sábado, 10 de septiembre de 2016

POESÍA: LA CASA DE LA MORALEJA EN PINAREJO

Por allí la noche será como las de otros tiempos,
todo tan quieto,
la tranquilidad convertida en parte de los cuerpos
habitando hasta en los lugares más reconditos del cerebro.
Dicen que La Moraleja
vivió jornadas de fuego
como si una lengua se hubiera ido comiendo
todo lo que por delante pillaba en su hambriento vuelo
por los campos cultivados, por los rastrojos sedientos,
por las ramblas recubiertas de cardos secos,
por las vaguadas con guijarros como gibas de camellos.
¿No se hasta donde llegó el fuego?
He leído que para julio, 
mes en que los calores toman hasta los nichos de los cementerios
surgieron llamas y que en Pinarejo
donde nunca ardió más paja que aquella que en la lumbre calentaba un puchero
en un paraje, aldea en su momento,
en la Cañada de la Moraleja se inició un fuego
poco voraz, le duró el aliento,
solo lo justo para que la noticia haya quedado en eso que se llama un susto pasajero.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...