sábado, 8 de octubre de 2016

ACORDEONISTAS DE CAMPILLO DE ALTOBUEY EL ARRIERO Y EL CAMBRONERO

        


PEDRO TINAUT CAMBRONERO "Pedro Lagarto" 1899, Campillo de Altobuey (Cuenca)
A muy temprana edad se inicia en la música, clarinete, después de unos años, acordeón, en 1923 consigue un gran acordeón de doble teclado, el que seria su compañero en todas sus actuaciones.




Resultado de imagen de campillo de altobuey acordeonistas


CÁNDIDO MAZCUÑÀN SÁIZ "El Arriero" 1916, Campillo de Altobuey (Cuenca)

Como la mayoría de autodidactas, en empieza solfeo con el maestro de turno del pueblo y después acordeón, siguiendo metodología de cualquier autor, siempre el afán de superación revierte en buenos resultado, haciendo de el Acordeón, un compañero inseparable.

Otras curiosidades sacadas del artículo Los mayos como patrimonio cultural  inmaterial. Algunos ejemplos conquenses Santiago MONTOYA BELEÑA Universidad de Valencia 

 La tercera composición musical es el “Mayo para banda”, en cuya portada se hace alusión a la autoría, “Por López”, sin más, volviéndose a repetir el nombre en la partitura del cornetín 1º, donde puede leerse “Mayos. Por López”, que me inclino a identificar con el maestro y director Gregorio López García, “el sacristán”, antes mencionado, natural de Campillo de Altobuey, músico, compositor, director de la banda, cantor y organista parroquial, según quedó dicho. Contamos con una veintena de partituras musicales, pero no se conoce la letra que pudiera tener. 

Además de estos tres mayos para banda, de autoría conocida, debió existir otro mayo dedicado al Cristo, del que solo conservamos la partitura para el cornetín 1º y en la que se indica “Mayo del SS.mo Cri[sto]”. Puede tratarse del Cristo de Burgos, bajo cuya advocación existe en la localidad un hospital y capilla aneja, documentado ya en el siglo XVI y reformado en el XVIII. 

Por lo tanto, si recapitulamos, vemos que una población relativamente pequeña como Campillo de Altobuey, de unos 1700 habitantes en la actualidad, contaba con seis mayos al menos. No deja de ser sorprendente esta riqueza musical en un pueblo que, además, llegó a contar con dos bandas de música y hasta cinco teatros, por lo que justifica que fuera conocido en la comarca como “el pueblo de los músicos” o “el pueblo de los acordeonistas” (hasta veinte llegó a haber en algunas épocas), entre los que pueden citarse a Cándido Mazcuñán (El Arriero), Pedro Tinaut (Pedro Lagarto), José Panadero y Emiliano Moragón (Emilianete).



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...