sábado, 29 de agosto de 2015

POESÍA: DE AQUELLAS COSAS QUE PUEDEN HACER CAMBIAR NUESTRA VIDA

Resultado de imagen de aquiescencia


Con tus camisas se fabricarán paños de cocina,
con tu honradez se limpiarán las cuentas de ese banco que te arruinó la vida,
con tu desespero los gobiernos hará crecer su estima,
con tus fatigas otros comprarán yates y pasajes para ir a la luna,
con tu ira otros crearán más armas destructivas,
con tus miedos otros fortalecerán su estima,
con tus fobias se abrirán clínicas y más clínicas con personal especialista en curar las manías,
con tus silencios el mundo quedará en manos de los que más gritan,
con tu ruina otros sacarán pecho y respirarán entre signos de alegría,
con tu desalojo de la casa que ocupaste un día, ellos se saldrán con la suya.
con tu equiescencia otros venderán que están en la política gracias a tu ayuda.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LA LUNA Y SUS CARAS VISTAS Y OCULTAS

Resultado de imagen de la luna aulla

La luna no se conquistó
pisándola con zapatos de dura armadura,
banderas y sonrisas
para ser portadas de revistas,
La luna es ella,
esa luz
con tantas texturas
que cada noche se levanta
para ser admirada. odiada o querida.
Si la luna,
si ella,
tan ignorante supiera lo que el hombre quiere hacer con su hermosura
se rebelaría.
A la luna se le ama,
a la luna se le reza
a la luna se le aúlla
pero a la luna todavía
nadie le ha puesto cadenas
ni convertido
en la sucursal de una factoría
que despacha minerales con los cuales fabricar botones para camisas

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: UNA Y MIL VECES EN LA HISTORIA DE UN LIBRO

Resultado de imagen de pagina de un libro

Uno no sabe
lo suyo como funciona
y si sus libros
cuando se compran se leen
o solo sirven
de ornamento en una estantería
allí donde las miradas se posan
a la hora del te
o de jugar al bingo
o a la lotería.

Las historias de los libros
en sus páginas
permanecen al quite
esperando ser leídas
y releídas.
No les gusta morir vacías
de miradas,
lagrimas,
sonrisas.
Ellas se sienten
parte tuya
y quieren crecer
en el alma
de todas las criaturas
para así hacerse reales
y ser hijas
de los seres humanos
que buscaban en un libro algo más que una lectura

Los personajes de un libro
en el tiempo
no varían
y aunque el lector
vaya sumando,
en su cuenta privativa
los años que le da la vida
estos permanecen inmutables
tal cual fueron creados un día
y ni los siglos
ni las eras
ni ningún tipos de medida
puede hacer nada para cambiar el destino
de estas inmortales criaturas.

Una y mil veces
ella morirá,
una y mil veces
tendrá hijos,
una y mil veces
saldrá de misa,
una y mil veces
parirá hijos que pondrá en una cuna,
una y mil veces
el tendrá su amante preferida,
una y mil veces
morirá en el campo de batalla
atravesado por el filo de una bayoneta fría,
una y mil veces
el libro recordará
que la historia  es ficticia,
una y mil veces
el libro se abrirá para nunca más ser leído.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: CUANDO UN POEMA POR APUROS SE LÍA

Resultado de imagen de cestA CON PESCADO

Si me apuran
dejo todo el salmón en la pecera viviendo una aventura,
el besugo corriendo por un parque lleno de ardillas,
las sardinas bailando una sardana independentista,
los boquerones tan pequeños tocando una guitarra
en un tablado flamenco repleto de angulas y pescadillas,
los tiburones atendiendo un puesto de percebes en las altas colinas de la Roma Augusta,
los delfines en perfecta armonía marcando caminos a los náufragos de las pateras, anónimas criaturas,
las almejas tocando castañuelas en compañía de mejillones, clochinas y medusas,
los caballitos del mar en sus locas aventuras recorriendo las sabanas con algas asesinas,
las ballenas bailando un vals en la boda de las aristocráticas angulas,
los calamares escribiendo ríos de tinta,
las gambas metiendo la pata en todo lo que opinan,
los centollos descansando en sus aguas marinas mientras recitan un Ave maría,
los langostinos haciendo de monosabios en una corrida,
las cigalas trabajando de manicuras en una peluquería,
las truchas tan arrogantes saltando de alegría,
las lubinas calladas y astutas a la espera de contestar alguna molesta pregunta,
las merluzas así de estúpidas dejándose coger por las cañas de unos pescadores de altura,
los cangrejos de aguas dulce allí donde se `pillan, toda una lotería.
los pulpos con más manos que algunas de esas diosas de la India.
los caracoles con sus conchas duras tapando sus vergüenzas, todas en una, incultura.
Los congrios con más espinas que una corona, idem, ¿de quién fue la culpa?  
las mantas pasando frío sin ser suya la culpa,
los erizos siempre pinchando allí donde más duele para que no hayan dudas,
las ostras tan marinas y caricativas,
las almejas de Carril caminando por los carriles de una vía.
Si me no me apuran dejo el tema,
paso página,
y me olvido por un día
de escribir más poemas sobre estas extrañas criaturas.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LLAMALA POETA, NO LA LLAMES POETISA

Resultado de imagen de POETA O POETISA

Llámala poeta no le digas poetisa,
llámala compañera y amiga
no mujer
y en su dedo una sortija,

No la la llames
como a ella no le gusta,
no le recuerdes pasados oscuros,
que ella no olvida.

No uses del lenguaje
como piedra que se tira
sobre la superficie del agua
pues si la tiras
se rompe el encanto de las cosas sencillas.

Las olas que llegan,
la superficie limpia
de las aguas tranquilas
que hacia las costas se acercan ante la llamada de la tierra, su amiga.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio



VOIX VIVES FESTIVAL DE POESÍA DEL MEDITERRANEO EN MEDITERRANEO EN TOLEDO




Pudo, puedes, así se escribe  sin cursivas,
comerte el mundo
más si amas la poesía
no puedes ser ajeno,
es una aventura,
ir a ese festival
de poesía
que en Toledo tiene su casa
y en ella
tu
tienes tu cita.

