viernes, 20 de febrero de 2015

POESÍA: DE ESAS COSAS QUE VALEN LA PENA

A veces
 romper el ritmo
de la vida
sirve
para
que nos demos cuenta
de
que hay otras cosas
que valen la pena.
Contemplar
 el cielo
en una noche de grandes tormentas
con los relámpagos
rompiendo
las cortinas negras
bajo las cuales viven
a su manera
todas las cosas
que desde la tierra
se contemplan.
Comer
sin mirar la hora
en la esfera
de un reloj
con dos saetas
girando con impaciencia
y la vista puesta
en ese amigo
que hasta tu casa se acerca
buscando solo amistad sincera.
Buen consejo es
si así se acepta:
Luchar
por lo que vale la pena
y dejar lo otro
para los que viven
una vida superflua.
En fin,
que quieren que les diga
que ustedes no sepan
de todo esto que uno les cuenta
robando horas
a todo eso que vale la pena.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ESCALERA CON PELDAÑOS FLOTANDO EN EL AIRE


U
N
¡Oh, si los sentidos
me sirvieran para detectar
a esos seres antisociales
que  esconden
kilos y más kilos de fajos de billetes
por miedo a no se que hipotético ataque a sus intereses!

D
O
Si tu tienes la llave
abre
esas cajas fuertes
y esas cajas de caudales
con objetos tan simples
como oro, pólizas de seguros, bonos y billetes.

T
R
E
Se somete la flecha
a las fuerzas del aire
y en su vuelo libre
siempre o  cae
o hiere

C
U
A
T
R
O era así,
o era diferente.
Todo se come
con más o menos hambre
dependiendo del momento
y de quien en la mesa te acompañe

C
I
N
C
Otra vez
nos quedamos
con lo chocante,
aquello que solo mueve hacia lugares
vacíos de sensibilidades.

S
E
I
Solo ella sabe
quien es ese hombre
que en sus interiores cuando la daña se relame;
lobo insaciable
con piel de cordero que bala tiernamente.

S
I
E
T
En ciertas proximidades
los polos se repelen.
Los ricos y los pobres,
los derechos y los deberes,
el bien y el mal,
la vida y la muerte
el amor y el odio,
los fríos y los calores,
la justicia injusta,
el + y el -,
los desiertos y los glaciales.

O
C
H
O no lo saben
o se ríen
de todo aquello
que forma parte
de este mundo fabricando con alambres.
Todo lo hacen
por amor a un culto primitivo y salvaje,
la posesión de bienes  contantes y sonantes

N
U
E
V
Escucha y mira,
sabe
lo que hace.
De pequeño le enseñaron
a mostrarse
tal y como es
sin caretas, adornos ni maquillajes.

D
I
E
Zeta
y última
de un abecedario
tan entrañable
que habita en nuestros interiores
desde los tiempos en que los seres humanos se hicieron sociables


Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio

jueves, 19 de febrero de 2015

AL ROJO VIVO, ANTONIO GARCIA FERRERAS Y SU ENTREVISTA CON VERTELE


El director de LaSexta y 'Al Rojo Vivo' hace balance de los últimos meses. "En el programa no venimos a hacer amigos". "El periodismo no puede tener un color cobarde". "Estamos viviendo una campaña de intoxicación". "En nuestra cadena no tienen cabida tertulianos imputados, ni entrevistas pactadas". "Visto de negro desde los 6 años". O a quién va a votar son algunas de las declaraciones que ha hecho a Vertele



