jueves, 29 de diciembre de 2016

POESÍA: EL TODO Y SU PRESENCIA

Todo
o nada.
Todo 
o lo que queda.
El todo
y su presencia.
Así el todo
se conserva.
El todo
de los primitivos.
El todo 
que nos engendra.
El todo
dando vueltas, piruetas.
El todo
en nombre de quien se reza.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA QUINTA DEL BIBERÓN, POCOS QUEDAN, ENTRE ELLOS MI PADRE, TODAVÍA RECUERDA EL PUENTE DE LOS FRANCESES Y LO QUE PADECIÓ POR AQUELLAS FECHAS



Toca la flor el cielo
se siente llena
ella, solo ella,
se sabe madre y tierra,
mientras quedan,
solo quedan,
de aquellos tiempos,
ahora ya ancianos de años por encima de los noventa
unos cuantos,
pocos quedan,
entre ellos mi padre,
luchando, el luchó contra una lepra,
la del fascismo que se comió a una generación entera.

No perdona el tiempo,
es por ello que la memoria debe ser eterna,
pues ellos
ahora ancianos,
se merecen que se les trate con decencia
y eso, amigo/a, pesa,
tanto o más,
que el protocolo de quienes se guían por teorías que no llevan
a otro lugar que no sea
tratar a los seres humanos como si fueran maquinas traga-perras.

Autor: Jose Vte.Navarro Rubio

POESIA: EN LA MANCHA LA SIEGA ERA EL PAN QUE DABA DE COMER A UNA ESPAÑA ENTERA



El iba a segar
y ella era la espiga,
el y ella,
los dos sobre el surco
que historia tan bella
la de aquella
nuestros padres
en las tierras de una Mancha plena
de campos y campos convertidos en sementeras.

La hoz que corta cuerpos,
siega cabezas
y ellas
que se muestran,
haz de espigas
en el hato comida y merienda,
tan bellas,
que las dudas asaltan a quien siega
pues año tras años
como si la vida estuviera marcada por determinadas fechas
vuelven las cuadrillas
tras recorrer una España entera de hambre y vergüenzas
a cortar cuerpos y cabezas
las de las espigas
que se sirven en las cenas
ya deshechas
en harina
y masadas
en el horno tostadas a toda tela
con troncos de encinas
y con leñas
que todavía perduran, olores a madreselva,
 en la memoria de quien esto les cuenta.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

miércoles, 28 de diciembre de 2016

POESÍA: DE AQUELLOS TRENES A CARBÓN RECORRIENDO TIERRAS DESIERTAS

Resultado de imagen de  tren A carbon

La estación con su reloj
y su frío eterno
y los viajeros
y el mozo que las maletas lleva
y la chica del vagón de la derecha
y el niño que reniega
y el cura con su rosario
y el contable con sus cuentas
y la prostituta que abre las piernas
y el soldado que mira
y ella que se siente caliente y llena
y el que ojea las medias
y el pastor de ovejas
con sus dos cajas de galletas
con agujeros del tamaño de pequeñas monedas
por donde sacan las cabezas
unas gallinas de caldo muyv iejas
y el túnel y la vieja
que dice entre dientes
¡ahora! 
y que se la meta
y el soldado que toca una pierna
y el cura que se asusta
y la cresta de la gallina
que se pone recta
y el tren que sale
y el tren que entra
y ella
la prostituta muy atenta
a enseñar entre claros y claros, 
en las rectas,
al soldado que mira sus vergüenzas
y así es la historia
y así se cuenta
que ocurría de vez en cuando, 
a duras penas,
en aquellos trenes de carbón
con locomotoras tan negras,
como las medias de la prostituta,
como la sotana del cura que reza
pidiendo, a Dios que desde el cielo todo lo contempla,
ser él quien tuviera
delante de él
aquella hermosa prenda.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

CAMPOS DE PETROLEO EN PINAREJO (CUENCA)



Al parecer un pastor haciendo un agujero con una navaja ha encontrado una veta de petroleo en Pinarejo (Cuenca) en la zona de la Moraleja. Por el sabor dice el pastor que es de primera calidad, Calcula este buen hombre una producción de 2.000.000 millones de barriles diarios. La hectárea ha subido de valor de forma muy rápida. Especuladores de todo el mundo están congregados en la Plaza de Pinarejo que pasará ha llamarse, si así se aprueba en un Pleno extraordinario, como Plaza del Petroleo.

Fuente: Inocente, "el de siempre": (pastor de cabras y ovejas)


                                                                           POESÍA
Dicen que el petroleo es de mi primera calidad
y brota de la tierra 
como si por allí pasara un manantial
desde los tiempos en que aquello era un brazo de mar.

Desde todo el mundo
llaman sin parar
pues quieren saber donde  ese tal Pinarejo enclavado está.

Tomen nota
y si por aquí se quieren acercar
pregunten por un tal Inocente,
lo encontrarán en la Posa "da"
que hay al entrar de ese pueblo con nombre de pinar.

Lleva el pastor boina
y un cigarro en los labios a medio apagar,
morral sobre los hombros, 
garrote de madera de nogal
y una sonrisa en la cara que da para pensar
lo bien que viven los pastores del lugar 
desde que se despiertan, 
después de yantar,
y hasta bien entrada la "madruga"
contando ovejas,
ordeñando y pensando en todo aquello que no se piensa de normal.

Autor de la poesía: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EL PAPA LIBERIO Y LA NAVIDAD

Yo he visto una estrella
que quieren que les diga
es Navidad
e indica
que tres Reyes Magos
 hacia Belén caminan, tras, tras,
llevan juguetes y algo más
carbón y canciones con que amenizar
aquello que todos llaman Natividad

Villancicos de toda la vida
en una calle se vienen a escuchar,
a toques de pandero
las zambombas no paran de resonar,
avisan sin parar
que son tiempos de parar de trabajar
en todo aquello que no sea disfrutar
de unas fiestas que llegan año tras años
así desde que el papa Liberio la vino a instaurar.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio




martes, 27 de diciembre de 2016

POESÍA: ENTRE SONIDOS Y RUIDOS

Llegan desde la calle sonidos
ellos son únicos
se corresponden con vehículos
que van camino de sus diferentes destinos.
Cajas de cambio,
embragues de todos los tipos,
frenos con que calmar el ímpetu,
aceleradores y volante, luces de posición, largas, intermitentes diminutos.
Sobre ruedas, ejes, bastidores, placas de matriculas y permisos
los coches abren sendas
y se dejan sentir con sus sonidos, casi ruidos,
que nos llevan,
así son los amaneceres en las autopistas los  domingos
hasta las playas del Sur,
hasta los picachos con neveros incluidos.
No es emergente este sonido,
es tan continuo
como la gota de agua al caer al suelo desde un botijo
donde encontrará ese cobijo tan necesario para quienes se encuentran perdidos.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESIA: LA MATERIA Y EL INDIVIDUO

No es justo dormir bien abrigados
mientras otros pasan frío.
Transformando la materia
convertimos
al ser humano libre
en algo parecido.
La libertad como principio
mal usada
hace de los individuos
aquello para lo cual no nacieron en un principio.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SIN SABOR NI COLOR



No adivino a pensar que serían los años sin Navidades; las calles sin luces; los niños y niñas sin regalos.