En la tierra,
planeta,
en la tierra,
vida,
en la tierra,
llanto,
en la tierra,
canto,
en la tierra
poesía

En el día a día
la vieja mochila,
las alpargatas
y sandalias
las zapatillas
y con ellos
bien calzado
y ya en ruta
una brújula
te lleva
hasta allí donde una luz indica
que su corazón abierto
se está llenando de poesía.

Es Toledo tu cita,
ciudad que vive
inmersa en en esa aventura
de ser madre e hija,
esposa y buena posadera altiva
de todos aquellos que llevados de los buenos vientos
que por el mundo se respiran
quieren tomar de Toledo
solo su hermosura
y la palabra leve, quizás la aguda,
la grave y si me apurran la frágil caricia
de un poema por el aire volando va en busca de su flor, rama, marquesina. teja, cielo, luna.

Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio

POESIA: MODISMOS Y MACHISMOS


Resultado de imagen de modismos y machismos
Ella no quería
una vida como la suya
tal cual rama seca
de un árbol en el que ella
pintaba lo mismo que otro cualquier otro brote
para cuando llegaba la primavera cargada de olores y energías positivas .

Todavía
ella aspiraba a algo más
de lo que suele
dar la vida
a las mujeres
solo por poseer ternura y hermosura,
por ser madres
e hijas
de una forma   que a las mujeres en su lucha no les gusta.

Le caían
de forma gratuita
títulos de cortesía,
por esa ascendencia
tan cumplida
en aquello de tener que seguir las reglas
que la sociedad le impone con tan buenas maneras, modismos machistas.

La mujer desojaba
entre amarguras
pétalos de una rosa,
que al suelo se caían,
entre miradas perdidas
que querían
otra forma de existencia
más participativa,
de mujer por lo que valía,
nunca regalos
por pura cortesía.

Le costó
a ella mujer en la lucha
romper sus ataduras
más que tinta,
el salirse con la suya,
entre ruegos y preguntas,
interjecciones
y algunas que otras evasivas:

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LA VIEJA MALETA ENCONTRADA EN UNA CÁMARA OCULTA

Resultado de imagen de MALETA DE CARTÓN

Llevaba días
en que por mi cabeza pasaba una maleta
con hebillas,
correa y asa
y por dentro recubierta de un papel a cuadros como si fuera una servilleta amarilla.
La maleta estaba,
mi abuelo la dejo allí un día,
sobre un altillo
de una cámara tomada por los aires de la Montesina,
los calores de la Muela
y los fríos
que venían de allí donde el pueblo se abría
 a los campos vacíos y a las tierras sufridas
de todos aquellos que tuvieron en sus manos
maletas parecidas a la mía
de cartón
y sudor escondido en sus costuras
y con tantas aventuras
como esa carta perdida
que decía: Desde Filipinas,
querida mía,
por aquí parece que veo la cara tuya
reflejada en la luna
cuando monto guardia
y sin más ayuda que una vieja fotografía
pienso en lo poco que me queda para estar otra vez en tu compañía.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio



POESÍA: LA VUELTA A LO QUE ES NORMAL EN NUESTRAS VIDAS

Resultado de imagen de habitacion a oscuras

Encontré la casa como siempre
en ella reinaba la soledad más absoluta.
Las plantas sedientas esperaban
agua, esa que da la vida.
Tras la marcha la casa fue tomada por la soledad
y con ella
como si no le fuera otra cosa
fueron creciendo los silencios
en las habitaciones vacías,
en la cocina sin olores a comida,
en los cuartos de baño
sus perfumes reposando sobre las estanterías
y el olor de las cañerías
tomando cuerpo y llenando las estancias de ese olor a aguas estancadas que se expanden por las tuberías,
las casas vacías
viven introducidas en otros tipos de vida
como si con ellas no fueran los momentos presentes que se respiran
allí donde los seres humanos viven sus vidas.
Tan tranquila,
la casa es toda ella suya
de la soledad y de sus amigos los silencios
y de su amiga  la luna,
tan amada y allí en el espacio ajena a las torturas
de los seres humanos
cuando hacia el espacio miran
y tras millones de años se preguntan
sobre el origen de la vida
y la exactitud matemática de la irrupción de la noche y salida de las luces del día.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

viernes, 28 de agosto de 2015

POESÍA: SE ACABÓ LO QUE SE DABA Y DE QUE MANERA

El viaje en coche iba la mar de tranquilo,
pero a poco de tocar la autovía
un botón me  visa de que no queda gasolina.

Con mucha paciencia uno
se atreve a cambiar de rumbo,
dada la hora que era
para buscar una gasolinera abierta
donde asegurarse gasolina con que alimentar a esa fiera
de coche con tantas teclas.

Al fondo a mano izquierda
se ve una luz que parpadea
como quien dice aquí estoy amigo
por si necesitas que te eche una mano a la cartera
para que pongas gasolina a ese coche que en vez de correr parece que sestea.

Con mucha pericia
encarrilo el coche hacia donde un surtidor avisa
que allí se puede repostar gasolina
no sin antes pasar por el cajero
para pagar a tocateja lo que el coche necesita
para llegar a casa aunque sea con la tercera puesta.

Lo del cajero no lo cuento
porque da miedo
hay que ser catedrático en matemáticas puras
para entender cual es la manera
de introducir la tarjeta
y poder llenar el coche antes de que se agote la paciencia.

