sábado, 22 de marzo de 2014

POESÍA: HACE DE ESTO 37 AÑOS: ¿SIN ADOLFO SUAREZ QUE HUBIERA PASADO?



Antes o después
¿Cuándo?
No se el momento exacto
en que enfundado de soldado
España me llenaba tanto
como un vaso de vino tinto
por mis labios acariciado.

La España de la que les hablo
es de una época determinada
y resonaba a voces de mando
en un cuartel de caballería de Zaragoza
y más concretamente en una explanada o gran patio
en el que un escuadrón de soldados
se preparaban, por si acaso, ¿se esperaba algo?

Fue para esos momentos
en los que los partidos políticos en 1977 se legalizaron.
y se hicieron las primeras elecciones generales en medio de temores por ese gran paso.
De ahí lo que les relato.

Eramos soldados de reemplazo
condenados a obedecer al mando.

En aquellos años
por mi cabeza pasaban golondrinas volando.

Recuerdo que estabamos acuartelados
y que de vez en cuando salíamos para formar
con los vehículos motor en marcha y alineados,
Conductor al volante y el resto bien cuadrados.
entre oficiales y mandos dando consignas de tonos elevados.

Había miedo
era aquello de: ¡por si acaso!
Viene esto a cuenta de ese político tan poco valorado,
Adolfo Suarez,
al que España le debe tanto.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: HOY NO TRABAJAMOS




Hoy no abro.
Descanso.
Lo siento
Me entiende. ¿Es su caso?
La puerta de casa cerrada a cal y canto
me protege de todos aquellos  que con sus engaños
vienen a venderme  luces y relámpagos.
No abro la puerta
¡no la abro!
que se fastidien los vendedores de sus respectivos ramos,
eléctricas, gas, editoriales, telefonías, seguros de vida. Paro (de parar, en este caso)
y como reclamo
te ofrecen lo habido y por haber
y si no les haces caso
encima ponen cara de enfado.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ESE TIC TAC



El día anda cansado
respira poco a poco, entre destajos,
y tiene el día ese al cual estamos citando
el corazón muy alterado
entre taquicardias y pasmos.

Ritmo lento,
ritmo acelerado,
tic-tac a ratos
suena el corazón a reloj colgado
e la pared de un casino al que acuden de vez en cuando
parroquianos que beben el café de cazo.

Como si no existiera más mundo
que el que nos dado
nos encerramos a cal y canto
entre las cuatro paredes
de todo lo que aprendemos y nos enseñaron.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: UN POEMA YACE OLVIDADO EN LA RED



Un poema yace olvidado en la red
y se queda viejo
y se
convierte otra vez
en eco apagado en una garganta y en deseo a la vez
de volver a ser
aquello para lo que fue concebido
por ella y él.
El poeta y ella su musa, el papel,
él la quería y ella
que sabía que era su mujer
le peinaba y preparaba la comida
con tintas y bolígrafos, de madera, plástico, metal y plumas de pavo real arrancadas para no crecer.
De esta forma vivían ella y él
a sabiendas
de que ese blog
en el cual se retrataba nuestro amigo con tanta delicadeza y sencillez
no pasaba de ser
una caja negra que nada deja ver.
Murió ella
y continuo él
intentado sacar punta
a nuevos poemas que se le cocían en el buen entender dentro de sus adentros a más no poder.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: UNA SOLA HISTORIA

 

Una sola historia la de muchas vidas

África naufraga
cuando Occidente se convierte en faro
y los que se llegan hasta esas costas doradas
se encuentran con una realidad diferente. Tragedias e historias que hablan
de la gran mentira en la que vivimos.

Chimamanda es
esa luz que hace falta.
Mensajera que rescata.
Voz viva.
Página sagrada
de un continente que asimismo no se ama.

