sábado, 15 de febrero de 2014

POESÍA: DE ESOS OASIS OLVIDADOS



Voy haciendo poesías.
Clavando clavos
sobre una pared
de papel pintada con garabatos.
Lo que ahora me gusta
dentro de unos instantes
será algo pasado.
Para eso está el hacedor de poesías
y en ello se involucra,
tanto en su trabajo
que el papel sobre el que escribe,
la tinta que usa en sus trabajos,
el tiempo que pierde
forman parte de sus esencias como ser humano.
Nieva en la montaña
al igual que otros años
entre pinos y peñas,
gamos, conejos y aves agazapadas baja las ramas de un árbol,
ahora miro las montañas del Kilimanjaro
y veo a un ciego subiendo
como si fuera un alpinista consagrado,
aquí no se rompe nada,
ni versos, ni poemas, ni los trazos
pues todo tiene su sitio
dentro de una caja fuerte a la que solo se puede acceder si has hecho bien tu trabajo.
Por unas dunas se ven
unos camellos y a sus lomos totalmente embozados
camelleros africanos desfilando
en pos de cualquier oasis
de esos que nos enseñaron
con palmeras y estanque, pozo de brocal de barro engalanado
y bella faraona egipcia
durmiendo en un sarcófago

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: MAROMAS, CASTILLOS Y FLECHAZOS



Me veo
golpe a golpe
como maroma
tirando de un barco en las costas acantiladas despedazado.

Aguas que salpican.
olas y tornados llegando
hasta un estanque dorado
por años de entrega a un mismo legado
repartir,
recoger,
cosechar tallos y frutos todavía en tiempo de ser recolectados.

Asido estoy desde mi primer grito como ser humano
a esa esperanza,
a ese retazo
de lienzo mal pintado
que es el mundo en el que vivimos
¿no se por quién inventado?
para provecho de unos pocos
y de otros tumba y olvido sin ningún tipo de agasajo.

Corro sin espanto
hacia esos rayos y truenos
que se ven en noches de tormentas por el cielo pasando
y desde la terraza llena recuerdos que voy atesorando
escojo los más fuertes y en sí destemplados
para hacer con ellos un castillo de fuegos en el cielo expansionados
con que agasajar mis cumpleaños.

Hoy es un día
bien marcado en un calendario
en que San Valentín
se ha levantado muy temprano
para llamar puerta a puerta avisando
de que hagamos un parón en nuestro trabajo
y cojamos ese haz de flechas
para que Cupida nos las lance con su encanto.

Autor: José Vte. Navarro Rubio 

POESÍA: INQUIETO ESTOY Y ASÍ EN UN ESPEJO ME VEO

 
No quiero escribir en páginas muertas
para que mi poesía perviva en un mausoleo
como si los tiempos fueran siempre los mismos
y lo que yo escribí en un instante concreto
sirva para todos los momentos
de la vida de todos aquellos
que son sujetos de los avatares cotidianos del destino que la sociedad les mete en el alma y cuerpo.

Nace la poesía y vive
para crecer siendo diferente y en ello
se encuentra la esencia de lo que realmente queremos.

¿Leer?
¿a quién?
¿Cómo?
¿Cuando es el momento?

¿Que me importa a mi todo aquello
que no me sirve para entender
el día en el que vivo,
mis relaciones con el medio
y la historia concreta del país que en el DNI figura como lugar de mi nacimiento?

Inquieto estoy
y así en un espejo me veo
ya sea leyendo
"Los Cantos" de Pound
o el "Ulises" de Joyce
del cual se, no me da vergüenza ello,
lo que figura escrito en la tapa dura y más concretamente en su reverso.

Me mueven las historias
de todos aquellos
conciudadanos contemporáneos de mi pueblo,
lo demás
llámese escritura creativa o cultura material de los imperios
lo dejo, aparto, comprimo, alejo,
no fuera el caso concreto
que me contaminara, por fuera y por dentro,
y esa mancha alcanzara mi cerebro.

Escribir es fácil
esta al alcance de quienes pongan en ello
un poco de empeño,
total consiste
en creer en lo que se hace
y lanzarlo a los vientos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

LA VANGUARDIA E INTERNET UBUWEB Y KENNETH GOLDSMITH: ALGUNAS REFLEXIONES ACERCA DE LA POESÍA



¿Qué significa, en un contexto así, declararse poeta? ¿Qué clase de poeta es Kenneth Goldsmith? “Soy un poeta contemporáneo. La poesía hoy adopta formas que antes era imposible sospechar que pudieran llegar a existir. Hay poetas que inoculan palabras en las estructuras del ADN; poetas que hacen películas que funcionan como poemas; poetas que transcriben documentos legales. La poesía es un espacio muerto del que hay que apoderarse, y el lugar donde hay más posibilidades es la Red. En realidad, siendo rigurosos, la misión del poeta hoy es no escribir poesía”.