Salieron de una nebulosa seres extraños en trineos y por aquellos lugares perdidos del Oriente Próximo, desvastados por las guerras, tres Reyes Magos inician anualmente un largo periplo cargados de regalos que dejan en las madrugadas de un día 6 de enero en las casas de quienes les han hecho llegar sus cartas con encargos de todos los tipos.

La ilusión tiene su casa en el corazón de los creyentes.

El desespero es tan agrio que mata las ilusiones de muchos seres humanos en estos tiempos de guerras.

Tantas cosas importan que las Navidades muchas veces son como el turrón rancio. Es  importante mitigar el sufrimiento de las personas. Es  importante  luchar contra las desigualdades de todo tipo. Es  importante que no se desahucie a las buenas gentes que caen en las garras de los especuladores. Es  importante repartir todo aquello que hace a unos pocos cada día más ricos.

Tanto importa. Tanto importa, Importa tanto: ¿Qué te importa?

Así es la vida. 

He aprendido a querer a base de querer.
Se arrodillan los que han nacido para ser lo que otros quieren que sean.
No todos los años son iguales, ni los días ni los minutos, ni este momento en que escribo, ni lo que escribiré a continuación.
Sobre bases solidas crecen mejor los pilares de nuestra existencia.
Leyendo y escribiendo se maneja el mundo al antojo de uno. Lo poco puede ser mucho, Con el grano del trigo se hace la harina y se cuece el pan.
Sin sueños  no hay ilusiones ni vida fértil.
Todo es posible desde el nacimiento de la humanidad. Así el hombre camina erguido.

  ¡......................AY DEL HOMBRE ERGUIDO ENEMIGO DE SUS SEMEJANTES......................!

Así termina esta parte y comienza la otra:

                                                      ¿...............QUÉ DARÁ DE SI................?

No dirás que es díficil caminar sobre la lectura. Si has leído hasta aquí puedes continuar leyendo, sin más, eres libre para seguir haciéndolo.

Conoces el color de los olmos en la primavera. Los últimos olmos murieron en los patios de mi pueblo y en las alamedas, sin saber que fueron queridos y ahora recordados.

Si hay truenos sin lluvia y relámpagos durante el día es por qué el cielo está enfadado y las nubes se han pemitido un pequeño respiro. Alguien las vio tomando aguas en un balneario.


@@@@@@@@@@@@@@@@@

Quizás sepas que envié un correo
a una dirección que no existía
y una maquina
inventada para dar asistencia logística
a los amantes de la poesía
respondió:
Por aquí ya no vive el poeta
enamorado de la luna
ni nadie sabe
lo que le ocurrió,
lo cierto es que su cuerpo son las raíces
de los árboles que dan la fruta llamada del amor,

Le envío
una racimo de uva,
leyó,
y para cuando se atrevió a saborearlo
alguien le respondió,
tenga cuidado y no se atragante
no le pasé
lo que a mi me pasó.

Interesante
en sí
la poesía
usted cayó
en ese pozo oscuro
donde nadie se atrevió
a entrar
no fuera el caso
que en su  interior
anidaran navidades sin sabor
ni color.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio



POESIA A UNA BOTELLA DE ACEITE DE PINAREJO QUE LLEVABA IMPRESO UN MOLINO



Una botella de aceite me anima
a escribir esta poesía,
en ella, la botella , casi espiga,
entre verdes,
color de aceite, vida.
un molino
vestido de blanco para el resto de sus días
esgrime su figura
en la era alta desde la cual parece que nos mira.

El molino
sin su fina harina,
sin sus muelas, sin sus aspas girando a la deriva
me lleva al encuentro de una Mancha antigua
con extrañas figuras
bagando por caminos, sendas de herradura,
entre cardos secos y entre rebuznos de burros y de burras.

La llama encendida
en la memoria casi desmedida
trae recuerdos que siempre terminan
en el pueblo de uno, en el pueblo de su vida,
ya las alondras parduscas
en sus vuelos altos sobre las campiñas
entre gorjeos que animan a levantar el hato e irse en su búsqueda.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio                   

POESÍA: NO QUEMA EL FUEGO AL APAGARSE

Nada arde 
en la penumbra de la llama.
No se oyen
ni los silencios
del humo al volatizarse.
No quema 
el fuego al apagarse, 
lentamente,
las brasas que en el crecen.
No hay 
lugares distantes
para cuando se acercan los años 
en transito hacia otras lugares.
Nada es lo que parece. 
Nada que no sea la muerte inquieta a los mortales

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DE NIEVE SON LOS INSTANTES

Podían ser,
eran en aquellos tiempos
de nieve los instantes,
tan fríos, tan distantes,
como el hielo que cubre los estanques.

Los años que se cumplen
son el viento
que azota los campos verdes
en su transito incesante
hacia nuevos lugares.

Llegan los años, solos,
y en nuestro interior se hacen grandes.
Nos acompañan como el viento incesante
sobre los cristales
de unas ventanas que recogen la negror de las noches.

Así la nieve
tan blanca, en las manos se derrite con el calor al instante,
así los años mueren
comidos por la negror de la noche,
así la edad se convierte en todo aquello que te acompaña allí donde estuvieres .

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

SOBRE EL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ EN EL AÑO 1492

Tiene publicado Vincent Parello un interesante artículo que contiene diversas alusiones al Castillo de GarCimuñoz y más precisamente al tribunal de la Inquisición. De esta forma creyendo que el referido artículo era interesante para este Blog, se transcribe a continuación la historia de un sastre de la referida localidad de apodo "Mediomundo" que al parecer era un converso que se había apartado de la ley antigua y de la nueva.  

