sábado, 28 de mayo de 2016

PUBLICACIONES DE ARMANDO BUSCARINI ENTRE 1920 Y 1921


Seudónimo de Antonio Armando García Barrios, poeta bohemio español nacido en Ezcaray (Logroño). Con 14 años publicó su primera obra, Emocionantísimas aventuras de Calck-Zettin (1918), título bajo el cual engloba cuatro cuadernos de cuentos de aventuras como El hombre de las gafas negras y poemas como Cantares. A ésta siguieron el folleto de poemas en prosa y verso titulado Ensueños (1919), Cancionero del arroyo (1920), Dolorosa errante (1921), Rosas negras (1921), Yo y mis versos (1921), Sombras (1922), Por el amor de Dios (1922), El aluvión (1924), Maruja la de Cristo (1924), Mis memorias (1924), repaso literario a su azarosa vida con tan sólo veinte años; El rey de los milagros (1924), La reina del bosque (1925), Baladas (1926), Los lauros (1926), La cortesana del Regina (1927), Los dos alfareros (1927), El rufián (1928). Ha escrito además las obras teatrales Sor Misericordia (1923), El Rey de los Milagros (1924), Los dos alfareros (1927) y El rufián (1928). En noviembre de ese mismo año publicó su último libro, la antología de su propia obra poética El umbral del recuerdo (1928). Su estado físico y mental se fue deteriorando y al año siguiente fue ingresado en un Hospital Psiquiátrico dónde finalmente, murió enfermo de esquizofrenia y sífilis el 9 de junio de 1940

ARMANDO BUSCARINI entre 1920 y 1921 publicó: Cantares. Ensueños, poesías, N. York, 1919. Sombras. Cancionero del arroyo, poesías, 1920. Poemas sin nombre. Dolorosa errante. Yo y mis versos, 1921.

«Cancionero del arroyo” Con una introducción de Joaquín Dicenta (hiljo), un prólogo de Andrés González Blanco, y unas cuantas poesías suyas, ha formado Armando Buscarini un folletito en el cual se da a conocer como poeta. He dicho poeta y no me vuelvo atrás, porque Armando Buscarini, si no ha llegado a poeta de cuerpo entero — tiene 16 años— no cabe duda que tiene alma de poeta. 

El mismo, se autorretrata en la «Confesión sincera» que precede a los versos. 

Es un niño enfermizo con alma de poeta, que vive de ilusiones y de amarguras; dentro de poco, tal vez sólo de las últimas, por el truncamiento de las primeras. 

Está Buscarini en la edad de lo rosado y del tierno romanticismo; pero ha de cuidar que no llegue a tomar un carácter morboso que suele asemejarse a la locura. 

Los versos de este joven poeta son a ratos verdaderos versos, aunque a veces se deje influir por la forma exótica y exagerada del modernismo. Pero en todo ellos campa la inspiración y se ve el noble deseo de llegar.

CANCIONERO DEL ARROYO, poesías, por Armando Buscaríni. — Con una introducción de Joaquín Dicenta (hijo) y con un prólogo de Andrés González-Blanco ha aparecido esta obra, en que un joven poeta, casi niño, va cristalizando en versos sus anhelos, sus ilusiones, sus tristezas, sus esperanzas*, todos los matices de su alma, atormentada por sed de idealismo. Poeta de corazón, ebrio de romanticismo, palpitante d« emoción, Armando Buscarini es, ante todo, un artista pleno de sinceridad y sentimiento. En sus estrofas-flrme promesa de futuros resplandores—sé hallan, sangrantes, jirones de su alma de artista; en sus versos gime» las amarguras del poeta, y lloran sus desencantos y sus dolores con ritmo do angustia; pero, también en esas estrofas— tremantes de emociones- vibran con cálidos acentos todos los ardientes ensueños, todas las nobles ambiciones, "todos los líricos ideales que, florecen esplendorosamente en el alma del poeta, y que son reflejos de su corazón sincero y excitado, romántico y juvenil.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: BUSCARINI SE HIZO ASI MISMO




No fue loco,
no fue ido,
su camino
soga de lino
casi panizo,
le llevó, así viven los listos
de vuelta al manicomio mismo
creado para librar de la mundanaz vida a quienes se sienten poseídos
de ese espíritu
que hace a los hombres libres
por encima de esos  pestilentes compromisos
con el orden social pre-establecido
para hace al ser humano esclavo y ponerlo al servicio
de quienes desde las sombras manejan los hilos
de todo  aquello que respira en este plantea, tierra, mundo,
de la clase social denominada de los ricos.

