miércoles, 22 de julio de 2015

POETA ANGEL ALVAREZ CABALLERO "EL ÁNGEL": " LOS PLANOS DE LA DEMOLICION" Y "OTOÑO ASESINO"

Libros de segunda mano: LOS PLANOS DE LA DEMOLICIÓN - EL ÁNGEL (DETURSA. EL EUROPEO & LA TRIPULACIÓN, 1994, 1ª EDICIÓN) - Foto 1 - 33341939
El Ángel (Ángel Álvarez Caballero) nace en Madrid en 1961. Miembro activo de la Movida madrileña en su vertiente más marginal, es autor del mítico libro de poemas Los planos de la demolición (El Europeo & La Tripulación, 1994). En su faceta musical formó parte de El Ángel y los Volcánicos, con los que grabó el disco Polvo de Ángel. Fallece en Madrid, en 1994.

Fluir con la vida

EL ÁNGEL

RÉQUIEM

Por todos los que crecimos juntos y jugábamos en las calles del barrio
por los que nos conocimos en la escuela y siempre estábamos castigados
por aquellas mañanas plomizas con los libros bajo el brazo
por los que me respetaron cuando no sabía nada
por todos los que nunca me pegaron
por aquellos para quienes toqué mis primeras notas en un piano
Por los que estábamos juntos cuando fumé mi primer petardo
por los que nos hicimos juntos la primera señal en el brazo
por aquella nena morena que un día se enamoró de mí
por mi viejo y mi vieja que otro día se separaron
por aquellos a quienes engañé y supieron perdonarlo
por todos los hijos del sol escondidos en los subterráneos
Por la música que sonaba en las noches de verano
por Jimi, por Jim y por Brian
 por mi añorado Agus
Por Iggy, por Bob y por Lou
 por Mena, Porras y Marcos
por Pablo cantando “Gloria” en el casete de mi cuarto 

¡Réquiem!
¡Réquiem ad infinitum!
¡Venid y arrodillaos, hermanos!
Venid con vuestras cucharas
venid con vuestros ríos de sangre en los brazos
venid y beberemos juntos
y cantaremos los viejos salmos
Por las piedras que tiramos contra aquellos policías grises
por los colegas que acabaron con la piel azul, escondidos en un tigre
por las canciones que cantábamos y las guitarras con que las tocábamos
por los años en que creíamos que nosotros éramos los amos
por todos los niños vestidos de negro esperando en una esquina
por todas las botellitas vacías de jarabe de codeína
Por las navajas que pusieron en mi cuello y las pistolas que apretaron
contra mi estómago
por la expresión ausente de tus vacíos ojos fugitivos
por todos los morenos que lloran alrededor de la Gran Vía
por todos los que vendimos polvo para buscarnos la vida
por las habitaciones de oscuras pensiones donde desparramé
mis huesos
por todas las noches pasadas soñando tu cuerpo y tus apasionados besos
Por aquellos hospitales donde me encerraron en su día
por todos mis locos compadres que siguen allí todavía
por César y su Stratocaster
por Cristina y sus cervezas
por Juanjo y el Cucharilla
por el figura de Miguelito
por la minifalda de Jenny
por el bardeo del Canijo
por Dogo, el príncipe payo
por todos los chicos del patio
por Pablo cantando “Gloria” en el casete de mi cuarto


¡Réquiem!
¡Réquiem ad infinitum!
¡Venid y arrodillaos, hermanos!
Venid con vuestras cucharas
venid con vuestros ríos de sangre en los brazos
venid y beberemos juntos
y cantaremos los viejos salmos

Otoño asesino. Suplemento de cuadernos del Matemático 41-42.: El Ángel.

 El Ángel: Otoño asesino: Prólogo (de José Ángel Barrueco) + 3 Estrofas:


