sábado, 14 de febrero de 2015

POESÍA: LO QUE ACECHA AL MUNDO

Resultado de imagen de HUMOR ENFERMIZO

No me importa que me leas
ahora que es domingo
y se oyen ruidos de coches partiendo hacia horizontes desconocidos
con barras de salas de fiestas repletas de individuos
sedientos por beberse las penas que hieren sus orgullos.

El licor quema las penas y saca al exterior
ese humor enfermizo
que hace del débil un patriótico patricio
amante del orden y muy comedido
a la hora de dar consejos y cerrar el último
el local en el que tiene instalado su púlpito.

Honra dice el que bebe
el buen sentido
y hazlo a las buenas
con mucho tino
pues los problemas de la humanidad
son culpa de quienes solo piensan en llenar sus bolsillos.

Llovía
y ahora es el turno
de ponernos a seguro
antes de que la lluvia moje nuestro instinto
de sobrevivientes a los grandes desastres que acechan al mundo.

Y ahora llega el turno de hablar de lo otro,
lo nuestro incluido,
esa decadencia de espíritu
que afecta a la raza humana
desde el primero al último de los mortales nacidos.

Culpa es y así está escrito
de esos siete pecados, uno tras uno,
que en un libro vienen recogidos,
como consejos casi siempre incumplidos.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: CUANDO CRUJE LA RAMA ROTA

Resultado de imagen de RAMA ROTA

Me lleno de la savia de los árboles heridos,
antorchas de libertades apagadas
que abrasan en mis bolsillos

Cruje la rama rota
desde el abismo que se abre
allí donde los sueños de las aves expulsadas del Paraíso
se rompen, desde los siglos de los siglos.

Contemplo el mundo que me ha tocado vivir
y no disimulo que por primera vez en mi vida
me encuentro perdido
pues no se ven perspectivas de un buen futuro.

Mal asunto en este sábado rendido
a unas vísperas de domingo
con la prensa anunciando, martilleo seguro,
que alguien roba lo que no está escrito.

En el bosque de los árboles heridos
solo resisten los envites, sotas asustadas, jotas corriendo y reyes perdidos,
aquellos arbustos que pegados al suelo
sienten de primera mano a la madre tierra y la corriente de las aguas de los ríos.

Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: POR LA TARDE Y SOÑANDO

Resultado de imagen de tulipanes pintura triptico

Y en lo que vemos
y tocamos
y tal cual sentimos
y tal cual hablamos
y tal caminamos
somos
nosotros los que con la vida jugamos.

Día a día
brazada a brazada, siempre nadando,
entre paisajes inhóspitos
y otros humanizados
que sirven, viene esto al caso,
para seguir lanzando
al viento pétalos
de flores que del alma nos arrancamos.

En el jardín ese
con flores de papel y trapo
no huele la rosa que florece sobre su tallo
ni crecen los tulipanes
pues siempre están soñando
con llenar los espacios
de los colores improvisados
con los que sus cuidadores los sacarán al mercado.

Van las horas pasando
y los días
y los años, y
tal como hablamos
vamos
reconstruyendo nuestro pasado
aquel que dormido desde siempre descansa a nuestro lado.

Y queda del pasado
fuego
arrasando
esos espacios
de los cuales nada recordamos
y queda
de ello no dudamos
todo lo demás que con nosotros arrastramos.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio



POESÍA: EN EL PAIS DE LA MIERDA




¿Se puede vivir en Copenhague o Estocolmo y hacer pis en Madrid? Usted y yo no, pero hay ricos capaces de comer en un país, hacer la digestión en otro, y evacuar en España. Es lo que hacían todos estos defraudadores con el dinero en Suiza. Este país huele tan mal por eso, porque solo lo utilizan para ir al servicio y a veces ni tiran de la cadena.

El dinero, en la economía financiera, carece de significado cierto (ignoramos cuál es el respaldo de un billete de 500 euros), pero su valor simbólico no deja de crecer. Cuanto menor es su apoyo real, mayor es su capacidad alegórica. Un millón de euros equivale a un riñón, un riñón que, al contrario del auténtico, puedes guardar fuera de tu cuerpo, incluso fuera de tu patria. De ahí que los Pujol, por poner un ejemplo, pudieran mear en Barcelona el agua de Vichy que se tomaban en Suiza. He ahí un patriotismo de urinario.

El dinero guarda mucha relación con el cuerpo. Tener el riñón bien forrado o cubierto significa poseer muchas riquezas. A Bárcenas se le ve tranquilo porque sus vísceras están a salvo. Mientras defeca entre nosotros, su dinero (del que están hechas sus entrañas) sigue creciendo en paraísos fiscales situados a miles de quilómetros.

Soñábamos con ser la California de Europa y hemos devenido en sus servicios públicos. Cuando un cliente del HSBC en Ginebra pregunta por los baños, lo dirigen hacia nuestro país, que, según coloques el mapa, debe de caer al fondo a la derecha. Para usted y para mí, un billete de 20 euros es un billete de 20 euros, algo con lo que puedes comprar en los chinos equis quilos de fruta o tantas pizzas congeladas. Pero es que usted y yo vivimos en la economía real, en la que el dinero, en vez de ser un riñón, es una mierda.

Juan José Millás: 'elpais.com/elpais/2015/02/12/opinion/1423753956_296424.html


Atente ciudadano
y paga, 
tu que debes y eres pobre, 
al contado
que en España
solo sale el sol 
para los renegados
que comen en el extranjero
y cagan en España, 
a tu, lado,
billetes de 500 euros
lavados
con agua sucia de urinario

En España, gran urinario, 
llevan el riñón bien forrado
quienes defecando a tu lado
se sirven de bancos opacos
para depositar su dinero
y dejar que con los años
vuelva, este, reluciente como un paño.