Tras un minuto de mucho hacer
lo que una voz de señorita manda con buenas maneras
uno se desespera
pues la tarjeta no entra
y no hay forma humana
de que uno pueda llegar a salir de buenas maneras
de ese aprieto al que le ha llevado una maquina cualquiera
de esas que quitan trabajo y marean

¡Por fin, aleluya!
puedo terminar la operación
sin sufrir más torturas
que aquellas
que uno da por buenas,
pues el viaje de regreso a casa, ahora comienza,
después de repostar
y de salir de la gasolinera
metiendo las  marchas con mucha cautela.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EPISODIOS DEL DÍA QUE VA DESVANECIÉNDOSE



Episodios del día que va desvaneciéndose.
Las mujeres saliendo de la iglesia camino del encierro
en sus casas, celdas, bien provistas
de lo que un preso necesita
para no ansiar esa libertad perdida un día.

Los niños jugando en el jardín anexo a  un descampado
llenando la luz que se mancha de alegrías
camino de otros lugares
donde las risas se funden con penas y melancolías.

 En las terrazas de los bares suena el eco de las cucharillas
al tocar el cristal hambriento de mano suave, caricias.
La copa llena, las sillas, unas mesas con resto de comida
y otras vacías. La tarde trae esa música
a guitarras que sueltan de su pecho vacío de calenturas
notas que el aire espabila.

Por la cuesta, yo de subida,
bajan por ella desde un castillo, casi moderna construcción revocada de argamasa compacta y arcilla
una pareja que se adivina
por ser el y ella,
los dos cogidos de la mano
como esta tarde que camina cuesta arriba.

Tan tarde para algunos
y tan temprano para quienes se guisan,
ellos solo sin necesidad de más cocina
que su alma joven y sus ansias de vida,
aquello que quieren y con lo que disfrutan,
ya sea en la playa viendo la luna
o esas olas, perros de servidumbre parecida,
que lamen tus piernas y se echan casi encima
para devolverte el cariño que tu les distes un día.

Me quedo con la tarde,
esta tarde, sin más `poesía,
que la que uno lleva en la sangre
y saca a tajos de cuchilla
para depositar encima de unas cuartillas.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: EN MI ÚLTIMO MINUTO DE VUELTA AL MUNDANAL MUNDO


Resultado de imagen de limpiando la casa

Casi todo apunto
el toldo subido entorno a su lona
hasta quedar comido
por el cilindro, vida de uno,
que todo lo recoge en su caminar
hacia otros momentos, tiempos distintos.

Las sillas replegadas
una encima de otras
como esos emigrantes clandestinos
encontrados en Austria muertos dentro de un vehículo
con el miedo metido en el cuerpo hasta en el último segundo.

El suelo bien limpio
que no se vea rastro ninguno,
que no sea la mirada de un asesino,
que nadie diga que uno es sucio,
que no venga nadie detrás pasando la mano y poniendo a uno
en el tiesto de las gallinas o lo que es peor en boca de quienes viven pendientes de sus vecinos.

Todo en su sitio.
La colada dando vueltas
en un tambor, estomago de un electrodoméstico que me desvía la atención
de lo que pasa en el mundo.

La vajilla bien colocada en los armarios
de atrás hacia adelante,
por tamaños y coloridos,
no hay retroceso posible, la vida continua
y cuando cierras la puerta comienzas con otros asuntos.

Sacar brillo a los grifos
y si en ello te ves en apuros
echar mano de esos productos químicos
sin los cuales no sabemos vivir y nos convierten en esclavos suyos.

Las maletas mal asunto
ropa por todos los lados,
de uno a otros sitios,
hasta que por fin encuentran ese descanso merecido
en alguna percha o cajón de un mundo.

A todo ello,
ella, le mujer, hace tanto y con tanto tino
que uno no se da cuenta
hasta que la vida le relega a padecer un cruel destino,
ya despojado de aquello
que le sirvió de timón y de abrigo,
en los momentos de desolación,
en los momentos de apuro,
en la felicidad compartida,
en los estímulos,
en todo lo que piensen,
que a lo seguro,
 es poco y por ser poco, lo mucho,
pasa, que pena, desapercibido.

Toca revisar la nevera, tirar los productos ya caducos,
dejar todo listo
para que una vez apaga la luz y echada la llave
parezca que por allí no paso nadie y si lo hizo
dejó todo tan en su punto
que las soledades, penumbras y silencios
de ese piso vació no puedan decir que asco de vida la nuestra, amigas y amigos.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

jueves, 27 de agosto de 2015

POESÍA: DE ESOS WHATSAPP QUE NOS CONVIERTEN EN TÍTERES DE UNA OPERETA


Resultado de imagen de whatsapp


Un whatsapp esperas, torbellino de ideas,
que funciona en linea directa y te lleva
de grupo en grupo y de espera en espera
a ver cual de todas es la mejor ocurrencia,
para poner cara mona o cara de sorpresa,
esperando siempre que después de esta
venga una ocurrencia más buena.

Todo pasa en esa caja de herramientas
donde solo son invitados
aquellos que comulgan con ciertas ideas,
amistades incluidas,
entre verdes primaveras,
otoño de hojas caídas y borrascas inciertas
que en el whatsapp se convierten muchas veces en tragedias.

Ya vamos por la tercera entrada
y esta es de esas
que hay que lanzar al whatsapp
antes de que otro te coja la delantera.

Todos navegamos
sea la hora que sea
y en eso que estamos suena una campana llamando a contienda
que al abrirse se convierte en una nueva sorpresa
de alguien que dice que se ha equivocado y que lo que allí comenta
no es para ese grupo. Perdón por las molestias.