POESÍA: JOSE VTE. NAVARRO RUBIO

POESIA: POR OTROS CAMINOS Y DE VUELTA CON EL POETA MISMO, ARMANDO BUSCARINI ENTRE TRINOS





Fue la voz del loco,
ido,
poeta cogido de la mano del destino,
muerto,
evocando, torbellino,
lo más sagrado,
su limbo,
los libros,
vendidos cual pan, trigo,
sobre la acera,  en el mismo rastrillo,
en el cual escupen los ricos de camino
del santo oficio.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DE ESOS POEMAS CAÍDOS EN EL OLVIDO

Como la noche avanza
entre las sabanas escondida
y en ella
caen
en la noche, de todos los siglos,
los suspiros,
cual ellos traídos
enlazados
en coronas de espinas camino de un calvario
que se ve a lo lejos, más allá del camino
que lleva al lugar mismo 
donde la noche en su mutismo se viste de dolo 
por la muerte de un amigo,
el día que se fue para volver revestido
de los mismos claros y de los mismos principios.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

LA CASUARINA DE PATRAIX

La Casuarina de Patraix, Valencia

FOTOGRAFIAS ANTIGUAS DE PATRAIX

Fotografía antigua: ANTIGUA FOTO, EQUIPO FUTBOL, U. D. LEONES, PATRAIX, AUTOGRAFO DE FUTBOLISTAS, MEDIDAS: 23X17.5 - Foto 1 - 27676664

                                          EQUIPO LOS LEONES DE PATRAIX



                           TRANVÍA EN LA ESTACIÓN DE PATRAIX


                 REPARTIENDO LA MONA A LOS/AS NIÑOS/AS DEL CATECISMO

POESIA: LA CIUDAD QUE DESPIERTA A HURTADILLAS

El penúltimo tren
en la última vía
y un letrero que anuncia
calor en la costa
y lluvia en el interior
como si la vida
se moviera ella sola entorno a unos grados más abajo o arriba.

El tranvía que pasa
y en la parada se adivina
el tragin de quienes esperan al salir de la fabrica, escuela, oficina
el vagón del cual tira
la maquina que va a la cabeza como si fuera una sardina huyendo de unas feroces mandíbulas.

La ciudad despierta
para cuando las palomas se lanzan en su aventura
de buscar en las aceras su comida
que gluten con una especial sintonía,
golpe a golpe, sin tragar saliva.

Se oyen risas,
ultimas canciones de una noche movida
en la sala de fiestas en la que se arremolinan
jovenes que en la noche llevan una dulce vida 
que da a la ciudad la apariencia de estar viva.

 Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

martes, 24 de mayo de 2016

POESÍA: ALREDEDOR DE UNA TARDE

Alrededor la tarde
lamiendo los últimos deseos,
el brazo amputado de los grandes árboles,
obeliscos gigantescos,
plantados por algún ecologista de verdes pensamientos.

La tarjeta del móvil agotada,
la puerta del bar a medio abrir,
miedo,
a no saber encontrar el regreso
a esa morada que se levanta en la calle que uno vio alquitranar de pequeño.

Me despierta el tranvía llamado de los deseos
subiendo por una calle con muchos metros
de raíles que llevan a lo más alto del cerro.

Un domingo cualquiera,
solo uno
y en eso
el ascensor que lanza sus gritos de animal corpulento
llevando y trayendo
seres humanos como si fueran plumas volando por el cielo.

Suenan las llaves,
se oye el chasquido severo
de una cerradura que se abre y tras ella aparece el mundo de quien vive dentro
de esa casa con sus inquilinos de todos los tiempos,
póngase esto por ejemplo.

Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...