domingo, 2 de agosto de 2015

POESÍA: LOADOS Y QUERIDOS, REZADOS Y BENDECIDOS SEAN ESOS POLÍTICOS QUE HAN DECIDIDO QUE EN CASTILLA LA MANCHA LOS NIÑOS Y NIÑAS DE DETERMINADOS PUEBLOS VUELVAN A ESTUDIAR ALLÍ DONDE NACIERON NO DONDE OTROS/AS HOLGAZANES/AS QUERÍAN




Estaba en mi cama absorto en otro menesteres
que no eran sino los de intentar dormir
cuando me han venido a la cabeza ideas y más ideas
propias de quien lee en verano más de la cuenta
y tiene como consecuencia de ellos que realizarse a si mismo reflexiones arduas
que una vez reconvertidas a su lenguaje de uso el coloquial
quedan más o menos como intentos de convertir a la palabra en poesía
y dicho esto que sirve de justificación
para lo que venía después, ahora para ser bien entendidos,
comienzo,
sin prisas,
pues la mañana todavía solo es intento
y el perro a mi lado dormita
sin pedir de mi persona para realizar esas sus necesidades tan por mi atendidas.

A lo que iba
me lleva en estos días
si alguien lee mis escritos
La Mancha con sus poetas
y sus muertos esos de alta cultura
y sus escritores y sus libros de caballería
y en eso me quedé quieto
buscando entre las brasas que ya no queman.
cenizas en unas tierras muy concretas
definidas en un lugar al que se ha venido a llamar de todo
desde tierras de los Juan Manuel,
Don se entiende él, a Marquesado de Villena, Mancha de Montearagón, Mancha a secas,
Mancha de Aragón, Manchuela,
Cuenca ni Alta ni baja.......
Hablo para que me entiendan de Pinarejo, Santa María del Campo Rus, de quien decía un erudito en el siglo XIX cuando en la provincia de Cuenca se cambiaron los nombres a unas decenas de localidades que sobraba los de Rus, pues entonces viene a ser campo, por dos veces repetido. 

Como ven me iban,
pero al instante vuelvo como lo hacen las alondras,
los jilgueros
y como lo hacen las madres cigüeñas
esas que no abandonan el nido
aunque se prenda fuego la torre
donde sus pollos recién salidos del cascaron ven los primeros clarores de los días.
Me había dejado El Castillo de Garcimuñoz y también La Almarcha
con su pozo Ayron
y sus doncellas en el hundidas
pidiendo varón que las saque de allí para ser poseídas,
un lapsus este que al instante corrijo.

Ahora ya dicho de todo un poco vuelvo a esos cultos varones a los  que había hecho referencia para que ya hagan su presentación por mediación del que les escribe y si el, yo, me digno a ello, diga aunque solo sean cuatro palabras de los que por aquí se sirvieron andar
pidiendo guerras y les salió mal la jugada.
o escribiendo libros de poesías,
de cetrería,
poemas acerca de la muerte
y libros de caballerías.

Sean todos bienvenidos
y tengan buena casa y mantel
donde poder ser atendidos
como solo los manchegos atienden
es decir con una pobreza digna de página de biblia
pero con una elegancia sin igual muy caritativa.

No verán ustedes mesas mejor atendidas
que aquellas de rodilla sobre las rodillas,
vasos, pan amasado en horno de leña, navajas de mango de encina
para llevarse a la boca lo que sobre la mesa cae, jamón, queso, migas,
gazpachos, carne de caza y bota de vino, porrón
o en lo que me digan, como ustedes quieran, en esas casas más dignas
donde yo no vi más luz que pasillos sombríos
y mujeres de luto espantado moscas
y extendiendo duelos y algunos quebrantos
de vez en cuando
para cuando llegaba la vendimia
y había que pagar a los jornaleros
o para cuando las cosechas eran tan grandes
que había que gastarse en jornales más de lo acordado,
pues es así, escrito con letra de redondilla,
que temblaran hasta los muertos en las tumbas.

Como ven hemos dejado a los hombres de letras ya muertos para irnos a lo de siempre a esa idea de que en la Mancha solo existe una fotografía por muchos que sean los fotógrafos y esa fotografía exportable es la que me sirve para hablar de estas cosas que tienen que ver con un triangulo que yo alargaría a pentágono para acoger dentro de esas jornadas con tintes culturales a otros pueblos entre ellos La Almarcha y Pinarejo donde también los hubo y muy buenos hombres de cultura, aparte de estos tres, Cervantes, Don Juan Manuel y Jorge Manrique, que imprimieron una parte de sus obras pensando en estos como yo digo páramos fríos de yesos y espejuelos, con sus muchas cuevas y montes con sus matojos, tierras hundidas, ríos subterráneos, cuentos y leyendas.

El amor por la tierra,
tan infinito como las estrellas que vemos, pero no poseemos,
nos lleva a un día
en que seremos también estrellas apagadas
durmiendo para siempre allí donde nuestras ideas nunca irán pues solo es corrupta la parte del cuerpo que se puede tocar con las manos.

Y así de fácil definiendo lo que en otros han sido años de estudio en ese arte el de la filosofía
y en aquel otro el de la teología,
me vuelvo como Don Quijote
sobre buena montura
a hablar de lo que ha traído hasta aquí.

Me ha traído como ya venía explicando
el decir que los muertos esos que nos sirven para glosar sus nombres en carteles y libros
bien muertos están
y que lo importante no es donde nacieron y cayeron
o donde murieron para desgracia suya,
ni por donde caminaron o holgaron, comieron   o hicieron de las suyas,
la importancia la tiene el hecho de que como habitantes de un territorio
y enamorados de sus antigüedades y de sus formas de vida y de cultura
debemos procurar y mucho en ello que las aguas de ese río llamado autonomía
rieguen a todos por igual,

Me alegro de esas aulas que se van a volver a abrir en Pinarejo
y en el Castillo de Garcimuñoz y en otros pueblos y villas 
y me alegro por los padres y madres de esos niños y niñas 
y también por ellos y por sus pueblos. 
Lo insensato es llevar a los niños fuera de su localidad para que estudien y que esto se haga a lo mejor con un coste superior al que supone estudiar en sus propios pueblos, todo por que una orden que regula estas cuestiones dice que cuando las ratios son inferiores a unos determinados números hay que suprimir unidades. Digo yo que para que estaba el corazón de una política que mandaba sobre el territorio sino para procurar por los suyos, menos mal que el entuerto se ha venido, al parecer a arreglar y por fin Pinarejo tendrá su escuela como ya la tenía en el siglo XIX cuando estos galenos venidos a políticos actuales no habían tenido todavía ni tiempo de pensar en sus diabluras por no haber todavía nacidos.

Pensado y hecho
¡ voto a Rus!
y dejo el escrito
tal y como lo he pensado.
Leerlo amigos y amigas
de la forma que creáis más conveniente,
con vuestras pausas, con vuestros altos
y con vuestras buenas ganas de aprender aquello de que para vivir felices
solo hace falta pan, agua y un buen potaje, bueno todo esta y vino.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...