sábado, 18 de junio de 2016

POESÍA: ENTRES SERENOS LA NOCHE YA NO CAMINA



Duerme en la quietud de este instante
aquel sereno que irrumpía en las noches
con sus pisadas tan bien marcadas sobre los suelos de las calles vacías.

Nos llevaban hasta el lugar de donde venían las pisadas
el ruido de unas llaves
meciéndose sobre el espacio al lado de una botella
que el sereno, enjuto, con gorra adornada de estrellas estimaba tanto o más que su vida.

Transcurría aquella vida
la del sereno, alegre y fiel a su trabajo,
de puerta en puerta,
mientras nos regalaba unas buenas noches con sabor a despedida
y una mirada eterna
que se alargaba por el corredor de la finca, nuestra guarida.

Él sabia de nosotros
más que de su propia vida,
se alimentaba de la calderilla que le llegaba, propina miserable,
que solo daba para un cuartillo de ese vino,
luz primera y última, en su alma,
quizás solo eso fuera lo que buscaba,
así yo le veía
entre sombras,
 emergiendo en el momento más oportuno,
espía inocente, delator en alguna garita,
pobre ser inquieto,
tan tranquilo como el chuzo con el cual se sentía
caballero medieval en su castillo
ejerciendo el derecho de pernada que por justicia divina le pertenecía.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: HISTORIA DE UN POEMA POCO OPORTUNO

A estas horas duerme el pueblo
domesticado
casi mascado por los elementos que le vienen
cual riadas arrastrando
los ramajes y los troncos de los árboles abatidos
por la fuerza de la corriente
que baja siempre buscando los mares, infectados de preguntas.

Así es y se entiende
que la oscuridad acompañe desde siempre
a los silencios de las noches
en los que las calles se quedan vacías
y las casas se conviertan en tumbas
donde solo habita el tiempo
que nos queda para salir otra vez a la vida
como corriente de luz
que se alarga desde el espacio hasta allí donde posamos nuestra mirada.

A estas horas cae la gota de agua
en la fuente de una plaza
donde abrevan los caballos y mulas de otros días,
ahora ventiscas que se aproximan
para instalarse en las cuevas vacías
allí donde se transformaba la uva en vino
entre paredes de cal muerta,
derrumbe incesante de los cimientos del mundo
sobre el vino que corre de vaso en vaso
antes de que Noe construyera su Arca
y nos llegara el Diluvio, con sus aguas,
sin más elementos adjuntos,
que esos árboles abatidos con los que se adornaron las primeras palabras
de este poema tan poco oportuno.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ESE BLOG QUE VAMOS CONSTRUYENDO



Nuestras vidas están descritas
por nosotros mismos
en las páginas de un blog
que poco a poco vamos escribiendo.

De la misma forma que nos alimentamos
vivimos,
así de simple es la existencia,
todo lo demás,
aquello que hacemos
son tan solo detalles
que para nada interrumpen
ese cotidiano transcurrir
entre ocurrencias que penden de papeles que cuelgan de las puertas de unas neveras.

Nos aferramos a lo que somos,
nos vestimos con lo que hacemos
y así construimos
el edificio en el cual se albergan
nuestras vidas
tal y como las hemos concebido
con sus reformas interiores,
y en ella
los abatimientos y torturas instaladas
en las más oscuras de las habitaciones,
con las alegrías asomadas a grandes ventanales
por los que entra la luz y el aire que respiramos.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: DE LOS OTOÑOS QUE SIEMPRE LLEGAN Y DE LA VIDA

Resultado de imágenes de otoño

Que tristeza la de los días cayendo uno a uno,
ya transformadas nuestras vidas
en hojas secas desprendidas de las ramas de los árboles
en los otoños inventados por la naturaleza
sinónimo de muerte
al cual recurre la naturaleza para fortalecer su vida.
Así transcurre nuestra existencia,
sin más meditación que el uso social que a la vida le damos
nos introducimos en ese ir y venir,
de un lado para otro
como si todo lo que tuviéramos que hacer
pendiera de escaparates y vitrinas
y nuestras manos fueran el instrumento inventado
para alargar nuestra existencia
hasta donde el destino nos tiene deparado.
Es ese alto en el camino, la muerte, obligado y forzoso
y está tan bien inventado
que cuando se llega a él
lo hacemos a pesar de que nuestra idea fuera otra,
es así que cada uno de nosotros
tenemos nuestro final de la vida en ese camino señalado,
sin más alquimia
los secretos que tienen que ver con nuestra existencia
se guardan allí donde mueren los astros
y sus cuerpos se convierten en ese polvo estelar que vemos
en las noches en que nos ciega con su resplandor la luna.

