sábado, 29 de marzo de 2014

POESÍA SETENTA Y CINCO CLAVOS HINCADOS PARA ALGUNOS ENTRE LAS UÑAS

 

Ya la muerte no es tal muerte
¿hay dudas?.
Ya las trincheras yacen enterradas,
ni en ellas,
en los frentes de zonas por donde vuelan cuervos, grajas y aves taciturnas,
se reciben cartas,
ni a ras de la tierra misma
suenan las ametralladoras pelando las ideas y creando campos abonados a preguntas.

Ya un juez pago cara Su osadía
de velar por los perdedores: huérfanos, padres y hermanos, parientes, vecinos y viudas
de quienes yacen perdidos
sin cánticos, ofrendas ni misas.

Ya setenta y cinco años se abren como testimonio de una locura
¿Que más dan los años
si todavía
sobre unas tumbas florecen flores
y sobre las otras solo crece
la hierba a su antojo y aventura?

Una España buena y la otra maldita
y por muchas cuentas que me eche,
sumas y multiplicaciones
siempre aparece una resta para poner la guinda,
de los que murieron,
de ellas tantas ¡tantas viudas!.

De ellas en general,
todas ellas ya perdidas,
por esos laberintos de los cielos, cielo uno en su aventura,
llamando entre llantos y desconsuelos sobre las mejillas
a las puertas que se abren
en el corazón de las estrellas mismas.

En esta mañana
de cambio de hora
para ponernos en la misma sintonía
de un mundo que carga a su antojos las pilas
haciendo cada vez más grande la brecha
que se avista
entre los ricos y los pobres,
de todos los lugares que sobre un mapa mudo
se ven a simple vista,
descontados los océanos, mares y lugares inhóspitos para la vida,
uno se pregunta
¿como puede ser que todavía a estas alturas
muera tanta gente de hambre
y se perpetúen luchas
en tierras llamadas a ser camposantos de tumbas?

Los setenta y cinco años que van
desde aquella guerra por mi no vivida
dan para mucho,
así es de traidora o justa la escritura
cuando pones en marcha el cerebro
y el bolígrafo comienza cual partitura
a moverse a su antojo
sobre un papel que le sirve de herramienta oportuna.

En las sierras y montañas
tuvieron su cuartel de mando y guaridas
los últimos libertadores
¡quizás ellos ni lo sabían?
y entre peñas, crestas, y desfiladeros arrimados a cornisas
todavía se respira
del mismo olor salvaje a vida
que sintieron, aquellos que solo sabían
el día en el que estaban, la hora imprecisa,
y de que iba,
en aquello que trataban,
su vida.

Viajan por el espacio
ese que nos sirve para decir  gloria e infierno hay en las alturas
montañas de preguntas sin respuesta alguna
desde aquellos días
de una guerra acabada
a caballo de setenta y cinco clavos hincados,
para algunos y algunas, entre las uñas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: CARITAS NO MIENTE: ¡NO FALTARÍA MÁS!


 

No paro de contar
pobres por aquí y pobres por allá,
por mucho que el Señor Montoro,
de los Montoros de mucho liar
con título de sabelotodo y poco más,
diga que cáritas se equivoca
y que él se fue un día con sus dirigentes a merendar
y les explicó sin necesidad de restar ni de sumar
que en España los niños y niñas por donde él suele pasear,
La Moraleja y el Palacio Real,
viven de cojón de mico
o lo que es igual
a la altura de los niños y niñas de la Alemania Occidental.
Entre Pinocho y Montoro
se da una circunstancia muy particular
y es que a los dos les crece la nariz sin parar.
Pobre Montoro
que mal lo tiene que pasar
entre guindas y payasos, comadrejas y mochuelos y a lo que se me ha venido a explicar
quiromantes y especialistas en cuantificar
las perdidas como ganancias,
a los parados como huéspedes de su alteza majestad,
a los trabajadores como endemoniados a los que hay que exorcizar
y a los ladrones como imputados con derechos a acabar con el poder judicial.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

viernes, 28 de marzo de 2014

¡MÁS MADERA!