El mundo nos lleva en pos de un destino  que a mi me molesta
pues a sabiendas de que las amistades se conservan
hablando en comidas con buenas sobremesas
ahora nos dedicamos a tomar el café con el whatsapp abierto
a la espera
de que alguien diga "buenas"
para contestar:



Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LA VIDA Y ESTAR EN ELLO

Un día cualquiera,
fue un momento,
en pensar en todo aquello
infancia juventud, madurez, por medio,
en que me vinieron recuerdos,
todos ellos, juntos, revueltos.
Mi salida del pueblo,
ventanilla de autobús lamiendo
como si fuera un caramelo.
La llegada a un nuevo territorio a muchos kilómetros,
ciudad que bullía los pensamientos
de un dictador de cuerpo entero,
con fajín, palio y clero
tratándolo tal y como no se merece ningún sanguinario elemento
de esos que nos da la historia, de vez en cuando, para recuerdo,
de que somos reos de lo que no hacemos.
La juventud pasando a lomos de corcel ligero
entre peñas y aguaceros
persiguiendo una meta
a la que se llega con un costal lleno
de cosas por hacer
que poco a poco van muriendo
en tanto la vida nos coloca en los senderos
por los que tenemos que ir si queremos llegar a esa meta impuesta casi desde que nacemos.
Llega la madurez en ese interludio con fondo a camino sin regreso
y cuando ya parece que en la vida esta todo hecho
volvemos a comenzar, con más años por medio,
a ser otra vez esclavos de deberes impuestos.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

miércoles, 26 de agosto de 2015

POESÍA: LA TOMATINA DE BUÑOL

70.º aniversario de La Tomatina




Tomatina 2015: Buñol se sumerge en el caldo rojo y destroza el coche de Google
La batalla más famosa reúne a 22.000 participantes y 150 toneladas de tomates - Google le dedica su 'doodle' y fotografía el recorrido con su coche, al que se suben decenas de participantes y causan graves desperfectos

26.08.2015 | 15:50 

Participantes en la Tomatina de Buñol 2015. EFE/Kai Försterling 

Tomatina 2015: Buñol se sumerge en el caldo rojo y destroza el coche de Google 

Jordi Ferrer-EFE | Buñol Un año más, como desde hace ya 70, el centro de Buñol se ha teñido hoy de rojo con el lanzamiento de cientos de toneladas de tomates en la Tomatina, aunque esta vez bien se podría decir que se ha sumergido, ya que la cantidad de hortalizas ha sido la mayor de la historia.

En poco más de una hora (entre las 10.48 y las 11.53), una avalancha de más de 150.000 kilos de tomates maduros se ha esparcido entre los 22.000 participantes en esta singular refriega, en la que se rinde homenaje al gamberro primigenio, a la inocentada original que dio pie a esta singular fiesta, que hoy no conoce fronteras.

Son unos instantes de desfogue, una batalla sin vencedores ni vencidos y sin más armas que los tomates maduros que sirve una cooperativa de Castelló.

Para este singular gazpacho bastan unos pocos ingredientes: unas calles estrechas, siete camiones volquete cargados hasta los topes de tomate y las ganas de sentirse protagonista del exceso, de estar, por unos minutos, en el ojo del huracán.

Resulta complicado saber qué aturde antes o con mayor intensidad, si el griterío inicial, la imposibilidad de atender a los lanzamientos de agua y otros líquidos desde los balcones, las ensordecedoras bocinas de los volquetes que se acercan, el intenso olor de la pasta de tomate o un buen tomatazo en la cabeza.

Esta locura colectiva, que por instantes parece incontrolada, tiñe por completo calles, fachadas y balcones y, como si tuviese vida propia, va rebajando progresivamente la efervescencia inicial de lanzamientos y tomatazos, hasta transformarse en un magma rojizo en el que los participantes pueden calmar sus ánimos.

Estos momentos de desahogo final, de locura sobre charcas de tomate, son quizá los más deseados por las decenas de fotógrafos o cámaras de televisión, testigos de los instintos más animalescos de los enfervorizados "guerreros".

Con el tomate como material multiusos, hay quienes se esmeran por frotarlo en la piel de su compañero, otros aplican cuidadosas máscaras capilares y una minoría de intrépidos directamente nada en las charcas de caldo rojizo.

Y no acaba aquí el especial atractivo de la Tomatina, pues realmente cuando desaparecen los periodistas y fotógrafos se puede contemplar uno de los "espectáculos" más singulares de esta fiesta, que no es otro que la coordinada y milimétrica limpieza de las calles.

En una operación que recuerda a los barrenderos de la pista central de Roland Garros, decenas de vecinos dejan el centro de la localidad completamente limpio, sin rastro de la locura previa.

La tercera Tomatina de pago de la historia parece haber encontrado su fórmula ideal en cuanto a aforo y accesos, según ha explicado el alcalde Rafael Pérez tras la limitación a 20.000 personas en 2013 y la ampliación a 22.000 producida el año pasado.



Si en anteriores ediciones la Tomatina había servido de plató para el rodaje de películas o anuncios publicitarios, la anécdota este año ha sido el paso del coche equipado con videocámaras con el que Google ha inmortalizado la fiesta de este año.

El vehículo ha realizado dos pasadas por el centro del recorrido, una antes y otra en pleno fervor de la batalla, para colgar después las imágenes en su mundialmente famosa aplicación de mapas y geolocalización.

El segundo paso de este vehículo ha resultado complicado, cuanto menos, debido a la ausencia, como ocurre al paso de los camiones, de voluntarios que despejasen el paso.

Según el alcalde de Buñol, Rafael Pérez, este segundo paso del vehículo se ha producido antes de lo inicialmente planeado por los organizadores.

Así, decenas de participantes se han subido literalmente sobre el capó, parabrisas y techo del coche, resquebrajando el cristal e impidiendo ver al conductor durante varios tramos, lo que ha generado algunas situaciones de tensión. 

Google ha confirmado destrozos importantes en el vehículo. Según han explicado responsables de esta compañía estadounidense, el coche, equipado con cámaras de alta tecnología capaces de captar imágenes en 360 grados, ha sufrido graves desperfectos cuando decenas de participantes en la tradicional batalla a tomatazos se han subido en él.

Así, al menos el parabrisas, los retrovisores y las cámaras (ubicadas en el techo del vehículo) habrían sufrido daños, además de golpes y abolladuras en la chapa.