Autor. Jose Vicente Navarro Rubio




POESÍA: CARONTE Y LA LAGUNA ESTIGIA

Que difícil es en la tarde tejer sueños,
pensar en aquello que vive desde siempre en uno,
la niñez inocente esperando irrumpir
a la hora en que se juntan
las nostalgias y las dudas.

En la tarde llena de calores
que el toldo de un balcón repele al vacío
donde vuelan las golondrinas
duerme el joven,
le asusta,
el vigor de aquellos años,
el volcán de lava y cenizas
con que adornaba su vida,
24 horas, ni una más,
ni una,
que todas ellas dormidas,
en la mesa camilla
donde la frente descansa, esperando  la orden oportuna
para construir el hambre,
ese que cuando se despierta, ternura,
es como la losa de una tumba.

Es la imagen que se ve en el plasma que adorna una estantería
en lo que uno se fija
como si la imagen fuera el todo,
la esencia pura,
la filosofía barata
que un chamán, curandero, en la aldea, escupe con una total osadía,

Quizás todavía quede tiempo para trenzar la red
con la que salir al mar
para pescar en las aguas las dudas
de los peces inocentes que van detrás de la comida
sin ver las trampas urdidas
por esos pescadores de sueños
en los océanos navegando  tal cual Caronte por la laguna Estigia  

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: REPASANDO UN LIBRO, EL TUYO

Vivió a la espera de lo que pasara,
se acostumbró como los árboles sedientos de agua
a que esta llegara para ser absorbida,
echó ramas y dio frutos.

Todo siempre a punto,
el lápiz, la libreta,
creció su libro
construido día a día
en un sinfín de años correspondientes a dos siglos.

Entre el pasado y el presente
no habrá otro futuro
que esos días emergiendo entre los campos de dudas,
superficie de las aguas
el periscopio del submarino
que ve a su enemigo sin ser el visto.

El tiempo convertido
en parte de su destino
trayendo a quienes se cruzan en su camino
noticias tan frescas
como el pescado todavía vivo
 que se vende en las lonjas de los puertos,
con los ojos comidos.

Con las dudas fabricadas
se hacia hatillos
tan pequeños ellos
y tan bien encerrados entorno así mismo
que la historia de su pequeño mundo
era una de esas dudas que arrastraba siempre consigo.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

viernes, 17 de junio de 2016

POESIA: ULTIMANDO SUEÑOS

Para vvir es necesario
sufrir más de lo justo,
ser lágrima cayendo, resbalar, sujeto
de tus acciones,
verso,
libre y eterno,
drama imperecedero,
comedia de lo absurdo,
chiste burdo,
música sin fin,
parodía mal interpretada,
arlequín



Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

EL MONTE ARAGÓN Y EL QUIJOTE DE AVELLANEDA

la fortaleza de Alarcón, cerca de las sierras Valerianas ó de Cuenca. El territorio de Alarcón se halla en la Mancha, conocido por de Monte-Aragón, solar de aquella fa¬milia. Fernán Pérez de Alarcón, tercer señor de Valverde, quinto de Talayuelas y primero de las Veguillas, en la raya de Aragón, fué valeroso caballero, según J. P. Mártir Rizo en la Historia de Cuenca. Alarcón empezó su Quijote engañando con la verdad. El mismo Cervantes creyó en los primeros momentos aragonés á su adversario. Cervantes no llama (en la segunda parte, cap. XXIV) Mancha de Monte-Aragón al citado territorio, sino Mancha de Aragón, al hablar de que Maese Pedro lo recorría con el retablo de la libertad de Melisenda. «Mancha de Aragón, escribe Covarrubias en su Tesoro, fué dicha antiguamente Monte-Aragón, por un pueblo que allí estaba de este nombre. Era comarca áspera y no cultivada en aquel tiempo.» Y en otro lugar asimismo escribe: «Alarcón es apellido de casa muy noble, de donde desciende el señor Alarcón, Marqués de la Valle Ciciliana, y muchos caba¬lleros, señores de villas y lugares de la Mancha.» Hay, pues, que notar aquí que, según Julián del Castillo (Historia de los Reyes godos: Madrid, 1624), son descendientes de esta casa los de Mosén Alonso de Alarcón, cuyos descendientes han poblado en muchas partes de la Mancha y castillo de Garcimuñoz, y en Montiel, de donde desciende D. Diego de Alarcón y Quintana, padre de D. Diego y D. Luis de Alarcón, que en la Torre de Don Jimeno gozan de conocida nobleza.

