miércoles, 15 de julio de 2015

POESÍA: CON PINAREJO MATANDO EL TIEMPO

¿Cómo no volver si te quiero?
¿Cómo no quererte si contigo duermo?
Hablo de ese pueblo
el del Pinar viejo, Pinarejo,
tan lleno de encuentros
que la distancia nunca ha supuesto un impedimento
para que yo te quiera
y tu te dejes llevar por mis deseos.

Es tan grande el amor
que por mi pueblo siento
que no hay páginas ni libros
sobre la faz del universo
en los que poder expresar mis sentimientos.

Mi alma esta hecha de pueblo
y tiene sabor a tierra
y dedos comidos por los fríos que atenazan hasta los pensamientos
cuando las aceitunas sobre la tierra se cogen
para dejarlas en los cachuchos que penden de nuestros cuerpos.

La tierra y sus misterios
tan grandes y en ello
tan hechos
a nuestra imagen y semejanza,
rezos y credos,
miedos,
gritos y desespero
del ser que busca su "yo"
ese que se dice que se lleva dentro
pero que en mi vaga
por aquellos montes llenos de chaparros y pedernales poblando los suelos
al encuentro, yo por dentro, de aquello que se quedó perplejo
en la retina de un niño que un día se marchó lejos
de la tierra, único elemento, al que un día volveremos.

Vuelvo al momento
en que una astilla de madera
muere en el fuego
y en un mortero
se pican unos ajos
mientras suena un cencerro
y en el corral corren ligeros unos conejos
mientras unas gallinas y sus polluelos
excavan en el heno y se llevan al pico gusanos, rico alimento.

Vuelvo
como la luna
por el día destierro,
como el sol
que todo lo coge bajo su seno.
La vuelta al niño que fuí
y sigo siendo
cuando miro al frente
y lo veo todo tan negro.

Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...