19.02.2015

Vertele entrevista a Antonio García Ferreras, director de LaSexta y de ‘Al Rojo Vivo‘ -espacio del que también es presentador- para conocer el balance que hace de este último año, tanto en el programa como en la cadena. El periodista confiesa que han sido “presionados política y económicamente para que Podemos no aparezca” en su parrilla. Nos habla de la línea editorial de LaSexta antes y después de la muerte de Lara. También nos ha dado su opinión sobre el momento por el que pasa TVE, la existencia de tertulianos imputados en programas y explica cómo viven la guerra por las audiencias.
En un terreno más personal, Ferreras también nos confiesa por qué siempre viste de negro, qué le pareció la parodia de Mota y hace una predicción sobre lo que ocurrirá en este año electoral.
SOBRE ‘AL ROJO VIVO’
- ¿Qué balance hace de este último año en ‘Al Rojo Vivo’?
Con ‘Al Rojo Vivo’ hemos construido un programa capaz de ser referente de un tiempo de cambio. Un tiempo de regeneración, incluso revolucionario. ‘ARV’ ha sabido conectar con este presente informando de lo que verdaderamente está pasando. El programa respira periodismo.
- ¿Cuáles son las claves del éxito de ‘Al Rojo Vivo’?
Nosotros en el programa no solo hacemos televisión, también ofrecemos periodismo crítico con todo el mundo. Con la derecha, con la izquierda y con Podemos. Cuando nos levantamos por la mañana nos decimos: “No hemos venido a hacer amigos”. El periodismo no puede tener un color cobarde.
- ¿Cuáles son las diferencias con ‘Las mañanas de Cuatro’ (competidor directo)?
Aunque no veo ‘Las Mañanas de Cuatro‘, según me dicen es un programa que apuesta por la actualidad como nosotros, pero nos diferenciamos en la filosofía. Pero quiero recalcar que yo respeto enormemente el trabajo de otros compañeros como Susanna Griso, Ana Rosa o Jesús Cintora.
- Le ha faltado nombrar a Mariló.
Siempre he respetado a TVE aunque creo que no está viviendo su mejor momento.
-¿Cómo viven en ‘Al Rojo Vivo’ la guerra de las audiencias?
Nosotros hacemos periodismo por encima de todas las cosas. No vamos a hacer cualquier cosa por ganar audiencias. Claro que nos gusta ganar al rival, pero el share no es nuestra prioridad.
SOBRE PODEMOS
- Pero hay gente que piensa que invitan a Podemos porque suben la audiencia…
LaSexta se limita a hacer su trabajo e invitar a quienes son protagonistas del panorama actual. Tanto el programa como la cadena informa de lo que está pasando en este país y por ello siempre intentaremos traer a los actores políticos relevantes. Podemos ha hecho temblar los cimientos del bipartidismo, ¿cómo no les vamos a dar voz?. Lo que debería sorprender es que los protagonistas de la actualidad no aparezcan en otros espacios.
Entiendo que haya quién no lo entienda porque nosotros hacemos periodismo. En nuestra cadena no hemos cedidos a las presiones políticas y económicas que nos exigían que no apareciera Podemos. Pero van a seguir viniendo mientras sean protagonistas, y serán tratados igual que el resto. Nosotros hacemos periodismo incómodo con todo el mundo. Quiero recordar que Pablo Iglesias ha vivido sus dos entrevistas más duras en LaSexta.

POESÍA: AQUELLO QUE LLEVA AL MISMO SITIO


El espacio en el que vivimos
no es otro espacio que aquel que nos ha sido concedido
para que en el seamos diminutos seres,
no abejas, chinches garrapatas, dinosaurios,
sino alumnos
adelantados en todo aquello que nos ha sido delegado por principios.
El hombre y la mujer, todos en un saco introducidos
hacemos oídos sordos a lo nuevo y nos dejamos llevar por lo que desde pequeños aprendimos
de memoria y de un tiro
para que nadie pueda dudar de nuestra capacidad de asimilar el contenido
de los libros corregidos
por quienes marcan las pautas sin importarles para nada nuestros pensamientos dubitativos.
Nacemos, crecemos, nos hacemos fuertes ante los peligros
y dudamos hasta extremos de convertirnos en siervos del destino
cuando alguien nos muestra nuevos caminos.
para que seamos lo que de nosotros la sociedad ha querido.
Recibimos con honores y aplausos públicos un título
que lleva por nombre  el de ciudadano circunscrito
a la gres de sus antepasados y para bien de sus hijos,
fieles siervos de lo que sin querer en nuestros cerebro se ha introducido.
La vida nos lleva entre paréntesis marcados con hitos
a lugares posibles por otros invadidos
y de esta forma estando o no convencidos
vamos cerrando páginas de ese libro
que en todas las casas tiene un lugar de antemano elegido
para ser observado y con esmero leído.
Por ser de este mundo y estar
para las causas de quienes tejen con su hilo
el espacio y todo aquello que nos sirve de refugio
formamos parte del mapa que no lleva a ningún sitio.
Cada vida es un abismo, un muro de lamentos construido
en el cual vamos depositando nuestros propósitos y deseos
con tanto tino
como el que demuestran los pescadores cuando tiran el cebo
y sacan un pez del río.
Vacía la mente de aquello que nos hace diferentes
al resto de los individuos
convergemos en un mismo círculo
del cual sabemos que nadie ha salido,
pues del nacimiento a la muerte,
aun yendo por diferentes caminos
siempre se llega al mismo sitio,
tierra que protege de todo aquello que era parte de uno
y que devuelve al ser a los abismos de lo desconocido.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: UN BUEN CONSEJO: EL BURRO DEL ABUELO