PEOESIA; JORGE MANRIQUE Y GARCIMUÑOZ SE UNEN EN LA MISMA LUCHA

Murió el guerrero,
poeta,
no les quepa duda
que así quedó Garcimuñoz
tan asolada por la mano dura
de la monarquía
que las piedras, rocas duras,
son desde aquellos días
parte eterna de su cultura.

El pueblo abatido
con su dueño y señor
sumido en mil dudas

¿Qué sería?

Fue lo que sin ningún tipo de dudas
era propio de aquellos tiempo
de guerras tan continuas
que vivían los pueblos con sus siervos y señores
sumidos en la vida propia de las catacumbas.

Garcimuñoz pagó en ello
la historia es así de dura
una de la peores tragedias
que puede sufrir un pueblo que así mismo se estima
por ser pueblo que se defendía
con la dureza propia de unos tiempos en que las guerras eran continuas.

Autor: Jose Vicente navarro Rubio

POESÍA: ASÍ UNO SE EXPLICA

Yo fui uno de aquellos que vivió por aquellos días
en que un pueblo despertaba
de una profunda y angustiosa pesadilla
de cuatro décadas de dictadura,
año por año, en total una gran suma
de libertades coartadas y de ciudadanía convertida en algo más o menos que calderilla.

¿Quién recuerda?

¿Los recuerdos en que ayudan?

Ha pasado el tiempo
muy deprisa,
veloz ha corrido, por sendas, caminos, valles, montañas, pueblos, ciudades y villas,
como si  nada hubiera pasado y lo que somos sea consecuencia del azar que todo lo contamina.

Solo el tiempo cura las heridas
así todo se ve diferente cuando miras
y ves que el pasado quedó lejos y el futuro se adivina
entre promesas que suenan a dulces cánticos de aves matutinas
en los despertares de los días.

Aprender de los errores  es una asignatura
en ello somos de tal catadura
que nos gusta más  vivir el día a día
que comprometidos con lo que fuimos cuando los tiempos eran tan duros como las suelas de las zapatillas.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio




DEL CASTILLO DE GARCIMUÑOS Y LA MUERTE DE JORGE MANRIQUE SEGÚN LAS CRÓNICAS

CRÓNICA DE LOS SEÑORES REYES CATÓLICOS DON FERNANDO Y DOÑA ISABEL DE CASTILLA Y DE ARAGÓN, ESCRITA POR SU CRONISTA HERNANDO DEL PULGAR COTEXADA CON ANTIGUOS MANUSCRITOS Y AUMENTADA DE VARIAS ILUSTRACIONES Y ENMIENDAS . VALENCIA : EN LA IMPRENTA DE BENITO MONFORT . AÑO MDCCLXXX . 

