sábado, 5 de abril de 2014

POESÍA: LA RAZÓN PURA



Sé que llegado un momento
descubriré al ser que llevo dentro.
Una llama me lo dice, la razón tiene su parte de culpa.
Cuando escupo descubro
en mitad de esa simiente perdida en un campo sin frutos
los aleteos constantes del tiempo
cerrando ventanas abiertas
y abriendo puertas que llevan hacia incógnitos destinos.
En la ausencia de todo
siempre queda como castigo
la memoria con su retorica,
lo escrito como verbo divino
y las fuentes de la razón pura,
aquellas que así criticó Kant, para especular con todo lo anteriormente dicho.
Menosprecio de la razón
la iglesia con sus sambenitos
y aquellos que así se llaman defensores de los derechos
prohibiendo que las libertades
corran de boca en boca
y de aldea en recondita selva con sus fuentes desconocidas donde nacen los ríos.
La vida pendiente de un hilo
y la carne viva mientras no muere el espíritu
dando forma al cuerpo
entorno a los huesos y músculos.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: SOPORTAR Y PERSISTIR

 

Se venden frases hechas
a kilos,
entre ellas las de humoristas y políticos,
condes, escritores, religiosos, militares, campesinos,
cada una a lo suyo,
así fueran dichas con motivo
de algo que tiene que ver con sus respectivos trabajos y oficios.
Hay frases lapidarias
de esas que sirven para ver el mundo
tal y como determinados personajes nos lo han referido
y frases con tanta guasa que se ríe uno
a no ser que vengan cargadas de mensajes ocultos.
En esto de la mensajería al  minuto
y de la conexiones inalámbricas
hay que andar con mucho tino
pues lo que dices y haces recorre el mundo
en décimas de segundo.
Platón, Séneca, Cicerón, Ovidio
todos están retratados para consumo
de quienes necesitan de una cita para adornar sus vocabularios o escritos. 


Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: A LA BUSQUEDA DE UN LIBRO

 

Busqué el libro, Delirium Tremens,
y ande por las sendas
de lo prohibido.
Me entretuve
como quien a sabiendas de que es cazador
llega tarde a su destino
y cogí de las páginas
de una librería de viejo, Iberlibro,
un nombre, el tuyo,
y de allí salió,
como quien busca cobijo
en las estanterías de una librería
en la cual florecen frutos,
ese libro,
al cual tú te refieres
y del cual yo he tenido el gusto
de leer algún poema
sin necesidad de irme hasta allí
donde los poetas viven a su gusto
en el Olimpo.
Delirium es lo que me ofrece
esa página de Internet
con sabor a café extraído
en las selvas del olvido
y su precio 55 euros
con algunos céntimos, portes excluidos,
me parece mínimo.
Sería lo justo
que cada uno, de nosotros,
los que nadamos sin ser vistos
entre corrientes de países pobres y ricos
tuvieramos nuestro oasis
plantado de palmeras datileras
por las que corrieran ríos
de leche y de exquisitos frutos
pues solo quedan,
en este paraíso perdido
que alimentamos
con nuestros suspiros,
cada vez más, amigo,
los bien situados y al abrigo,
de los vientos del Norte,
esos que delatan, bienvenidos,
a los cazadores furtivos,
los que están bien armados
por las editoriales, amiguismo,
y los otros,
yo,
entre ellos incluidos,
los que lanzamos pedradas
y nos asomamos a los ojos
del mundo,
para decir,
entre espantos, leopoldinos,
lo que sentimos.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ¿LA CONSTITUCIÓN PARA QUIEN SE HIZO?