CERTERO… Y EMPUÑANDO UNA PISTOLA

   Mi sorpresa inicial fue el constatar que entre chute y chute no había perdido el tiempo (Ana Curra).
   El Ángel publicó su primer y único libro, Los planos de la demolición (Ediciones Detursa, Colección "Los libros del cuervo", Madrid, 1994), hace casi 20 años. Falleció poco después de arrojarnos aquel ramo de poemas que nos estallaban en los ojos y en las manos como granadas de amor salvaje, y lo logró merced a la colaboración entusiasta de Ana Curra y Alberto García-Alix. Algunos textos quedaron dispersos o inéditos y desde entonces a este poeta y rockero urbano con alma de niño punk pareció tragárselo el olvido, aunque no del todo: de vez en cuando sus rasgos solemnes y angulosos asomaban en las imágenes hipnóticas que de él tomó García-Alix y que pudimos ver en sus catálogos y en sus exposiciones.
   En febrero de 2009 alguien más se ocupó de rescatarlo, de nuevo con la ayuda de Ana y Alberto: el escritor Ezequías Blanco incluyó el poema "Otoño asesino", que hasta entonces permanecía inédito, en el suplemento Lavarquela del número 41-42 de la revista Cuadernos del Matemático, que dirige desde Getafe.
   Aunque yo llevaba algunos años rastreando las librerías de viejo a la caza de la única obra de Ángel Álvarez Caballero, autor al que me descubrió otro poeta, David González, "Otoño asesino" fue el primer texto que tuve de él en mi biblioteca. En octubre de 2011 conseguí un ejemplar de Los planos de la demolición, y a principios de este año otro editor y poeta acudió al rescate de El Ángel: Marcus Versus, quien incluyó varios poemas en la antilogía Disociados (Ya lo dijo Casimiro Parker, Madrid, 2013), que prologamos Gsús Bonilla y yo mismo.
   Pero la "resurrección" de El Ángel no terminó allí: unos meses después, bajo los auspicios de Vicente Muñoz Álvarez y Alfonso Xen Rabanal y la tripulación de Vinalia Trippers, se publicaba un cuadernillo de homenaje a Ángel. Y ahora Enrique Cabezón y Ediciones del 4 de Agosto han querido reeditar aquel poema de Lavarquela.
   ¿Qué puede encontrar el lector en "Otoño asesino"?
   Magia. Estilo. Rabia. Poesía cruda, visceral, cómplice, con espíritu de rock and roll. Versos escritos por alguien que ponía en el papel las entrañas y que desplegaba su corazón como una generosa ofrenda sin tributos. Textos donde, de pronto, encontramos sentencias atronadoras que queremos poner en una camiseta, al principio de nuestra propia obra o en tweet (por acoplarnos a estos tiempos): lo que sea, donde sea, con tal de difundirlas y que no se las trague el baúl del olvido.
   El Ángel estaba siempre juntos a los miserables y los inadaptados, aquellos que nadan corriente arriba y que se juegan el cuello en cada esquina. Este extenso poema-río, con conexiones precisas con la música (la repetición de un estribillo que nos introduce en un escenario como de muñecas rusas), es una prueba definitiva de ello: a través de temas como el sexo, la miseria moral, la infancia, la amistad y la ausencia recorremos una gama de situaciones en las que El Ángel, contundente e iluminador, expone las consignas de su rebeldía.
   Y El Ángel camina más certero que nunca, con la muerte en los talones, como siempre, y empuñando una pistola (Ana Curra).
                    
                    [Agradecimiento especial a David González y Ezequías Blanco]
                    
Si he subido este prólogo se debe a que El Ángel aparecerá más de una vez por este blog y este texto de José Ángel Barrueco me parece perfecto para aventurarse en la poesía de El Ángel, ya que nos acerca tanto a su biografía y como a su poética.
He de darle las gracias al propio Barrueco por haberme regalado un ejemplar de este librito, con el que completo toda la obra disponible de El Ángel.
Y ya, para finalizar este post, 3 estrofas de este magnífico poema:

Yo no quiero regalos en la actualidad
sólo ansío realidades y unos ojos verdes
y un poco más de tiempo para comprobar si finalmente
   triunfan el napalm y los misiles
o si por el contrario la bomba de la pasión estalla
y desterramos los condones para siempre
a pesar del sida y de su puta madre
Yo sé lo que es estar dentro de ti sin protección alguna
y no podré olvidarlo mientras viva
al principio tenía que decírtelo todo
nena, no uses mi cepillo de dientes
no te acerques demasiado a mi sangre
lo que quiero es que devores mi alma
esa sí que no está sucia ni contaminada

A mí me dejaban el árbol cargado de cosas muy peritas
pero normalmente no eran las que yo había pedido
las que yo deseaba
por eso, entre otras cosas, sigo siendo un irresponsable
si ni siquiera tus padres te toman en serio a la hora de
     complacer tus caprichos es que estás jodido
y si estás jodido a los diez o doce años es que eres un
     incompetente y lo vas a ser toda tu vida
a los diez o doce años hay que ser feliz como un bebé foca
     al que todavía no le han abierto la cabeza
y a los treinta y tantos se supone que uno debe andar
     buscando lo que todo el mundo
una mujer maravillosa y un refugio permanente



El Ángel es uno de los poetas malditos más importantes de este país. Su historia negra y lo difícil que resulta encontrar sus textos han hecho que ese aura de misterio y malditismo sea aún más grande, pero más allá de eso tan solo es necesario leer un par de lineas de él para darte cuenta de la calidad y honestidad de su poesía. para los que no lo conozcan y para todos los que anden desesperados por leer algo suyo aquí dejo una muestra.