DE LA GUERRA QUE SE FIZO contra el Marques de Villena en Escalona y en el Marquesado. Estando el Rey é la Reyna en Guadalupe, mandaron al bastardo hermano del Rey Duque de Villa hermosa, qué era capitán mayor de la gente de las hermandades, que fuese con algunas gentes á Almorox, un lugar cerca de la villa de Escalona, para resistir á la gente del Marques los robos é otros males que facian por la comarca. Y en aquel lugar de Almorox, y en Maqueda puso gentes de caballo , que todos los mas dias salían al campo , é peleaban con los de la villa de Escalona : en la qual estaba por capitán un hermano del Marques basiardo, que se llamaba Don Juan Pacheco, que después fué muerto en Zamora, é por Alcayde de los alcázares un caballero natural de Madrid, que se llamaba Juan de Luxan: los quales tenian quatrocientos homes á caballo, é quinientos peones, que salían continumente por la tierra á traer los bastimentos que les eran necesarios. Ansimesmo en el Marquesado donde estaban por capiianes conrra el Marques, Don Jorge Manrique é Pero Ruiz de Alarcon, peleaban los mas dias con el Marques de Villena é con su gente: é habia entre ellos algunos recuentros, en uno de los quales, el capitán Don Jorge Manrique se metió con tanta osadía entre los enemigos, que por no ser visto de los suyos, para que fuera socorrido le firiéron de muchos golpes, é murió peleando cerca de las puertas del castillo de Garcimuñoz, donde acaeció aquella pelea, en la qual murieron algunos escuderos é peones de la una é de la otra parte. En aquella guerra hábia algunos prisioneros que se tomaban, é los capitanes del Rey é de la Reyna acordaron de aforcar seis homes de los que prendieron, porque siguiendo guerra injusta, peleaban contra el Rey en su reyno. Visto por la gente de armas que estaba con el Marques aquella justicia, recelando que qualquier dellos que fuese preso seria aforcado, requirieron á un caballero que se llamaba Juan de Berrio capitán de la gente del Marques, que aforcase otros seis de los prisioneros que estaban en su poder. Aquel capitán, temiendo que su gente por aquella causa no enflaqueciecíese, acordó de aforcar algunos de los que tenia presos y é mandó que echasen suertes los presos, é los seis dellos á quien cayese por suerte fuesen degollados. Acaeció , que una de aquellas suertes cayó á un escudero vecino de Villanueva de la Xara aldea de Alarcon, home de fasta quarenta é cinco años casado é con fijos: el qual tenia un hermano, que estaba ansimesmo preso con él , mozo de fasra veinte é cinco años. Este mozo, visto que por la suerte que habia caido á su hermano mayor habia de morir, dixo: Hermano, yo quiero morir en lugar vuestro: porque no podría sofrir la pena que habría en vuestra muerte, é carecer de vuestra vista. El hermano mayor le respondió: No plegué á Dios hermano , que padezcas tú por mí '• yo quiero sofrir con paciencia esta muerte, pues á Dios plogo que muriese desta manera. No es razón que tú que eres mas mozo, / aun no has gozado de los bienes desta vida, mueras en tan tierna edad: encomiéndote mi muger é mis fijos. El hermano menor replicó : Hermano , vos sois casado, é tenéis muger é fijos pequeños, los quales quedarían sin abrigo : mas vale que muera yo , é dexe temprano las tribulaciones desta vida, pues de mi muerte no viene daño á otro sino á mí. Esta question pasó entre estos dos hermanos, é al fin venció el menor: é por grandes ruegos que fizo al capitán fué degollado, é quedó vivo el mayor: pónese aquí este caso por ser singular exemplo de buena hermandad.

El Marques de Villena , que estaba en el castillo de Garcimuñoz, publicaba, que él no era causa de aquella guerra, é que sus armas eran por resistir, é no por ofender ni desobedecer al sceptro real» E sobre esto embió al Rey é á la Reyna un caballero de su casa, que se llamaba Don Rodrigo de Castañeda: con el qual les embió á decir, que Dios era restigo de su voluntad, como no habia toma^ do armas ni movido guerra en su deservicio, ni menos tenia olvidado el gran beneficio que le ficiéron en le perdonar: por el qual estaba en obligación de los servir é obedecer los dias de su vida. E que les suplicaba mandasen saber la verdad del movimiento de aquella guerra , é fallarían que por él ni por parte suya fué movida, salvo resistiendo al Governador que habian embiado al Marquesado , el cerco que sin causa habia puesto sobr« la cibdad de Chinchilla , sin tener mandamiento del Rey ní de la Reyna 1479 . para ello: porque era contra lo que sus Altezas le habian prometido quando le recibieron á su servicio* E que si guerra en aquella su tierra y en la Su villa de Escalona habia recrecido, aquello era queriendo defender su persona, é los bienes que le habian dexado, é no presumiendo de ofendelles ni desobedecer sus mandamienros. E que les suplicaba no quisiesen creer las malas é no verdaderas informaciones que algunos , mas siguiendo sus pasiones, que las vias de la verdad les facian, é mandasen cesar aquella guerra que contra él se facia , é oírle i su justicia. El Rey é la Reyna, oida la suplicación del Marques respondieron , que si su governador en alguna cosa habia excedido, debiera el Marques recorrer á ellos por el remedio para que lo mandase castigar, é que habia errado en querer por su propia autoridad ponerse en armas á facer resistencia: pero que ellos mandatian saber la verdad de rodas las cosas pasadas, é facer aquello que de justicia debiesen. Aquel caballero Don Rodrigo de Castañeda era home de mas altos pensamientos que fuerzas, y estando allí en Guadalupe algunos dias , solicitando con el Rey é con la Reyna la relevación de la guerra que por todas partes se facia al Marques: porque se falló contra él, que no mandándolo el Marques, embiaba avisos al Rey de Portogal, dando orden en su entrada en Castilla, el Rey é la Reyna le mandaron prender, é llevar á la villa de Talavera, donde estovo preso algunos dias, é allí en la prisión murió.