"Los Castillos ante el tribunal de la Inquisición de Cuenca (siglos XV-XVII)"
The Castillos Before the Court of the Cuenca Inquisition (15th-17th Centuries)

Vincent Parello:

......"El 29 de junio de 1492, cinco judaizantes del Castillo de Garcimuñoz fueron condenados a la excomunión mayor, a la confiscación de sus bienes, a la quema de sus huesos y a la inhabilitación de sus descendientes por vía materna hasta la primera generación y por vía paterna hasta la segunda generación. Diego López, alias Mediomundo, sastre de profesión, era uno de estos conversos que se habían apartado tanto de la ley antigua como de la ley nueva, basculando en el escepticismo y en un materialismo en el que pueden destacarse huellas de un averroísmo de raigambre popular8. Tras su defunción acaecida en 1480, tres testigos declararon ante el fiscal del Santo Oficio que Diego negaba la inmortalidad del alma, la existencia del paraíso y cualquier forma de trascendencia declarando repetidas veces que «no avia otra cosa sino comer e bever e el plaser que onbre tomara, e no avia otra cosa sino naçer e morir». En su opinión, el ánima del hombre era parecida a la de un cabrito o de una gallina que dejaba de existir después de degollada. Por el año de 1489, el promotor fiscal acusó a Elvira Sánchez, difunta mujer de Diego López, porque, entre otras cosas, ayunaba el ayuno mayor del Yom Kippur, preparaba banquetes fúnebres según el rito judaico, hacía la ceremonia doméstica de la hallah echando «pelillas en el fuego cuando masava, disiendo como buena judía: Bendito seays, Adonay, que nos encomendaste haser sacrifiçio de la masa»9. El 7 de diciembre de 1491, Fernando Sánchez del Fresno, fiscal del tribunal del Santo Oficio, hizo una acusación contra María Sánchez, ya difunta, en la que intentaba demostrar que encendía candiles los viernes por la noche en observancia del sábado, no comía cerdo, «ni congrio, ni pescado syn escama, ni liebre, ni conejo», sacaba la landrecilla de la carne, ayunaba el Yom Kippur y traía mandrágora, planta herbácea, ampliamente utilizada por los curanderos medievales, para «mirar sus hados y hechos venideros en ella»10. Fernando Sánchez de Buendía, interrogado como testigo, refiere que un nieto de María le dijo en alguna ocasión: «Sabed, primo, que mi avuela María Sánchez es judía [en el sentido de judaizante aquí], que esta noche me dixo que holgava por que era día de ayuno e le llamava día de sant Hanan, e queste dia el que ayunava non moria aquel año, por que tal día como aquel se sentava Dios a la diestra». El 7 de diciembre de 1491, se inició el proceso contra Juana López, mujer del zapatero Diego López. El fiscal, que había recogido varias testificaciones desde 1489, la acusaba de ayunar el Día Mayor, de guardar los viernes por la noche «ençendiendo en ellos candiles» y los sábados, de haber dicho en ciertas ocasiones «Abraham te guarde» y «Abraham sea tu morada», y de enterrar los difuntos a la manera judaica: «derramava el agua quando alguno falleçia e estava dias despues del falleçimiento del defunto que no comia carne, como lo hasen los judíos, que estava tras la puerta. Vañava los defuntos, amortajandolos y poniendolos un sanbenitillo sobre la mortaja». Como consta por los testimonios de Juan y Pedro, ambos reconciliados el 11 de junio de 1489, sus padres Luis Sánchez y Juana Sánchez ayunaron «diez años el Día Mayor, guardandole e demandandose en él perdon», celebraban los viernes y los sábados, y quitaban el sebo y la landrecilla de las reses11"

8 ADC, leg. 35, n° 59 ; Francisco Márquez Villanueva, « Naçer e morir como bestias: criptojudaísmo(...)
9 ADC, leg. 35, n° 593.
10 ADC, leg. 8, n° 160.
11 ADC, leg. 4, n° 90.

-Yom Kippur:
nombre masculino
Fiesta judía de penitencia y oración que se celebra diez días después del año nuevo judío (septiembre-octubre), también llamada Gran Perdón

-Pelillas; Frase hecha que se encuentra en otros escritos sobre el mismo tema:


« y echava pelillas en el fuego quando masava, disiendo como buena judía: ‘Bendito seays, Adonay, que nos encomendaste en vuestras en vuestras encomendaçiones y que nos mandastes haser sacrifiçio de la masa’»

lunes, 26 de diciembre de 2016

POESIA: MEDICINA Y PROGRESO

Tomó su medicina,
ardia en deseos,
la grúa subiendo
lo elevó hasta esas alturas
allí donde no notaba el peso.
Era un enfermo
y en el hospital
dejó de sentirse humano
se convirtió en un instrumento
de la medicina y del progreso.
Con tantos años a cuesta
tan libre y tan viejo
el hospital era
aquel infierno
que de joven soñaba
y ahora después de tanto tiempo
veía de una forma tan real que sentía miedo.
Allí estaban los suyos
con alientos,
atentos a los pequeños detalles,
esperando que resistiera el cuerpo.
Los hospitales no están hechos
para dar cobijo a los viejos guerreros,
aquellos que resistieron
a los embistes de la vida,
a las guerras, al hambre, a la explotación, a las dictaduras y cuentos.
Los hospitales tienen hambre,
están hambrientos,
en sus estómagos se cuecen historias que dan miedo
a poco que escuches la voz del viento
cuando pasa por sus puertas para llevarse lejos
los pensamientos de los enfermos.
Salió tocado
como el vuelo
de las aves heridas
por el disparo certero
y
ahora
que remedio,
que los hospitales tienen hambre,
no recuerdo
ese momento
en que la grúa subiendo
convirtió el pesado cuerpo
en un saco de mercancías que llevaba dentro
el alma rota,
y montones de sentimientos 

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio  

POESÍA: PARA CUANDO LA LUNA BRILLA SOBRE LA TIERRA

En aquellas cabezas no cabían más ideas,
todas ellas
tan buenas,
llenas de encanto
y tan bien servidas, como el te de una tetera,
que las Navidades parecían
el final de una cuesta.

Brillaba la luna,
caían copos de nieve,
en una mesa se encendían velas,
romántica la cena,
el y ella
soñaban con ese otro día
en que la nieve dura bajo sus suelas
serviría para llevarles hasta allí donde la montaña se perdía por extrañas sendas.

En otro lado caían bombas
sobre la tierra
como si solo importara dejar la ciudad convertida en una lisa estera
de aquellas que se colocaban en las puertas
para que el barro de las suelas de las albarcas no ensuciara el interior de las viviendas.

Estas y otras
son historias unas crueles
y otras bellas,
a cualquiera de ellas
se le puede poner etiquetas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EL ALBA QUE HABITA EN NUESTRAS VIDAS


Fue una apuesta
como si fueran
liebres sobre la nieve
así morían las estrellas
sobre la tierra el cielo
y en su seno donde se cuecen las tormentas
ellas
las estrellas,
tan brillantes
tan de luz llenas
que parecían las chispas que salen por las chimeneas
en las noches de tormenta
para cuando en ellas arden
troncos de madera seca.