Ángel Álvarez Caballero, “El Ángel”, nace en Madrid en 1961. Miembro activo de la Movida madrileña en su vertiente más marginal, es autor del mítico libro de poemas Los planos de la demolición (El Europeo & La Tripulación, 1994). En su faceta musical formó parte de El Ángel y los Volcánicos, con los que grabó el disco Polvo de Ángel. Fallece en Madrid, en 1994.
POR LA VENA

De chinorri creía que me iba a comer el mundo cuando creciera

Mis viejos me llevaron a colegios caros, me educaron de forma intachable
y crearon un entorno lo suficientemente feliz a mi alrededor

Tuve compañeritas guapas y encantadoras y compañeros sanos y bien
alimentados

Tuve árboles de navidad cargados de regalos

Tuve buenos amigos con los que jugaba en las frías tardes de invierno

Tuve inolvidables veranos bajo la cegadora luz del Mediterráneo

Tuve pasiones, tuve ideales y tuve ejemplos a seguir

Viví, viajé, conocí mundo, conocí gente y aprendí de todos ellos

Tuve buenos trabajos

Tuve dinero y lo gasté a manos llenas

Logré hacer realidad alguno de mis más preciados sueños

Cantar en una buena banda de rock’n’roll

Tener una mujer a quien adorar, con quien compartir casi todo
y un lugar donde refugiarnos

Tuve presente y futuro

Tuve libertad

Tuve inteligencia

Tuve sensibilidad

Tuve arrogancia

Tuve creatividad

Tuve locura

Tuve amor

Tuve todo lo que la mayoría de la gente desea tener

Tuve todo y lo perdí todo…


…Por la vena


Que le den por culo

¿MAMÁ?

¿Mamá?
Llevo millones de años intentando considerar la idea de ponerme
a escribir algo sobre ti
y para ti
creo que siempre me bloqueé ante el tema porque me daba pánico
lo que pudiera salir de mi cabeza y de mi corazón
porque te quiero demasiado y me horrorizaría la posibilidad de hacerte
más daño todavía
porque me quieres demasiado y esas cosas marcan
y duelen
porque hay amores tan profundos que son insanos por naturaleza
yo ya voy sabiendo mucho de eso
la vida se está encargando de enseñarme
y estoy pagando un precio monstruoso por ello
¿Qué se siente al ser la madre de una rata como yo?
¿Y al partirse la cara por un cobarde un millón de veces?
¿Por qué se lucha durante tantos años por un canalla?
¿Por qué se le defiende contra viento y marea?
como si hubiera algo que defender
todos los cachorros suelen tener que enfrentarse a los perros y a las perras
grandes algún día
eso es lo único que tú no me explicaste
no supiste
o no quisiste
o no se puede
¿Mamá?
Fuente de la eterna posesión y el amor perpetuo
eres una de mis glorias y una de mis maldiciones
a lo mejor todo se debe a que lo que me gustaría es que hubieses
sido mi chica si el tiempo y la biología nos hubieran hecho coincidir
de otra manera
estoy seguro que tú sí me lo habrías dado todo
y nunca me hubieras dejado solo


POR LA VENA II

Por la vena dilapidé quince irrepetibles años

El orgullo de ser quien soy

La ambición de ser quien quería llegar a ser

El cariño de mi padre

La confianza de mi madre

El contacto con la realidad

El respeto de aquellos que me importaban

La reconfortante sensación de sentirme útil y necesario para alguien


Por la vena perdí a mis amigos


Que les den por culo


LA PAREJA MÁS GUAPA DEL FORO

Nos hemos despertado juntos
hemos ido al baño juntos y hemos meado
nos hemos duchado juntos
juntos nos hemos tomado una taza de café al ritmo que Hendrix
nos marcaba desde el aparato
nos hemos reído juntos comentando alguna banalidad
nos hemos vestido juntos

Y nos hemos puesto cantidad de guapos

Yo me he colocado mis viejos vaqueros negros, destartalados
y con algunos agujeros
los botines de gitano del Rastro
la camisa negra con topos fucsia
la muñequera que me regaló el Dogo, de cuero negro
una chupa de ella, cortita y con muchas cremalleras, de cuero negro
la gorra de cuero negro que unos meses después se intentó suicidar
en el Sena
las gafas, negras
mis uñas conservan todavía parte del esmalte negro que les pusimos hae
unos días