Los bien pillados
disfrutan de amigos y chivatos
que les permiten,
no fuera el caso
de que se montara un fiasco,
regulaciones sacadas de debajo del brazo
que dejan a uno espantado.

En España solo pagan
los honrados asalariados
que están forrados
por arriba y por abajo
como si de España fueran
sus invictos soldados
utilizados
para servir a España
aun en el caso
de estar en el paro y sin trabajo.

Bienvenido amigo
figura en un cartel
que los defraudadores llevan marcado
en una hoja de ruta
que finaliza allí donde en el extranjero hay un banco
donde meter lo robado
y en España marcado como "water y baño"
un hermoso urinario
con billetes en las paredes colgando

Autor: José Vicente Navarro Rubio

viernes, 13 de febrero de 2015

POESÍA: Y EN ELLO PASA

No a la calma pasajera
lío de algodones, bala,
al calor de quienes callan
dando por asumido
teorías baratas
avisando  que detrás del trueno viene la calma.
Así nos pasa,
así se escriben historias
honrando a ladrones de guantes tan blancos como la lana.
Así pasan los días y las semanas
a la espera,
siempre el que espera gana,
de ver como algo en nosotros cambia.
Y en ello pasa
el autobús de las utopías
en sus asientos sentadas,
el tren de la esperanza
sin más paradas
que las alzadas en una triste mirada,
y la vida misma transformada
en algo que no esperabas.

Poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA:DEL HOMBRE Y LA TIERRA (12)


1
Reverbero los primeros fríos de la mañana
me saben cual cual piel de naranja agría
sopa fría
agua escarchada
rincón vacío de últimas palabras
cuajadas 
mal pronunciadas
rompiendo la esencia de la nada
vacío
luz que se enciende
solo ella
sin necesidad de una lampara
2
No descansa el cuerpo
apenas ni el alma
la voz tenue a la puerta de una morada
Tan clara el agua
bebo donde nacen las fuentes
cascadas inmensas descarnan
en su caída brava
arrasan
como si nada pasara.
 3
El paraíso tan imposible
solo el se alza
en los laberintos de una niñez lejana
Tal palabra
rompiendo la cascara
se sumerge uno.
en los ocasos que acompañan
primeros pasos
últimas pisadas
4
Pueblo surgiendo
pueblo y morada
con calles paseadas
Tan lejana la voz 
clama San Juan en el desierto
le sobra arena
le falta solo agua
su fe da vida
luces a quienes le faltan
5
En los campos se ahuyentan 
entre sudores resbalando por la espalda
las tardes cuajadas
de todo 
hasta de palabras
ahogadas en un pozo sin agua
al que acudimos para saciarnos de paces que nos faltan.
6
Si todo se marcha
luz de vida
ultimas miradas
cascada de silencios
fríos, calores, 
mañana no será otra cosa en la cama
que un sueño anidando
entre sábanas y mantas.
7
Un coyote sobre una peña
elevada
y allí se levanta
una niñez y una tela de araña
tan una y otra acostumbradas
a ser sorteadas
como cuando vadeamos ríos de aguas bravas.
8
La calma
durmiendo ella ya cansada
de ser trueno cuando clama
entre desgarros en el cielo
y en la tierra miradas asustadas
y la calma
de un cirio cuando se apaga
para cuando todos se van a la cama
y se oye, voz robada, a la mañana
campanas voltear sin apenas dejar espacios en calma.
9
Pasa y no deja nada
tras su irrupción en quien toma la palabra
un coche
sobre sus ruedas al suelo pegadas
y deja
en la noche asustada
la sensación extraña
de ser con la noche
como ese coche veloz que pasa.
10
Se cierra el círculo
y se traza
una recta que pasa
por el centro
y se divide la tarta
con sabor a tierra y agua
para cuando cumplen años las sirenas de la mitología clásica

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio 

DIEN CAI DAU



Este poemario, con su audaz título en vietnamita que significa "loco en la cabeza" es un clásico de la poesía estadounidense. Una crónica de las experiencias de un soldado afroamericano, el propio autor, en el infierno del combate vividas entre 1969 - 1970.

POESÍA: PALABRAS Y VIENTO

Resultado de imagen de medida del tiempo

Hay algo más que palabras,
un mundo abierto,
siluetas que pasan sin detenerse,
no entiendo
el valor de eso que se llama tiempo,
y lo que hacemos
cuando salimos corriendo
tras el sonido impertinente del teléfono.
La llamada
de aquello que nos duele dentro
nos lleva
a pensar
con total conocimiento de lo que hacemos
que la vida vale solo eso
que cabe dentro de un cuenco.
Repaso
lo que hasta ahora he hecho,
todo,
sin dejar nada en el tintero,
y me encuentro,
al paso de una brisa de aire fresco,
confundido con todo aquello
que brillando por el día como el oro
por la noche se convierte en camelo.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

ENCUESTAS EN ANDALUCIA:EL PSOE SERÍA LA PRIMERA FUERZA POLÍTICA







El PSOE, a pesar de perder votos, sería la fuerza más votada en las autonómicas de Andalucía, con un acusado descenso del PP en intención de voto y la notable irrupción de Podemos, según la encuesta que realiza periódicamente la Universidad de Granada.

El partido de Susana Díaz obtendría el 35,2 % de los votos, seguido por el PP, con un 29,1 %, y Podemos, que irrumpe en el panorama electoral con un 14,9 %. IU sería la cuarta fuerza política, con un 8,4 %, mientras que Ciudadanos aparece con un 4,6 %, dejando atrás a UPyD, que se quedaría en el 3,1 %.