miércoles, 15 de junio de 2016

DE LO QUE SE DICE DE PINAREJO

E
n estos lugares de la Tierra de Alarcón, casi todos han sido repoblados en tiempos de re-
conquista, sobre todo como aldeas. Pinarejo no sería la excepción pues desde sus orígenes
figurará como aldea del Castillo de Garcimuñoz, principal población de esta comarca

El nombre o topónimo bien aduce a su creación y, seguramente, sea La Nava que es su
anejo el primer lugar poblado pues allí se levanta una iglesia o ermita titulada San Andrés de la
Nava, aglutinando un número de agricultores dedicados al cultivo del cereal. A unos
kilómetros, el caserío de La Moraleja conforma un término que tendrá jurisdicción propia
en el siglo XVI

Su primera aparición como El Pinarejo se configura cuando don Juan Manuel, señor de estas
tierras lo cita entre sus posesiones, incluso a finales de ese siglo XVI -concretamente en 1587-
donde seguirá apareciendo como anejo al Castillo y por eso ni si- quiera tiene parroquial, salvo
que en esa citación hubiese sido omitido por error. Felipe II le da el título de villa exenta y
como tal comienza a tener jurisdicción propia.

Cierto es que entre sus poseedores latifundistas, será el marqués de Melgarejo el mayor
accionista, según lo refleja el catastro de Ensenada, haciendo pensar que sin ser lugar
de señorío, sí tuviera cierta dependencia en posesiones agrícolas.

Uno que es de letras, gusta siempre decir de los muchos y buenos poetas que dio esta tierra,
incluso que vinieron a ella para hacer gesta. Así, el caso de nuestro añorado Jorge Manrique,
el cual cayera desgraciadamente herido de muerte en la conquista del Castillo a raíz de
esas turbulencias entre Isabel la Católica y el marqués de Villena, pues aquí en La Nava, tuvo
que quedar herido, aldea de Pinarejo por entonces, al igual que La Moraleja.

Pero en Pinarejo, igual que sucede en tantos y tantos lugares de la comarca, hay buena iglesia,
aunque tardía. No surge en la repoblación, ni siquiera en esas primeras del XVI, pero sí en el
XVII siendo un templo de corte renacentista dedicado a Santa Águeda, elegante y con torre
de dos cuerpos, esbelta con huecos para campanas. Aunque de mampostería, la piedra
utilizada tiene la marca del cantero Lorenzo Díaz, cubriéndola una bóveda de medio cañón de
lunetos en esa única nave que posee.

En su interior, un retablo mayor de Lara, una buena cajonería y los lienzos, sobre todo el de la
Virgen de la Paloma y la Apoteosis de Santo Tomás. Una pila bautismal, de plinto
piramidal y gallones en su decoración.

Este lugar de pino pequeño en su ubicación y de buenos pozos para abastecimiento,
determinan su escudo o blasonaje, ahora establecido, dando la personalidad de su pasado histórico.