El alcalde ha calificado de "acto vandálico" el incidente. Pérez ha indicado todavía no se han podido identificar a los responsables. Según ha señalado, supuestamente habrían introducido una bandera de Australia en el lugar de la luna del vehículo. El primer edil ha afirmado que "se investigará lo que ha pasado y se buscará a los culpables", algo para lo que contará con la colaboración de la propia empresa y la Guardia Civil.

Además de esta iniciativa, Google ha rendido hoy homenaje a esta fiesta de Interés Turístico Internacional (desde 2002) con una curiosa animación en las letras de su marca en la página del buscador de la firma.

Y es que la tecnología, en forma de aplicaciones específicas de geolocalización, venta de entradas por internet o videocámaras portátiles en alta definición ha cobrado el protagonismo que años atrás tenían los cascos-sandía, las pelucas o los disfraces.

La Tomatina del récord se ha saldado sin incidentes de importancia, más allá de algunos rasguños, cortes que en su mayoría no han requerido sutura, una lipotimia y una crisis de ansiedad, que se han atendido en los siete puestos sanitarios dispuestos por la organización.

Al margen de estos pequeños incidentes, fuera del recorrido de la Tomatina se ha atendido hoy a una mujer que se ha fracturado una pierna tras caer unos metros por un barranco, y a un joven que anoche sufrió una fractura de tibia y peroné.

POESÍA: José Vicente Navarro Rubio

NAció el tomate y descubrió
los muchos caminos del señor
para llegar a la perfección,
entre ellos ser balas de cañón
en las calles de Buñol
para este mes de agosto
en que dicha población
se viste de ese  color bermellón con tanta tradición.

La Tomatina de Buñol vio la luz del sol
para aquel año de 1945 del Señor
y entre Gigantes y Cabezudos salió
el primer tomate como un cohete a reacción.

Viene desde aquel momento
esta peculiar tradición
hasta el año 1956 en que se ilegalizó
por parte del Ministerio de Gobernación
y, ya, en 1958 su definitiva resurrección
sin ninguna otra más, hasta ahora, interrupción.

150 toneladas de tomates, 100 son,
afinen la puntería y pongan atención
pues en Buñol los tomates sirven para poder decir y con razón
que se conserva la tradición de lanzar tomates sin ton ni son.


Autor: José Vte. Navarro Rubio

martes, 25 de agosto de 2015

POESIA: DE MIS ABENICIOS O COSTUMBRES

Resultado de imagen de voz de arriero

No imagino otro oráculo que no sea el de Delfos
ni a otras pitonisas
ni otras ofrendas
que bacalao rebozado con huevos fritos en la angostura
de un espacio imaginario
a la diestra de mi vida.

Así camina la bancada de mis dientes, quijada,
entre espacios de tiempo
que tienen que ver con comidas
y con palabras que se quedan en esos huecos del paladar
y sus alvéolos,
órganos articuladores pasivos
que tanto me ayudan
como almacén de residuos de mis continuas palabras malditas.

Allí se esconden sin ninguna ternura
aquellas cosas que nunca fueron dichas,
pero si pensadas,
pero si escritas.

Por allí pululan palabrejas de un lenguaje
de La Mancha, ya desnudas,
que eran voces de campesinos,
conversaciones de miembros de familias,
oraciones de mujeres,
sentencias de arrieros,
confesiones de curas,
que el tiempo, al cual pertenecían,
dejó morir
en esos angostos, senos de una cavidad con luz poca y muy a oscuras
donde se masca
y revuelve la comida,
donde los rayos se estrellan,
las muelas se astillan,
brotan fuentes
y anida todo aquello que nos devuelve a la vida

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LAS CORNEJAS ELLAS TAN LISTAS

Resultado de imagen de CORNEJAS


Las cornejas pasaron a vuelo rasante
era un mal día.
Fríos de otros días
sobre el suelo habían construido
palacios de invierno
a los que acudían
los labriegos de mi pueblo
con sus borricas
para llevarse hacia lugares más ajustados a su categoría
a las ya maduras aceitunas.

En los últimos remansos
de un río de aguas subterráneas y perdidas
fue a caer una parte de mi vida
aquella que tiene que ver con una dictadura
y con una edad todavía en minúsculas
en que lo que uno sabe es porque se lo contaron y así uno se lo imagina.

Los verdes campos quizás
solo fueran tumbas
y la nieve blanca que me surge en mitad de estos días
solo lana de ovejas manchegas,
borra de colchones y calenturas.

Los caminos que llevaban a las viñas,
huertos y pozas con aguas sobre su fondo casi mortecinas
ya no son los mismos
y por ellos no se camina, la hierba y los ribazos se comen todo lo que pillan
hasta las cosechas de quienes vivían
ajenos a otro mundo que no fuera el que ellos aun no queriendo
por herencia casi divina tenían.

Las cornejas siempre avisan
y lo hacen sin decir nada
ellas quietas sobre los olivos, zarzas, olmos y pinos de preñadas pinas,
vencejos y palomas, gavilanes, tantos en la vida
que por aquellos campos vuelan las ideas
ya perdida su deriva
entre viejas historias, hijuelas y si me animan esperanzas ajustadas a una elemental economía.

Resistencia bien aprendida
allí donde nada se compra
y los hombres se privan de todo lo superfluo que nos hacer ser optimistas.

Obediencia ciega
tan en los bolsillos metida
que lo que somos y fuimos
descansa entre forros que no se ventilan
ni a los buenos aires de la vida,
ni a esas sonrisas que de vez en cuando ayudan a combatir el pesimismo de un siglo de ataduras.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

ELENA MEDEL






Sólo yo sé cuándo sobrevivimos.

Lo sé porque mis dedos
se transforman en lápices de colores.
Lo sé porque con ellos
dibujo en las paredes de tu casa
mujeres con rostro de epitafio.
Porque, a la caricia de la punta,
comienza el derrame de los cimientos
formando arco iris en la noche.
Porque, al escribir testamentos
en el suelo, se remueven las vísceras
de azúcar, y trepan tus raíces.