Nos llevó
en el invierno
hasta aquella casa llena de antiguas presencias
el alba que habita en nuestras vidas,
la tarde que reina en las mejores despensas,
la noche tan muerta ella
que todo lo que a nuestro alrededor se veía
era, 
así se cuenta esta historia, 
la piel desnuda,
los huesos rotos, la carne deshecha,
que habita
en las oscuras estancias en las que se cosechan
recuerdos envueltos en telas,
mortajas de seda,
mientras las arañas tejen 
solo ellas
el manto con que se cubre la cabeza 
de esa, la nuestra, tan bella, la tierra.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: HOJUELAS O TORTAS PARA SAN JULIAN





Una taza de aceite
de Pinarejo debe ser
y si es jueves lardero
las tortas se deben comer
bien jugosas
y crujientes a la vez
ya que una vez
sacadas de la sartén
las tortas,
hojuelas,
vaya uno a saber,
son puro beso,
casi miel,
en los labios de una mujer

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio




POESÍA: TRES MILLONES DE ESPAÑOLES CON CONTRATOS EN PRECARIO

Corre la pela,
se esconde más allá de las fronteras,
allí engorda,
allí se blanquea,
como si fuera ropa sucia
dando vueltas
en el tambor niquelado de una lavadora cualquiera.

En precario ellos y ellas,
se sienten huéspedes,
casi extraños testigos de una época
que años tras año se cierra
entre confetis y grandes cenas,
el champán corriendo,
mientras se abren las verbenas,
con esa música tan pegadiza que si de ella te alimentas
nunca más sentirá la tristeza.

Tres millones de contratos en precario
así se cuenta
el número de españoles y españolas
que verán pasar estas fiestas
como si el mundo estuviera loco y ellos fueran
familia de ese patito feo que se lee en las mejores escuelas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: ¿DE VERDAD QUE LAS NAVIDADES LE LLENAN?

Vuelve uno a la cantinela,
la comida en la mesa,
el jolgorio de las Navidades
entrando por las ventanas, llenando las estancias de alegrías pasajeras.

¿No se?

¿Quizás sea
que nos invada la ceguera?

Camina el mundo,
a lomos de una extraña fiera,
cuerpo de acero,
alas de cera
entre sus garras lleva
tantas desgracias para estas fechas
que nacen las dudas
y las preguntas se amontonan sobre mi mesa.

Cojo,
solo una de ellas,
la leo
y de ella me queda
aquello de ¿por qué celebramos las Navidades
cuando SOBRE LA TIERRA hay tanta miseria?


Autor: Jose Vte. Navarro Rubio


POESIA: HOY POR HOY

Hoy por hoy,
hoy,
cuanta ceguera
viven los niños
y las niñas
en mitad de las guerras.

Se alimentan de metralla,
duermen soñando con trincheras,
se despiertan entre escombros,
leen, entre lineas ciegas,
que en el mundo hay una estrella
que de Oriente viene
cargada ella
de regalos que en los balcones se dejan.

¿Tu que piensas?

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

*Felices Navidades: Vaya mierda

POESÍA: EN NAVIDAD LAS BOMBAS LLEVAN ETIQUETADO: FELICIDADES ETERNAS

¿Alguien se pregunta por qué en el mundo hay guerras?
¿Alguien encuentra respuestas?
Arma que te armo,
anda la marimorena
con la zambomba en la manos
y las bombas en la guerrera.
Igual da que mueran
niños o niñas,
igual da que sean
mayores de edad,
 que parturientas,
hay que gastar la metralla, 
misiles, 
pistolas, 
el material, sin más, de guerra,
en devastar a los pueblos,
en acabar con todo lo que no esta de acuerdo con determinadas ideas.

domingo, 25 de diciembre de 2016

POESÍA: AHORA ES ESE MOMENTO

Ajeno,
tan distante,
algo recorre su cuerpo
duerme sobre el suelo frío,
las mantas son su cuerpo
un perro.

Con su hocico,
sin más movimiento
que el silencio
a su alrededor casi un misterio,
el perro
espera ese momento
en que alguien diga 
¡vamos!
para levantar el cuerpo
mirar fijo
a quien le despertó del sueño
e irse a la puerta para indicar que es el momento.

Ahora es ese momento
ya el perro gimiendo
de dar por acabada esta poesía
y salir al encuentro
de esta mañana en que los pocos de nieve viven en mis recuerdos.

Autor: Jose Vte Navarro Rubio

POESÍA: TODO ES PRINCIPIO

Todo es principio,
comienzo,
el del caminante
que recorre los caminos
de lejanos cuerpos,
el de los marineros
cruzando los mares
entrando por las bocanas de los ríos
en los puertos,
el de los soldados en las trincheras
tejiendo entre sacos terrenos
más y más laberintos
con los que defender el suelo,
solo barro,
sin más misterio,
que el egoísmo de quienes nacieron
para hacer de sus vidas poco más que cemento,
paredes tras las cuales duermen dioses que se inventan los hombres por las pasiones, dinero, ciegos.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio 

POESÍA: TENER POR CIERTO

Resultado de imagen de pinarejo

Tener por cierto
que doscientos cincuenta años
son mucho tiempo
para hablar
de la historia de un pueblo,
Pinarejo,
en la Mancha,
a camino de otros pueblos.

Pensar,
ir lejos,
meteros en los libros,
revolver las páginas
que recogen con celo
la historia de un pueblo
que de tanto sentirse libre
inculcó a sus hijos aquello
de que las libertades que no se cuidan
se diluyen en los cielos,
como las cenizas grises
que salen por las chimeneas
en los inviernos
para perderse en el firmamento.

Me divierto con ello,
con saber,
por poner tanto celo
en querer a mi pueblo
hasta allá donde un hijo
quiere sentirse unido al nexo
que lo lanzó al mundo
sin pedir otra cosa
que no sea tiempo
para aprender
que somos solo eso
huesos y fluidos,
con el tiempo,
cenizas y arenas de desiertos.

En la voz Pinarejo,
en el pensamiento
el mismo pueblo,
a la vera de un camino
allí donde crecía un majuelo
de uvas negras
y de racimos prietos,
tan cerca,
tan lejos,
tan de tan,
en tanto tiempo,
escucho por las noches voces
que llevan de calle en calle,
de poyo en poyo
y de recuerdos en recuerdos.

Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA. EL FUTURO Y ESAS EXTRAÑAS PREGUNTAS

En aquella hora y en aquel día
aun los silencios temblando,
dormidos ellos en su ternura
bajo las mantas frías
que las nubes extienden a su paso de la luna
surgían las buenas preguntas.