La última afirmación nos sitúa de lleno en la idea de que la escritura no debe ser creativa. “La nueva escritura consiste en no escribir y la nueva lectura consiste en no leer. Aunque no hay que tomarlo literalmente, esencialmente ahí se encierra una gran verdad. Nuestra relación con el lenguaje ha cambiado y, como consecuencia de ello, ha cambiado nuestra relación con la lectura y la escritura. Con el bombardeo de información a que estamos sometidos, nadie es capaz de mantener la atención fija durante mucho tiempo. El déficit de atención es una nueva forma de vanguardia. En un contexto de hiperabundancia textual, carece por completo de sentido infligir nuevos textos al mundo. Lo que considerábamos que era nuestra propia producción es algo tan minúsculo e irrelevante en el océano de la textualidad digital que ¿qué nos podemos proponer? ¿Añadir una gotita más a ese océano o intentar sacar cubos gigantescos llenos de un material tan rico como el agua y verterlos en otro tipo de contenedores? En mi opinión esa es la tarea a la que se enfrentan los jóvenes escritores”.

Goldsmith expone muchas de estas ideas en la recopilación de ensayos Escritura no creativa. Uno de ellos lleva por título La venganza del texto. ¿A qué se refiere exactamente Goldsmith? “Todos estábamos convencidos de que el mundo iba a convertirse en el imperio de lo visual, un lugar lleno de imágenes. Pensábamos que estaríamos rodeados de ellas. Es lo que profetizó McLuhan, pero si miramos a nuestro alrededor lo único que vemos es gente que no para de escribir, leer y textear, vivimos inmersos en el lenguaje de un modo que jamás nadie se había atrevido a soñar”. En otro de los ensayos, La condición material del lenguaje, Goldsmith examina lo que sucede hoy en el universo textual: “Antes el lenguaje escrito estaba atrapado en la página impresa y no se podía hacer nada con él, pero con el lenguaje digital podemos hacer lo que nos dé la gana. Lo podemos recortar, arrojarlo al mundo como spam,enviarlo por correo electrónico. Se puede intercalar una canción en un texto, manipularlo con Photoshop, imprimirlo en una camiseta. Antes no teníamos ninguna de estas posibilidades. Las palabras se han convertido hoy en un material plástico. La poesía concreta, de la que todo el mundo se había olvidado, vuelve a cobrar importancia, y lo mismo ocurre con el movimiento situacionista”.

Otro de los ensayos somete a examen la idea de la apropiación de textos ajenos. “El collage y el pastiche siempre habían existido en literatura. Se podía coger una frase o un verso y componer otra cosa, pero ahora con un par de golpes de teclado se puede copiar no ya un libro entero, sino las obras completas de Shakespeare, que de repente se convierten en propiedad tuya”.

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/02/12/actualidad/1392223183_765280.html

viernes, 14 de febrero de 2014

POESÍA: EL DÍA EN QUE CIRONDO FUE HECHO PRISIONERO POR SOLDADOS DE CABALLERÍA




La historia cuenta mentiras
que se trasmiten como la polvorilla,
aunque si en ella te recreas 
y pones puntería
al final se ve la luz 
y lo que en principio parecía una batida
para acabar con un bandolero y su cuadrilla
se convierte en una batalla entre soldados que defendían
cada uno de ellos y a su manera a la España que querían.

Las facciones del Peregil y del Picazo
estaban en el punto de mira
del comandante de una columna
que se debía 
a las ordenes que recibía
por aquellos años de mil ochocientos treinta y cinco, 
de la regente María Cristina

Dicen que hasta  el pueblo de Solera
llegó un 25 de diciembre de 1835 la caballería
con once soldados a caballo y un capitán que los dirigía
para matar o hacer prisionero a Cirondo y su cuadrilla
que por aquella zona andaban haciendo fechorías.

En una noche lóbrega
de aullidos en la montaña y nieve hasta más allá de la rodillas
hasta El Peral se arriman
los soldados y la milicia
para acabar con quien era
el terror de las tropas realistas
por aquellas tierras tan pobres como una vieja zapatilla.

El mesonero del Peral
Francisco Antonio León,
por Cirondo lo conocían,
estaba en aquellas Navidades en buena compañía
con un hijo de su alma
y otro compañero que bien le servía
cuando sintieron gritos en el pueblo de Solera donde se escondían

Tras registrar las casas que a su paso les salían
con bayonetas caladas y teas encendidas
y entre gritos que se oían
hasta más allá de donde los cerros se perdían
por fin caerían las tropas y milicias
sobre el lugar exacto donde Cirondo, Manuel y Nicolas, hijo y muy buen amigo de cuadrilla tenían por aquello noche su guarída.

Tres horas duro la refriega
entre milicianos del Campillo de Alto Buey,
los soldados del escuadrón ligero de caballería
y los bandoleros del Picazo y del Peral
que en una casa se escondían.