Hay otros mundos,
a poca distancia,
a nuestras espaldas,
tras una verja,
en un monte cuyo nombre me espanta.

hay fantasmas
que en las mañanas con nieblas
resaltan
y se ven avanzar
como si fueran orugas procesionarias
bajando de los pinos
para conquistar nuevos árboles en los que construir sus moradas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: CAREL FABRITIUS, DONNA TARTT Y EL JILGUERO


 

El Park Avenue tuvo la culpa
de que un jilguero de hermosas plumas
volara desde una tabla
en la cual descansaba,
pintado y a sus anchas.

Libre ya de las ataduras
buscará el jilguero las páginas
de un libro
como nueva jaula
más en consonancia con otro tipo de vida y cultura más clara.

Carel Fabritius
no intuyó nunca
lo que con el jilguero que el pintó sobre una tabla
pasaría trescientos años después de que él así lo expresara.

 Donna Tartt lo convertiría
como si fuera un cuento de hadas
en el icono de una novela, la suya, tan bien tramada.

Todo empieza con una explosión
en el metropolitan. Casi nada. la novela se pone trágica,
aunque todo ya venía de otra historia más real y trágica
quien tiene que ver con el polvorín de Delft
en el cual, por desgracia,
Carel Fabritius perdería allá por el siglo XVIII la vida,
sesgada por la dinamita, pólvora y metralla.

Mal día fue aquel
para salir de casa
y menos para pasar cerca de donde se lío tan especial "Nit del Foc" sin fallas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio 

POESÍA: CIEN PÁJAROS Y PÁJARAS EN UNA JAULA



Cien pájaros y pájaras en una jaula
cada uno con su destino
cantar, piar, volar y jugar a lo que les viene en gana.

Sobre un palo duermen
con la esperanza
de que la puerta se abra
y volar hacia aquellos lugares que son parte de su pequeña patria.

Para cuando llega la época de celo
la que se arma en la jaula
y sin que nadie recuerde los motivos de tanta venganza
los picotazos se convierten en la forma más concreta de aplicarse venganzas.

En la jaula se descansa
ya los pajaritos y las pájaras
cansados de darse el pico y es tal la paz que se respira en esa cárcel tan bien dotada
que nadie recuerda una tregua tan larga.

En el palo los pájaros y las pájaras
sueñan añorando con los días en que volaban
entre campos, ríos, charcos y charcas.

La esperanza
brilla en sus ojos abiertos como pequeñas ventanas,
ojos de buey
de un buque que se marcha
al encuentro de las corrientes, tormentas y cascadas de agua
para volver trayendo como carga
jaulas inmensas de pájaros y pájaras
que servirán para llenar nuevas jaulas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio
 

POESÍA: AQUELLAS VIEJAS TEORIAS

 
Era mahou-ista
muy fiel a su doctrina
en todo lo que tenía que ver
con que la cerveza estuviera muy fría
y fuera buena la compañía.

Su vida interior
se parecía
a esa cerveza que tan a gusto se bebía
y ello
se mire como se mire
y se diga lo que se diga
le servía
para afianzarse en su doctrina
de dejar que el mundo fuera a su deriva
con tal de que a él
no le complicaran la vida.

Mahatma Gandhi había sido para él
algo más que dogma, fe y doctrina
y desde las alturas, Tibet, meseta tibetana,cordillera del Himalaya y el desierto de Taklamakán
le llegaba en forma de partituras musicales esa sensatez que solo se respira
cuando uno aprende a beber de las fuentes escritas
todo aquello que le sirve, si bien se usa, 
para crecer en libertades políticas.