José Ignacio Gracia Noriega

Ir a Soria y llegar a Estella
En esta época del año, que es la de San Antonio y de las cerezas, Castilla está suntuosa, con sus prados verdes alfombrados de amapolas. Coexisten con las amapolas unas modestas flores moradas. Rojo y verde llenan la visión del viajero y, más abajo, tierras de amarillo pálido. No podemos pasar Villadiego de largo, con su gran plaza porticada, todavía atractiva a pesar de diversas atrocidades cometidas en la restauración de algunos de sus edificios. Preside la plaza una estatua del P. Enrique Flórez, el autor de la «España sagrada»; estamos en el tercer centenario de su nacimiento, por lo que nos detenemos en mudo homenaje. La otra notabilidad de esta plaza es una argolla en la pared de una casa, y sobre ella, una lápida que dice: «Medita con humildad / cuando aquí aparques el coche: / si en destreza haces derroche / y alarde en velocidad, / modera tu vanidad / y sírvete de consuelo / que sobre este mismo sueño / cuando llegaba a esta villa / con el cordel a esa anilla / ataba el burro tu abuelo». Éstas o parecidas palabras debieran figurar en todas las plazas mayores de todos los pueblos y ciudades de España. Porque esto se ha convertido en un país de nuevos ricos modernos e informáticos, que no quieren acordarse de que sus abuelos, nuestros abuelos, andaban en burro

La anilla

FUENTE: http://www.arlanza.com/es/

FOTOQuedan todavía en nuestros pueblos rastros de lo que fueron, como esta anilla para atar al macho. Nos parece apropiado incluir aquí estas letras que no sabemos muy bien de donde vienen.

Medita con humildad
cuando aquí aparques el coche
si en destreza haces derroche
y alarde en velocidad

Modera tu vanidad
y sírvate de consuelo
que sobre este mismo suelo
cuando llegaba a esta villa,
con el cordel a esta anilla
ataba el burro tu abuelo.


La anilla





“Medita con humildad cuando aquí aparques el coche, si en destreza haces derroche y alarde en velocidad modera tu vanidad y sírvete de consuelo cuando llegaba a esta villa con el cordel a esta  anilla ataba el burro tu abuelo”

POESÍA: JUAN MANUEL MACIAS Y SUCEDE EN LA VOZ DE OTROS

miércoles, 18 de febrero de 2015

CECILIO SAEZ Y BUSCARINI POETAS DE LA CALLE ALCALA: VIDAS HUMILDES EL TRADUCTOR DE OVIDIO QUE VENDE SU OBRA EN LA CALLE ALCALÁ

Píramo y Tisbe / Traduc. de cecilio Sáez: OVIDIO NASON, Publio


Me pregunta la nieta del escritor Cecilio Saez la relación entre su abuelo y Buscarini. la contestación a esa pregunta es la siguiente:

Buscarini tenía su puesto de venta de libros en la calle Alcalá, de Madrid, allá por los años 20 del siglo XX, cuando Buscarini fue ingresado en un manicomio su puesto fue ocupado por Cecilo Saez, de ahí viene mi expresión: "A rey muerto, rey repuesto". La referencia es la que cito a continuación, Revista Estampa y Cara y Caretas de Buenos Aires. Otra referencia a Buscarini y Cecilio, se puede encontrar en el cuento: "La rebelión de los Cachiros" de Cecilio Saez, publicada en el Heraldo de Madrid el 17/07/1928. En este cuento Cecilio menciona a Buscarini. Queda claro de esta forma que los dos autores se conocían. Por vivir en la misma época y ciudad y tener unas inquietudes muy parecidas.

Buscarini y Cecilio, vendían su obra, en la calle, así se recoge en el Heraldo de Madrid de fecha 20/05/1927. El artículo se titula:"El cosmos de la venta callejera en Madrid". En este artículo aparece el puesto callejero de Cecilo Saez, en la calle de Alcalá con una dependienta vendiendo libros. En dicho artículo se hace mención también a Buscarini y a Cecilio como vendedores de libros en la calle y a los progresos que Cecilio incorpora: permiso municipal para la venta y dependienta.Trascripción de la parte del artículo que hace mención a Buscarini y Cecilio Saez:

"Don Armando Buscarini vendía personalmente sus libros; D. Cecilio Saez, mas refinado y con un amplio concepto espiritual acerca de los derechos de la mujer para sustituir al hombre en las actividades del concierto social, tiene una gentil dependienta. Bella, educada y con el sprit de una parisina de librería. Nos detenemos un instante a leer los carteles que anuncian los versos del señor Sáez, cuando se interpone entre nosotros y la valla un municipal quien -se dirige a la dependienta de Don Cecilio .Saez: 
—¿Permiso par a la venta? 
La linda librera le alarga un volante que el del casco municipal lee detenidamente. Devuélvelo a la dependienta del Sr. Sáez, v con una sonrisa versallesca "el urbano" del Municipio- dice: 
—Bien. El permiso es para el «situado» y la venta de los libros. Como no habla nada de los carteles, y de los versos de los carteles sobre todo quite usted esos anuncios, de la valla 
—¿Y cómo llamo la atención .de la gente, -señor'?—pregunta la vendedora de libros. El guardia municipal se encoge de hombros. -Sonríe gentilmente a la gentil vendedora, la saluda militarmente y se aleja"

En el Heraldo de fecha: 21/08/28: Aparece un cuento de Cecilio Saez: La orden de Tostones.