A las seis de la mañana padre e hijo heridos por balas perdidas
pidieron el alto el fuego a voz partida
y llenos de cadenas de vil meta construídas
fueron conducidos como alimañas cazadas en una batida
hasta la cabeza de partido para que se hicieran con ellos justicia.

Los pobres de la zona  salían
hasta los caminos para despedir a quien les socorría
y con lágrimas en los ojos y gestos de ternura
rogaban a Dios y maldecían
a aquella milicia urbana y a aquellos soldados de caballería
que por servir a una reina se llevaban al rey que para ellos querían.

Cirondo que los ve
atiende con su vista
todas aquellas muestra de apoyo
mientras mira a su hijo que todavía respira
y se le oye decir con voz
que parecía salir del fondo de una mina
en mitad de aquella senda maldita:

"No pedir por mí
y si sois buenos cristianos
saber que en el monte también Dios atiende a quienes por mi suplican".

Sobre su cuerpo abatido
al cabo de unos días
unas palomas volarían
en señal de esa paz que el quería.
Palomas que marcharían
después del duelo y despedida
camino de una cueva con dos salidas
en la que Cirondo en sus tiempos vivía
cuando en El Peral residía y de las tropas y de las milicias se escondía.

Por Villaescusa y Palomares
otras refriegas también se producirían
por aquellos años y días
en nombre de una reina
que para ella quería
ganar plazas y reinar sobre una España dividida.

Las márgenes del Záncara
son escudriñadas por milicias
que buscan a Reserva y a su cuadrilla
para llevarlos hasta Cuenca y allí darles la pena merecida.

Para 1856 en España se oía
para esos días que Narvaez desde su cima imponía
leyes fundamentales del estado que de esta forma se acatarían:

Que  vivan, vivan los nuestros
y viva la religión;
viva la reina absoluta,
muera la Constitución. 


Mientras en El peral y La Jara
en esos años de tanta apatía e inestabilidad política
algunos maldecían
el día en que el Cirondo y la Gavilla
fueron exterminados en nombre de la justicia.

Como todos se quieren tomar justicia
las casas de algunos allegados a aquellas antiguas milicias
serían apedreadas de noche y de día
y sus ocupantes hechos prisioneros para que decidiera la justicia,
pues Cirondo y la Gavilla no fueron criminales que sirvieran su lujuria
ya que repartían los dineros que cogían
entre ellos a la afamada, en El Peral, tía Fermina.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

BANDOLEROS CONQUENSES: FRANCISCO ANTONIO LEÓN O CIRONDO DEL PERAL



 (La leyenda del bandolero conquense Miguel Cirondo Cuartero jamás contada) Leyendas de Cuenca

 

ERNESTO CUELLAR TOLEDO




CUEVA DEL CIRONDO La historia del bandolero Cirondo, un personaje nacido allá por 1820, supuestamente en este pueblo, que robaba a los ricos para dar sustento a los pobres y que a la edad de ocho años ya se inició en estos hábitos para darle lo robado a “la tía Fermina”y a una viejecita que cuidaba de su nieto huérfano. Cuando murió Cirondo, se dice que anunciaron su muerte unas palomas girando alrededor de su lecho de muerte.
El refugio de dicho bandolero fue una cueva de dos salidas situada en una paraje montañoso del nuestro pueblo. Dicha cueva hoy conserva el nombre de “Cueva de Cirondo”.