No llegaran los silencios a ser tan largos
ni las urracas a comer sobre las niñas de mis ojos;
no llegaran las bubillas a poner su nido
en el florido rosal
de un río
que corre tan cercano como puede ser este instante mismo.
No llegaran los cazadores a enfilar al pequeño cervatillo,
ni los cazadores furtivos a pone sus trampas
en ese campo que yo cuido.
La vejez
como juez y ventrículo
y cerca, tan cerca que oigo su arrullo,
la niñez
destapada esta, sin tapujos,
de todo aquello a lo cual llamamos conformismo.
No llegaran los ultrasonidos de un AVE
a cruzarse en mi memoria
pues odio los ruidos
ni los caminos cortados, veredas y otro tipo de santuarios marítimos
a ser en mi memoria fuente de conflictos
porque algún terrateniente con esos derechos que solo para ellos la justicia hizo
se crea con derechos a hacer lo que quieran en sus protegidos cortijos.
Volverán los Tribunales Supremos
a ser Cortes únicas de reyes, príncipes, pero no de mendigos.
Todo volverá
menos la justicia esa que en la Constitución se plasmó a bombo y platillo
para que todos seamos iguales
y todos tengamos los mismos principios.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

viernes, 4 de abril de 2014

POESÍA: LAS GUERRAS Y SUS COMPROMISOS



En una casamata, fortín, trinchera,
floren los vicios
aquellos
y estos
todos juntos.
La muerte con su aliento
negror, pasividad e infortunio
se acerca a través de un camino
junto a un precipicio
y llega entre sudores a la entrada a ese maldito sitio
en el cual la pesada maquinaria
que lanza obuses como castigo
saca su cañón por un orificio
entre temblores a los cuales responde un silbido.
La guerra se abre tras cualquier telón
de los muchos teatros del mundo.
Los actores son sujetos activos,
los directores, generales con trajes llenos de insignias y botones de oro y plata macizos.
Todo
como en la compra
tiene su precio justo e injusto.
La guerra también ocupa ese sitio
al cual hay que poner en su lugar
y en esto que les digo
yo procuro llegar hasta el final para saber cuando se firmará el armisticio.

Autor: José Vicente Navarro Rubio 

POESÍA: ENTRE INQUISIDORES Y MARTIRIOS

 

Siempre termino maldiciendo.
De haber nacido
en aquellas épocas de inquisidores poblando el mundo
a lo buen seguro
que hubiera fenecido
en la hoguera tras sufrir martirio
o quizás,
vaya uno a saber,
lo que duelen los alfileres en las uñas
o los dientes incisivos de un roedor comiéndote los intestinos,
me hubiera rendido después de pasearme en carro con sambenito.
Suerte
la de los toreros,
gladiadores en un circo,
mineros en las profundidades de un túnel con olor a cierto gas grisú,
saliendo ilesos en eso de ejercer su oficio,
todo lo demás
por mucho que les diga y ustedes se vengan conmigo a la mesa de las ideas floreciendo en un libro
solo es
cual martirio
ansias de hablar y comunicar aunque solo sea por un minuto
su disgusto
cuando oye a ese Ministro de nombre Montoro decir barbaridades que me saben a martirio.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

A ESE DELIRIUM TREMENS DE LEO ZELADA

 
          I
No somos nada
y al igual que el misterio de las catedrales
resbala sobre los ojos de un niño
nosotros, todos, después de pasar por un embudo,
nos iremos también al país imaginario
de los arcos perfectos,
de las cúpulas guardando en perfecto equilibrio su concepción del mundo.
La muerte como principio no está mal
por eso escribo a pasos agigantados
ya los dedos de los pies saliendo a través de irregulares orificios
buscando el perfume de las rosas
esas que brotan allí donde el terreno se presta a ese juego exquisito
de servir de base para que la naturaleza siga su camino.

       II
Delirium el del borracho
que ve con sus ojos huidizos
como se derrumba el mundo,
ese que construyeron los suyos,
ese que él ve a diario y del cual sabe que en él es un número primo.

         III
La selva con sus animales salvajes
entre ellos humanos primitivos
con sus principios.
La selva comida y en ella durmiendo un niño
en el corazón caliente
de una madre que siente la llamada de la tierra
pidiéndole que defienda a los suyos.
La tierra como materia,
la pala que derriba muros,
el azadón rompiendo los surcos,
el aullido de un coyote,
el silencio intuitivo,
la lluvia con sus aromas perdidos
y el río con sus cascadas que llega y se va con el mismo ruido a paganismo,
a hereje que no se  cree nada, a cristiano primitivo, a azote de mortales,
a vida de los que junto a él se sienten sus hijos.