A ella también le ha dado por vestirse salvaje esta mañana

Sus zapatos de ante tipo años cuarenta (o treinta, o cincuenta, no tengo
ni puta idea)
las medias de red
las braguitas de seda negra con el lacito rojo
una minifalda roja y negra, de cuero
la chupa que fue de Eduardo, de cuero negro
una camiseta negra brillante, como si fuera de hilo de purpurina
las gafas, negras
el pañuelo de calaveras
el bolso de piel de serpiente
todos sus anillos favoritos y alguna que otra pulsera

Se ha pintado los ojos

Se ha pintado los labios

Se ha perfumado

Hemos salido juntos a la calle y todos se nos quedan mirando

Somos la pareja más guapa, los dos jovencitos más admirados

Somos los profetas

Los elegidos

Mañana volveremos a las portadas

(Si nos apetece y el tiempo lo permite)


PARIS BLUES

Reiniciando un camino ya transitado en otras épocas y en otros lugares
reventando de tristeza por ser tan afortunado
veo los ojos de mi madre desbordando lágrimas alejarse en la estación
y el rostro de mi hermana inventando sonrisas que nunca existieron
La ausencia de Jorge y los muchachos me golpea fuerte en los huevos...
...y vuelvo a sentirme tan vacío
Huyendo, huyendo en la frontera, sigo huyendo siempre
matando pedazos de vida y amor en cada lugar por el que paso
preguntándome quién soy y queriendo ser Billy the Kid
encontrando sólo un paranoico que se escabulle tras el espejo;
Regina y los muchachos seguirán buscando los lavabos para sus juegos...
...y volveré a sentirme tan vacío
Quizá todos nuestros deseos se hagan realidad
puede que algún día ganemos la batalla
es posible que acabemos antes de lo que quisiéramos
probablemente caeremos otras mil veces en el barro,
Pero César y los muchachos continuarán tocando...
...y volveré a sentirme tan vacío
Recuerdos de un húmedo y sudoroso invierno sevillano rebotando
por las calles del Tardón
atestadas de mujeres, flamenco, claveles y vino
de cucharillas quemadas y colegas atrapados
de gitanos buscando y cargando sus cacharros
Pero Dogo y los Mercenarios están atronando...
...y vuelvo a sentirme tan vacío
Si estás triste y solo en París vente a dar una vuelta conmigo
te mostraré alguno de los lugares más oscuros del mundo
te enseñaré el desprecio en la calle y la indiferencia en las caras
la más sordida miseria en el odio de sus miradas
El fantasma de Jim está cantando
y el mío con él...
...tan vacío.

ME GUSTA ENAMORARME

Nací bastante guapito y fui moldeando mi cara y mi cuerpo con el tiempo

Ahora estoy bastante más hecho polvo pero creo que mis ojos todavía dicen algo

Los muy suicidas nunca han sabido estarse calladitos

Algunas personas son clarividentes y conocen el porqué de cada gesto y cada marca

De cada arruga y cicatriz

Ellos y ellas son los que saben adorarme y yo los quiero con locura

Me gusta la gente que se enamora de mi y me encantaría enamorarme de todos ellos

No siempre lo consigo


PRENDELE FUEGO

Nunca sabes estar callado

¿Por qué no te paras a pensar de vez en cuando?

Tienes todo el planeta a tu disposición

Lo tienes todo

Préndele fuego.


EL DESIERTO

Todas estas estupideces que rondan mi cabeza me están volviendo loco, poco a poco
Una y otra vez caigo en inútiles deseos imposibles y en pasiones
Presuntamente enterradas
El cachorro despierta y aúlla en la noche
Desértica
Estoy a mil años luz de todo
en un universo completamente lleno de vacío
quiero alcanzar el palacio imaginado
entre niños peces que se ahogan en los charcos

Quiero escapar de las garras del coloso
y quiero llenar mis manos con tu arena
blanca, fina, ardiente, inmaculada
quiero encontrar un arco iris infinito y dejar que mis exhaustos huesos
descansen sobre él
Quiero jardines de rosas negras en los que la luz llene mi cerebro
Para siempre
Quiero flechas apasionadamente envenenadas clavadas en mi pecho


¿UN CHUTE DE HEROÍNA?
¿A qué se parece un chute de heroína?
odio esa pregunta
nunca sé que coños contestar
la primera palabra que asocio a esas siete letras mágicas es CALOR

Creo que toda la vida he estado buscando calor, aunque solo fuera un poco

¿Un chute de heroína?

Es algo así como un profundísimo beso en la boca

¿Un chute de heroína?

