sábado, 27 de febrero de 2016

POESÍA: DE UN COMEDOR, DE LUZ Y DE OTRAS HISTORIAS ENTRETENIDAS

La luz entraba,
por una rendija,
era luz difusa,
por ella se sabía
que al otro lado
de una oscuridad profunda
había vida,
diferente, igual, la misma,
luz repetida,
igual, la misma,
que estas palabras tan ambiguas
que sirven de foco de atracción activa
al lector de poesías.

La luz le persegúia
vivía en su mirada, en su vista,
igual que unas palabras repetidas,
la misma
luz,
la misma,
que ve el perro al que acaricias,
o el gato,
o la ardilla,
o el cimpiés,
o la marmota, cabra, león, cebra con su pijama vestida.

Se comía la luz
por ella sentía alegría
y se llevaba en las alforjas con hilo blanco zurcidas
las risas
de las gaviotas en el mar por sus dudas perseguidas,
las angustias en un boxe de un hospital de una ciudad en la imaginación perdida.

Sentía el quejido, lamento sin disculpas,
de una maquina que daba a un ser humano vida,
como si fuera ¡que tristeza la suya!
un bocado de humo mojado en la soledad que se respira
en una cama donde a uno le persiguen las pesadillas.

Autor: Jose Vte Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...