 El Eco del comercio. 1/1/1835, n.º 246, página 2.:
 Por noticias que hemos recibido del Campillo de Alto Buey en la provincia de Cuenca, sabemos que en el día 26 del corriente fué preso el cabecilla de la facción de aquella villa Francisco Antonio León, conocido por Cirondo, el mesonero del Peral, en el pueblo de Solera, perteneciente a aquel partido, en compañía de su hijo Manuel, y del forajido Nicolas Segovía, vecino del Picazo. Este importante servicio se ha debido a la benemérita milicia urbana del Campillo con algunos soldados del escuadrón ligero de Madrid, dirigidos por el capitán D. José Toxá. Los facciosos se defendieron desesperadamente por espació de tres horas, haciendo un fuego muy vivo; pero a las seis de la mañana se rindieron.después de heridos padre é hijo. Todos tres fueron conducidos a  la cabeza del partido sin  desgracia alguna de parte de los leales, y el Alcalde mayor sé ocupa en activar el sumario, para que reciban el condigno castigo, y descubrir la conspiración en que se hallaban envueltos. Este suceso es de tanta importancia, que confían en que asegurará la tranquilidad de aquella tierra.
 La Revista española (Madrid). 5/1/1835, página 2.:
 CUENCA 30 de diciembre.—La feliz distribución que el Sr. comandante general dé esta provincia ha hecho de las pequeñas fuerzas militares destinadas á ella, acaba de producir después de otros dichos resultados útiles el más interesante que pudiera desearse para el sosiego de los pueblos y seguridad de los caminos. El capitán de caballería D. José Antonio Foxá, comandante de la columna del Cabrel, cayó en la noche del 25 del corriente sobre el pueblo de Solera con once soldados del escuadrón  ligero de Madrid y los milicianos urbanos del Campillo de Alto Buey; arrastrando los peligros e incomodidades de una noche lóbrega y nevosa, por caminos casi intransitables. Registradas varias casas sospechosas, halló por fin á las tres de la mañana ocultos en una de ellas al famoso Cirondo, mesonero del Peral, á su hijo y á Colas Segovia, vecino del Picazo, que recibieron á la tropa á balazos defendiéndose hasta las seis en que heridos los dos primeros se rindieron á discreción. El .señor comandante general ha dado inmediatamente disposiciones para que Cirondo sea fusilado en el Peral, de donde ha salido por el espacio de treinta y tres años á ejercer los robos y asesinatos mas viles con espanto de toda la provincia, é igualmente su hijo, discípulo del padre muy aprovechado en la maldad. Estos eran el resto y la esperanza de los facciosos de Peregil y de Picazo; y á seguida de su prisión se han presentado implorando el indulto los últimos once individuos que andaban todavía errantes por los bosques desde su loco y temerario arrojo.
 La Revista española (Madrid). 26/1/1835, página 3.:
S. M. ha mandado dar las gracias á los que concurrieron á la captura de Círondo y compañeros, que ya sufrieron la pena merecida por sus crímenes: los de San Clemente y poblaciones inmediatas han reconocido estos últimos días las márgenes del Zancara en persecución del célebre salteador Reserva y otros compañeros que la Milicia de Villaescusa logró aprehender la noche del 6 del corriente hemos visto conducir el sábado á esta capital dos ó tres desertores que hacia meses se abrigaban en Palomares del Campo desleales á su juramento v sobrado cobardes, para reusar tomar parte en las glorias que sus compañeros fieles adquieren combatiendo por su Reina y por su patria. Resta ahora que de Buendía si no son diferentes á la buena reputación de esta villa aprehendan ó ahuyenten de su termino á los cuatro facciosos que por su apatía ó su imprudente compasión han permitido hasta hoy en él ocasionando nuevos y excesos no sin escándalo de la comarca y de la provincia.
El Clamor público. 24/12/1856, página 1.:
Hé aqui la letrilla con que se rinde un tributo de respeto á la ley fundamental del Estado, restablecida por el ministerio Narvaez:
Que  vivan, vivan los nuestros
y viva la religión;
viva la reina absoluta,
muera la Constitución. 
Los progresistas no tienen de qué avergonzarse ni arrepentirse: solo pueden sentir, y sienten los males que se causan á los honrados nacionales (como los del pueblo del Peral), que por haber contribuido con los de La Jara á la muerte de
Cirondo y al exterminio de la gavilla, se les tiene hoy encerrados y apedreadas sus casas. Vergüenza dá ver lo que en esta provincia sucede!....» 
La Época (Madrid. 1849). 3/1/1870, n.º 6.811, página 3.




MAQUIS Y GUERRILLEROS EN LA PROVINCIA DE CUENCA


 

FUENTE: Un proyecto de investigación en los registros civiles castellano-manchegos: testimonio
documental de nuestras víctimas. Pilar Laparra Martí

En Minglanilla, muy cercano al  paraje de Contreras, en el que se han encontrado un total de quince inscripciones. De estas hay que destacar cuatro que hacen referencia explícita a bandoleros. La primera de estas inscripciones corresponde a la defunción de V. S. V.,21 de 35 años y de profesión delincuente, que falleció en Minglanilla muerto en (rebelión) con las Fuerzas de la Guardia Civil a
consecuencia de fractura y destrucción de masa encefálica por disparo de arma de fuego según resulta de diligencias de la autopsia. En este caso aparece explícitamente la causa de la muerte y los causantes de la misma, además de la profesión que se le adjudica por parte de los  encargados de llevar a cabo la inscripción. En los otros tres casos relacionados con guerrilleros,  también se detallan las causas del fallecimiento y los autores de las mismas. Las dos primeras corresponden a las muertes de S. P. F. y M. R. R.,22 de 34 y 43 años respectivamente, fallecidos en despoblado quebradas del río Cabriel, Cuevas Blancas, en combate con la Fuerza Pública.  Al contrario de la anterior, en esta ocasión no se habla de la Guardia civil, aunque dado el contexto en el que nos encontramos, seguramente haría referencia al mismo organismo. El tercero de estos casos es más llamativo que los anteriores porque no se conoce ningún dato personal excepto la edad (22 años) y la profesión, bandolero. Falleció el mismo día que los dos anteriores y por las mismas causas. En las tres entradas hay una anotación a lápiz en el margen izquierdo en el que se indican datos sobre el aspecto y la complexión de los cadáveres, la ropa que llevaban en el momento del fallecimiento y los enseres personales que portaban.
 
