viernes, 17 de abril de 2015

RATO, RATERO; IGUAL QUE TU PADRE, IGUAL QUE TU ABUELO

Esto no es un cuento
de lobos de cartón,
ni de gatos de madera
corriendo tras un ratón.
Esta es la historia
de un gran ladrón
en cuyos ojos flotaba
el color del oro,
signo de la ambición.
Rato, ratero,
igual que tu padre,
igual que tu abuelo,
gritaba el pueblo
entre grandes muestras de dolor
pues confiaron
su corazón
a un avaro más grande
que el propio Harpagón.
A Rato
le salió el ratero
que dormía en su interior
y cayó
en la trampa
que le tendió
su propia ambición.
Suiza es
como la Sierra Morena
del territorio español,
en el cual se mueven con gran confort
los ladrones a los cuales Montoro indultó.

Autor: José Vicente Navarro Rubio


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...