Pero son sus tradiciones las que marcan el carácter de sus gentes. Destaca su patrona, Santa
Águeda porque mantiene viva la tradición. Hay dos momentos al año con la misma
patrona, en febrero y luego en septiembre. La primera que es la fecha de su patronazgo,
desde la víspera, las hogueras han dado el aviso y el rezo de la Salve su oración de comienzo

La zurra y el vino, junto al humo purificador dieron la salida de unas fiestas solemnes. En la
puerta parroquial se entregaban aquellos rollos anisados como caridad, se hacía la misa
mayor y luego, el canto común de: 

“Viva Santa Agueda nuestra patrona, que en Pinarejo tiene su altar y reina siempre
triunfante en Cristo, en nuestro pueblo noble y leal”

Después la procesión haciendo altos en las puertas de las casas y en las cruces de las calles
para recibir el donativo de los vecinos, luego con todo, en la puerta de la iglesia, la
Almoneda, subastando las andas para otro año. Las nueve novenas en septiembre y el
triduo en febrero, saliendo al día siguiente la Santa Aguedilla, ya que hay dos imágenes de la
Santa y juntas, piden por todos en esa procesión que luego danza en verbenas y buen jolgorio

martes, 14 de junio de 2016

POESÍA: FANTASÍAS Y TERROR

Fue una borrachera sin alcohol,
algo más o menos así pasó
con la tormenta en su cenit, por el cielo cruzó,
la nube con su vestido de algodón
anunciando el apagón de la luz del sol.

Noches eternas,
terror,
a los monstruos que se anuncian en la prensa del corazón,
el hombre del saco, del bosque salió,
para cumplir una delicada misión.

Rayos sobre el cielo
la ventana se cerró, golpe seco, temblor,
en la habitación,
a la hora exacta en que se oyó el tic tac del reloj.

Autor:Jose Vicente Navarro Rubio
 

POESÍA: DEL TÚ AL TU SOLO HAY UNA TILDE QUE SIRVE PARA DEFINIR A LOS MALOS INDIVIDUOS

En la casa había un "tu"
pronombre muy posesivo,
subido en su "yo"
que hacia bailar a su ritmo
a quienes allí vivían bajo su cobijo mal entendido.

El "tu" campaba a su gusto,
tu eres,
tu,
tu.siempre, alerta,
pendiente de lo que ocurría
para lanzarse sobre ella, que se sentía
como una colilla cuando sufría de ese martirio
que las mujeres maltratadas sufren de continuo

Ella lo sabía, aguantaba, predecía
que su "tu"
con su machismo puro,
formula química con muchos siglos de dominio,
era sobretodo como esos espejismos
que dejan ver oasis allí donde solo se da arena estéril, desiertos de todo el mundo.

En la gramática de la vida
"tú" eres un mal pronombre personal
mal individuo
llegado para hacer de la mujer que te sirve de lunes a domingo
tu objetivo.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio


lunes, 13 de junio de 2016

POESÍA: A ESOS POBRES DEL MUNDO

La pobreza era su adicción
y solo por eso eran perseguidos,
habían nacido en el seno de familias humildes,
ya tenían con ello lo suyo.

En aquel reino y en los otros reinos conocidos
se perseguía a los pobres y a los justos
como si ellos fueran los culpables de lo que le pasaba al mundo.

Predestinados estaban a vivir una vida de sacrificio
así lo entendían los fabricantes de discursos
cuando recorrían los pueblos vendiendo espuertas de humo.

Con sus silencios abonaban los campos de los ricos
y los hacían fértiles
y a ellos sus amos tan o más ricos
de lo que lo eran o es lo mismo
por ello los pobres vivían perseguidos
de lo que nunca lo habían sido,pues su esclavitud era el triunfo
de quienes les daban de comer y vestir, lo mínimo.

La canción de los pobres
abrió los ojos al mundo.
la luz final fue un estallido que cayó sobre la tierra en forma de alegres cánticos de triunfo.

Uno a uno ellos los perdedores de todos los siglos
saben que si sus victorias no se cuidan son como los rosales que dan  espinos
desde que su flor inunda con sus olores los campos de los ricos.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio.

POESÍA LA VOZ DE LOS POBRES SILENCIADAS POR UN MOLESTO RUIDO

La nada como tal no existía,
era su tragedia el encuentro con una realidad
no sujeta a más iniciativa
que la deparada por el destino.

El vuelo de las palomas sobre los nidos
iban acompañadas de la tristeza de quienes llegan con las alas heridas
y en el pico una carta de despido que podía entender hasta un niño.