En Valverde del Júcar F. L. L. de 35 años de edad, fallecido en esta villa 1950 a consecuencia de muerte violenta por arma de fuego de la Guardia civil según  autopsia practicada al cadáver. Se trata de un vecino que estaba, junto a uno de sus hermanos, escondido en los montes cercanos al municipio desde que concluyó la guerra, hasta ese día en que la Guardia Civil le dio caza y lo asesinó en un paraje cercano a la localidad denominado “Mezquitas”.

CONQUENSES EN LA GUERRILLA ANTIFACISTA






FUENTE:
http://lahistoriaenlamemoria.blogspot.com.es/ 

Manuel Angulo Díez “Minayero”. Vecino de Las Pedroñeras (Cuenca). Colaborador de la Agrupación Guerrillera de Albacete. El 30 de marzo de 1946, tras asaltar el domicilio de Ramón López Casamayor y detener a dos guerrilleros, la guardia civil tuvo conocimiento que en la casa de enfrente, la de Manuel Angulo, podía encontrarse otro, Sebastián Moya “Chichango”. Iniciado el asalto fue hallado un subfusil Thompson y una pistola Star, arrebatada a uno de los dos guardias abatidos por la guerrilla el 5 de febrero de 1946 en la Casa o Coque de Alite, cerca de Villarrobledo (Albacete). “Chichango” logró escapar, siendo detenido Manuel Angulo. ALCÁZAR, Francisco, ESCOBAR, Tomás y HERNÁNDEZ, Javier, 2004, 210
BUSTOS ROZALEN, Eustasio. Natural de Almonacid del Marquesado (Cuenca). Obrero agrícola de 36 años. Presidente de la Sociedad de Trabajadores de la Tierra de Ribas de Jarama. Acusado de la muerte del cura párroco, fue fusilado el 17 de abril de 1943, junto a nueve personas más, en las tapias del cementerio madrileño del Este. AHPCE, Represión política, caja 44, carpeta 41/2; GARCÍA, Manuel, 2012, 233; NÚÑEZ, Mirta y ROJAS, Antonio, 1997, 159 y 174

BUENO SANZ, Mariano. Vecino de Huerta del Marquesado (Cuenca). Fue detenido el 30 de abril de 1946, junto a más de treinta personas, en la zona de Cañete (Cuenca), acusadas de colaborar con la guerrilla. Se cebaron principalmente sobre los componentes de la CNT y las personas mayores. Algunos no superaron nunca las consecuencias físicas de los interrogatorios. CAVA, Salvador F., 2004b, 255

BUEDO, Juan. Fue muerto el 25 de julio de 1945 en Honrubia (Cuenca), acusado de colaborar con los infiltrados desde Francia. FERNÁNDEZ, Salvador, 2004b, 249

BUEDO PACHECO, Fabián “Cavavegas” o “Joaquín”. Natural de Las Pedroñeras (Cuenca); vecino de Socuéllamos (Ciudad Real). Comenzó su actividad clandestina en septiembre de 1945, integrándose, junto con su hermano Fernando, en un comité de Unión Nacional (UNE) que su cuñado Juan Haro “Moro” organizaba en Las Pedroñeras. A la vez daban amparo a guerrilleros, como a Sebastián Moya “Chichango”. En marzo de 1946 se llevó a cabo una redada en Las Pedroñeras en la que fueron detenidos 80 campesinos, entre ellos Juan Haro, lo que motivó que Fabián y Fernando Buedo se marcharan, incorporándose el primero de ellos a la Agrupación Guerrillera de Albacete-La Mancha. Tras la asamblea celebrada en el verano de 1946 en el cerro Cinco Navajos, cerca de Ruidera (Ciudad Real), “Joaquín” pasó a formar parte de la guerrilla, al mando de Alfonso Ortiz “Vicente”. En julio de 1947 se celebra una segunda asamblea en Cinco Navajos, a la que asisten 22 guerrilleros. Tras una jornada de discusión política, “Pepe” fue confirmado como jefe, organizándose 3 guerrillas. “Cavavegas” se integró en la tercera, al mando de Evaristo Rubio “Pocarropa”. Tenía su base principal en Los Chospes (Albacete). El 9 de octubre de 1947, encontrándose junto a otros tres guerrilleros en una casa de Tomelloso (Ciudad Real), se vieron atacados por guardias civiles, municipales y falangistas. Para romper el cerco, lanzaron varias bombas de mano, matando a un Guardia Civil. En el enfrentamiento murieron los guerrilleros Daniel López “Zabala” y José Buedo “Modisto”, siendo detenido Francisco Gallardo “Enrique”. Fabián Buedo, herido en un brazo y costado logró huir, refugiándose en Villarrobledo (Albacete). De allí marchará a Socuéllamos (Ciudad Real). Sintiéndose inseguro, el 22 de octubre de 1947, en compañía de Pedro Morales “Cantinflas”, buscará refugio en el monte de Pedroñeras. De allí pasarán por diversas bases, cambiando constantemente de lugar. Según señala Francisco Moreno, a comienzos de enero de 1948, la familia de “Cantinflas” empezó a preparar la entrega de éste, exigiéndoles que la entrega tenía que ser junto a “Joaquín” y “Cavavegas”. Entonces le tendieron una trampa, mandándole un recado para que acudiera a Socuéllamos. Cuando se enteró de lo que pasaba, “Joaquín” quiso suicidarse. Por fin lo convencieron y se formalizó la entrega de los tres el 17 de enero de 1948 en Socuéllamos. Con sus declaraciones lo que quedaba de la 5ª Agrupación recibió la puntilla. Sólo en Cuenca fueron detenidas 144 personas y otras muchas en Ciudad Real y Albacete. Los tres quedaron en libertad condicional, en Socuéllamos, para servir de gancho. En mayo de 1948, al no ser necesarios sus servicios, ingresaron en prisión. El juicio se celebró en Ciudad Real el 6 de julio de 1949. “Joaquín” fue condenado a muerte, siéndole luego conmutada la pena; “Cantinflas” a 25 años; y “Cavavega”, a diez. ALCÁZAR, Francisco, ESCOBAR, Tomás y HERNÁNDEZ, Javier, 2004, 228; MORENO, Francisco, 2001, 459-464, 466-467, 628-631, 634-638, 643, 727 y 732

