pasé
camino de Granada
 en un tren de primera
les dejo con una copla,
que así se lanza ella:
Y después... la almohada,
pesarosa del rizo y la postura
y la sábana helada,
-mortaja de blancura-
plisándose sin voz a mi cintura.


Autor: José Vicente Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...