Una escalera llamada Adolfo Suárez


Echamos sobre él paladas y paladas de adjetivos hipócritas como el que arroja paladas de tierra sobre un vivo que se resiste a ser enterrado. Suárez se resistió lo suyo, pese a que todos, amigos y enemigos, hablaban ya de él en pasado (Juan José Millás)






No sé si estos días han servido para aprender quién fue Adolfo Suárez, pero han resultado imprescindibles para averiguar quiénes somos nosotros. Al ensalzar al difunto, nos ha salido un retrato colectivo al que da pánico asomarse.

La historia comenzó con la sorprendente necrológica que le hicimos en vida. Desde el viernes, cuando nos comunicaron que había comenzado a agonizar, hasta el domingo, cuando falleció, echamos sobre él paladas y paladas de adjetivos hipócritas como el que arroja paladas de tierra sobre un vivo que se resiste a ser enterrado. Suárez se resistió lo suyo, pese a que todos, amigos y enemigos, hablaban ya de él en pasado.

Su último suspiro nos pilló a medio obituario, entre el más allá y el más acá, podríamos decir. Estábamos al borde de la tumba, con la camisa empapada en sudor debido al esfuerzo. Pero somos un pueblo al que nada detiene.

¡Más madera!, gritaron desde la sala de máquinas. Y cuando ya creíamos que era imposible soltar más ditirambos, más apologías, más exageraciones acerca de aquel hombre al que habíamos en su día detestado también hasta el exceso, empezó a salirnos de la boca lo mejor de nuestro instinto necrológico.

No parecía que se había muerto un político, sino el Papa de una religión verdadera. De hecho, se le ha enterrado en una catedral, llevándose consigo, además de los ramos de flores, un aeropuerto, decenas de calles y avenidas, jardines, parques, monumentos, colegios, qué sé yo.

De repente, todo se llama Adolfo Suárez. En la comunidad de vecinos de mi casa, que tiene tres escaleras, hemos decidido llamar Adolfo Suárez a la del centro, y con los votos de los de la izquierda y la derecha. No se fijen ustedes en lo que hemos dicho estos días de Suárez; fíjense en lo que hemos dicho de nosotros al hablar de él y comprenderán quizá por qué nos pasa lo que nos pasa.

Artículo de Juan José Millás

POESÍA: SEGÚN CARITAS ESTAMOS A LA ALTURA DE RUMANIA EN POBREZA INFANTIL

¿Eran tres?
¿eran cuatro?
 

¿Cuantos eran?
¿Se pueden contar?
El gobierno del Partido Popular
no se fía de cáritas
¿por qué será?
 Y la iglesia calla.
¿algo me falla y no atino a adivinar que será?
Todo viene a cuento,
el cuento es de mucho contar,
de ese asunto que tiene que ver con la pobreza infantil
y que tan poco le ha gustado a los amigos del partido Popular.
Y es que comparar a España con Rumanía
está muy mal,
así lo opina el Señor Montoro
ese señor tan peculiar
que de pequeño solía pasear
con un podenco y poco más.
Bueno
ya me entienden
para que más hablar
de los orígenes y de la necedad
de los que naciendo entre pajas
se sienten ajenos a los que Dios les vino a regalar.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

jueves, 27 de marzo de 2014

POESÍA: NOCHE CON INCOGNITAS

 

Veo,  escribo y leo,
musito,
me pregunto,
dudo,
vacilo,
me atrevo,
callo,
reniego, me aplico,
me encolerizo,
me encabrito,
maullo,
grito,
me desespero,
me consuelo,
me atrevo,
persigo,
caigo,
me levanto,
lloro,
gimo,
río,
salto
Se acabo el versículo
ahora viene
rellenar el texto.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LOS QUE LLORAN

https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQlGnN49YkkqOQF7XZgjnVqNLdYXzY_RGDFNaA3bcPdeqnZzEfO8g

A la contra el viento sopla
de forma
que todo lo convierte
en negras sombras.
De lo que hubo
a lo que hay
media menos tiempo
de lo que tenemos a lo que habrá.Habla
de quien esto sabe
lo que el corazón le manda.Callan
los poderosos,
los de siempre,
los que renacen para el alba
y cuando se lanzan
se comen hasta las piedras y las albardas de los animales de carga.
España se desangra
mientras los ricos se preparan
para el gran asalto a esa gran tarta
de la cual solo quedará el envoltorio, si es que a nadie le apaña.