      IV
La selva y los suyos.
Que se mueran los explotadores del mundo
que a mí que amo la soledad
y la garganta de los ruiseñores nacidos para lanzar sus trinos
me agrada el sabor a café quemado y medio derretido
en el bote de conservas que sirve de cafetera en mitad de un fuego maldito
que se alza en mitad de una explanada
allí donde los vientos llegan por minutos
para sentarse sobre un tronco y rogar a quienes se sienten decaídos
que continúen con su discurso.

      V
Jura el que no sabe.
Jura el que se siente perdido.
Todos juran
mientras ellas rezan y lloran a los suyos.
Son siempre los que se van los mejores
entre ellos los hubo algunos tan exquisitos
que su fotografía sirvió para comprender lo que significa la palabra compromiso.
Total por lo queda,
que más da si les digo
aquello que decía un amigo
cada vez que veía a un pobre pidiendo y  abriendo la mano en mitad de un camino.
Doy no por lo que veo,
pues cada uno se hace a su gusto.
Doy por que yo también fui otro que un día pidiendo en un camino
se dio cuenta, antes de salir corriendo, de que había otros mundos.

Autor de las poesías: José Vicente Navarro Rubio

DELIRIUM TREMENS

Leo Zelada nació en Lima - Perú el 6 de enero de 1970. Su nombre verdadero es Braulio Rubén Túpac Amaru Grajeda Fuentes. Estudió filosofía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
Actualmente es el director y docente del Taller permanente de poesía y narrativa "Carpe Diem" bajo el auspicio del Instituto Nacional de Cultura peruano, el cual también se dicta a través de Internet. leozelada@yahoo.com
Miembro fundador del Grupo Neón. Ha publicado el libro de poesía Delirium Tremens, edición completa, Lima-Perú (1998), y el poemario Diario de un Ciber-punk en la Editorial Moctezuma, D.F. México, 2001. Su ensayo Nueva cultura política fue publicado en Perú en 1999 y acaba de publicar su Novela titulada "American Deth of life" con la editorial Zignos (2004).
 

Poemas suyos se encuentran en las revistas españolas: The Barcelona Review, Los Lobos de Omaña, Mundo Poesía, Adamar, El Viejo Faro, EOM, Cognosco, Realidad Literal, entre otras y en La Resonance (Francia), Café Berlín (Alemania), Ciber-ayllu (U.S.A.), Lucero (Universidad de Berkeley), Baquiana (U.S.A), El Ateje (U.S.A.), Cuadernos de la Aldea (Argentina) y México Volitivo (México). La casa del asterión (Colombia), Scaner (Chile),


Su obra ha sido reconocida por los principales medios y crítica literaria de América Latina, Estados Unidos, España y Francia.
En la actualidad es periodista-colaborador del diario "El Peruano". Recientemente, le ha sido concedido el primer premio del I Concurso Internacional de Poesía 0rpheu, Brasil, 2001. Compilador de la la antologia "Poesía peruana contemporánea" (2003) y "Nueva Poesía Hispanoamericana" (2004).





miércoles, 2 de abril de 2014

POESÍA: CARAJO O LO QUE ES LO MISMO COJONES PARA LAS AMIGAS Y AMIGOS



Carajo
con el fulano que inoportuno
pues dice verdades como catedrales
aunque no se le conoce confesor alguno.
Estos son los hombres de mi pueblo
vestidos desde el primero al último
con una única verdad
la de ser pobres en bienes materiales
pero ricos
en poner de vuelta y media
al mayor de los ricos.
En mi pueblo Pinarejo
cada uno se conocía por su apelativo
y la nobleza residía
en llevar el apellido
con todo el orgullo
que se puede tener sin resentimiento alguno.
En la Mancha
sus pueblos son
como pequeñas estrellas sin brillo alguno
ahora cuando de verdad llegas a entender
lo que aquellas tierras encierran
y lo que dieron de si los pobladores que fundaron villas, lugares, aldeas, pueblos y castillos
entiendes de verda lo que es La Mancha
y te sientes identificado con todo lo suyo.
Por eso maldigo
a todos aquellos que dicen sentirse manchegos
y lo hacen a sabiendas de que con ello llenan de euros sus bolsillos.
Si esta poesía la lee alguien y le entra un malestar inoportuno
sepa usted amigo
que es uno de esos/as energumenos/as
a los cuales me refiero y puntualizo.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: HABLANDO DE FUTBOL O DE POLITICA QUE ES CASI LO MISMO