Grabo versos de colores fríos
en tu piel, de arquitrabe a basa,
y les llueve y los diluye, y compruebo
que la lluvia suena como hacen al caer
las canicas brillantes y naranjas
que cambiaba en el patio del recreo,
poco antes de calzar mi primer bikini.
 
Hoy guardo las canicas, como un apagado
tesoro, en los huecos de otras espaldas.

Pinto también en la terraza de enfrente
un jardín de lápidas cálidas y hermosas.
Trazo como una medusa de bronce,
un paraíso de cadenas hendiendo en mantillo
el valle diminuto que proclama que es frágil
y sin embargo, dirás tú, sobrevive.

(De Mi primer bikini)

lunes, 24 de agosto de 2015

POESÍA: SI LA MUERTE LLEGA QUE SEA DEFINITIVA

Resultado de imagen de borges y la muerte

No se si vio la muerte
el que era ciego
o sintió el frío
ya sus palabras condensadas
y a su alrededor
la ternura
de los que ven
como el sueño llega
para quien vivió soñando toda la vida.

Tal vez
la muerte sea solo eso
y consista
en no hablar solamente
o quizás
la muerte en uno viva
como si estuviera viva
y tu fueras
el muerto que todo lo ve
y solo siente
el aliento frío
y las palabras vacías
intentado convertirse en un mensaje.

Ojala todo fuera distinto
y la muerte sea
el descanso definitivo
de los que mueren sufriendo,
de los que mueren sin haber pensado que se morían
y de los que mueren creyendo
que hay un más allá
donde solo existe
o la carne quemada y los huesos convertidos en polvo
o el hueso descarnado que nada espera
y para quien el miedo es
que alguien venga a darle el soplo del Omnipotente
así dicho aliento de vida .

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DE TANTO EN TANTO LEES DE AQUELLO EN LO CUAL TE REFLEJAS (ACERCA DE ESE LIBRO: LA BUENA LETRA)


Resultado de imagen de TREN CON MIGRANTES


Resultado de imagen de TREN CON EMIGRANTES POSGUERRA

No se como comenzar esta historia,
con ausencias,
y con muchas penas
y ratos de esos que solo se cuentan
a las viejas amistades
en veladas sentados alrededor de una mesa
con la memoria puesta
en lo que fue nuestro pasado
y en lo que nos espera.

Hablo de un pasado
mal conjugado
como presente
que en uno es ya tiempo consumido de su propia historia.

Hablo de lo que se,
de esa lejana vida llena de historias tan semejantes en apariencia
que en ellas
nos reflejamos
una generación entera,
la de la posguerra,
a la cual nos acerca
nuestras propias vivencias,
comunes y en esencia
para ser lucidas
ahora que la primavera nos proyecta
a un otoño que hiela
más que los inviernos de aquellas épocas
con nieves cayendo a través de una ventana que se abre a la alacena donde habita nuestra conciencia.

Todo esto me suena
a un poco de todo
y a ocurrencias
de quien se ve sujeto
a un presente que le huele tan mal
que cuando se desmenuza suelta
falta de libertades,
de esas
que sí se cuentan
todavía, a pesar del tiempo pasado molestan.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: TODO A CUENTA DE ESE CAPÍTULO QUE LE FALTA AL LIBRO DE RAFAEL CHIRBES "LA BUENA LETRA"

Resultado de imagen de "la buena letra" le falta un capituloResultado de imagen de "la buena letra" le falta un capituloResultado de imagen de "la buena letra" le falta un capitulo

Si el autor se rebela
es porque el cuerpo le pide guerra.
La rebeldía es algo que el ser humano lleva
en su sangre
y esa sangre convertida en estela
es la que lleva a un pasado que circula por las venas
y sirve de argumento para decir que solo las penas
si se soportan con paciencia
pueden ser unas buenas compañeras.

El autor se siente
atraído
por esas historias que el nos cuenta.
Sabe que en el fondo
esa vida
no es tal historieta
y que lo que en el libro se cuenta
es una página secreta
de ese diario que poco a poco se hace, con tal paciencia,
que llega un momento en que hay que dar rienda suelta
a que lo que uno ha vivido se convierta
en pan compartido en esa mesa
a la cual se sientan
los devoradores de libros,
los nostálgicos de ese pasado
que en todos perdura como una piedra
y en las ganas de saber de quienes se abren al mundo
y necesitan de muletas
para entender la historia,
la otra,
la nuestra,
la que los poderosos niegan,
la que se escribe con cursivas y efímeras referencias.

A lo dicho
pecho,
si me apuran mucha paciencia
para cuando todo se acaba
y comienzan
esas reflexiones que apetecen  más que un vino de la rioja
envejecido en toneles de nobles maderas.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: A ERNEST HEMINGWAY POR SU GRAN FIESTA EN LA ESPAÑA QUE HIZO SUYA



El genio y la figura,
el ser,
el con su rutina,
escribir
sobre toros, salmones y truchas
y todo
lo que le cae
delante de su vista,
mirada profunda,
en un País
que le atrae
por su forma de ver la vida,
ya sea en Navarra, Madrid, Galicia,
Valencia, Alicante o Villena, entre buen acopio de bebida
y buenas comidas.

Ernest Hemingway
siente por España locura,
su toros,
su comida,
su pesca,
su música
y esa guerra
casi hecha por los escritores poesía
donde el se retrata
y la hace suya.

Escribir casi en ayunas
con la boca seca,
espuma
del delirio
en la plaza,
de los toros,
de la hermosura
de un país por conocer,
de una cultura tan conocida
que él
rey de la pluma,
maquina de escribir como cojín
y botella como ayuda,
la hace suya.