Autor: José Vicente Navarro Rubio 

lunes, 24 de marzo de 2014

POESÍA: ENTRE VERDADES Y MENTIRAS



No digo la verdad
a lo más seguro que mentiría.
Lo que siento corre lejos,
entre mares y ríos sin desembocadura.
No se la causa de tan mala sintonía
entre lo que pienso y lo que digo
y entre lo que me callo y diría.
Como ser humano que soy
estoy sujeto a las leyes de la física.
Los fluidos subiendo y bajando,
la gravedad actuando
bajo una formula muy precisa.
Todo tiene que ver
con ciertas observaciones muy precisas
y de esta forma observo
que a mayor consumo mayor aporte de energía.
Desconozco a simple vista
los límites de la sensatez
y como esta actúa sobre mi persona y vida.
En la vida de cada uno de nosotros
se da un periplo que nos lleva
desde la luz que vimos un día
a las tinieblas que se abren
una vez los ojos pierden su galopante chispa.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: NO SON LOS VIENTOS LOS QUE ME LLEVAN HASTA SEGOVIA EN ESTE V DÍA INTERNACIONAL DE LA POESÍA

 

No son los vientos los que me llevan hasta Segovia.
No son.
Ni es la sensación de que algo se me olvida.
Ni son los misterios que yacen escondidos en las alforjas que un rocín pasea por las llanuras.
No es nada de eso,
solo es el deseo de ver su acueducto como se alza para demostrar su hermosura.
Todo eso me llama y lo hace entre gritos de auxilio pidiendo ayuda,
a lo que uno
que es diestro en apagar fuegos
y en morir en las llamas que los demás avivan
pone su grano de arena y pregona que la poesía es algo más que pura literatura.
Me muero por Segovia,
por ella pierdo la vida
y cuando ya muerto descanse en la sepultura
seguro que seguiré diciendo que muerte más hermosa la mía.
Segovía me recuerda
en estos momentos de tanto ímpetu descargado sin más pedir que cordura
que allí las legiones romanas
se sintieron por primera vez ser hijas de la tierra
a la cual imponían
con las armas en las manos una determinada cultura.
Entre cochinillos
y platos lanzados a los aires que dan buenaventuras
uno que es de todo
lo que en España se respira
se sintió segoviano
a pesar de tener sangre manchega
y alegrías levantinas
en su cara y ojos abiertos a los nuevos aconteceres que por Segovia se respiran.
Atento a lo que digo
y masticando sosiegos que demuestran paz y ternura
me voy camino de Segovia como si fuera un lazarillo
y en el macuto solo hubiera pan, agua y telarañas de un hilo prendidas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POEMA. LUZ, PAPEL Y LIBROS



Es esa luz
que me llega
de la cual yo me siento cogido
ya llegada la noche
y sobre la cabecera un libro
que habla de la madurez precoz
y de los suicidios.
La luz es
como un bálsamo
que me transporta al Olimpo
para esos momentos en que el sueño
toma en mi cuerpo su sitio
y el libro ya cerrado reposa, también dormido,
sobre una mesita de noche junto a un despertador y una agenda llena de mensajes íntimos.
Casi al dictado
desde la mente, fabrica de torbellinos,
a un trozo de papel
los poemas van desfilando y llenando los lugares vacíos
que esperan ser sujetos activos
en la vida de quien sobre él se retrata sin necesidad de revelar negativos.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: CUANDO LAS PISADAS SUENAN A UN MISMO RITMO

 
No es a la noche
ni al día
ya fenecido,
es a otra cosa,
yo te lo digo,
a lo que uno tiene si no es miedo
si un cierto reparo intuitivo.
Oigo pisadas de botas
todas a un mismo ritmo
tomando la ciudad e imponiendo un ordeno y mando que suena a fascismo.