Con estos resultados, el PSOE no llegaría a la mayoría absoluta, y tendría que pactar con otra fuerza un acuerdo de coalición o lograr su investidura con una mayoría simple y gobernar con pactos puntuales. Díaz ha repetido en varias ocasiones que no pactará ni con el PP ni con Podemos, mientras un supuesto pacto con IU podría no ser suficiente para obtener los 55 escaños que exige la mayoría absoluta.

En la elecciones autónomicas andaluzas de marzo de 2012, el PP obtuvo un 40,6 % de los votos emitidos, seguido por el PSOE, con el 39,5 %, e IU en tercera posición, con el 11,3 %.

FUENTE:http://elventano.blogspot.com.es/2015/02/encuesta-en-andalucia-psoe-seria-el.html

jueves, 12 de febrero de 2015

POESÍA:DEL HOMBRE Y LA TIERRA (11)


1)
Su vida llena
de esa cultura que a los pueblos los diferencia,
Él
a solas
solo espera
recoger como el labrador buenas cosechas
de sentimientos positivos
hacia esa su tierra
tan olvidada y tan llena
de todo aquello que a los pueblos los hace diferentes
al resto de pueblos del planeta tierra.
2)
La expresión hecha poema
de muchos versos
y de tantas enseñanzas en sus letras
que el hombre ahonda con fuerza
en lo que cree y en lo que le dejan
en tiempos que solo sirven
para anotar en una libreta
todo aquello que se habla y en casa se queda.
3)
Puede ser
que no valga la pena
el pelear por lo que uno piensa
y más
si te das cuenta
que no sirve para nada
volver a ejercer tu oficio de poeta
en un mundo vacío que navega
por mares infectados de tormentas
sin puerto a la vista
en el cual fondear a la espera de que amainen los temporales que azotan a la inteligencia
4)
Cuatro letras
en una libreta
sirven para definir la vida
de quien se siente a solas y piensa
en lo que le queda
por hacer y lo que lleva
concienciar al pueblo para salga del mutismo que en la boca se cierra con cremallera.
5)
En un parque juegan
niños y niñas sin más prendas
que esa inocencia
manifiesta
de quienes en su ignorancia conservan
la verdad a flor de piel y la mentira tan lejos que no detectan su presencia.
6)
Por la ventana entran,
en estas horas de la tarde
que señalan casi frontera,
cortinas de tristeza
y la silueta
de unas ramas de árbol
ya cansadas de ser juguete
de ese destino que de uno se podera.
7)
Si no fuera
porque el tiempo
huele a dejadez
e infinita paciencia
saldría de esta monotonía que me aprieta
e iría
a ese lugar donde las ideas
no se condensan
ni por falta de ganas
ni porque otros así lo quieran.
8)
En el mercado se aprecia
todo aquello
que se llama inteligencia,
cuando se compra en los puestos
y el que vende utiliza de sus dotes de galán de noche  para colocar una pica
en  nuestra paciencia.
9)
Sobre ruedas
un coche
enfila una recta,
coge una curva
y se estrella
sin más palabras y sin más historias viejas
que aquellas
que se pasan de padres a hijos
mientras el pitido de una locomotora de tren de vía estrecha
cruza por la cabeza
de quien escribe poemas.
10)
No
a las miserias,
no a cuentos ni cuentas.

autor de la poesía: José Vicente

miércoles, 11 de febrero de 2015

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (10)




1)
Todo duerme,
nadie espera,
ni la luz a las tinieblas,
ni los ruidos  a los silencios,
ni las paces a las guerras,
ni el odio al amor,
ni la pobreza a la opulencia,
2)
Todo calladamente espera,
a esas horas concretas
en que la vida brota
sobre la tierra
y por los caminos comienzan
a transitar seres
que en su corazón llevan
alguna idea concreta
con la cual santificar ese día que ante ellos callado se muestra.
3)
Se mascan,
tal hierba,
los silencios de la noche
que se llenan
de silbidos de caracolas llenas de arena.
Es la noche
la que lleva
hacia esos paisajes
que comienzan
con tinieblas
y finalizan con luces entrando por todos los rincones de una ventana abierta.
4)
Se llenan,
a sabiendas
de que todo volverá a ser lo que era,
los lugares con misterios que en la noche se entierran,
las cabezas con ideas que por el día se desechan,
y las almas con sensaciones malas y buenas.
Quien quiera
saber de todo esto algo más de lo que se entiende por muestra
ya sabe
que tiene las puertas abiertas,
para salir a la calle
y correr tras las estrellas.
5)
Llegan
las preguntas sin respuestas
y otras
tan abiertas
que parecen barajas
sobre una mesa
que los jugadores dejan
después de echar una partida
y jugarse unas prendas
que no quitarán ni las penas.
6)
Huele a leña
quemada en una hoguera
para cuando el frío aprieta
y la noche, toda ella,
comienza a llenar las casas
con su presencia.
El humo que sale de una chimenea
es la última presencia
de todo aquello que se quema
ya sean libros o ideas.
En noches de cuchillos largos
y sonidos de tacones sobre adoquines de calles y aceras
tembló el mundo
y todo lo que sobre la tierra
era algo más que una mata seca.
7)
Paciencia. Mucha paciencia.
Toda la paciencia
del mundo
y con ella
todas las buenas ideas
que sirvan ellas
para edificar sobre la tierra
un mundo mejor
en el que todos los seres puedan
hablar con la tranquilidad puesta
en que no recibirán ninguna reprimenda
8)
Es tiempo de hablar
de todo aquello
que se lleva
en el alma y pesa
tanto como una pluma
que en el cielo vuela
y para cuando cae sobre la tierra
lo hace poco a poco
como si no quisiera
saber nada de lo que bajo el cielo se cuece en grandes hogueras.
9)
La fe
y la inteligencia
¿Quién manda?
¿Cómo se come esa fruta fresca?
La fe mueve montañas enteras
y la inteligencia piensa
si valía la pena
tanto trabajo sin recompensa.
10)
Para que todos lo entiendan
acaba un poema
y comienza otro
que vive en la cabeza
dando vueltas
hasta que el poeta lo adorna
y viste entre aleluyas y gentileza
con todo aquello que encuentra.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (9)


1)
Se ve
en ese dominio del hombre
sobre la naturaleza
la mano de un Dios
se llame,
venga al caso
como se quiera,
imponiendo con voz ferrea
su palabra
para que se haga
lo que el quiera.