Resucita el escritor
y lo hace
con esa textura a santidad absoluta
de los mantos de las vírgenes,
de las capas cosidas con hebras bañadas en su tinta,
la que le serviría
para ganar un premio Nobel,
¡qué alegría!
la del hombre grande
que se fue
si es que lo hizo a las buenas y sin otro tipo de culpas
a las bravas
como los toros aquellos
que por un callejón salían
y a los que el miraba con esa ternura
que de estar resucitado
a lo seguro
que vivirá tiempos de alegría
en alguna dehesas de esas
de las largas campiñas
de las tierras duras
de la geografía que el quiso,
por mucho que se diga
que era mujeriego, pendenciero, borracho y bronco en la lucha,
del cuerpo a cuerpo, entre cinturas.

Si lo fue
no les quepa duda
de que esa fue
una más
de sus excéntricas locuras.

Autor de la poesía: Jose Vte Navarro Rubio

ERNEST HEMINGWAY (PREMIO NOBEL) Y SU PASO POR LA COMUNIDAD VALENCIANA



De su paso de Ernest Hemingway por la Comunidad Valenciana poco o casi nada hay escrito aparte de las referencias que el escritor dejó reflejadas en sus escritos y de algunas fotografías y comentarios vertidos en la prensa del momento. Vamos a dedicar este artículo a recoger aquellas referencias que se tienen constatadas sobre esas visitas, ta y como aparecen recogidas en la prensa:

1º Fuente:http://www.alicantevivo.org/2008/12/alicante-ante-los-ojos-del-etlico.html

Publicado por Juan J. Amores 


"El 18 de marzo de 1937, Ernest Hemingway escribió un artículo donde relataba su viaje aéreo desde Toulouse a Alicante, vía Barcelona"

El avión de la compañía donde trabajó el mismísimo Antoine de Sant-Exupéry como piloto (léase ESTE artículo de Alicante Vivo), continuó su ruta hacia Marruecos, por entonces un destino menos atractivo para un norteamericano dispuesto a saber por quién doblaban las campanas.
Tras aterrizar en el aeródromo de la actual Universidad, se desplazó a la capital en un “destartalado autobús”. Fue el único detalle desagradable de una jornada donde pronto se mezclarían la realidad y su fértil imaginación: “la ciudad celebraba el llamamiento a filas de mozos de veintiuno a veintiséis años y la victoria sobre las tropas regulares italiana en el frente de Guadalajara; sus calles y su bello paseo con palmeras a la orilla del mar estaban muy concurridos”


                            Hemingway en Villena
Los historiadores no parecen haber percibió esta euforia local tal vez por ser un estado de ánimo colectivo sin posible reflejo documental. En cualquier caso, sorprende la descripción dada por quien pensaba que si París era una fiesta, también lo podía ser Alicante: “Los mozos iban acompañados de sus novias y familiares; paseaban en grupos de cuatro personas, mantenían los brazos entrecruzados, cantaban y voceaban tocando acordeones y guitarras” 
¿Por qué en grupos de cuatro? 
¿De verdad había tantos acordeones por entonces en Alicante? 
Algo más verosímil es la continuación de lo escrito por Ernest Hemingway: “las embarcaciones de recreo del puerto alicantino estaban abarrotadas de parejas que se disponían a dar un paseo de despedida por el mar. Pero el mayor bullicio se observaba entro los componentes de las largas colas formadas delante de los centros de reclutamiento, en medio de un ambiente de verdadera fiesta.”

En plena juventud
El novelista norteamericano partió ese mismo día con destino a Valencia y dudo que hablara con los bulliciosos mozos agolpados en los centros de reclutamiento.
Mucho pudo ver a tenor de lo escrito en tan sólo unas horas. También imaginaría dejándose llevar por su atropellado vitalismo, tal vez compartido por algunos de quienes iban a partir con destino a un frente cercano y trágico. La guerra, como la vida, da sorpresas y siempre hay quien está dispuesto a manifestar entusiasmo donde la lógica hace más previsible el temor. O el pánico antes una posible muerte en plena juventud. Las consignas y las apelaciones a la hombría, con buenas dosis de alcohol compartido, dan resultados mil veces verificados en tiempos de locura colectiva. Los saben quienes la propician.




No he tenido la oportunidad de hablar con alguno de aquellos jóvenes alicantinos de 1937 dispuestos a ir a la guerra con entusiasmo, según Ernest Hemingway. Pero hablé muchas veces con otro que, en 1938 y con apenas diecisiete años, se escapó de su casa en compañía de dos amigos. Su destino era Valencia, paso previo para partir como soldados al frente de Teruel. Su padre, mi abuelo, se presentó en la estación, les llevó a casa de un ferroviario que hacía una ruta atacada por la aviación franquista para que comprobaran el grosor de las verdaderas balas y les dejó decidir. Mi padre volvió y en Alicante supo de la muerte de sus dos amigos en el frente, adonde acabó destinado pocas semanas antes de finalizar la guerra.
El regreso a pie desde Teruel fue una mezcla de azar y pánico. También de derrota, compartida por una multitud agolpada en le Puerto de Alicante, a la espera de unos barcos. Mi padre no leyó el artículo de Ernest Hemingway, cuyo entusiasmo vitalista volcado en las otras novelas ambientadas en España, no le hizo gracia alguna. Sin embargo, admiró al Max Aub capaz de relatar con estremecedora precisión las últimas horas de una II República, reducida al estrecho espacio marítimo de nuestra ciudad.
Siempre supo que aquello era una derrota, motivada en parte por entusiasmos tan desmesurados y oportunistas como los del novelista norteamericano.