Autor: José Vicente Navarro Rubio

domingo, 23 de marzo de 2014

POESÍA: DESDE UN CAMPANARIO MUY ALTO

 

Subo a la torre de una iglesia con más de cuatrocientos años
de historia sobre ella colgando
y lo hago
trepando palmo a palmo
una empinada escalera
que me lleva,
mientras a una barandilla con la mano me agarro,
hasta más allá de lo que los ojos pueden ver en cualquier día del año.
Desde allí donde las campanas tocan a gloria, muerte y amparo
contemplo con agrado
las terrazas y azoteas
y como si fueran insectos al suelo pegados
gentes que van y vienen
de unos lugares a otros (1)
Sin venir al caso
se convierten en referente
y de esta forma los arrastro
y pongo como pie de página.
(1) desde arriba se ve todo de menor tamaño

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: HISTORIA DE UN PERRO POINTER BRACO


 

El perro ladra, ya tiene trabajo,
el perro ladrando
y zarandeando la cola de izquierda a derecha y de arriba a abajo
y como si estuviera mascullando algo
ladra a su son
que es el son del perro embriagado
de obediencia a sus dueños
y de perro mal educado
al calor de una casa
y de una jauría de gatos
que desde un tejado cercano
maullan y miran con mucho descaro
la buena vida de ese perro
que se pasa el rato
rascándose la panza y meneado la cola mientras espanta moscas y tábanos.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

LIBRO: CUANDO UN NIÑO SE DA MUERTE

 



 

¿Cómo entender el suicidio de un niño? Este impactante y desatendido fenómeno constituye el núcleo de reflexión de la nueva obra del doctor Boris Cyrulnik.
El sentido de la muerte entre los menores, nos recuerda el autor, se va modificando con la edad y nunca es el mismo que se tiene en la edad adulta. Cyrulnik no postula una sola motivación para explicar esta dolorosa problemática, sino que aplica un enfoque en el que integra diversos factores, como las transformaciones en la civilización, con los flujos migratorios y sus consecuencias de desarraigo en los más jóvenes; o los cambios sociales que debilitan los vínculos de apego y empobrecen el nicho afectivo del menor.
Existen, de este modo, aspectos individuales y familiares muy relevantes y a tener en cuenta, pero sin olvidar que se trata en gran medida de un problema social de complejo análisis y resolución, en el que la sociedad tiene aún mucho que elaborar.

 Otro artículo:

La serotonina y la genética en el suicidio

Un equipo de investigadores realiza en Galicia, España, un estudio que está dando los primeros frutos a la hora de relacionar casos de suicidio con la recepción de la serotonina, ese neurotransmisor o comunicador de neuronas clave del Sistema Serotonérgico que interviene, a su vez, en la sexualidad, la depresión, el bienestar, la regulación de estados entre el sueño-vigilia o la aceptación social, entre otros factores y cuyos principales secretos recogió ya El Orbital Degenerado en uno de los post más leídos: “La serotonina, el pollo, el sexo y la depresión”. El territorio gallego está a la cabeza en casos de suicidio en España, algo que se había achacado a la menor cantidad de horas de luz o incluso al clima, tendente a la nubosidad y a la lluvia. El equipo investigador sugiere que, más que por estos factores, las causas que llevan a estas altas tasas de suicidios pueden estar en disfunciones del sistema de captación de la serotonina, que se heredarían, además, de forma genética y prolongarían estos comportamientos durante generaciones. Por cierto: Se unen al candente debate sobre si informar sobre suicidios en los medios de comunicación incrementa estos casos.