En el Heraldo de fecha:. 25/10/2008: Aparece un cuento de Cecilio Saez: Mi maestro

En El Imparcial de fecha:. 03/06/2007: Aparece una publicación de Cecilio Saez: Flores de Primavera

Otras obras localizadas:

-ABC de fecha 09/04/1927: Novela: El castillo de las rubias: Se anuncia como novela corta de fondo limpio y moral, con cuidado estilo.

-Otra novela: La gran merced de la reina Teodomira. Se anuncia como novela maravillosa y ejemplar.

Diario La Voz de 21 de marzo de 1927: Se anuncia la novela de Ceciio Saez: La isla pipotaria

Escritos suyos:
Revista LYCEUM, del colegio de San Antonio de Padua, Año XIV, número 157. Caceres. Enero de 1954
Revista Constelación. Madrid. Números 11 y 12
Diario la Montaña, de Cáceres, de fecha 19/09/1925: Se publica un poema de Cecilio Saez que lleva por título: Más humana
Diario la Voz de fecha 8/07/1926, se publica un artículo de Cecilio Saez, que lleva por título: El sentido moral - Nosce te ipsum - "Conócete a ti mismo"

Libro: Mi vida. Poesías líricas 1950

Traducción: Piramo y Tisbe. Año 1920

REFERENCIAS A LOS DOS ARTÍCULOS QUE SE ACOMPAÑAN: 

Revista Estampa: 20/04/1935 (El texto acompaña fotografía de Cecilio Saez)

EL HUMANISTA
TODOS los días, de once a una de la mañana, un  hombre bien portado, de gabán gris, de noble actitud sencilla, cuelga un cartel en la verja de la fachada del Banco de España, en Alcalá. De letra manuscrita, española, bien dibujada, el cartel dice: "La antigüedad ennoblece las cosas, y cuando son buenas, con ella se multiplica su valor. Esta obrita, que tiene dos mil años y está considerada como la mejor del gran poeta Ovidio, es de mérito indiscutible. Yo también la he traducido con primor. Su asunto es un caso de amor, lleno de vida e interés. El estilo, incomparable: arte puro. En suma, lector: es obra de buen gusto y elegancia espiritual; obra exquisita que te deleitará y abrillantará tu cultura. " Firma el cartel Cecilio Sáez, y el precio de la obra es de veinte céntimos. El público s:e detiene un momento, se entera de la mercancía literaria y son muchos los que se acercan al hombre sencillo, que, de pie junto al letrero, tiene en sus manos unos ejemplares de su traducción de Píramo y Tisbe. ¿Qué secreto triste hay en la vida de este hombre? ¿Por qué está en la calle, a merced de la suerte, un hombre culto, traductor de Ovidio? Nos acercamos a él, le hablamos. La obrita, nos entera, la tradujo al salir del hospital; porque está muy delicado de salud. La vista muy floja, y todo el cuerpo entumecido. Piramo y Tisbe la ha traducido en verso. —Soy un poeta—nos dice—; no soy otra cosa... Domino el latín desde niño; también sé el inglés, el francés, perfectamente, y el griego... Acaso, si merezco algún nombre, sea el de humanista. La charla aquí, frente a su público, se hace difícil; se forman grupos, y muchos señores se acercan a comprarle la obra. Cecilio Sáez, el humanista, me cita para la tarde en un café.