Ernest Hemingway volvió a la España del franquismo para compartir jornadas de fiestas, toros y alcohol.
Él mismo se neutralizó ante quienes habían sido sus enemigos durante la guerra civil. Max Aub permaneció en el exilio, sólo interrumpido por un fugaz regreso repleto de amargura y crítica. También de lucidez en su búsqueda de las claves de un pasado que le había robado toda esperanza de futuro. Sus páginas hablan de miedo, soledad y derrota; de una guerra que nunca disfrazó gracias a los efectos de un etílico entusiasmo.
Conviene recuperarlas, incluso reproducirlas en aquellos enclaves de Alicante que fueron recreados en sus más trágicos momentos. Se contribuiría así a recuperar una memoria histórica, eclipsada por propagandistas como Ernest Hemingway cuyas descripciones se parecen a las utilizadas por los homólogos del bando franquista. 
Hoy, muchos años después, asistimos a la proliferación de libros pergeñados por nuevos propagandistas. Algunos revelan la fe del converso.Otros son unos oportunistas capaces de mercadear, con saldos que por su profusión y apoyo mediáticos, apenas dejan hueco en las estanterias para las obras de los historiadores. O de los autores que utilizan la memoria con rigor crítico. 
Conviene discriminar y denunicar.

Hemingway, gravemente herido en la I Guerra Mundial
Respetaremos así a quien en Alicante y en cualquier otro sitio vivieron aquellos dias de miedo y violencia mientras un novelista imaginaba acordeones en cada esquina. Victor Hugo escribió acerca de la existencia de las supuestas mezquitas alicantinas del siglo XIX. Ernest Hemingway, al menos, evitó la imagen de alguno de los tablaos que tanto le gustaron en los años cincuenta de otro siglo cuya violencia no encontró antídoto en el vitalismo de tipos como él.
Volvamos, pues al escéptica y racional lectura de Max Aub..., aunque tenga el sabor de la derrota.
JUAN A. RIOS CARRATALÁ 

2ª Fuente: Daniel Borras "Los cafés comerciales de Valencia:

El Café Ideal-Room de Valencia en los años de la República fue punto de encuentro de nombres con peso cultural. Cuentan que por allí pasaron (y conversaron) Ernest Hemingway, Rafael Alberti, Max Aub o Antonio Machado.

                  Reconvertido antes de su cierre en lencería
El establecimiento no habría tenido nada de especial si no fuera porque se convirtió en el lugar de reunión habitual de los corresponsales e intelectuales extranjeros que acudían a España durante la Guerra Civil. La mitomanía literaria (principalmente anglosajona) habían hecho de este establecimiento visita obligada por acoger las tertulias en las que participaban autores como Ernest Hemingway (autor de ¿Por quién doblan las campanas? o París era una fiesta) y John Dos Pasos (Manhattan Transfer).

Lencería María Teresa
                    Fotografía del año 2012

3ª Fuente: Las Villas Benicàssim, del infierno a la corte celestial

Hotel: el Voramar, escenario de multidudinarias fiestas veraniegas desde su inauguración. El hotel se construye en 1930 y se concibe inicialmente sólo como café y restaurante, pero tras una ambiciosa remodelación se convierte en hotel con una terraza avanzada al mar. En tiempos de guerra el Voramar se transforma en hospital de campaña y allí se reponen de sus heridas los escritores Ernest Hemingway, Buero Vallejo y el cubano Alejo Carpentier.

4ª Fuente:    en el blog http://notasdelafiesta.blogspot.com.es/2013/10/plaza-de-toros-plaza-de-toros-de.html

Plaza de toros de Villena. “En esta plaza de toros torearon Antonio Ordóñez, Juan Antonio Ruiz "Espartaco", Francisco Rivera "Paquirri", Jaime Ostos, Manuel Benítez "El Cordobés" y Miguel Baez "Litri" (padre). El día 7 de septiembre de 1959 en la plaza de toros de Villena estuvo presente, en la corrida de toros de los diestros Antonio Ordóñez, Francisco Antón "Pacorro" y Diego Puerta, el premio Nobel Ernest Hemingway.

5ª Fuente: Publicado por Marian Ramos en lunes, agosto 25,2014
http://www.elcaminodemarian.com/ artículo: Valencia al mar, sus Poblados Marítimos y el puerto

Mientras resuenan las olas se escucha al periodista Ernest Hemingway entre risas y relatos que comparte con sus compañeros valencianos. Gustaban pasar buenos ratos en el Restaurante La Pepica mientras bebían sangría y comían atún fresco y langostinos.
http://blogs.lasprovincias.es/historiascondelantal/files/2014/06/IMG_6465.png





Valencia al mar, sus Poblados Marítimos y el puerto

6ª Fuente:http://www.villenacuentame.com/2015/04/1959-ernest-hemingway-en-villena.html

El Premio Nobel Ernest Hemingway en la Plaza de Toros de Villena en 1959 posa con el músico de la Banda Municipal José Hernández Hernández. 
Seis toros de FERMIN BOHORQUES, desiguales: tres algo menos que terciados y tres con romana y cornamenta, siendo peligrosos por su mansedumbre, para los diestros:
ANTONIO ORDOÑEZ, (azul ultramar y oro) protestas y división.
VICENTE BLAU "EL TINO", (caña y oro) una oreja y división
FRANCISCO ANTON "PACORRO", (celeste y oro) división y dos orejas. Se negó a salir a hombros.
Asistió en un burladero del callejón, el Premio Nobel Ernest Hemingway que aparece en la fotografía con el músico de la Banda Municipal José Hernández Hernández. Se dió el caso que en el cuarto toro se lanzó un espontáneo y cuando lo llevaban detenido, pasó junto al Nobel, le dió algún dinero para pagar la multa, acompañándolo ante la presidencia, siendo indultado. En el quinto toro, que saltó al callejón, Hemingway con gran agilidad saltó al ruedo para evitar el peligro, por lo que llevó una gran ovación. En el sexto toro el banderillero de PACORRO, Francisco Chávez "Sevillano", fue herido de pronóstico grave, motivo por lo que Pacorro no quiso salir a hombros. Esta noticia fue publicada por la prensa mundial. Lleno hasta la bandera. La avalancha de aficionados, atascó la carretera general desde Sax a Villena. Acompañaba a HEMINGWAY EL ILUSTRE MÉDICO Y ESCRITOR FERNADO CLARAMUN.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...