Todavía es tiempo
ahora que el sol
es todavía una masa difusa
de salir a la calle
y coger de los fríos
que duermen en las esquinas
su textura,
miel diluida en leche,
casi pócima
que bien diluida carga las pilas.

No adivino a saber
que es lo que hay más allá
de las dudas
que plantea la mente
cuando te preguntas
por el tiempo que nos queda,
por lo que será de nuestras vidas.

Al igual que la liebre
y el conejo 
viven sus propias vidas
ajenos a quien les apunta
vivimos nosotros
sin saber del futuro otra cosa que no sea lo que a diario se publica.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio


POESÍA: SAL Y VIDA

Sólo fue un instante
y detrás
cayeron 
como fruta madura 
las dudas.

Para pensar 
quizás sirva
el rumor creciente
de los días
y en ellos las preguntas
que nos hacemos por rutina.

¿Tantas dudas?
De nada sirve,
dar el siguiente paso
si el anterior todavía
no existe,
en nada
hay tanta sal,
casi fortuna,
como en las antiguas minas
perdidas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DESDE EL BARRO A LAS ALTURAS

Era Navidad
y Dios deberá estar por allí
 en mitad del barro,
tan sujeto a la vida de quienes le cantan
que dudas
de quien es el espíritu,
 garganta fina,
que lo eleva a las alturas
en los días festivos.


Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: HABLANDO DE DESEOS

Deseo de los vientos,
ponientes, o crecientes
su aroma
en ellos percibo y deseo.

La tranquilidad de los silencios
yaciendo en mitad de las tormentas
que se desencadenan en un vaso de vino tinto,
deseo.

El salitre de las aguas
con que me lavo las manos en los mares fríos,
deseo.

El vigor de las aguas descontroladas
cuando buscan los cauces de los ríos,
deseo

No todos los deseos
se cumplen,
a ,lo mejor ni el tuyo ni el mío
serán jamás deseos cumplidos.
Quizás sea así
como debemos vivir
sin dar más tiempo a otras cosas
que no sean el imaginarnos aquello que no alcanzaremos a tocar
con las manos
ni con la vista.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

viernes, 23 de diciembre de 2016

POESÍA: A LA HORA DE DORMIR SE OYE UNA TONADILLA



No podrá la noche
con sus entrañas duras,
la noche con su dulzura
no podrá
así caigan rayos partiendo los días
el que uno se vaya a la cama
sin explicar su punto de vista.

Uno piensa
en las injusticias,
todas o algunas
cada una
en su momento justo,
todas
las justas
y menos justas
de la mano cogidas
en estos días
en que suenan villancicos,
en que se anuncian
paces tan grandes
que ocultan
las otras verdades,
las de toda la vida,
la de los hombres y mujeres
que a diario luchan
por llevarse a la boca
lo que otros con  sus excesos vomitan.

Autor: Jose Vte.Navarro Rubio


POESÍA: DE LA HABANA ASÍ ESTE POETA PREDICA


Hablando de La Habana,
la luz perdida,
las olas sobre las rocas
la tez dura,
resistencia que no claudica,
la voz del pueblo
sobre las ruinas
de la ciudad que se despierta día a día
soñando con el sabor dulce
que en las copas se destila
cual ron de caña y azúcar.

Paseo por La Habana,
entre luces ocultas,
cafés de medías horas,
minutos pasados por una criba,
tarde que cae
mientras uno respira,
el sabor salado de la lluvia.

Se extiende sobre un manto,
se adivina
en cada calle,
en cada plaza,
en cada rincón
de esa ciudad abierta
pulmón de la América Latina
que la vida
es algo más que cumplir años
como los del ciego que sueña con adivinar el color 
y la forma de la llama de una cerilla encendida,
 

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DE UNAS NO TAN FELICES NAVIDADES








Esta es una fotografía
que por mi vista pasa
y no se me olvida.

La cara ensangrentada,
la vista perdida,
la resignación,
la desdicha

¿Qué pensaría esta criatura
en ese momento,
en ese día
en que las bombas
casi racimos de uva
sobre él y su familia
caían?

¿Qué les digo
a que me invitan?

Soy como el agua
que se pierde en las alcantarillas
un producto de la tierra,
mala semilla,
que sin ser parte activa
felicita Navidades en tiempos  de guerras injustas

Autor: Jose Vte Navarro Rubio   

POESÍA: ALEGRÍA, ALEGRÍA, NAVIDADES EN PINAREJO, POR ALLÍ LOS REYES MAGOS CAMINAN



Alegría, alegría,
por El Pocillo se divisan
a tres Reyes Magos
que por La Mancha transitan,
de puerta en puerta
dejando regalos para los niños y niñas.

Vienen los Reyes Magos
desde toda la vida
con sus trajes y coronas
y barbas de varios días
cargados de juguetes
para que nadie diga
que son los Reyes de la tacañería.

Alegría, alegría,
duermen casi despiertos los niños y niñas.

Sin más respiro
que el aire que por el espacio transita
con la luz del día
junto a las chimeneas,
debajo de las camas,
en las cuadras, pajares o cornisas
hay regalos
que indican
que por allí pasaron los Reyes Magos
para dar sentido a estas fiestas tan íntimas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio 

domingo, 18 de diciembre de 2016

POESÍA: COMIDA EN CASA VIDAL




Bien regada la cena,
tan bien servida
que el vino en las bocas sabía
a uvas negras de las viñas
que había en la Montesina.

Calamares sin su tinta
en los platos casi resucitan
cuando se les hinca el tenedor
y con el cuchillo se trinchan.

Ya las patatas caminan
hacia el reino
donde habitan
jugos gástricos que las convierten en papilla.

Y llegan
así
Dios nos bendiga
las carnes y pescados
pasados por la parrilla
y los postres
entre fotografías y sonrisas

Cae la tarde
y vienen las despedidas
con algunas prisas
los coches nos derivan
hacia nuestros puntos de salida

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio



POESÍA: PINAREJO Y LA NAVIDAD

  Resultado de imagen de pinarejo y la navidad

                                                                 
                                                                                           I
Por Pinarejo pasó un Rey Mago un día
despistado el pobre
confundió Belén 
con una aldea que en la Mancha existía.

En una vieja casilla
el Rey Mago dejó su mercancía
un poco de paciencia 
y mucha sabiduría,
juguetes para los niños y las niñas
y una onza de chocolate
que mi abuela deshacía
con ayuda de un cuchillo
mientras nos decía
que aquello era el maná que comían los israelitas
en su salida de Egipto
camino de la Tierra Prometida.