2)
El mundo por hacer,
todo a medias,
entre descansos obligados
y días de fiesta
en que ese Dios,
el cual te enseñaron en la escuela
y en noches de tu madre
recitando oraciones
bajo la luz de una vela,
se toma un descanso
para salir a la palestra
todavía, si se quiere, con más fuerza.

3)
Y Dios  invita
al hombre y a la mujer
a ser diferentes
al resto de las fieras
y con un soplo,
que casi se lleva de la tierra
las montañas y los ríos
las llanuras y las altas cordilleras,
crea,
al hombre a su imagen
y semejanza entera,
es decir para,
que se sepa,
con extremidades, tronco y cabeza,
y a la mujer,
del hombre su compañera,
más tarde de la cuenta
entre sueños de uno e infinita paciencia
de quien tiene poder para sacar de debajo de las piedras
tesoros que nadie encuentra.

4)
Ya todo acabado
comienza la fiesta,
de  llenar los continentes
y todos los lugares de la tierra
de animales, plantas y seres
y para que todos entiendan
de razón de ser
y de dominio sobre la naturaleza
al hombre y a la mujer que viven a su antojo disfrutando de una vida placentera.

5)
Historias como esta
las hay a millares
en cada rincón de la tierra,
cada una con su singularidad
como si todos los dioses que en los cielos reinan
y en la tierra tienen sus ojos puestos no supieran
que descienden de la misma cepa,
llamada ignorancia con brotes de fe ciega.

6)
En este recorrido
por ese Olimpo
junto a la tierra
encuentras toda clases de dioses y de diosas
y de mortales al servicio de una buena mesa.
Grecia, Roma, la India,
Eipto, Persia,
China y Japón,
en las islas, montañas, llanuras, mesetas
y donde se quiera
aparecen oráculos y templos
a los que llevar ofrendas
y en los que se reza
para pedir favores
con los que saldar alguna deuda
y contentar a los dioses para que no se irriten con quien ante ellos tan manso se muestra.

7)
Contra el pecado
rezos y penitencia,
este es el bálsamo que se aplica
y la pena
con la que se perdonan las faltas
y se vacía la cesta
de frutas podridas
para llenarla con otras de buena apariencia.

8)
Y el hombre se llena
de una luz brillante
y de una melodía
tan bella
que todo lo que hace
y aquello  en lo que piensa
es gentileza
de ese Dios al que teme
por mucho que se meta en la cabeza
que es piadoso con sus criaturas sinceras.

9)
Vuelta a la rosca
y a la paciencia
de quienes viven sobre la tierra,
pues la historia de la humanidad
está llena
de preguntas por responder
y de respuestas
acomodadas al gusto de quien las hace
y de quienes con ellas
se abrigan por las noches
cuando el frío aprieta.

10)
Vuelta a empezar
para acabar
con estos poemas
con la vista puesta
en la próxima hornada,
esa que se gesta
allí donde se acaba el camino
y comienza otra senda
de la cual se desconoce la meta.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (8)


1)
En un mundo que no atiende
a otra razón que no sea
lo que el destino diga y haga
uno se siente siervo
al servicio
de quienes manejan los hilos
de nuestras vidas.

2)
Luna escondida
entre nubes negras
que en su vientre esconde con gran sigilo
cataratas con vistas a un abismo, fuentes de aguas cristalinas, mares en paz consigo mismo
y lo que es peor rayos, truenos y centellas
como aperitivo
de un día sin más historia que la que se contiene en este verso alejandrino.

3)
Reescribiré mil veces
y mil veces contigo
ese último verso
que se tienta cuando hace frío
En las noches con sus horas
dando vueltas en un reloj suizo
se rehacen los días
a gusto
de quienes sueñan con ser los amos del mundo.

4)
La ciudad que cae
y la ciudad que se sirve de uno
para que de ella se diga que tiene buen crecimiento vegetativo.
En la ciudad anidan
los otros y los unos,
estos y aquellos
y por si fuera poco ellos los que así se llaman individuos.

5)
No importa
ni tiene sentido
que nos enojemos
pues lo hacemos con nosotros mismos.
La crisis sirve
para que pensemos en el futuro
con los pies pisando el suelo
y las manos dentro de los bolsillos.

6)
Un ave de dulce trino
en una alameda de árboles
ya desaparecidos
y un niño
que va a la búsqueda de ese nido
donde una hembra
con alas pintadas de colores atractivos
alimenta a sus hijos.
El niño aquel
hoy se siente herido
por las mentiras sin sentido.

7)

martes, 10 de febrero de 2015

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (7)



1)
Camina el hombre
y en sus andanzas
se hace preguntas
al tiempo que se encuentra
con el otro mundo,
el de los compromisos y preguntas.
El hombre se hace poco a poco
y se llena al igual que una vasija
de aquello que sirve para escribir y asimilar teorías.
Vuelve el hombre al compromiso
y a la razón pura
para casi en ese secreto de sepultura,
beber de los libros y de las enseñanzas que se reciben en las tertulias.