CASTAÑARES, Clemente. Natural de El Provencio (Cuenca). Enlace de la Agrupación Guerrillera de Albacete-La Mancha, en cuya casa les guardaba armas y municiones. MORENO, Francisco, 2001, 464

CASTELLANO CARRASCO, Luciano. Natural de Osa de la Vega (Cuenca); vecino de Madrid. Albañil de 45 años; casado, con 5 hijos. Policía durante la guerra. Detenido por los franquistas, ingresa en prisión el 6 de septiembre de 1939, siendo acusado de haber pertenecido a la checa de Santa Rita. Condenado a muerte, fue fusilado el 26 de septiembre de 1940, junto a catorce personas más, en las tapias del cementerio del Este, en Madrid. AGHD, Tribunal Militar Territorial 1º, fondo Madrid, sumario 48.349; AHPCE, Represión política, caja 44, carpeta 41/2; GARCÍA, Manuel, 2011, 250; NÚÑEZ, Mirta y ROJAS, Antonio, 1997, 142 y 178

CASTILLO ESCUDERO, Emiliano. Natural de Parras de la Vega (Cuenca). El final de la guerra le sorprendió en Cataluña, pasando a Francia. FERNÁNDEZ, Salvador, 2004b, 242

POEMA: INGENIERIA MECÁNICA O TEORÍA DE LO ABSURDO


Es lo inverosímil
la palabra transformada,
a
m
o
r,

y el renglón y seguido,
sobre todo lo que hay en el firmamento,
y los adjetivos posesivos,

m
i
o

y

t
u
y
o,

y la preposición, desde y continuo,

a
q
u
e
l

m
o
m
e
n
t
o

e
n

q
u
e

u
n
a

e
s
t
r
e
l
l
a

e
r
r
a
n
t
e

s
e

c
r
u
z
ó

e
n

n
u
e
s
t
r
o
s

c
a
m
i
n
o
s.

Es el verbo querer con su presente de indicativo,

quiero,

y es todo lo que nos une más allá de lo que se cree ninguno.

Autor: José Vte. Navarro Rubio


POESÍA: LA MANCHA Y SUS BUENAS VISTAS



Siempre fueron,
en esos mis viajes a Pinarejo,
y no son casualidades de la vida,
las localidades de La Almarcha y Honrubia
parada y fonda
ya fuera para comidas de mediodías
o cenas en esas horas de la partida.
Y no lejos de allí tras pasar por un puente elevado de la autovía
en el Castillo de Garcimuñoz y su Cueva
 uno si quiere y puede se disfruta
de un buen ambiente, bebida, cama y música.
En mis viajes a Pinarejo
desde siempre se viene reproduciendo el mismo tipo de conducta,
dos paradas obligadas
y si el tiempo da para alguna escapadita
tres a los sumo, incluida algún restaurante de Alarcón o de La Motilla,
antes de divisar los primeros tejados de Pinarejo
desde la carretera que hasta allí nos arrima .
Con los años
uno cada vez que sale de casas
lo hace con otro tipo de perspectivas
que tienen que ver
con disfrutar de las buenas vistas
que se pueden contemplar en los encantos de esos pueblos de La Mancha,
de cal, en sus paredes derretida,
y que todavía
se resisten a caer en brazos de esta modernidad
tan mal entendida
y en esos otros lugares, alejados de carreteras y autovías
solo aptos para ser entendidos con buenas dosis de filosofía
por quienes en estas tierras queridas
vieron la luz del sol en sus primeros días de vida.

