miércoles, 24 de septiembre de 2014

ENGAÑAPASTOR



Caprimulgus ruficollis en su nido
Su nombre científico es Caprimulgus ruficollis, si bien en la península se le conoce con el nombre común de Chotacabras pardo. A pesar de ello en la zona de Sierra Espuña ese nombre apenas si se le atribuye refiriéndose a él como "engañapastor": cuando los pastores que antaño conducían sus rebaños por la sierra tropezaban por casualidad con un nido de engañapastor, el adulto realizaba vuelos de unos pocos metros simulando estar herida y no poder volar bien. De este modo el pastor que trataba de capturarlo no hacía sino seguir al ave que de forma astuta y con vuelos cortos conseguía alejarlo del nido al que protegía.
Se trata de un ave de hábitos nocturnos que se alimenta de insectos que captura en pleno vuelo.
Presenta un plumaje críptico que le hace pasar desapercibido durante el día cuando descansa en el suelo. Los ojos son característicamente grandes y negros. Durante el día los mantiene cerrados o entornados y si los abre llaman la atención rápidamente por su tamaño y color. La cabeza presenta una forma aplastada y el pico es pequeño, con una serie de cerdas a los lados que utiliza para atrapar los insectos con más facilidad.
Cuando vuela su silueta recuerda a la de las golondrinas y vencejos, si bien su tamaño es considerablemente mayor.
Puesta del C. ruficollis con un polluelo y un huevo aún sin eclosionar.
El chotacabras apenas si construye nido: generalmente realiza la puesta en el suelo, buscando áreas pedregosas y con arbustos esparcidos y arbolado próximos. Los huevos son cónicos y por su coloración críptica y forma son realmente difíciles de ver, aún estando junto a ellos pues se confunden con los guijarros del suelo. Suelen realizar dos puestas, una en mayo y otra a finales de junio de uno o dos huevos. La incubación dura unos 19 días y pronto los pollos son capaces de saltar con fuerza. Si el nido es descubierto los adultos pueden mover los huevos de sitio haciéndolos rodar por el suelo hasta una nueva ubicación.
El engañapastor es un ave migratoria: en invierno habita en zonas próximas a Mali, Níger y en general los países próximos al golfo de Guinea. Su migración es nocturna por lo que ha sido poco observada. Llegan a la nuestro país a finales de abril. En verano podemos verlos en la península ibérica excepto en las zonas más septentrionales y en el norte de África en Marruecos, Túnez y hasta Argelia.
Más información en estos enlaces:

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...