 
Cuando gana el Real Madrid
los rayos me entran siempre por el mismo sitio
y esto está mal que lo diga uno
que fue del Real Madrid más que español,
que es casi lo mismo.
Con el tiempo derivé
hacia postulados más ambiguos
todo fue por culpa
de aquella legión de extranjeros
que terminó por hacerse dueña del balompié de todos los campos de fútbol.
Desde entonces
ya muerto Don Santiago Bernabeu y el Caudillo
uno que nació a la sombra de parras y de olivos
creyó ver una rendija por la cual escapar de su encierro e infortunio.
Es así,
valgame Dios, Roco, el Rey de los truenos, relámpagos y rayos del Olimpo
que ando a lo mío,
y esto no es otra cosa
que disfrutar del fútbol
sin miedo a que me identifiquen con algo de lo cual,
 a lo más seguro,
que me siento ennoblecido.
La España unida con yugos
cayó por un precipicio
y ahora se quiera o no se quiera
mola más aquello de sentirse extraño en la patria, impuesta, que le enseñaron a uno,
que seguir siendo el mismo.
Que cada uno lea lo que quiera
y si se siente a disgusto
ya lo sabe
no vuelva a entrar en esta página
que le produce tanto malestar inoportuno.
Atentamente y suyo
quedo a lo que diga
elija usted las armas amigo.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: EN PINAREJO Y EN LA CALLE LAS ERAS SIN NÚMERO


 

Un perdigón en un saco
y un perro que le arrima el hocico.
No hay peor maldad que el martirio
de seres indefensos
total por un capricho.
Uno se junta con gente normal
de esas de las que para hablar
no hace falta estar constantemente abriendo un libro
y cuando llega el momento de dar la cara
lo hace significándose lo más mínimo.
No hay peor maldad, repito,
que la de nacer pobre
y hacerse uno engreído
pues siempre te tendrán por lo mismo
aunque tú te creas
que has cumplido tu objetivo
de formar parte de un determinado grupo
superior en escala social al tuyo.
Los signos de identidad
deben servir para algo más que escribir teorías
sobre el fin último de los individuos.
Sin decir más me despido,
creo que me han entendido,
afectuosamente suyo, el que firma,
que es el mismo
que se siente identificado con lo escrito.
Para más señas si lo creen oportuno
se deben remitir
a  la calle de las Eras, de Pinarejo, sin número.
aunque en ella no vivo
allí estÁ de forma permanente mi espíritu
para pegar a los curiosos
algún que otro susto.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA : PENSANDO EN PINAREJO



Volver a la rutina
llamada fabricar poesías a destajo
a euro la línea
a céntimo el abrazo,
total para lo que queda las regalo,
entre otros estoy pensando,
en mi amigo de Pinarejo, Paco,
que se asoma a esta página
que es muy de su agrado
con esa clara vocación de pinarejero necesitado de remover en el pasado
siempre a la búsqueda de algo
que le pueda sevir para seguir amando
a ese pedazo de tierra en el cual abrimos los ojos llenos de espanto.
Tejer, bruñir, afilar, calcular y escribir surcos de palabras
que hay que ir regando
poco a poco
no fuera el caso
de que por exceso de agua
las raices se ahogaran en la misma tierra donde se incrustaron.
Todos los de pinarejo,
hombres de domado espinazo,
mujeres calculadoras hasta lo más abstracto,
mayores vendedores de sonetes y refranes muy claros
y pequeños y pequeñas
que tuvieron entre sus brazos
los buenos días, las malas cosechas y las fiestas de Santa Águeda
en las que el alguacil iba pregonando
que en las plaza se vendían alpargatas que servían hasta para vestir un santo,
estamos de nuestro pueblo enamorados.
Por estos caminos
me voy alargando
al tiempo que alguien me dice
que desde Santa María al Castillo
pasando por vallejos, encaños y ramblas secas llenas de guijarros
hay un pueblo de altivos personajes
que mamaron de todas las malas épocas de todos los Reyes que por España pasaron.
Pinarejo con "P" de Paris,
esta casi en un llano
si viaja hacia Madrid
y ve un castillo
a la izquierda de la autovía pegado
no lo dude y pare
y si tiene tiempo para pasar un rato pregunte a los lugareños
que a lo más seguro que meneando la cabeza le diran: ya lo creo está allí al lado.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA DE BUSCARINI A ESA HOMILIA QUE HACE REFERENCIA A UNA GUERRA CIVIL YA PASADA