LA VIDA DE CECILIO SÁEZ Cuando llego al café ya está esperándome el latinista, con un hijito; suyo, de siete años, pulcro, avispado, al que elegantiza una melena rubia de pequeño artista. —Soy casado, con tres hijos, y vivimos de mi literatura, aunque da poco. El año 1926 salí por primera vez a la calle con algunos libritos que tuvieron aceptación. Los envié a ios mejores escritores, y tengo juicios de Benavente, Ramiro de Maeztu, Diego San José... No le ocultaré a usted que, para mí, el ponerme a vender mi obra en la calle ha sido de una pena intensa; yo soy naturalmente tímido, y los primeros días estaba avergonzado, tanto, que a veces me'hablaban y no pedía contestar, emocionado y con llanto en los ojos; sí; me ha costado lágrimas estas salidas... ¿Pero qué iba a hacer? Estoy quince años en Madrid, y lo he intentado todo: no he encontrado nunca trabajo remunerado. Únicamente traducciones de novelas policíacas, labor ardua y muy mal pagada...; montón  de cuartillas para no ganar ni el jornal que gana un peón de albañil —¿De dónde es usted? —Yo soy de Murcia. Desde muy chico tengo una gran amor a los libros. Los libros fueron mi juguete predilecto en la niñez. De latín tuve muy buenos profesores; yo hablo el latín con soltura, y todas las lenguas neolatinas. Muy amante de los clásicos. Mi vida, triste y sencilla. En una zona minera fui maestro de los mineros, que me querían mucho. Pero vino la guerra, se trastornó el negocio de la mina, y la compañía no pudo pagarme ya mi trabajo. Yo no supe el percance, porque los mineros, tanto me apreciaban, que seguían pagándome ellos de dinero que se quitaban de sus salarios de miseria para que yo, creyendo ser aún pagado por la compañía, continuase mis lecciones... Cuando me enteré, lloré enternecido; pero no pude consentir que los mineros se sacrificasen en su vida material por mis enseñanzas... Entonces vine a Madrid. Un amigo impresor me imprimió poco a poco unos libritos, y comencé a venderlos en la calle... En los primeros millares gano poco; luego, me queda bastante. La ganancia es, claro está, eventual: hay días de cinco pesetas, de diez pesetas... Asi he vendido libritos de alegorías, de cuentos, alguna pequeña narración original, como la titulada Que vi no sé dónde..., y ahora ésta, Píramo y Tisbe, episodio de la Metamorfosis, de Ovidio. He advertido que al público le gusta más el verso que la prosa... El público mío es de gente culta; señoritas, sobre todo... Cuando pasa una pareja de novios o un matrimonio joven, es ella, geneíalmente, la que le induce a él a comprarme esta obrita de amor... EMILIO FORNET

CARAS Y CARETAS LA MALA VIDA LITERARIA EL ESCRITOR QUE VENDE SUS PROPIAS OBRAS EN LA CALLE

Caras y caretas (Buenos Aires). 22/6/1935, n.º 1.916, página 127

QUE a tales extremos ha llegado la noble profesión literaria... Al punto que un escritor, versado en lenguas clásicas, se detenga a diario cabe el portal de un monumental edificio oficinesco o el pórtico de un banco, para ofrecer, y algunas veces vender, unos ejemplares de sus "bras. Así nos lo hace saber la popular 'Revista madrileña "Estampa", en uno de cuyos últimos números encontrarnos una nota dedicada al escritor Cecilio Sáez, traductor de Ovidio, que Vende sus libros en plena calle. El precio de la obra — "Píramo y Tisbe" — es de veinte céntimos y es el propio traductor quien la ha editado. Según confiesa Cecilio Sáez, es poeta. Domina el latín desde niño; Conoce el inglés, el francés y el griego. Es un humanista. El cronista del colega madrileño — Emilio Fornet — le hace hablar, y por él nos enteramos de que el extraño mercader de libros está casado, tiene tres hijos y, lo que es más extraordinario, vive modestamente de su literatura. Comenzó en 1926. Salió a la calle con sus primeros trabajos. Obtuvo por ellos juicios de Benavente, Maeztu, San José. En quince años de vida madrileña realizó todos los trabajos. Hizo traducciones de novelas policiales para no ganar ni el jornal de un peón de albañil. Un amigo impresor le ayudó con el primero. Vendió unos cuantos millares. Algunas obras originales; pero, sobre todo, traducciones. "Píramo y Tisbe" episodio de la "Metamorfosis", de Ovidio, ha constituido, para Cecilio Sáez, algo asi como un éxito editorial. Agregaremos que este hombre era maestro en una escuelita de mineros de Murcia. La guerra paró el trabajo y la compañía no pudo pagarle el sueldo. El no supo el percance, pues los obreros siguieron pagándole con dinero que quitaban de sus míseros salarios. Cuando Sáez se enteró, enternecido, abandonó a aquellos protectores y salió para Madrid. Ahora vende sus libros en la calle. A veces se siente un tanto avergonzado; pero al punto cobra ánimos. Cuando pasa una pareja de novios o un matrimonio joven, son 'siempre ellas, las mujeres, las que piden sus versos de amor...   Cecilio Sáez ofrece sus libros frente al Banco de España, en la madrileña calle de Alcalá. En un cartel, dice: "La antiguedad ennoblece las cosas, y cuando son buenas, con ella se multiplica su valor. Esta obrita, que tiene 2.000 años, es de mérito indiscutible. Yo también la he traducida con primor. Su asunto es un caso de amor, lleno de vida e interés. El estilo, incomparable: arte puro. En suma, lector, es obra de buen gusto y elegancia espiritual; obra exquisita que te deleitará y abrillantará tu cultura".

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ¿QUÉ DÍA ES HOY?

Me asaltan las dudas,
lo que escribo lleva un retraso
que va más allá de donde uno transita.
Si digo que camino
he caminado tantas veces en mi vida
que lo nuevo por ser viejo me obliga
a poner el pie sobre la misma huella para no pisar una mina.
Y así todo en la vida
como este blog de configuración horaria desconocida
que anuncia a pie de página un día
que por mi pasó hace de esto ya, 24 horas, en ellas incluidas,
aquellas en que dulcemente dormía.


Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DUDAS Y PREGUNTAS

Debe de ser
porque nacimos
para hacernos preguntas
que la vida
se nos descubre
conforme vamos madurando
y en el saco de las dudas
van creciendo salvajes disyuntivas.
Las antípodas como absurdo
me sirve para que entiendan de que va este monólogo de clase activa
del cual saldremos para hacernos más preguntas.
¿De que va este poema?
¿Por qué se respira?
¿La muerte será digna?
Todo entra dentro de esa disyuntiva
que es el hacer lo que uno no quiere
a  pesar de que en uno anida el veneno de la poesía.

Autor  de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

DIEGO OJEDA Y SU CHICA REVOLUCIONARIA

MI CHICA REVOLUCIONARIA MI CHICA REVOLUCIONARIA
Voy a escribir un poema social
que hable de nosotros
que ser pareja
no es pintarse en un cuadro
y colgarnos en la pared,
ser pareja
es aprender a hablarle a la cara al miedo,
encontrar el valor para mirarse por dentro
para ser más grande por fuera
y encararse a la vida
sin chaleco antibalas.
Si te quedas a mi lado
no quiero que seamos espectadores
en una vida de bajo coste
quiero ser el protagonista
de todas tus revoluciones,
escupirle en la cara a los ministros,
insultar al presidente,
lanzar piedras contra la corona,
fugarnos del país
después de poner una bomba
en la junta anual de tu empresa
y que hablen de nosotros en los periódicos
y en las puertas de embarque de los aeropuertos.
Mi chica revolucionaria
ya se que defaso demasiado
cuando no duermo
pero es que cada día me gusta menos
viajar sin ti
e imaginarte perdiendo el tiempo
en esa oficina de mierda
con vistas a la calle más fea de Madrid
para llegar a fin de mes
haciendo malabares con mil euros.
Tú y yo no somos de contratos
ni de rutinas indefinidas,
somos más de comer helado de cajeta
a las tres de la mañana
y leer poemas en pelotas
después de corrernos juntos
pero a veces me duele el mundo
y este puto sistema devora personas
y odio a España
y a los banqueros
y a las compañías telefónicas
y a las aéreas
y a los obispos
y a los pedófilos
y a los fachas progresistas del congreso.
Y nada
que te echo de menos,
que voy a masturbarme pensando en nosotros
y voy a despedir a mi psicóloga
para huir contigo,
mi chica revolucionaria.


POESÍA: EN EL CORAZÓN DE LA NOCHE CAVANDO RIMAS

Nada,
ni un respiro,
ni una leve presencia
de ruido alguno,
solo la luz dormida
del  día
se viene hasta allí donde los ojos miran
a la oscuridad inmensa batirse en cruel lucha.
Como se quiera
o tal vez como se diga,
cual uno lo vea,
tal se respira,
la noche camina
entre neveros,
valles, colinas,
barrancos profundos, lagunas,
ríos de todas las clases y medidas,
desiertos, mares, ciudades y villas,
tierras cultivadas y libretas escritas con tintas
de todos los colores que en el arco iris se adivinan.
Se retiran las cortinas
tras las cuales la noche dormita
y surge el día
con su luz polar, en los trópicos pesadilla,
trayendo en su lomo de jaca andaluza
todo aquello que oliendo a rosas se cría
en el corazón radiante de quienes miran
a la luz de la mañana dando a los objetos, personas y demás cantinelas perdidas, vida.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: CON UNA SERIEDAD QUE PLASMA

Y ahora
a un paso
de que el reloj
se funda con sus horas
en el espejo veo sombras
donde antes brillaban
las luces de unas lamparas
sobre las cómodas.
La muñeca de porcelana
mira de reojo y mantiene esa calma
que solo la materia inanimada
es capaz de dar
con una seriedad que plasma
a los aprendices de brujos
que por los tejados saltan
en busca de una placida cama.
Corpúsculo, llama, tea con alquitrán untada,
mermelada de calabaza,
desde la cama
la noche se duerme entre las mantas
sin más tiempo
para dar por terminada
una oración que habla de un Padre
al servicio de quien le llama.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DEL AIRE QUE RESPIRA UNO

El aire respira
lo que sentimos, somos y sufrimos.
Trasmite el aire por el mundo
las desgracias de los pobres
y en su vuelo sin motor alguno
encuentra el aire moradas en inesperados sitios;
en las mesas de los pobres, en las mesas de los ricos,
en los sufrimientos de los que no tienen nada más que orgullo,
y en el despilfarro de aquellos individuos
con cuentas abiertas allí donde reina el silencio más absoluto.
Aries y vientos, tornados y huracanes convertidos
en aire comprimido
que si los respiras te lleva a lugares por ti nunca conocidos.

Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ENTRE NIEVES Y AGUAS DILUÍDAS

Oculta la nieve
los  ciclos de la vida,
mueve hambres y escoge en su seno
la ternura
de las nubes vacías,
de ese vapor de agua,
de esa gota fría,
que en su caída libre sin paracaídas
asume tristezas y alegrías
por dejar un día
el seno de tierra que le dio la vida
y por ir a morir
junto a la tierra
de la que salió un día
hasta las alturas.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: BUCEANDO EN CIERTOS LIBROS

yo manché el horizonte,
comido por los misterios,
con mi mirada.
Utilicé el veneno cálido e insípido
de una copa de alabastro con extraños signos
para matar a los antihéroes y enemigos
de los poetas anónimos, libres de libreros, editores y jurados tunos.
Navegué sin rumbo,
poco exacto y por cierto menos fijo,
y vi los abismos
de los archivos con libros bien recomendados y sin sentido.
Copié con trazo fino
sobre la suela de los zapatos, de cuero curtido, Buscarini, pobre ¡hijo, tuyo, Orgullo!
Dormí sumergido
en esas ideas que acompañan a uno desde antiguo
y rescaté ese pensamiento último,
flor guillotinada por la mano de un criminal vestido de verdugo,
que liba de mis ideas todo lo que lo que cree oportuno.
Viví los últimos momentos en que se cierran las tapas de un libro
y aprendí, lección gratis por ser domingo,
que nada se aprende si para ello no hay motivo.
No encontré,
más página con sentido
que aquellas que con mi propia vida yo escribo.

Autor de la Poesia: José Vicente Navarro Rubio

NO SE RIA, POR FAVOR

POESÍA: EL TIC TAC DE LOS NUEVOS TIEMPOS


Los tiempos marcan nuestros ritmos,
tic, tac de un reloj
que se mueve dentro de una esfera.
Nuestras vidas están sujetas
a lo que desde fuera nos llega,
lo bueno y lo malo, todo en la misma cesta.

En los días que nos vienen
somos sujetos de  nuevas experiencias,
lo imposible ahora al alcance de la mano
y lo posible tan cerca,
navegando sin rumbo
por el circuito cerrado de una nevera,
la de nuestras ideas.

En el  presenta vivimos
atados al compromiso que se cierne
sobre aquello que confirma nuestra existencia
como sujetos preparados para no traspasar la raya que separa lo que otros por nosotros piensan.

Y volvemos, día a día, al redil como las dóciles ovejas
después de verle las orejas
a ese  lobo de mirada fiera que se alimenta
de las despistadas ovejas

Con el tiempo todo se cura,
nada queda de nuestra presencia,
mientras la vida continua
y el tic, tac, suena, para quienes dentro del redil
le ven las orejas a ese lobo que les acecha

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DE LOS BOSQUES TALADOS



No da para más
el bosque talado,
ni pizca
de lobos 
bajo la luna mirando,
ni hombres, 
ni mujeres, 
ni aldeas,
de malvados.
El sol
puebla el páramo,
habita 
sobre los troncos 
talados,
construye  teorías
con 
las que va salvando
su imagen 
de "Rey Astro".
La roca
a palmo de la mano,
con la tierra preñada
cogida de mi mano
en es bosque
ahora páramo
de buques fantasma
de madera 
sus cascos
surgidos de una batalla
perdida en un océano. 

Autor: José Vicente Navarro Rubio

martes, 17 de febrero de 2015

POESÍA: CUANDO BROTAN LAS IDEAS



Cuando llega
lo hace
sin darle
otra importancia
que
no sea
la mínima,
quizás tenga
otras cosas
en su cabeza
pero cuando
se acercan las ideas
estas
se convierten en deseos
que brotan
sin más paciencia
que la que uno da
a lo que entre manos
lleva.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: JUGANDO CON LA ARENA


Una presencia,
solo la suya
y una mirada
a medias
como si el tiempo
no existiera
y el último segundo fuera
el caos
que está por venir.
Una vida a medias
en mitad de un solsticio
de verano,
primavera,
en una playa azotada
por vientos
que le llegan
para cuando la arena se deja
llevar
mar adentro,
tierras hacia afuera.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

lunes, 16 de febrero de 2015

POESÍA: POR FAVOR HÁGASE ESTAS PREGUNTAS


Mal comienzo
el mío
con unas preguntas
que para nadie quiero.

¿Está usted en el paro?
¿recibe ayudas?
¿Por quien tiene simpatías?

Por favor 
hágase estas preguntas
y después
continúe leyendo
pues esto a lo mejor le ayuda
a salir de esa melancolía
que le produce esta sociedad podrida
tan poco solidaría con quienes se sienten culpables del fracaso ocasional de sus vidas.