II
Será por eso que desde aquel día
en Pinarejo no hay nadie que no diga
que los Reyes Magos
pasaron por su pueblo, casi villa,
y uno de ellos
Baltasar, a él le decían,
dejó en mitad del pueblo
una estrella tan grande que no cabía
en ninguna alforja
de aquellas que a hombros los pastores llevaban en sus correrías
por las tierras baldías
entre aguaceros y calores, 
fríos y tanta poesía
que no hay libro alguno 
ni tinta
capaz de describir lo mucho que aquellos hombres sufrían.

Una estrella en la Plaza
unas luces
y que quieren que les diga
si desde aquel día
por los cielos pasan a lomos de buenas monturas,
tres Reyes Magos de abiertas sonrisas
que en Pinarejo tienen posada y buena comida
antes de proseguir su viaje camino de otras villas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio




POESÍA: PINAREJO PARA LAS NAVIDADES

Resultado de imagen de pinarejo y la navidad

Por Pinarejo pasó un Rey Mago un día
despistado el pobre
confundió Belén 
con una aldea que en la Mancha existía.

En una vieja casilla
el Rey Mago
dejó su mercancía
un poco de paciencia 
y mucha sabiduría.

Será por eso que desde aquel día
en Pinarejo no hay nadie que no diga
que los Reyes Magos
pasaron por su pueblo, casi villa,
y uno de ellos
Baltasar, a él le decían,
dejó en mitad del pueblo
una estrella tan grande que no cabía
en ninguna alforja
de aquellas que a hombros los pastores llevaban en sus correrías
por las tierras baldías
entre aguaceros y calores, 
fríos y tanta poesía
que no hay libro alguno 
ni tinta
capaz de describir lo mucho que aquellos hombres sufrían.

Una estrella en la Plaza
unas luces
y que quieren que les diga
si desde aquel día
por los cielos pasan a lomos de buenas monturas,
tres Reyes Magos de abiertas sonrisas
que en Pinarejo tienen posada y buena comida
antes de proseguir su viaje camino de otras villas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

sábado, 17 de diciembre de 2016

POESÍA: ENTRE AULLIDOS

El aullido en la pradera,
el lobo herido.
cae la tarde
se rompe el ombligo
del cielo
tan infinito.

Come la noche
en esas praderas
por donde vagan los espíritus
los llantos de las hienas,
los soplidos
de los osos dormidos,
come la noche
por esos lugares y sitios
la sombra de los árboles que en las sábanas hacen de abanicos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: FELICITANDO A UN AMIGO

Felicidades Agustí
y que mejor forma que decirlo
que no sea  con una poesía,
a ese compañero,
que con paciencia infinita
piensa en nuestro partido
en cada hora del día.

Por todo lo que haces,
por todo el tiempo que nos dedicas
te deseo lo mejor
y que así sea en compañía de esa gran familia socialista
que para lo bueno y malo siempre debe estar unida.

Autor: Jose Vte Navarro Rubio



















POESÍA: DE UN BUEN DÍA

¡Madre mía tanta familia!
Levanta mi perro la cola
y me mira,
quiere el animal que les diga
que aunque es perro
y no ha hecho nada en la vida
tan bien se siente humano, 
entre comillas.

Dios os bendiga,
así nuestro abuelo
se despedía
para cuando apretaban los calores
y en las eras el trigo
era el oro con el cual se criaba a la familia.

Tan larga la familia,
y a pesar de ello unida
por una gota de sangre
que brilla
cual el oro de los pendones,
banderas todas juntas,
en las mejores familias,
ya sean estas de La Mancha
o de cualquier otro lugar 
o villa
siempre habrá un Navarro
 o un Briones,
¡que delicia!
dispuesto a decir: Viva la vida

Autior: Jose Vte Navarro Rubio









POESÍA: LA NOCHE SE TRAGA EL FUTURO

No dura la noche más del tiempo de un suspiro,
la noche no sabe de otras historias
no sabe la noche, se siente testigo,
de esos avatares conquistas de domingo
en que el cuerpo se siente libre
y se toma unos minutos
para volver a ser el mismo.

Musita la noche huesos rotos,
caricias dormidas en viejos tubos
que el mago de los cielos limpios
destila y convierte en humo.

Traga la chimenea, 
se come los suspiros
que saliendo de las ollas
invaden los espacios al encuentro de un viejo espíritu.

Por la ventana
segada la luz
casi comida por los rayos luminosos que emergen de un tubo
se ve la oscuridad creciente, el abismo,
tan lleno él
de esos viejos espíritus,
Manitú, camina, entre los espigados juncos
al tiempo que en una cama tiembla el presente, viene el pasado y se muere el futuro.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

lunes, 12 de diciembre de 2016

EN LA BODA DE RUBÉN Y LYDIA


               I
Las palmeras
de fuego apagadas un día,
Santa María,
jardines colgantes, melodías, risas,
al lado del mar, cercanía,
de una, la mía, una parte de mi familia.

En una mañana abierta
que dicha,
el vino espumoso,
la  cerveza fría,
agua de Benassal al primer golpe de vista.

La sala llena
y en ella se respira
como aleteo de palomas,
casi divinas,
suena en la sala repleta un Ave María
y por ella ausente,
mares por medio cautivan,
trilla la voz de un cantante
sujeto a una estrella
en la lejanía,
Noelia, que llega,
así es la melodía.

       II
La comida,
es como el manjar que anima,
la excusa,
para continuar la charla,
animada
sin disputas,
y así se avecina
el quitarle, sin prisas,
a la tarde que luce
en los tejados y cornisas,
su velo y camisa,
tras la cual
la noche se abre paso
por los callejones, sin salida,
que dan a casas cautivas
donde todavía habitan
las soledades de nuestras vidas.

            III
Canciones rocieras
se abren paso, sin prisas,
como si fueran barro, piedra y arcilla,
mientras palpitan
los corazones de quienes son rey y reina en ese su mejor día.

Por el y ella, Rubén y Lydia,
canta la noche su melodía,
dulce ronroneo de aves marinas
en una barraca, estima,
de la hurta valenciana
que alguna vez sirvió para dar cobijo a una familia.