Es algo así como si tu papá y tu mamá encendieran un fueguecito para asar pollo mientras tú retozas con tu helicóptero de juguete

¿Un chute de heroína?

Sería algo así como si tú golpearas mi puerta un día cualquiera y al abrir te arrojaras en mis brazos con lágrimas en los ojos diciéndome que me quieres

¿Entiendes ahora?

MAÑANA NADIE

Dice que mujeres guerreras bajo el barro
y que puedes encontrarlas entre las cenizas, cuando menos te lo esperas
en los despachos, burdeles y palacios, las princesitas lamen despacio
sus pequeños caramelos de limón amargo y sonríen, es su trabajo.

Las más audaces ruedan por espeluznantes callejuelas,
incendiando el helado crepúsculo.

Las más audaces ruedan por
espeluznantes callejuelas

¿Sabes?, creo que podría decir desafilada el cielo esta noche
y podría quedarme plácidamente a contemplar
como termina el espectáculo soñado
con una cerveza fría en la mano
con una sonrisa en los labios

El vertedero de mi alma anidan los halcones en invierno,
ven a verlos caer en picado

El vertedero de mi alma anidan los halcones en invierno, ¡Ven a verlos!

Dicen que mujeres guerreras bajo el barro
y caballos árabes agonizando en la tormenta

¿Podríamos olvidar el infierno por un momento y ser lo que somos, sin perdernos?
¡Sin perdernos!
Uno tras otro los charlatanes se agachan abriendo sus culos enfermos, pálidos y cadavéricos.
Mañana nadie se acordará de ellos
Mañana nadie se acordará de nada
y nadie vendrá a coger a los invitados más pequeños
mis amigos me habréis perdonado y os largaréis tras la última Canción canalla
con una silenciosa mirada, con un gesto cómplice, con una caricia, me despediré
La música seguirá sonando
Algunos me daréis un beso.

SALAMANDRA MÍA (En Padre Damián, a las tres de la mañana)
Ahogándome en un mar de dudas, en Padre Damián, a las tres
de la mañana
después de que te eclipsaras tras la maldita puerta de un ascensor
recorro paso a paso el viejo camino con lágrimas en los ojos
porque tú también llorabas cuando me dijiste adiós
Tu pequeño cuerpo delgado y la boca encendidamente encarnada
esa mirada apabullante que me recuerda constantemente lo poco que soy
una pasión desbocada, una caricia furtiva, un imposible destino bañado
en sudor
un pecado, un enésimo deseo...
... entre tu oscura ropa interior abandoné definitivamente mi infancia.



El ÁNGEL de Ana Curra 

Formas parte de mí. Cuando yo voy, tú lo haces conmigo, es inevitable, pero hablar de ti es otra historia. Se me encoge el alma y el estómago de punta. 

El ángel más bello de ojos oceánicos, el viajero más imprudente cuya sombra alargada y negra se estiliza hasta aquí aullando música sobre cristales rotos y versos como puñales de la fraudulenta condición humana. 

A mí lo que me gusta es recordarte en tus detalles cotidianos, hablar con César, el Dogo, el Mena, el Porras, Santi, Alberto… los que te conocimos de cerca. Adoraba tu media sonrisa, tus ironías, tus momentazos. 

Poner tus discos y casettes y seguir compartiendo nuestros ruidos de forma perpetua. 

Mirar a mi cachorro Trece y ver tu adoración por todos los cachorros del mundo. 

Hacerme con un libro o disco recién comprado y ver tu movimiento compulsivo y tremenda avidez por desvirgarlo. 

Tu costumbre sorprendente y desquiciante a partes iguales por desarmar en sus piezas más ínfimas cualquier aparato que entraba en casa, una radio, amplificador, guitarra… Todo era sometido a un escudriñamiento minucioso, dejarlo en nada, inservible… después, intentar crear de nuevo, como Dios. No siempre consiguiéndolo. 

Tu talento sorprendente para falsificar las obras de arte de tu madre, pintándolas en cualquier caja de cartón de galletas, dar el cambiazo al marco y no ser descubierto. Vender los originales y a otra cosa mariposa. 

Tus comentarios despectivos por todo currante que mata sus sueños, para ti la mayoría. Con arrogante mirada despreciando la mediocridad. 

Y ya no te digo por los candidatos y sus caras de cochinitos, si vieras la que nos han liado los muy marranos! Me encantaría escuchar tus opiniones al respecto, leer tus improperios a balazos certeros en las redes sociales. 