Autor: José Vte. Navarro Rubio


jueves, 13 de febrero de 2014

POESÍA: MI PATRIA SON MIS RECUERDOS, ENTRE ELLOS LOS DE PINAREJO

 


Mi patria son mis recuerdos
teñidos de todos los colores de la paleta de un pintor de lo abstracto
al que solo lo entienden los que tienen andar ligero
y disfrutan de las prerrogativas de hacer lo que quieren sin dar explicaciones ni ser objeto
de otra cosa que no sea vivir de acuerdo con ese sentido común propio de los labriegos. .
Patria chica
la de aquel pedazo de pueblo, Pinarejo,
en el destierro de una España rural
siempre dependiendo
de las buenas aguas y dulces vientos
para que las cosechas crecieran fértiles
en granos y frutos con que alimentar la panza de los hambrientos.
Mi patria nace en el fondo de mis lamentos
pues los buenos españoles desde siempre han muerto
de espaldas al gran público y maldiciendo
los malos gobiernos
de los reyes con sus reinados, válidos y consejos
de nobles aderezados de medallones y de mil camelos.
Patria la de nuestros abuelos
reducida al mínimo tras muros, tejas y estancias revestidas de paredes de cal y de techos
de los que colgaban melones, chorizos y algún que otro jamón añejo,
y en la alacena de puertas carcomidas por los buenos deseos
jarra de aceite, porrón de vino y pan tan tierno
que en la boca se deshacía con tan solo hincarle el diente en sueños.
Mi patria, esa que quiero,
no conoce de otras historias que no sean
la que los buenos españoles vienen haciendo
desde antes de que nadie pusiera nombre a las provincias, comunidades, ciudades y pueblos
y es tanto mi desvelo
y en esto gasto tanto tiempo
que cuando oigo decir a algunos políticos que quieren romper el consenso
se me erizan hasta los pelos
pues España para lo malo y para lo bueno
no necesita de profetas ni de cuatreros
de aquellos
que como en el lejano oeste
robaban las reses y las marcaban de nuevo a fuego.
Queda esto
que vengo diciendo
para general conocimiento
de los que siguen este blog
y de todos aquellos
que entran por curiosidad y se van, allá ellos,
a lo mejor un poco molestos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SOBRE LAS PEDROÑERAS HACE 100 AÑOS VOLANDO





Hispanismo heroico por el tiempo taladrado
ya está bien de hablar de ajos y más ajos,
digo y hago,
y me pongo de inmediato
a glosar las maravillas
de un pueblo tan serrano
que por ser  de La Mancha
un diamante con esmero tallado
se merece que se le piropee
de vez en cuando,
con respeto y cariño,
tal y como en estos casos esta mandado.

Hablemos con paciencia
y desmedido descaro
de las Pedroñeras resaltando
su conjunto monumental
de casas, iglesia, convento,
casonas y palacios
y sin dejar detalle
en ningún escondite guardado,
y sin engañar a nadie
con dulce sonata
de juglar a su amada cantando
ahora  mismo comenzamos
para que nadie diga que vaya, el mío, descaro.

Ya mis dedos sobre las teclas golpeando
merece ser resaltada La Plaza,
con su iglesia desde siempre,
así me lo han contado,
lugar de culto y muy sagrado,
residencia de jesuitas y de talentosos sabios
y Ayuntamiento  con bandera al aire engalanado.

Tiene La Plaza muchos años
y significa tanto
en la historia de este pueblo tan estimado
que por allí han pasado
todos los nacidos en Las Pedroñeras
ya sea para ir a la escuela,
 de jornaleros al campo
o para descansar en sus bancos
cuando el pelo ya teñido de blanco
pide su merecido descanso.

Entre forjas de hierro
y acero a fuego labrado
y carpintería de pinos milenarios
nos enseña Las Pedroñeras
en menos que canta un gallo
sus casas solariegas
de nobles e hidalgos,
casonas de cuatro yuntas y más de un carro,
posadas donde comer, dar descanso,
y dormir roncando a pies descalzos
y palacios de todos los tamaños.

Si por Las Pedroñeras, su casco,
se continua caminado
nos encontraremos entre sobresaltos
con magníficos portones
en piedra muy finamente  labrados
con buenas artes y mejores manos.

Entre tantas casas casi de bruces nos pegamos
con la de Mendizabal
y entre venidos encantamientos mágicos
llegamos a la bien conocida casa del curato
y de tanto caminar, en tan reducido espacio, desembocamos
en el  palacio de los Molinas
con su ermita adosada
como si uno y otra ¡que encanto!
estuvieran desde siempre en acogedor abrazo.