Ya la luna planea
se divisa,
sobre un mar apagado
de costas tranquilas
y caminos de blancas espumas,
la vuelta a la rutina
que nos lleva de retorno
a nuestras cotidianas vidas


Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

FRANCISCO CHOFRE ESCRITOR DE CULLERA: ALBAES VALENCIANES, LA ODILEA Y EL EVANGELIO SEGÚN SAN PACO























BIOGRAFIA:
Francisco Chofre Castillo (Cullera, Valencia, 4 de noviembre de 1924) es un escritor y periodista español, emigrado a Cuba en 1949, donde desarrolla su carrera. Trabajó en labores agrícolas en una finca situada por la carretera de Nuevitas, Camagüey, entre 1949 y 1955. En este último año se traslada a La Habana, en donde, junto con Ramón Azarloza y José Jorge Gómez, publica la revista Presencia. Ha colaborado en La Calle, Prensa Libre, Qué, Lunes de Revolución, Islas, Palante, El Sable y Unión. Después del triunfo de la Revolución trabajó como auxiliar de oficina en el INRA. Un cuento suyo fue premiado en el concurso «Federico de Ibarzábal» (1956), de la Federación Provincial de Escritores de La Habana, e incluido en 6 poesías y 5 cuentos premiados (La Habana, Sociedad Colombista Panamericana. Depto. de Imprenta, 1956), al año siguiente volvió a ganar el mismo premio. En 1966 obtuvo mención de novela en el Concurso Casa de las Américas por La Odilea, parodia de la Odisea de Homero. Tiene publicado, en colaboración con Ramón Azarloza, el libro Unos cuentos. Desde 1965 escribe libretos para radio y televisión en el Instituto Cubano de Radiodifusión. Ha utilizado el seudónimo Choico
grafico


López Morales, E. «Esta novela es un batazo», en Casa de las Américas. La Habana, 9 (54): 177-181, may.-jun., 1969.

Sáez, Luis M. «Cinco preguntas a cinco menciones. Francisco Chofre», en Bohemia. La Habana, 58 (1): 22-23, mar. 18, 1966.

-La Odilea. La Habana, UNEAC, 1968:

La Odilea, parodia del poema épico La Odisea, de Homero. Esa obra, escrita por Francisco Chofre, nacido en España y radicado en Cuba desde 1949, fue calificada por Mario Benedetti como "la apoteosis de la mejor gracia dialectal cubana".

grafico

Sobre el libro: 260pp. Colección Esta América, dirigida por Mario Benedetti. No se da con frecuencia, en términos literarios, una aventura artística semejante a esta Odilea de Francisco Chofré, en la que un viejo mito, cargado de prestigio y a la vez de la consiguiente retórica acumulada por los siglos, se revitaliza al pasar por el humor y el lenguaje populares. Uno de los escasos modelos latinoamericanos es el Fausto criollo de Estanislao del Campo, pero aun allí el acceso al mito se realiza por vía indirecta, y sobre todo extraliteraria, ya que lo que parodia el argentino no es el mito de pureza, ni una u otra de sus clásicas trasposiciones literarias, sino lisa y llanamente la ópera de Gounod. Después de todo, el riesgo que corre el parodista de lo clásico es inmenso, ya que constantemente se ve obligado a transitar por la indecisa frontera que separa la gracia de la blasfemia: la devoción, del irrespeto. Hay que poseer un sentido y un estilo de humor decididamente agudos y bien asentados para que la aventura se convierta en ventura. Este puede ser el caso de Chofré, cuya imaginación de raíz legítimamente popular, así como su osadía verbal, su concisión epigramática, rescatan incansablemente el tema de las limitaciones de la mera parodia, para convertirla en una desopilante apoteosis de la mejor gracia dialectal cubana. Este Hornero pasado por Chofre, resultará para el lector una saludable ráfaga de aire fresco.

LA ODILEA: UNA FIESTA DEL SER CUBANO

Chofre asume la reproducción de la historia homérica vertiéndola en arquetipos de cubanidad. Así Odiseo, noble guerrero atesorador de honra y riquezas, se replica en Odileo, dueño de una extensa finca, compartiendo ambos el apego a la tierra y la astucia sin límites.

Manuel Carrero| La Habana

Hace apenas una semana un amigo puso en mis manos La Odilea, una parodia de La Odisea que en el año 1966 mereciera ser mención en el concurso Casa de las Américas y que fuera escrito por el valenciano Francisco Chofre. Confieso que en varias ocasiones pude haberlo leído, pero siempre hallé un pretexto para no hacerlo, sabedor de esto mi amigo me lo recomendó con fervor previniéndome que era un libro imprescindible. Tenía razón.

Y no solo por su humor exquisito, sino porque además en él está captado, como en pocas obras, la idiosincrasia del pueblo cubano.

Chofre asume la reproducción de la historia homérica vertiéndola en arquetipos de cubanidad. Así Odiseo, noble guerrero atesorador de honra y riquezas, se replica en Odileo, dueño de una extensa finca, compartiendo ambos el apego a la tierra y la astucia sin límites. Odileo se revela como un guajiro “avisado” que me recuerda los de mi pueblo natal, un pueblo que nació y creció a horcajadas de los cañaverales.

La miríada de las islas griegas en las que el héroe desarrolla sus aventuras son trasfundidas a la tupida cayería de nuestro archipiélago, la que suministra la materia prima para un universo palpitante donde la risa estalla incontenible en la frase inesperada que a veces raya en franca burla y siempre en puro desenfado. Bajar a tierra un paradigma, sin vulgarizarlo, es tarea difícil, y en esta obra Chofre lo consigue totalmente.

Cada situación, cada nota trágica del original griego es pulsada por el autor hasta revelar su veta cómica, y lo hace empleando un lenguaje de lujo, y esto resulta evidente para el lector desde que se enfrenta a la versión terrena del Olimpo, que resulta ser una finca enorme que linda con la de Odileo, y que es gobernada por un viejo inválido (que manda a los demás a hacer las cosas) y malgenioso llamado Zeulorio, padre de una muchacha marimacho ella, Atenata, a la que le encanta meterse en los problemas de los vecinos.

Penélope la fiel y sufrida esposa, Chofre nos la muestra como La Pena, que es lo menos que puede ser una mujer luego de 20 años de soledad. Mientras que Telémaco, indeciso e inexperto joven privado de la guía paternal se nos regresa de la leyenda como Telésforo un muchacho demasiado apegado a las faldas de la madre.

Tan impresionante resulta esta refundición que otro amigo, confesado fanático del libro, llegó a decirme que es una excelente introducción a La Odisea, y aunque discrepo sí creo que puede resistir airosamente la comparación, pues contiene nuestra isleña capacidad de succión de lo foráneo, de lo que en el mundo es. Resulta, entonces, una advertencia clara: aquí todo se aplatana. TODO.

De ahí que mientras leemos La Odilea disfrutamos de unos héroes que liberados del mito clásico deambulan con pie firme en el cotidiano cubano; en el que, por ejemplo es lícito decir que a Menelao, perdón, quise decir Menelón, unos tipos le robaron la mujer, y para recuperarla tuvo que recurrir a varios amigos de francachela. 

