sábado, 24 de septiembre de 2016

POESÍA: ME OLVIDE DE PREGUNTAR

Resultado de imagen de mercaderes

Me olvidé de preguntar en que empleas el tiempo,
si te has dormido
y dejaste pasar el ritmo de tus deseos
y ya tarde
y ya consumido
todavía recuerdas lo que no hiciste el día que pusiste el pulgar en un documento


Me olvidé de preguntar que has hecho
por esa humanidad
a la cual tanto has vendido
de tus productos
consumidos en las inútiles guerras creando desencuentros.

Me olvidé de preguntar como están tus hijos
si crecieron rectos como su padre
en el único empeño
de llenar una cartilla de números
que significan capital o lo que es igual dinero.


Me olvidé de pregunta donde estalló tu última bomba,
si deshizo muchos cuerpos
si entre ellos había niñas y niños
si contastes
el número de muertos.

Me olvidé de preguntar si eres creyente,
de algún pacífico credo,
si ves la religión 
como un instrumento
o quizás tal vez como un deseo


Ayer abrí una página de un diario 
de esos que leen hasta los niños en los recreos,
ayer abrí un correo,
ayer visité un servidor de internet de esos que están al servicio de los pueblos enteros
y leí de todo aquello
que pondría los pelos de punta a los muertos .


Me olvidé de preguntar,
antes lo hacia sin preocuparme el momento
por todo aquello
que debiendo interesar
solo sirve para amargarnos por dentro.


Me interesa que me digas
si la vida te va mejor
desde hace poco tiempo
si empleas la dulzor, miel, de los buenos sentimientos
para romper las vallas que separan a los ricos 
de los pobres que viven  tras las grandes avenidas que cierran los ghettos,

No quiero un vademecum
de productos médicos
todos ellos dedicados a combatir el insomnio, la apatía, el desconsuelo
de los pobres,
de los angélicos,
de los desterrados,
de los que no encuentran bajo sus pies cimientos.


Si alguien se pregunta a que se debe esto,
yo le digo
que solo es eso,
un estornudo,
casi un pedo,
un aire,
un agujero negro en mis pensamientos.

Es casi la hora de cerrar
las puertas que dan entradas a estos versos,
de echar las persianas
hasta el suelo
y de poner ese conocido letrero
de cerrado por vacaciones de su dueño.


Por ello les recuerdo que no me lleva
por cierto
en esto
otra cosa que no sea
el veros por dentro,
el saber si estais ahí,
si habeis llegado sin saber
que en este blog las rosas huelen a ese olor petreo  de las coronas de flores en los cementerios,
y te has encontrado con esto.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...