La casa de los Ortega
es otra de esas mansiones
de recio estilo castellano
y no le vas en zaga,
vaya por delante mi relato,
la casa de los Zapata, Condesa y Bosch,
que se pueden ver sin reparos
si pasean y toman del sol,
por esas tierras de casi obligado baño.

Llama la atención por su estilo depurado
la Residencia de los Jesuitas
con un portón de medio punto, dovelado
y como quien nada quiere,
pero así es el caso, flanqueado
por columnas,
como si estuviéramos en el Vaticano
o en el Partenón de Atenas adivinando
como fue aquel recinto con dinamita volado.

A todo esto de reojo mirando
descubro, no son tallos de trigos por la sequía  doblados,
un  orden jónico corintio
tan bien depurado
que en lo que se refiere a este edificio
se adorna
con blasones reales en ellos rematados.

De argamasa y sillarejo
se reviste,
desde que así la diseñaron,
la ermita de San Julián
con su interior rematado
por una nave dividida en tres tramos,
altar desde donde elevar los cantos
y coro sostenido por arco muy rebajado.

Sobre suelo rocoso,
así me gusta a mi que los edificios se levanten
sin más ni menos apaños,
la ermita del Santo Sepulcro
resplandece entre halagos
como si fuera un témpano
de hielo bien congelado
para goce, como debe ser, de todos los cristianos.

Destaca en su entramado
de paredes, techos y tejados
su  mampostería revocada
y cal de medio palmo
y para que no se diga
que en su construcción no hubo desamparo
su pórtico vino, entre milagros,  
casi volando,
desde la iglesia del Robledillo,
este último un antiguo poblado.

De tanto hablar de ermitas
me estoy quedando helado
por eso le toca ahora a la del Santo Cristo
adosada como ya hemos hablado
a la Casa Palacio de los Molinas ¡buen palacio!
con portada adintelada,
arquitrabe, pilastras y bolas
que le dan aspecto aburguesado,
aunque de ella se sabe tanto
que todos sus rezos no caben
en costal alguno
aunque este vació de polvo y grano.

Y ahora, ya acabando
me quedo con Dios a la espera de que alguien respire
y diga si quiere algo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EN EL PARADOR DE ALARCÓN CABALLERO FUÍ NOMBRADO

 

Me dejé caer sobre Alarcón,
a esas horas en que en las mesas humeaban unos buenos platos de gazpachos
y lo hice a sabiendas de que este pueblo me serviría de reclamo
para hablar de las bondades de la provincia de Cuenca
desde las sierras a los llanos
y desde los pantanos hasta los lugares de su geografía más alejados.

Alarcón era villa y cabecera de casi un arzobispado
con tantas murallas y castillos, iglesias, hostales y nobles en sus palacios aposentados
que cuando llegas a sus plazas
y miras hacia donde se divisan las aguas que corren hasta el lugar para reposar en sus remansos
ves algo más que tierras plantadas de girasoles, olivos, vides y cereales de diferentes granos.

Iba por aquel día pensando
en aquellos otros tiempos en que el infante Don Juan Manuel por allí pasaba a caballo
disfrutando de la caza con sus halcones engalanados
de capuchones como si fueran verdugos encima de un cadalso
a punto de pasar por la horca a algún condenado.

A estas horas de la tarde resulta de mal trago
después de venir del trabajo
leer sobre asuntos que aun queriendo será imposible realizarlos
es por ello que me dedico
a contar de lo que puedo y hago
la mitad de la mitad por si acaso.

Alarcón, de Valencia a un paso,
se abre como si fuera la torta de un girasol para enseñarnos
sus casas y plazas,
su parador y sus palacios,
sus murallas y riberas de ese río que desciende camino del mar murmurando.

Quién no para en Alarcón
y quién no disfruta de sus paisajes embrujados
no sabe lo que se pierde
por mucho que le cuenten otros lo bien que lo pasaron.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

miércoles, 12 de febrero de 2014

POESÍA: DESDE REDMON ALGUIEN VIGILA

 
Desde Redmon alguien me vigila
y de vez en cuando me manda algún mensaje en forma de luz difusa.
Ha sido meterme con la China
para comprobar en un instante
como desde cuarenta puntos diferentes del planeta se encendían
alarmas en forma de entradas masivas
no fuera el caso que este blog estuviera al servicio de alguna potencia enemiga.
A todos y todas les doy la bienvenida
mientras me alegro por otra parte de que demuestren tanto interés hacia lo que desde aquí se teoriza.
Como una marea humana
se multiplican las entradas en esta noche casi de carnaval o como en Cuenca se dice
de entierro de la sardina
y como si estuviéramos de fiesta con comparsa incluida
yo sin irme por los cerros de Ubeda
me quedo quieto en mi sitio
a la espera de la próxima cita
con esos amigos o amigas que desde Redmon, Washington, otean en este estanque de la memoria
a la búsqueda o captura de alguna sardineta o merluza.

Autor: José Vte. Navarro Rubio



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...