Ese cotidiano queda represado en Odileo, que resulta ese cubano sedimentado en el diario hablar del pueblo por calles y portales. Chofre nos lo revela como alguien capaz de salir airoso de cualquier situación, y además reírse para ir relajando por si acaso al terminar la aventura no hay nada que mueva a risa. “Me conocen por un cabrón de la vida, pero lo que soy es un desgraciao”- afirma este personaje que irreverente y choteador guarda un nombre secreto para quien se proponga dañarlo.

Odileo es un héroe que habita un mundo que cree en espíritus, y donde no falta quien asegura haberlos visto, pero en el que pese a todo son los hombres y mujeres los que llevan la voz cantante. Un mundo descrito de manera tan vivida que da la sensación de que las frases, por cierta sorpresiva autoconciencia, escogieron sus lugares en el texto. 

Eso sí, la epopeya que Chofre nos legó hay que asimilarla con desenfado y no esperar en ningún momento la grandilocuencia del original griego, porque a modo de sorpresa final el mismísimo Homero, vaya usted a saber cómo, se aparece por el libro y disfruta la hospitalidad de una pareja de ancianos que en su juventud conocieron a Odileo. Y como en las conversaciones una cosa trae la otra, el anciano le pregunta si conoce la historia del susodicho y Homero asiente, algo que achaco a que su interlocutor debía tener cierto defecto de pronunciación que le hacía pronunciar la l como s, sin embargo, nunca lo sabremos con certeza, pero lo que nos consta es que cuando el vate entonó el consabido canto: Háblame, Musa, de aquel varón de multiforme ingenio que, después de destruir la sacra ciudad de Troya, anduvo peregrinando larguísimo tiempo, vio las poblaciones y conoció las costumbres de muchos hombres…, el anciano, ni corto ni perezoso se viró para la anciana y le dijo: “el pobre viejo está medio quemao”. Conclusión justísima porque solo a un loco podía ocurrírsele confundir al mítico Odiseo con nuestro vecino Odileo.

EL EVANGELIO SEGUN SAN PACO FRANCISCO CHOFRE Editorial: Union de Escritores y Artistas de Cuba (1990)

Bibliografía:

1. Chofre, Francisco: La Odilea. Editorial Letras Cubanas. 1986.
2. García Borés-Espí, Joseph: “Captar lo que se vive; dos ejemplos del acercamiento. Técnicas de Historia de vida y refrendación de textos”. En: Sociedad Valenciana de Psicología. Vol. 5, # ½. 1995.
Unos cuentos (prólogo de Salvador Bueno). La Habana, Talleres Tipográficos de Modas Magazine, 1958.

Quedan todavía algunas dudas acerca de si el escritor Francisco Chofré Castillo, nacido en Cullera en 1924 y que se instala en La Habana en 1949, puede considerarse un exiliado de la República, un exiliado del franquismo o un emigrante de la posguerra; autor de La Odilea (1968), una parodia de la Odisea homérica que fue finalista del premio Casa de las Américas.

El antirrefugiado de Cullera, Carles Recio:

Cullera se ha convertido en la meca de los refugiados cubanos. El centro de refugiados convierte la ciudad en polo de atracción para estos disidentes. Este centro debía haberse instalado en Torrevieja, que era el punto principal de enlace entre Cuba y Europa, origen de las famosas habaneras. Los cubanos están encantados con Cullera. José Luis García Paneque declaró haber venido «Del infierno a la libertad». Pero cada uno cuenta la feria según le va en ella. Pocos habitantes de Cullera saben del escritor Francisco Chofre, figura cubana de las letras que se estudia en todos los colegios. Especialmente su «Odilea» o el «Evangelio según San Paco», libros que encontré casualmente en una librería cubana y donde constaba que Chofre había nacido en Valencia en el año 1924.

A mi regreso a la Habana investigué la vida de este señor en la Asociación Cubana de Escritores, resultando estar vivito y coleando. Además residía en lugar muy céntrico del Vedado, un apartamento partido en una casa señorial de Avenida de los Presidentes. Le visité sin previo aviso y me abrió la puerta una mulata exuberante. Chofre me aclaró haber nacido concretamente en Cullera, pueblo desconocido en Cuba, y por ello ponía Valencia como nota de referencia. Este personaje era completo contrapunto a los que ahora están llegando a nuestras latitudes.

Chofre era feliz en la Cuba castrista: «Todos los países son dictaduras donde mandan unos cuantos huevones y los otros obedecen. Lo pueden disfrazar como quieras, pero la auténtica democracia no existe». Defendía así el régimen: «El gran acierto de Castro es haber instaurado una «follocracia», y permitir que aquí mande la jodienda. No hay otro país en el mundo como este. Si la población chinga, no hay ningún problema, aunque pase hambre». 

«Desde que llegué, huyendo de la guerra civil, — o quizá del cerrazón de prostíbulos en Cullera que explicaba Levante-EMV en 1936— he tenido una amante detrás de otra. Cuando quería me casaba y me divorciaba, y siempre tenía a una linda muchachita esperándome en la cama. ¿A mi que más me da quien está dirigiendo la orquesta? Por aquellas calendas era presidente de la Diputación el Sr. Tarancón, gran bibliófilo, y me ofrecí como mediador para organizar su regreso a la patria. Le hubieran organizado gran recepción y seguramente editado por primera vez sus obras en Europa. 

Pero Chofre se negó tajante: «¡Que collons tinc que tornar ara a Cullera? ¿Qué se m´ha perdut per allí?» El escritor pensaba que de todo ese tipo de homenajes a ancianos ilustres el verdadero beneficiado era el político que lo subvencionaba, con el dinero del pueblo. «Eso son autohomenajes de los políticos. Yo no pienso ser cómplice de eso».

Regresé en varias ocasiones a visitar a aquel viejecito valenciano que apuraba los últimos años de su vida entre ninfas mulatas y exuberantes, hasta que murió y su memoria se esfumó como un huracán caribeño agotado.

                 PIE

Ancas de rana en son de batahola
van del sijú (3) al pulso en la torcaza.
Cuatro hijos en cruz de calabaza
perfilando la güira cimarrona.

El caimito morado, si la loma
empercude de cundiamor su falda.
La rabiche midiéndose en el gualda
del conuco sembrado fuera de hora.

Allá lejos la alzada de un bohío;
aquí cerca la sombra de un guajiro
en la rama que esconde el boniato.

Y un cebú que padrea a cada rato.
La gallina pujando su postura.
Una mata con rayo, que perdura.

Francisco Chofre


Recopilación realizada por Jose Vte. Navarro Rubio
     


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...