En su mirada precisa
de espécimen acostumbrado a amar la vida
despuntaban puntos de luz
que llamaban la atención por su intensidad y blancura
y otra vez de vuelta
a ese santuario en el cual la cerveza de garganta en garganta corría
nuestro amigo el mahou-ista
disfrutaba poniendo en juego sus excentricas teorías.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: POR LAS FUENTES DEL NILO


 
Un soneto me manda hacer Violante
con un encargo muy persuasivo
que trate del amor
sin ningún tipo de mensaje oculto,
aunque para ello haya que ir
a las Fuentes Perdidas del Nilo,
allí donde las aguas se juntan
y una vez olvidados los pleitos antiguos
bajan a favor de la corriente
entre temblores, dudas y martirios
hasta llegar tal y como está escrito
a la remota Alejandría
tragada por un Dios poderoso
de un solo trago y sin tragar saliva.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: EL MORIR DEBE SER COMO CERRAR UN LIBRO



Digo yo
¿Será mucho?
que morir será como cerrar de golpe un libro,
dejar sin leer un último poema
arrancado por la muerte
entre suplicios
de saberse ido
sin haber cumplido ese último cometido
de dar rienda suelta a los sentimientos
y llevar el goce de lo leído
hasta ese instante justo
en que la lecturas se confunde con uno mismo.
Morir será lo mismo
que un caos de estrellas,
que un diluvio,
ya confundido el ser
y vagando el espíritu,
sin ánimo ninguno,
por esos vacíos
en los cuales solo brotan
sentimientos que no dan frutos.
En la muerte
y sin libros
¿Qué será del poeta?
¿Qué será de los escritores que desde siempre han vivido
entre páginas y escritos?

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: PEQUEÑOS LUGARES Y GRANDES MOMENTOS




Es el algarrobo imbatido
de tronco fornido
y echando frutos
el último guerrero y guardián de los campos de la España seca como un higo chumbo.
Es como si este sitio,
al cual vengo
de vez en cuando atraído
por los silencios que se respiran
y los delirios
de los pájaros jugando
y de los grillos molestando
con sus cánticos llenos de patriotismo,
fuera algo más que un pequeño parque
en la falda de una montaña perdido.
Hasta allí me llevan los recuerdos
y los pasos
en un día de señalado signo fallero
con sus tracas y bandas marcando ritmo.
Todo en el parque parece dormido
desde la última vez que por allí pasé
camino  de una senda de largo recorrido.
Veo con alivio
al olivo floreciendo
en un invierno ya caduco
sin aguas ni grandes fríos,
y el banco de madera reseca y desteñido, vacío,
a la espera de que vuelvan los enamorados a sentarse
y quererse juntos.
Quedo tranquilo
al menos por aquí,
pienso en décimas de segundo,
el olvido ha servido
para recuperar los recuerdos puros.

Autor: José Vicente Navarro Rubio 

viernes, 21 de marzo de 2014

POESÍA: EN NOCHES Y MÁS NOCHES

 

Hoy no quiero otra cosa
que vivir despierto en estas mis horas de retiro.

Aunque avance la noche
decae en cuanto me siento atraído
por esos silencios, por esos suspiros, por esos ruidos,
escondidos todos ellos
en el fondo de su profundo bolsillo.

 ¿Será por eso
que me vuelvo al igual que Julio Cesar,
antes de morir a manos de Marco Bruto,
taciturno?

No se por qué motivo
más que nunca
¡Qué cruel es el destino!
resucito como si fuera un viejo torbellino
el viejo oficio
de velador de mi mismo

Miedo, ninguno,
son los parpados los que aguantan el velamen
de esa nave que navega sin rumbo
entre la cornea y el iris, mares claros y oscuros,
y se sienten todos ellos,
mis amigos y amigas de infortunio,
tan seguros
que el sueño asustado huye
hacia los abismos
de otros ojos amenizados por cánticos líricos.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LECHE A CÁNTAROS

 

Hoy vendrá el lechero
a la puerta llamando
y de una soga llevará colgando
a una vaca que le ayuda en su trabajo.
Leche entera
es la que se cuece en un cazo
mientras la nata se pega y con la cuchara la sacamos.
La vaca y el lechero,
la leche, la cuchara y el cazo
son el mejor de los reclamos
para volver la vista atrás
y comprobar como aunque el tiempo ha pasado
siempre queda algo
en lo que pensar
sin necesidad de remover el pasado.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: POR EL PASEO DE CULLERA CAMINANDO