2)
Dos mundos se adivinan
en quien se viste de largo
y encuentra
en la jungla de la ciudad,
amasijo de ideas difusas,
esa llama profunda
que arde por dentro
sin dejar más cenizas
que las que se pueden depositar,
besos,
en una mejilla.

3)
Disyuntiva.
La ciudad que inunda al ser
que se abre al mundo
sin más miras
que llenarse de cultura
y el hombre con su búsqueda
que encuentra otras formas de vida
para el desconocidas.

4)
Los libros, las formulas
y las teorías
sirven para aquello
en lo que uno se implica.
Al otro lado del talud,
allí donde la ciudad no duerme
y los hombres no tienen prisa,
se vive otra vida,
esa que resucita en el alma sufrida
de quienes sienten a su pueblo
crecer en su interior como una espiga.

5)
Cuando se marca una línea
y uno es fiel
a ese espíritu de lucha,
compromiso al que nadie obliga,
solo queda continuar caminando
con los ojos puestos
en aquello que motiva.
El pueblo
que te llena de vida,
la lengua
que te sirve para trasmitir las ideas
que por dentro inundan,
la cultura
de otros y estos días
y la fe
puesta
en la creencia
de que lo que haces sirve para abrir y cerrar
puertas a las que acudías solicitando ayuda.

6)
Se
que esos libros
dormidos de por vida
algún día
tendrán su ocasión,
por ahora perdida,
de poder ser abiertos
para enseñar esas maravillas
que hace de los hombres
más sensibles ante los ojos de los que necesitan doctrina.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (6)


1)
La luz del día
no llama,
acude ella sola
y lo hace sin mareos
sobre la misma hora
atendiendo a esos criterios
que vienen recogidos
en teorías cuánticas
que las ciencias matemáticas y la física incluyen entre sus postulados.
Yo diría,
que la luz es un regalo
de ese sol
que vive en nosotros mismos
y se refleja en el espacio
para traernos aquello que más queremos
que no es otra cosa que la propia vida.

2)
La luz que cae sobre los pueblos
es otra luz
a la que yo llamo cultura.
Llama que siempre arde
y hace a los pueblos libres
la cultura sirve
para diferenciar a los pueblos según de ellos se diga.

3)
Martillea la televisión
con la deuda pública,
todo se relaciona, de forma última, con cifras.
En los medios de comunicación se avisa
de que en Grecia la bolsa se derrumba.
Europa calladamente observa y mira
como un pueblo poco a poco se derrumba.
¿De quién es la culpa?

4)
Vuelvo a los orígenes,
al silencio que duerme en los pensamientos fallidos
y me acurruco.
Ya la mañana avanza
tan tranquila en si misma
y tan segura
que no le hace falta contar las horas
para saber el momento oportuno en que dará fin a su andadura.
Ahora es la hora
en que los colegios abren sus puertas
para trasmitir todo aquello a lo que la ley les obliga.
Ellos los niños y niñas
son los receptores de esos mensajes que si se estrujan
dejan letras y cifras.

5)
Es la hora
de que levanten el vuelo
las grullas
que entre los carrizos de una laguna
se han pasado la noche esperando la luz que les sirve de guía.
Aguas turbias
sobre ellas las aves dibujan figuras
que tienen que ver con el calor y frío de las corrientes marinas.
En el río
de aguas consumidas en indebidas orgías
se mueven las figuras casi perdidas
de aves imprecisas que entre ellas se avisan
cuando se sienten vigiladas e intuyen que un peligro se aproxima.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

lunes, 9 de febrero de 2015

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (5)



1)
Escribo.
Me lleva
el rumor creciente,
la fuerza de la razón que cruje
entre toneladas de preguntas
para las que solo hay dudas. Desde siempre.

2)
La noche latía en su mente,
sabía que ella era el punto final
a ese día
ya muerto. Enterrado,
sin duelo,
las despedidas se hacían
consumiendo palabras
en la barra de un bar abierto
 a la oscuridad creciente
que se incrustaba en las ventanas
de cristales pulidos por las desdichas.

3)
Las Plazas asumían sus papeles innobles
de hacer de mercados
donde a los seres humanos se les trataba
no por lo que valían
si no por lo que no pedían.
Sus pórticos ya desaparecidos
y sus casinos reconvertidos
en lo que nadie de sus antiguos inquilinos hubiera consentido
le quitan ese encanto que vemos en otros lugares de la geografía peninsular.
De la plaza quedan
ruinas que hablan de una torre de defensa
que nada pudo hacer por defender su vida
y de un pino que sobrevive
a lo que los nuevos tiempos digan
de todo aquello que tiene que ver con el futuro de los seres humanos.

4)
No entendía el por qué de sus dudas.
Sabía que la lluvia es eterna
cuando se nombra con mayúsculas.
Por eso llueve en nuestras vidas
aunque siempre lo hace a escondidas,
cuando menos lo esperas
y estas listo para salir de casa.

5)
No son solo palabras
las que sirven
para definir la historia de un pueblo,
hay otras cosas que perviven
a pesar de pasar el tiempo;
el paisaje urbano con sus casas
unas nuevas y otras derruidas,
los compromisos contraídos
y la forma de entender la vida de esos sus pobladores.
El todo,
es un conjunto de factores muy concretos
que se leen en los libros
y sirven para encasillar a los personajes
en uno
u otro
lugar
de esa linea
con la que estaremos más o menos de acuerdo
en que de vez en cuando hay que traspasar
para ser verdaderamente libres.

