miércoles, 18 de mayo de 2016

POESÍA: EN SESEÑA TODAVÍA SE HUELE EL HUMO CON COMPONENTES CANCERÍGENOS

Las llamas devoraron miles de neumáticos, un material especialmente peligroso cuando arde y difícil de apagar, en el cementerio de ruedas de Seseña, en España, 13 de mayo de 2016.

La hebra  y el hilo
la ciudad y lo continuo.
El saber hacer lleva al individuo
desde las cuevas de Altamira
con bisontes incluidos
al espacio dentro de un cohete, cilindro,
en décimas de segundo.

En la plaza las palomas juegan con un niño,
ante la mirada que no cesa
de un amigo
su abuelo convertido en maestro eterno
de su nieto, pupilo,
mientras desde el espacio llegan signos
de una mancha negra junto a la ciudad donde arden ruedas que no mueven ningún vehículo.

Segmentos opuestos, son, no sabemos los motivos,
la razón humana cuando se utiliza en sentido positivo
y el negativismo de muchas acciones que solo llevan a lo que dijo Confucio:
"Cometer un error y no corregirlo es otro error". y punto.

La mancha negra, ejerce  su dominio
sobre algunos políticos
convertidos en parte de ese humo
tóxico, casi continuo,
contra el que solo cabe ¡vaya ejemplo que han puesto algunos!
cerrar las ventanas
y huir hacia la soledad del interior de unos ladrillos
hasta que pase el ruido
de los medios de comunicación y todo quede como antes, como mínimo,
en un lío de papeles y en un combate absurdo 
"en tu por yo"
y en mitad de ese oasis cansino 
la voz serena de un pocero que llega, entre aplausos, 
hasta sus vastos dominios,
para ejercer los derechos de quienes se sienten abatidos.

Caerán los millones
sobre el  campo ya sin olivos
y los políticos guiarán sus instintos 
al igual que los payasos en el redondel de un circo
para hacer reír a los niños.

En Seseña se hace celebre la teoría del absurdo
con aquello de hazte fuerte y saca pecho amigo
que ya vendrán mejores tiempos para quienes ahora se muestran tan comprensivos.

Si algo cae desde el espacio
haciendo ruido
será casi seguro
algún trozo de metal de esa estación en forma de telaraña que nos envía imágenes para el olvido
de Seseña convertida en un tizón tan negro como las entrañas de muchos gentiles políticos
vendiendo ese humo, carbonilla con componentes cancerígenos,
como si solo fueran finas hebras huyendo camino de otros lugares más atractivos. 

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...