 

Mar de Cullera
abierto y casi en brazos
en unas horas en las que su paseo se muestra solitario.
Abandonado
a su destino
el mar golpea a ratos
y lo hace sin sentido
y sin entender,
es es el caso,
el por qué lo hace
en esos momentos tan determinados
en que el paseo, que le sirve de atajo,
se muestran tan solitario.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: SEGUNDOS QUE PARECEN AÑOS

 

Todo entra en un segundo
suspiros, alegrías, tristezas y desencantos.
Los segundos están fabricados
al igual que las sogas de los ahorcados
de hilo de pita o de cáñamo.
Aprietan los segundos
y pasan volando
y dejan tras de sí colgando
cadáveres y enfermos cabizbajos.
Un segundo fue suficiente
para que en él se quedaran clavados
los ojos de una mujer que lo enamoraron.


Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ENTRE TRUENOS Y RAYOS

 

La tormenta trae truenos y rayos
agua a raudales
y soles apagados.
Huye la luna
y deja el cielo solitario.
Tal vez la luna
desconozca lo que es un ocaso
y por eso se marcha de jarana
de vez en cuando
a esas cantinas del cielo
en las que los borrachos
levantan las copas al cielo
y se les viene encima ese liquido sagrado
que se deja querer mientras va entre cantinelas de mano en mano.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DE VEZ EN CUANDO LINGOTAZO



¡Ay amigo!
si te sabe a poco
bebete otro buen vaso de vino
pisado a ritmo de pasodoble, tango. Vino
de aquel que bebían
a buen seguro nuestros antepasados
después de la siega
en el campo
celebrando las cosechas de los buenos años.
y con esto acabo
entre nubes de humo
y con tal de no  resultar cansado
entre retazos
de papel
escritos con bolígrafo
de trazo grueso, mal perfilado.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: BANDERAS AL AIRE



Te escribo ahora
que el sol con su presencia anima
a salir a la calle y disfrutar de este día.
Si el tiempo fuera otro,
si nacer hubiera sido en Andalucía
a lo buen seguro
que otro sería el giro de esta poesía.
Por estar, estoy
en una villa
con castillo, mar, montaña y un río que la visita.
Desde aquí
uno se anima
a disfrutar de este día
de cielos luminosos,
aire que no se mueve ni una pizca
y bandas de música
preparadas para asaltar la calle
y a poco que se les diga proclamar la III República

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: Y HOY ESTOY DE CENTINELA


 

Y hoy estoy de centinela;
poca defensa es la mía
y continuo en esta melodía
para decirles con angustía
que no hay trincheras a la vista,
ni campos de batallas donde crezcan a su antojo las margaritas.
De centinela
y con los ojos puestos en la lejanía
un soldado se muerde los labios
entre fuegos de morteros y rafagas que peinan todo lo que sabresale por encima
de la tierra misma.

Autor. José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: EN FALLAS Y ESCRIBIENDO POESÍAS




Es obligación del poeta escribir.
Te escribo
ya el reloj a punto
de llegar esa hora del mediodía
en que la mesa preparada espera de nuestra visita.
Es día de fallas
con pasacalles y tracas incluidas,
buñuelos con chocolate,
bocadillos de salchichas
y falleros y falleras contemplando con angustias contenidas
esos monumentos que a poco que avancemos en el día
pasarán a mejor vida.
La mar en calma se curva
para enseñar esa superficie,
la suya,
en estos momentos tan lisa
sobre la que los barcos de pesca navegan sin muchas prisas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: AROMAS Y DÍAS

 

Descubro del día sus aromas,
en cada momento los suyos.
A café caliente
cuando hace frío
y si me apuran
a aceite de ricino, para otros momentos menos divertidos.
No puedo dejar de pensar
es mi oficio
en todo aquello que nos rodea
y que nunca será de uno.
Solo aspiro
a ser testigo.
Sin más
paso página y continuo.

Autor: José Vicente Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...