6)
No importa lo que yo venga a decir
ahora que ha dejado de llover
y los ruidos se hacen más reconocibles
a través de la ventana de frías orejas abiertas
a los huecos que abre la mañana en la fosa infinita del cielo.
Los llamo ruidos
y suenan a vehículos que pasan, a sillas que se mueven en una terraza de bar,
a poco más que quejidos de aves en las ramas descarnadas de unos árboles,
a seres humanos que van camino de un trabajo mal pagado que quita solo el hambre,
nada más escucho, no hay rimas en este espacio del que me sirvo para escribir poemas,
no hay nada, más que la fuerza de los ruidos.

7)
En estos días de descanso obligado
recuerdo medio cuerpo paralizado
y ese instante
en que me imaginé como sería mi vida
si los efectos de la anestesia se quedaran para siempre
en ese organismo, el mío, por donde corrían líquidos ahuyentadores de dolores.
Me dejé llevar, no quise saber nada más y esperé
a que todo pasara para escribir este poema.
Cuando el dolor desaparece
uno se convierte en otro ser galáctico,
a medias consigo mismo,
tan superficial
como los poemas de amor sin amada,
los dramas sin ruidos de sabre
y las sinfonías sin el alma puesta sobre la tarima

8)
A veces esos ruidos que llegan hasta allí donde uno escribe
tienen nombre propio
y pasan a llamarse de otras formas más concretas y eruditas.
Son los sonidos, ruidos más pulidos,
como el viento, las palabras, las carcajadas, los lloros
y cánticos de aves diurnas y nocturnas.

9)
Me persiguen los sueños
nunca de grandeza
pues solo soy conquistador de ideas,
marino de un barco que descarga ilusiones
en los puertos, al abrigo de tormentas.
Vigilo las palabras que pronuncio
para que estas no sean frías ni nadie pueda decir que resultó innecesariamente herido.

10)
Me había olvidado
de todo aquello que venía escribiendo
por eso vuelvo al instante mismo
en que ese pueblo del que hablo
se levanta al día
y de la noche comienzan a emerger
las calles solitarias,
los edificios con sus puertas y ventanas cerradas,
el mobiliario urbano tan acorde con su utilidad única,
los cables de la luz siempre con corriente en su interior,
los nidos de golondrinas para estos días vacíos de calor de madre
y en la casa
la luz de unas bombillas,
las imágenes de quien escribe sobre un espejo
y el tic tac de un reloj de cuyo sonido se ha apoderado PODEMOS.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (4)


1)
Los que ven pasar la vida
y se entretienen
contando los días
y tachando  de ella
aquello que no les apetece
no nos sirven
para el ejemplo que se pone.
Quiere el hombre útil,
saltar sobre las dudas
que de continuo le abaten
y vivir
allí donde el destino le ofrece
la posibilidad de sacar a su familia
hacia adelante.
Le cuesta al hombre
abandonar lo suyo
y propio,
y se entretiene quejándose
de todo aquello que le supone
más sufrimientos
de los que en el alma caben.

2)
Los pueblos
no surgen
del silencio
de los valles perdidos,
ni de las risas
de los vientos,
ni de los calores
en los veranos infernales,
ni de los fríos eternos
en épocas glaciares.
Los pueblos
inician su rodaje
cuando ya
desaparecidas civilizaciones
se asientan
sobre determinados lugares
en los que se dan
buenas condiciones
para que
los seres humanos
comiencen
un sedentarismo que los aparte
del nomadismo que les hace
libres
como a aquellos animales
que les sirven
para sacar a sus familias hacia adelante.

3)
Las historias de los pueblos
parecen sacadas
de los mismos anales.
Todos,
unos y otros,
hasta los pueblos
más impensables
fueron construidos
junto a  colinas, llanos , ríos, desfiladeros, costas, valles,
en señal de sedentario hospedaje.

4)
Vuelvo al corazón alegre
de las madres
cuando sienten
la llamada del amor,
la creciente sensación
 de que el mundo
es para ellas
algo más de lo que significa
a los hombres.
Ellas, las mujeres,
solo ellas, saben
de la vida
que les pertenece
desde el mismo instante
en que engendran hijos
que al mundo salen
para colonizar espacios salvajes.

5)
Irrumpe la luz,
clara,
tenue,
brillante.
Invaden sus rayos
salvajes
lo conocido
y desconocido,
enigmático,
intocable;
todo
lo que le sale
en su caminar diario
y constante.
La luz alimenta,
la luz se come,
la vida sin luz
es tan impensable
que no sería posible
este poema
sin esos rayos, lazarillos,
en esta tarde decadente.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

domingo, 8 de febrero de 2015

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (3)


1)
Sueñan los hombres
banderas al viento
que ondean en el aire
y lo hacen
al tiempo que se agitan sentimientos
que nacen
en los corazones sedientos
de algo más que su propia sangre.
Pueden los pueblos,
algunos lo hacen,
exigir aquellas libertades
que coartan sus posibilidades
de crecer en aquello que les es importante.
La lengua,
que si no se mima se pierde,
y la cultura,
que sirve para sacar a los hombres
y mujeres
del vacío en el que se nace
y se muere.
Estas son algunas de esas cuestiones
que en este poema se debaten.

2)
No todo reluce
como el sol
ni como las brasas que en el fuego arden
Sombras  y
dudas
yacen
en el corazón de los hombres
y en el alma de las mujeres.
Todos persiguen
con instintos domesticados al calor de las ciudades
lo suyo como inmediato
y lo otro
aquello que une
se deja
para cuando se oyen voces
que suenan a viejos romances.

3)
De mis labios emerge
la palabra educación
y al tiempo se caen
al vacío
que es el istmo donde mueren los pensamientos loables
derechos y deberes
que son exigibles
a las administraciones,
por ser ellas,
al igual que los padres y las madres,
las únicos responsables
del buen cuidado
de los ciudadanos a las que se deben.