Como siempre, aquí llueve sobre mojado y los sin techo van en progresión desorbitada, hay ancianos que se tiran por sus balcones, trágicos dibujos rojos, llorarías de tristeza y de tu puño saldrían espectaculares palabros para los hijos de puta que mandan aquí abajo. 

A los mandatarios les está ocurriendo algo inédito y muy divertido. Sus narices crecen y crecen sin fin, sus lenguas tartamudean y hablan de forma inconexa. Te encantaría la pijita Cospedal. 

Los Hare Krisna pelados y vociferantes van en aumento. El otro día los vi volviendo a su sede Malasañera, me acordé de ti. "Me gustaría ser mas idiota todavía para cantar el Hare Rama". 

César y su Stratocaster permanece, buscando paraísos artificiales, como siempre... 

El Dogo, el Príncipe Payo, también lo hace. Ahora no come nada que tenga ojos. 

El otro día abrí el cajón de las ausencias… salió el contrato de nuestra última casita en Chueca, tus documentos, los de nuestro cachorro currito, fotos de juventud arrogante, exuberante… informes médicos infames, nuestra última consulta médica por tu insistencia a traer un niño al mundo, tu creencia en que el amor podría con la ignominia… recuerdos, recuerdos, recuerdos que siguen doliendo. 

Aquí están todos tus cuadernillos manuscritos de nuestra vida en común, donde lanzabas el primer escupitajo que más tarde y con trabajo y dedicación escrupulosa imprimías con un latido feroz, implorando un rato más de diversión salvaje. 

En los Subterráneos, reales o anímicos, te echo de menos. Eran tus espacios habituales y reinabas como nadie, te expresabas mejor que nadie y le dabas la vuelta de tuerca como si nada. 

Cada año cuando llega la desnudez y las hojas secas vuelan, constato tu lucidez premonitoria, te fuiste a la edad que lo hizo Cristo y lo dejaste bien escrito en tu Otoño Asesino. Brillante Ecce Homo. Yo soy todo y la fatalidad está en mí. 

Tu pánico a contagiarme un virus que para mí jamás existió. Nunca me gustaron los condones y la sangre es un bello río de color, jamás tuve respeto ni miedo al invasor. Siguen sin atreverse conmigo. 

Me gustaría saber qué tal vuestras fiestas al otro lado, con Eduardo, Camarón, Jimmy, Jim… hacerme un hueco para el gran rave del juicio final. No me lo perderé, estaremos juntos y en primera fila. 

Tus poemas y canciones han trascendido. Te encantará ver todos los que a continuación lo demuestran. Con dedicatoria al chico delgado, de tez pálida y un as de picas tatuado. Sé que te gustaría y yo en tu nombre se lo agradezco. A todos y cada uno de ellos y ellas. En especial a Vicente. 

Echo de menos tus ramos de flores cada día para nuestro santuario, no había muchas pelas pero siempre te las apañabas para que oliera bien. 

Yo solo te regalé uno de rosas rojas, el último día…., después… lo cubrí con mi tierra 

…….. y así continúo…. 


¿DÓNDE ESTABAS TÚ EN EL 94? Vicente Muñoz Álvarez 

Si a un poeta español fallecido le debíamos un homenaje en Vinalia Trippers (además de a Raúl Núñez, con el que nos desquitamos hace ya tiempo) era a El Ángel (Ángel Álvarez Caballero), cantante de Los Volcánicos (con los que grabó el mítico Polvo de Ángel, acompañado de Ana Curra, César Scappa y Los Mercenarios) y autor de un tremendo y revelador poemario titulado Los planos de la demolición (El Europeo, 1994), un documento estremecedor sobre la adicción a la heroína y la mala vida en las calles y un jarro de agua fría al sistema y el canon, que hoy, veinte años después, incomprensiblemente descatalogado y prácticamente inencontrable, se ha convertido en libro de culto por méritos propios. 

Yo tenía por aquel entonces, en el 94, 28 años, tocaba la batería en un grupo de rock, era fan de Parálisis permanente (la malograda banda de Eduardo Benavente y Ana Curra) y El Canto de la Tripulación, había escrito ya un buen puñado de poemas urbanos y estaba contagiado hasta el tuétano por la literatura, y me sentí plenamente identificado con aquellos desgarradores, sucios y amargos versos, que evocaban el lado salvaje de la vida como nadie antes (al menos en nuestro país) lo había hecho. 

Me quedé prendando de aquel libro, lo leí y releí docenas de veces en los años sucesivos y creo que, junto a los de Bukowski, Céline, Raúl Núñez y los autores beat, fue uno de los que más me influyeron y marcaron mi posterior camino. 