Fallo heredado
La investigación se realiza en Lugo, a través de la Facultad de Veterinaria y el Instituto de Medicina Legal, el lugar con la tasa de suicidios más alta de España, y las primeras conclusiones se dieron a conocer recientemente (2011). Al parecer, en las personas suicidas habría menor actividad de uno de los receptores clave de serotonina (al que los científicos dan el nombre de 5HT2A).
La serotonina es un neurotransmisor: Compuestos químicos que conectan el "final" o extremo de una neurona (células del Sistema Nervioso) con el "comienzo" de la siguiente. El flujo de información por los nervios, formados por neuronas, es de doble naturaleza: Un salto eléctrico a lo largo de cada neurona y un salto químico alimentado por esos neurotransmisores entre las separaciones de neuronas o sinapsis. Los receptores de neutrotransmirores, como ese 5HT2A del que hablábamos, se encuentran al "comienzo" de las neuronas, para recibir el flujo de información de las células que la preceden. Ya te imaginas que si este receptor funciona mal, la transmisión de información por el Sistema Nervioso también se resentirá.
Esta observación añade una nueva causa a los casos de suicidios en Lugo y Galicia, que siempre se habían achacado a la falta de horas de luz o al clima tendente al gris: Ahora no sólo se tienen en cuenta estos factores ambientales que sí pueden influir en los estados de ánimo, sino que se introduce una posible causa interna, que se transmitiría genéticamente. El “fallo” de este receptor de serotonina se heredaría de padres a hijos, lo que explicaría las altas tasas de suicidios en poblaciones tradicionalmente aisladas y que, a lo largo de generaciones, han tenido que recurrir a la endogamia.
Depresión y suicidio no van siempre de la mano
Aunque ya se relacionaban casos de depresión con la serotonina (base del funcionamiento de antidepresivos como Prozac), a través de este estudio se establecen nexos entre la serotonina y casos de suicidio ya que, los propios investigadores recuerdan que hay suicidios sin depresión y depresiones que no terminan en suicidio. Son dos procesos diferenciados, uno más pasivo, mientras el otro necesita de conductas de autoagresión.
El debate sigue: ¿Conocer incita a cometer?
Por último, se posicionan en el debate abierto sobre si los medios de comunicación deben o no informar sobre los casos de suicidio. Actualmente, la mayoría de los medios en España respetan una norma no escrita para no recoger estos sucesos, al considerarse que su divulgación puede incrementar los casos de suicidio. El equipo investigador se posiciona en contra de este supuesto efecto contagio, a la que valoran como una creencia sin fundamento en datos objetivos, pero otros sectores se posicionan en el extremo opuesto. El debate sigue abierto.

LEE MÁS SOBRE LA SEROTONINA Y LA DEPRESIÓN

POESÍA: TICKET DE ENTRADA Y DE SALIDA QUE VALE PARA 7 POESÍAS

 
   
       I
Mundo y cultura.
Mentira.
De los pueblos que oprimen
y de los hombres que con sus leyes cambian el orden de las cosas
a su guisa.
       II
Lo posible se toca, es real.
¿Y lo demás?
Brindemos por lo que puede ser
y por lo que será,
por todo ello debemos brindar
copa en alto
y el grito puesto ya,
en todo aquello que nos da
un cierto grado de felicidad.
        III
Entre los bosques de hayas;
se oye el "gruñido" del viento
trayendo viejas canciones
y ladridos de perros hambrientos
que buscan nuestras huellas
y el olor
de nuestro aliento.
         IV
Nos movemos en función de nuestros deseos,
experimentamos en lo que queremos,
y nos dejamos llevar por los sentimientos
sobre todo aquellos que nos traen buenos recuerdos.
Todo son teorías
unas apropiadas y bien acogidas
y otras detectables pues ponen en peligro lo que sale a su encuentro.
            V
Un bosque encantado, que da para pocas risas
y una película
entre angustias y más angustias
de los protagonistas
mientras huyen y vuelven sin mediar en ello respuesta alguna
al origen de sus pesadillas.
Por fin termina la película de título La bruja de Blair
y en ello uno se anima
a cambiar de cadena para la siguiente cita.
           VI
A falta de conocimientos
en materia de ciencias ocultas
la eternidad me aterra a simple vista.
Yo me guío
con una brújula muy específica
y ese sentido común
madre de quienes creemos en lo que se ve a simple vista.
           VII
Salgo de un aparcamiento
ni despacio ni deprisa
y la maquina que se traga el ticket
me indica con voz pausada: Buen viaje.
No me río,
aun más,
me irrita,
pues por 20 minutos, abajo o arriba,
me han cobrado dos euros
que me sabe a timo de la estampita.

autor: José Vicente Navarro Rubio
      



POESÍA: CADA DÍA EN CADA CASA

 

Cada día en cada casa
en cada lugar y cada patria.

Todo es diferente
desde el toque de diana
hasta la retreta que anuncia que el día se acaba.

La vida aguarda
y se hace más factible o más pesada
dependiendo del cartel que cuelga sobre los dinteles
de las puertas de las casas.


Autor: José Vicente Navarro rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...