4)
Piedras siempre loables
son las que sirven
para hacer a un pueblo grande.
De piedras
los pueblos se hacen,
cuando no
de barro y ramajes,
de adobe
con olores a sudor y hambre.
Las piedras
que en el subsuelo yacen
son de los pueblos
ese candado que abre
la puerta que lleva a misterios
que nadie conoce.

5)
Ancestros viven
allí
donde los pueblos echan sus raíces
En todas las noches
se remueven
los sentimientos engendrados
en los corazones de quienes
forman parte de ese perfecto engranaje.

6)
De muy hondo
la tierra asume
sus tristezas interminables.
Son cobijo de los pueblos
las tierras nobles
que dan lo que tiene
a sus gentes.
Sin preguntas,
sin chantajes,
la tierra muestra siempre su lado más amable.

7)
Es el hombre quien estrecha
su hermandad
con todo aquello que le es útil.
La azada que rompe,
la hoz que corta el tallo,
el martillo, el machete, el sable,
el lápiz
y los libros con sus contenidos
domados en otras partes,
todos ellos contribuyen
a ese quehacer diario del hombre
con el medio salvaje.

8)
Toca hablar de las mujeres,
en lo que toca
como seres
capaces de engendrar hijos
para que los pueblos crezcan
en todo aquellos que les hace grandes.
Compañeras del hombre inseparables
de ellas es,
así de notar se hace,
la vida de los pueblos que asimismo se quieren.
Matronas y mujeres
dirigen a sus gentes
en aquello que sirve
para ser más sensatos y parar los golpes
que de vez en cuando llegan sin más aviso que la muerte.

9)
Aquella casa se abre
a un patio con olores
que me lleva hacia donde un jardín crece
en tallos y flores
que emergen
del manantial de la vida
que desde siempre
habitó en las habitaciones pequeñas y grandes
con vistas a interiores y a la propia calle.
Resucitan en la casa
palabras que solo se oyen
en el alma de quienes atentos escuchan a sus padres.

 10)
En la tierra
en un principio nada es
ni nada crece.
Solo el tallo
convertido
en mujer y hombre
hace de la tierra
un lugar habitable.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DEL HOMBRE Y LA TIERRA (2)



1)
Le salen al hombre las muelas
entre palabras que le vienen en cadena
de un infinito superior
que de las paredes de las casas cuelgan.
Son esos recuerdos
de una edad tierna
la que sirven al hombre y a la tierra
para unirse en un pacto
que a veces llega
hasta la misma muerte
de quien supo conservar
y conserva
la llama de la lengua
pegada al paladar
como si silabas y palabras fueran
uno mismo con su presencia.

2)
Lucha interna.
Lo que quiere y aparenta,
dictadura por medio,
lenguas muertas,
allí donde los libros enseñan
verdades de las que los invasores reniegan.
La verdad tiene un solo camino
que los padres enseñan
y los hijos siguen
sin mirar más allá de donde se pierden de vista
las montañas de cimas cortadas por el viento de las altas sierras.

3)
El sabe que cuesta
mucho, más de lo que se piensa,
concienciar al pueblo
para que venza
ese miedo a salir a la calle
y expresarse con esa lengua
con sabor a todo aquello que en su interior lleva
amor a los antepasados, y a esa cultura ancestral, antigua
y vieja
heredada de padres a hijos y de madres que se sienten portadores de una llama eterna
que luce como el sol,
sin necesidad de más teas
que la sabiduría de los viejos maestros de escuela
que enseñan
a sabiendas
de que siempre algo queda.

4)
Que paciencia
la del hombre solitario
que se expresa
con esa infinita paciencia
que solo los hombres sabios
llevan
en ese corazón que se abre,
pozo abierto,
a una caverna
en la que todo cabe, hasta  los insultos y amenazas de quienes buscan gresca.

5)
De día
es
lo que todos piensan
y por la tarde,
noche
cuando las sombras llegan
y las estrellas
abren caminos
que llevan a otros planetas,
el hombre se enfunda su traje
de todas las épocas
para salir a la calle
y como si fuera un vendedor de simientes
planta cultura en quienes se sienten huérfanos de ideas.

6)
Como quiera
que somos solo materia.
Como quiera
que venimos para irnos
sin dar más cuentas
que lo hecho por comido
y lo pendiente de hacer
figurando en el haber de las incumplidas promesas,
el hombre se siente atado
pero cuando lo tientan
con esas ideas
que le vienen y van por la cabeza
salta el idealismo
y retumban en su cabeza
viejas ideas
escuchadas junto a una chimenea,
en la cuna,
en la cama
y allí donde una madre tierna
da de comer a sus hijos
y les enseña
las historias de su pueblo,
las leyendas,
la geografía cercana
y las cuatro letras
que desde siempre distinguió a los suyos de los de fuera.

7)
Cuenta
lo que hacemos
y tanto
que cuenta.
Todo suma,
todo son teoremas,
hipótesis comprobadas
que funcionaron en otras tierras
con tanta o más fuerza
que ese rayo que no cesa,
del cual habló un día un poeta.

8)
El tiempo que falta
y el tiempo que no le llega
para otra cosa que no sea
observar en las gentes de su tierra
ese compromiso
que se  deletrea
cuando alguien le habla
y él,
con voz serena,
levantando la cabeza,
contesta.

9)
La cucaracha
no da lecciones a un galgo,
oí un día,
pero el galgo
que se sabe corredor de espacios vacíos de presencias
vuela.
El hombre vestido de galgo
no tiene miedo
y se crece ante la presencia
de aquellos que restan a su pueblo valores
que son su propia esencia,
de pueblo que lucha por su supervivencia.