Yo le tiendo la mano,
yo soy
de los que no olvidan
y siempre estoy ahí 
escuchando
desde el tejado
donde se divisa
lo que dice el pueblo y los que sudan la camisa,
cuando la mañana abre sus brazos
y comienza la cuenta atrás del naciente día.

La cesta de la compra
medio vacía,
la luz por las nubes,
el agua, la basura,
el seguro de vida
¿de que vida?
los libros de los niños,
la ropa hecha trizas.

¿Usted me lee?
¿Usted se anima?

Si me lee y si se anima
continúe leyendo
pues en el poema encontrará 
si busca
ese poco de nada
y ese mucho que se intuye en la lectura
a simiente que brota
si abonamos el campo de nuestras vidas
con algo más que lagrimas y mentiras.

A veces nos dejamos llevar
por las falsas promesas
y con ellas construimos
teorías
como si los apuestos aduladores fueron parte viva
de nuestras vidas.

Por eso
si te animas
destierra de tu entorno
a los que solo te buscan
para ganarse ellos su vida
con tu ayuda.

¿Te animas?

Por favor
hazte una y mil veces esta pregunta
y si por casualidad ves una luz al fondo de ese pozo en el que bebes melancolías
corre y busca
esa fuente de ternura
que proporcionan los que todavía
en esta sociedad se sienten como tu huérfanos de ayuda.

Autor del poema: José Vicente Navarro Rubio


domingo, 15 de febrero de 2015

POESÍA: ENTRE PALABRAS PERDIDAS

Me imagino
sin
más teorías
la casa
en la que nací
ahora vacía
con
sus habitaciones
llenas
de una oscuridad
absoluta
y
al tiempo
ese que nos amarga
la vida
viviendo en su interior
a su aire
y sin prisas.
Se siente
la casa protegida
por todo aquello
que le acompañaba desde toda la vida,
los ecos
de las palabras perdidas,
quejidos
de las paredes
y vigas,
sombras difusas,
y luces prendidas
en el interior de las rendijas,

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ENTRE SOLEDADES POR NADIE QUERIDAS

Se derrumbaron las paredes
y el techo dejó un vacío.
Era ahora
un espacio al descubierto
de una buhardilla
llena de recuerdos,
los de toda la vida
y allí en medio
de tanta tristeza contenida
las viejas vigas
descarnadas
y comidas por las termitas
descansaban sobre el suelo
después de trescientos años
o más de fatiga.
La casa abierta a la lluvia
mostraba las heridas
de años y más años
lamiéndose sus heridas
entre soledades por nadie queridas
que la casa asumía
entre silencios y más silencios
que crecían
sin más melodía
que el ruido que desprendían de continuo las termitas.

Autor de la poesía: José Vicente Navarro Rubio


POESÍA: ESTA ERA UNA ENTRADA SIN TÍTULO


Resultado de imagen de PAGINA VACIA

Esta era una entrada sin título,
una hoja huérfana de padres con su alma vacía de contenidos.
Esta era una página muerta sin ningún escrito
que estaba pendiente de un hilo.

No era el momento
para que la página viviera en ese te blog
dormitando entre suspiros
desgracias innecesarias que para nada serían para ella un alivio.

Llegó el aguador que vacía de agua los pozos, fuentes y ríos
y vio en la página los suficientes motivos
como para lanzarse al vacío
y con las garras de un felino
llenarla de todo aquello que adolecía, la página, en un principio.
Lineas y entre lineas,
caracteres en negrilla,
mayúsculas al principio de un escrito y después de un punto,
comas como alivio
y del contenido, lo dejamos todo como si fuera un aperitivo
pues yo quiero escribir pensando que mis vómitos son leídos.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: UN POEMA EN UN DOMINGO


Despierta escucha
como golpea la sien
el poema abriéndose camino
hasta más allá del lugar donde fue escrito.

Un poema nace y se cría al abrigo
de los malos vientos,
de los calores excesivos
de los fríos de los corazones,
de los amores compartidos
y de las maldades de los individuos

No te quedes ahí
quieto y dormido
cuando a tu puerta llame un poema perdido
buscando la mano amable de un amigo,
el beso, la caricia,
el trato exquisito
de las eternas hiladoras
que esperan el barco que traiga de regreso
a sus maridos
de las posadas infernales del Olimpo.

Cruje el poema, llanto de un niño,
entre egoísmos puros
y lo hace
ya sea sábado o domingo.
Busca el cobijo,
la madriguera pegada a la tierra,
las nubes de los días en que los humanos se visten con abrigos.

A trompicones caminan
el poema y él,
ese su eterno amigo
que vive pegado a sus deseos últimos
como si el tiempo solo fuera
una parada en el camino
para tomar café y continuar la ruta que lleva hacia otros sitios.

Autor: José Vicente Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...