A Bukowski, a Céline, a los beat y a Raúl Núñez, ya les dedicamos en su día nuestro sentido homenaje (en este fanzine y en diversas antologías), y ahora, fetichistas y mitómanos como siempre hemos sido, ha llegado el momento de saldar esa deuda pendiente con El Ángel y rendirle tributo a través de nuestros propios versos. 

Va por ti, Poeta, con nuestros mejores latidos, allá donde ahora estés. 

Ana Curra & Vicente Muñoz Álvarez, prólogos de Poemash Especial El Ángel, incluido en Vinalia Trippers 12.

Publicado por Vinalia Trippers en 9:29

image

image

El Angel

La resurrección literaria de un poeta maldito gracias a "Cuadernos de Matemático", de Ezequías Blanco

29.05.2009 | 02:09
José Angel Barrueco
José Angel Barrueco
Hace poco más de un mes me llegó al buzón el último número de la revista "Cuadernos del Matemático", que dirige desde Getafe el escritor y poeta zamorano Ezequías Blanco. Con este número celebraban veinte años. Incluso hubo una fiesta a la que no pude asistir, pero que ha quedado recogida en vídeos accesibles en Internet. De todo eso ya hablé en mi blog y di los nombres de algunos de los poetas que colaboraban en dicho número. Hoy quisiera centrarme, otra vez, en el cuadernillo especial que incluía este número. El cuadernillo sobre El Angel, poeta y músico maldito cuyo único poemario publicado, "Los planos de la demolición", se cotiza hoy en el mercado a precios de escándalo, los propios de los ejemplares raros y únicos.
La semana pasada, charlando con David González y Esteban Gutiérrez Gómez en un mesón de Fuenlabrada, surgió el tema del cuadernillo sobre El Angel. Ambos tienen en sus bibliotecas "Los planos…", publicado en el noventa y cuatro. Yo no lo tengo. Aún sueño con hacerme con un ejemplar algún día de estos. El cuaderno especial contiene fotografías hechas por Alberto García-Alix y un extenso poema del poeta de la movida. Un poema de varias páginas, rompedor y alucinante, y que yo pensaba que pertenecía al libro citado. Pero Esteban y David me aclararon que no, que las páginas de ese cuadernillo eran inéditas. Esteban dijo que eso (el cuaderno) ya valía una pasta. Y más que valdrá cuando, dentro de un par de años, no sea posible encontrar ejemplares de la revista ni del especial y queden ambos como piezas de coleccionista. Se cotizará a precios muy altos. El año pasado encontré un ejemplar de "Los planos…" por ahí, pero costaba cincuenta euros y al final no lo compré. Y ya lo vendieron. Durante esa conversación con David y Esteban, les puse tras la pista de "Polvo de ángel", el disco de El Angel y los Volcánicos, grabado en el noventa y tres. Se puede conseguir por Internet. Y se trata de otra rareza con la que me hice al día siguiente de leer "Otoño asesino" (así se titula el cuadernillo del que hablamos).
Unas horas después, conversando con Tomás Sánchez Santiago en Zamora, surgió de nuevo el tema de El Angel y "Cuadernos del Matemático". Porque unas cuantas semanas atrás fui a ver el homenaje que un grupo de autores le hizo al desaparecido poeta Angel Campos Pámpano en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Fui para saludar a Tomás y para escucharle recitar. El caso es que me pareció ver entre el público a Ezequías Blanco, pero no estaba seguro porque nunca nos hemos visto en persona. Tomás me dijo que sí, que se trataba de él. Y hablamos un poco, también, de El Angel, de esas páginas que, gracias a Ezequías y a García-Alix, tenemos la oportunidad de disfrutar. Lo que no me explico es por qué nadie reedita el poemario de El Angel, o publica toda su obra en un único libro. Tal vez la respuesta sea ésta: que, hoy, pocos saben quién fue aquel poeta raro, exterminado por las drogas y el sida, flaco como una espiga y con la voz desgarrada y autor de poemas desgarradores. Quizá sólo cuatro o cinco compraríamos su libro. Miro el folleto interior del disco. El Angel se encarga de la voz y las guitarras eléctricas y acústicas. El resto de la banda lo formaban Ana Curra, Juanjo Pizarro, Miguelito Suárez, Tony Jurado, César Scappa y Dogo Rojo. Debemos estar agradecidos por esta resurrección literaria de sus poemas en "Cuadernos del Matemático". Por supuesto, la noticia no apareció en ningún periódico. Como es habitual, tuvimos que recurrir a los blogs, que es donde se han colgado fragmentos del poema y donde El Angel vive de momento. 