10)
La vida.
Solo ella
para hacer lo que se quiere,
so pena,
de ser fiel a esas ideas
que desde siempre acompañan
como si fueran alegrías
o tal vez
penas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DE VALENCIA A LA MANCHA (PINAREJO) EN TRANQUILO VIAJE



De aquel viaje
los silencios del campo me llegan
a través de la ventanilla de un coche
con bocanadas de aire caliente
de un radiador que hace de pulmón permanente
de quienes dentro del coche
surcamos espacios sin sentir otra cosa que hambre.
Esos viajes siempre fueron
en mi vida importantes
pues de vez en cuando, al igual que humean las tazas calientes de chocolate,
yo sentía  unas ansias insaciables de llenarme de todo aquello que dejé un día
de fiero combate con mi subconsciente.
Los campos  verdes
o tristes
con sus carrascas señalando
partes de otros paisajes
y los mojones de piedras ennegrecidas
sobre  los que crecen plantas bordes que conquistan interiores tan duros
como algunos corazones
me llevan al instante en que el sol por el Este sale.
El toro de Osborne
en el mismo sitio de siempre
estético como si no fuera su lomo de huesos piel, venas, músculos y carne,
es el toro de mi vida errante
y el único ante el cual yo me detengo para tocarle
sus patas sin pezuñas como alambres.
Las casetas de los peones camineros
ahora convertidas en ruinas reconocibles por su arquitectura tan sencilla
que en ellas brilla el arte
de quienes de lo poco hacen mucho
y de aquellos sus improvisados moradores,
hombres de piel dorada que se comían las rocas sin hambre,
pasan por mis ojos y en mis pupilas se detienen.
Se ven pastos en las vegas
allí donde el agua corre, hilo intermitente,
entre juncos y cardos borriqueros, sauces, olmos
y perdices que beben donde el agua se detiene
entre remansos de paz
y entre corajes de los pobres labriegos de mi pueblo, de los pueblos de todos los lugares
con sus hijos y mujeres, padres y madres.
No se detiene el coche
y pasa al instante por sitios comidos
por el azadón del hombre
haciendo de la tierra su casa,
mortaja negra que hiela la noche
con su aliento imborrable a certera muerte.
Los rebaños de ovejas
parecen saliendo de esos libros que cuentan
de un país de veredas, cañadas y pastores trashumantes
por una España de señores feudales
en la que un kilo de lana valía más que la vida de un hombre.
Y el coche pasa
rugiendo su motor
y clamando ayuda sus ocupantes
por un castillo
herido él de muerte
y quienes bajo su cobijo
continúan esperando, solo ellos lo saben,
que en sus almenas se alce
la mano de quienes enseñaban a los halcones
a hacer de la caza un arte.
Pasamos por Garcimuñoz
y dejamos la vía de acceso a ese pueblo de estandartes
para llegar a mi cita con ese paisaje
que solo se explica por el amor que une pone
a ese Pinarejo tan grande
que no hay patria en el mundo con tanto renombre.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

HERMANOS DE SANGRE DE ERNST HAFFNER


FUENTE. www.libropatas.com:
Esta es la historia de un autor, Ernst Haffner, que publicó un libro en la Alemania de principios de los años 30, tuvo éxito en su momento pero que acabó perdido en el torbellino de la historia hasta que una pequeña editorial lo recuperó con el cambio de siglo y lo convirtió no solo en un best seller sino también en uno de los libros protagonistas de la presente Feria del Libro de Frankfurt.
Blutsbrüder (Hermanos de sangre) se publicó por primera vez en 1932.  Su autor era Ernst Haffner, un periodista y trabajador social, que contaba en esta novela la historia de una banda de delincuentes juveniles en el Berlín de la época. Un año después, los nazis prohibieron el libro. El escritor empezó a desaparecer. Tras su éxito y posterior prohibición poco se sabe de él, aunque han sobrevivido algunos datos (como su presencia en el padrón municipal) Haffner se desvanece en el curso de la historia. Los pocos datos que podrían haber llegado gracias a su editor original, Bruno Cassirer, desaparecieron en un bombardeo en los años 40.
“Durante largo tiempo, las historias de entre 1920 y 1930 suelen estar eclipsadas por el auge de los nazis y la guerra que siguió. Así que es muy emocionante leer una historia de esa época en la que la política no ocupa el centro de la trama”, explicaba a The Guardian uno de los editores contemporáneos de la obra. Aunque el libro está escrito en el año 32, no habla en ningún momento sobre la situación política en la Alemania de la época y se centra únicamente en las aventuras de los jóvenes delincuentesMetrolit, una pequeña editorial alemana, fue quien reeditó el texto en alemán el año pasado, consiguiendo despertar el interés por la obra. El tabloide Bild am Sonntag llegó a publicar un artículo pidiendo más información sobre Haffner, pero no consiguieron que nadie contestase, lo que no hizo más que asentar la idea de que se trataba del libro más misterioso del año.
Aunque como uno de los pocos blogs que le ha dedicado una crítica en un idioma que no sea alemán apunta, no es una obra maestra de la literatura aunque sí una novela interesante y que permite acercarse de una manera diferente a la vida en Berlín en los años 30. La edición de Metrolit salió acompañada por fotos de época, que ayudaron a poner en contexto la edición.
Los derechos por el libro (muchos esperan que se repita con él el éxito que tuvoSolo en Berlín, de Hans Fallada, hace unos años) han sido unos de los comprados y vendidos en la Feria del Libro de Frankfurt. En el caso de España, ha sido Seix Barral quien se ha hecho con el libro, como publicaba en Twitter.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...