viernes, 26 de septiembre de 2014

POESÍA: SÉ TÚ MISMO Y PIENSA



No hay nada más hermoso que el tú
que avanza sobre la naturaleza
cogido de la mano clamando leyes nuevas que no llegan.
Tu eres el ser de las estepas
siempre esperando que en el invierno no nieve
 para que los caminos no queden enterrados
y con ellos las alas de la libertad que rondan por nuestras cabezas.
Tú eres el que vives en la selva
a la espera de que las altas ramas de los árboles que por el cielo trepan
caiga el maná que si llega servirá para alimentar a la tribu que te espera.
Tú eres el que en las ciudades has construido una vida que te llena
al igual que un cántaro roto sin gota de agua que llevarse a la boca seca.
Tú eres el que no sabe lo que la mano izquierda hace mientras que con la derecha
rehuyes el contacto con la gente y dices a la vez sentir pena.
El tú que por tu cuerpo navega es como la maquinaria rota que espera
volver a ser quien tira de las penas que a montones se acumulan en nuestras cabezas.
Quizás en todas partes haya un tú en quien confiar con la certeza del que trepa
hasta las altas cimas de la paciencia
para ver como las nubes pueblan el paisaje por el cual consumimos  tanto esfuerzo y paciencia.
Del tiempo que dominamos a veces nos queda palabras sajadas por la navaja
que moldea las estrellas
para que siempre se de una luz,
hasta en las noches más llenas de oscuridad en las cavernas de nuestra existencia.
Juro, por jurar que no sea,
que me dejaré llevar sin más cautelas
por el sonido atronador de la voz de quienes no se sienten devorados por el mundo que les rodea.
No siente el que no vive,
ni siente el que nada espera,
solo siente el que se pone una meta
y escribe en su libreta
con el estilo que la vida ha impuesto a su existencia
aquello que no le gusta y de lo cual  reniega.
Quienquiera que tú seas, el de éste o de otros poemas, ten paciencia,
la suficiente para descubrir donde está tu meta
y si la encuentras
intenta llegar el primero y poner en ella una bandera
pues la vida está repleta de esas cosas de las cuales renegamos y en nada nos recompensan.
Ten fe, en lo que nos queda por vivir
evocando siempre esos pasajes que crean conciencia de hombres libres
a pesar de las ataduras de las fuerzas vivas que pueblan la tierra.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...