sábado, 25 de junio de 1994

Ana Curra y El Angel resucitan en el infierno

La sala Revólver acoge el regreso de dos enamorados supervivientes de la 'movida'

Josep M. Moragriega 25 JUN 1994
La línea dura de la movida resucitó el jueves en Madrid. El Ángel -guitarrista, ex heroinómano, poeta, compositor- y Ana Curra -teclista, musa, pegamoide en los años frívolos y felices del Foro- han sobrevivido al infierno y lo han demostrado, volviendo, después de muchos años de silencio, a subirse a un escenario. A 50 grados sobre cero, empapados, de amor, poesía, entusiasmo y sudor, "la pareja más guapa del Foro", según definición suya -de él-, presentó su nuevo disco, Polvo de Ángel, en la sala-sauna Revólver. Con ellos, dos o tres centenares de amigos.

El Ángel y Ana Curra se conocieron hace más de 15 años en el local donde ensayaban muchos grupos de la movida. Ella tocaba los teclados con Los Pegamoides. Él, la guitarra en Los Escaparates. Ahora dicen que ya entonces se querian sin saberlo, pero han estado todo este tiempo casi sin verse. Hasta que en enero del año pasado se encontraron en un recital de Enrique Morente. Desde ese día, ha dicho Ana Curra en el prólogo al libro de poemas de El Ángel (Los planos de la demolición), se han "perforado el alma".El resultado público de tan privada perforación es Polvo de Ángel, un doble disco que incluye 15 temas, casi dos horas de música, aires de Burning, Lou Reed y Bob Dylan, y, al fondo, la personalísima manera de narrar de El Ángel: "Cuando un policía te hace oler su aliento / y nadie va a mover un dedo por ti, / cuando miles de gritos no sirven de nada, / cuando un hijo de puta sepa hacerte sufrir, / cuando la gente no habla y la gente escapa, / cuando se cierra la puerta y no puedes salir...".

El Ángel salió al escenario a los acordes del novio de la muerte. Los fantasmas de sus ídolos sobrevolaron enseguida la sala: aspecto a lo Iggy Pop, pero en guapo: movimientos, voz desgarrada y profunda a lo Lou Reed.

Sus héroes

Él nunca ha negado quiénes son sus héroes, ni su influencia en su música y su vida: "Coincidió la transición política con la explosión de un montón de grupos de rock, con mucha gente que vivía de otra forma... Eramos músicos y éramos adolescentes; oíamos Heroine y queríamos ser como Reed, Dylan, Iggy... Querías ser el más golfo, el más yonqui, el más pálido, llevar las chicas más guapas de la mano... Caímos de una manera salvaje en el caballo, sin medias tintas, o estabas en la historia a saco y a muerte o no estabas. Ahora resulta aterrador hablar de ello. Sólo quedamos vivos cuatro o cinco".

"Hice el disco sobre todo para que Ana Curra volviera a ser una estrella del rock and roll", ha dicho él.

Y ella, con el pelo de mohicano y pantalones campana que suscitaron la nostalgia por sus famosas medias de rejilla, sudó el estrellato con entusiasmo. Ana, El Ángel (voz, guitarra eléctrica y acústica), César Scappa (guitarra y voz) y Los Volcánicos (tres guitarras más y un batería) ofrecieron un concierto duro y tierno.

Sucia canción de amor, El mar, Mi cielo, Yo sé perder... Las largas canciones de El Ángel hablan de amor y soledad, de drogas y perdedores, de ciudades solitarias y sórdidas; pero su música es optimista, una especie de puñetazo fresco anti-reglas comerciales, y su valor, sobre todo, es el recuerdo de aquellos años que empujaron a unos al éxito y a otros a la heroína. El Ángel no tuvo nunca lo primero, pero eso parece importarle nada.

El jueves, la presentación del disco en "esta ciudad preciosa que muere poco a poco y en la que algo tiene que pasar y pronto", congregó en el Revólver sólo a trescientas personas. Entre el público, algunos otros supervivientes de aquel tiempo, como el fotógrafo Alberto García Alix, amigo de los dos, autor de las fotos del disco. Ni Alaska, ni Carlos Berlanga, ni, claro, los que murieron en el camino. Sí acudieron el escritor novel José Ángel Mañas y la ubicua cantante Cristina Rosenvinge.

Hizo más de 45 grados, el sonido fue horrible, y la mitad del aforo abandonó la sauna a la hora del Bolivia-Corea. "Pero ellos han estado magníficos", dice Alberto García Alix. Y la música de El Ángel, enfermo de sida, seguirá sonando cuando él ya no esté.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...