Quizás tu que lees
mi amigo del alma
entiendas de que va esta poema
y averigues que es lo que pasa
en aquella la vida de Buscarini
pues después de excavar
en profundas fosas en cementerios enclavadas
solo he encontrado huesos y ropa desgastada.
Es la historia de un poeta
maldito por quienes decían que lo estimaban
al cual yo dedico más versos
que los que recibió Don Cervantes
después de viajar por La Mancha
y dejarnos ese libro
del cual si soy decente tengo que decir
que solo he leído su primera página.
No se extrañen,
a mi no me extraña
pues para llegar a ser Rey. Conde, Marques o tener aeropuerto con tu nombre dando llamaradas
solo hace falta
que un grupo de amiguetes
con toda la calaña de ministros, ex de todas las clases y padres de la iglesia santa
te den una misa
y celebren con presidentes que práctican políticas totalitarias
tan grande hazaña
de dejar la guerra civil abierta
como si España fuera una granada
a la cual de vez en cuando hay que sacudirle para que caígan
los granos de cordura que a otros le faltan.
Como es tarde,
y la hora ya cambiada
anuncia más horas de sol
que las que en su día lucían en un imperio llamado España
me marcho a mis aposentos
con la mirada clavada
en un libro que en mi estanteria recoge tanto polvo
que me da pereza hasta mirarlo no sea el caso que me diga :
 “Ho le palle piene di questo qua”

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LAS VIRGENES NEGRAS

 

En una capilla cualquiera de España
vírgenes negras y santas
traídas por principes y nobles desde Italia
vagan a sus anchas
mientras dan pecho y hablan
de lo mal que está la vida
para aquellos que por no tener no tienen ni casa.
Son virgenes negras, casi ahumadas,
como si fueran embutidos
colgando de un clavo del techo de una casa.
Bajo la pátena de ollín, barniz y grasa
se adivinan otros colores y otras caras
más en consonancia con lo que fueron cuando fueron traídas tan bien santificadas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: CRUZO LOS DEDOS Y ME QUEDO EN CASA



Me llega una música
que suaviza
de forma delicada
mi transcurrir por esta mañana
de un día que amanece con lluvias
poco persistentes y aisladas
como si las tormentas tuvieran dueños
y pertenecieran a alguna cuenca hidrográfica.
La lluvia y la crisis
entre si contrastan
pues mientras una cada vez es más escasa
la otra se agudiza
y si en todo caso se estanca
lo hace en función de otros parámetros
en concreto de aquellos que se denominan demanda.
Seísmos en Chile, incendios en barcas,
naufragios en las islas Cíes y barcas encalladas,
hoy, 3 de abril, es un día para tocar madera y no salir de casa
si nada ya te ha ocurrido
y como mínimo puedes respirar el aire fresco de la mañana.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DE VUELTAS CON LA VERDAD


 
La verdad es esa que llama a mi puerta
por la mañana
y con cara de pocos amigos me dice
¡levantate ya que tardas!
La verdad es esa luz que me ciega,
el teléfono que deja pendiente una llamada,
la hora precisa en que de la cama salto como si fuera un autómata.
La verdad no quiere que le digas
lo que a ella le hace falta.
Como amiga que es
de todo aquello que a una le agrada
te distingue lo que es bueno y lo que por otra parte daña.



Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: NO SOMOS NADA

 

Por no ser
no somos nada,
ni minutos, ni segundos,
ni jueces ni nada.
Somos como la muerte,
materia acabada,
como la vida, luz y esperanza,
como el que huye
de todo aquello que le espanta..
Somos poca cosa
cabemos en las palmas
de unas manos abiertas
pidiendo porque no tienen nada

Autor: José Vicente Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...