Sacrificio último
en el parque desde donde trasmito este interludio
no hay nadie a excepción de los bancos llenos de mendigos.

Alguien dio voz a los pobres en los Salmos
y ese manifiesto con el tiempo se ha convertido
en hacer de los pobres los principales testigos de todos los comienzos y finales de siglo.

No hay más música,
en las grandes tragedias que han asolado al mundo.
que la que lleva al ser humano a ese precipicio
de fondo rocoso con aguas que arrastran a quienes se precipitan en el vacío
hacia el fondo de los mares, sueño último,
en el cual se cae tras ser convertido en el paria de los Salmos
con no más voz que la oscuridad que reina en los profundos abismos.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio



POESÍA: DE VUELTA A LA MORALEJA

Y si intentas entender y no comprendes
es mejor así caminar por los espacios conocidos
donde se encuentran apilados, sin orden alguno,
los besos más profundos
tal y como llegaron en sus días
sin más cartas de recomendación
que la juventud viajando con uno en un vagón de tren
ahora varado en una estación perdida
a la cual vuelvo para recoger la maleta
en la que llevaba tantas ilusiones como años he ido cosiendo entorno a mi cuerpo.

Recorro el cuerpo
todavía salvaje,
espacio no conquistado,
transformado por el hombre en erial
sin más árboles que los que crecen en la memoria fabricada por un alquimista
que convirtió los deseos en vientos fértiles.

Desde el pequeño montículo,
Morreta abierta a los fríos de la noche
miro hacia el llano donde nacen los trigos
tan crecidos como las nostalgias que se abren en mis ojos
y me quedo quieto, como si todo aquello que alcanzo a divisar
desde siempre me hubiera acompañado, en los días y las noches de todos mis años.

Por aquí vivió un día una familia fabricando porvenires que una guerra se llevo,
de todo aquello quedan muros desnudos del yeso que los cubrían por fuera,
ventanas sin cristales,
ya las rejas comidas por las miradas de quienes se acercan hasta las ruinas
para ver el interior de una casa
en la que unas niñas jugaban con ser mayores un día
para poder llevar cántaros encima de la cabeza
con esa elegancia propia de las princesas que desfilan
en los cuentos de hadas y princesas,
solo eso se daba, como el almendro y su flor blanca,
en las mentas de aquellas niñas nacidas para ser un día madres
y unos niños con uncir las caballerías
y salir a los campos para herir el suelo con el azadón que Dios puso en sus manos
antes de que ellos hubieran podido expresar el primero de sus deseos.

Veo la lumbre y en ella,
 salvaje historia de la humanidad, ya domesticada,
un puchero
y a un hombre observando la lentitud con que las brasas consumen los cuerpos
de quienes caen en sus garras
y de quienes se dejan llevar por su sonrisa brillante, como los fuegos de San Telmo
vistos desde la cubierta de un navío navegando, entre nubes,
para las noches impregnadas de tormentas y diluvios.

Veo silencios en la estancia,
los silencios esos que hacen a los seres humanos fuertes
y los preparan para combatir a la vida
aunque la saliva falte y el aliento quede perdido en los interiores de los cuerpos
hambrientos de aventuras.

En la casa derruída,
aldea de nombre La Moraleja,
uno ha vivido
tanto tiempo en ella
como los lagartos que se divierten
planchado su cuerpo sobre las  piedras toscas.

Allí sin saber más de lo preciso
vuelvo de vez en cuando,
algo me lleva como si necesitara de buscar entre el polvo del camino
y los cardos secos de las lindes
los apellidos que llevo y los nombres de quienes me procedieron
en eso de amar a la naturaleza como si fuera parte de mi familia.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

domingo, 12 de junio de 2016

POESÍA. HABLANDO DE CUBA DOS EN UNA


INTERLINEADO POSITIVISTA
*
Ves y disfruta
y si vuelves
cuenta de sus maravillas.

**
No te dejes llevar por otra música
que no sea aquella
que no oigas en las calles
al son templado de las trompetas, 
ronquido que excita
a los calores que caen desde las alturas.

***
Pasé por Cuba
solo encontré dignidad
con lo que tenían,
ellos saben 
así es su mente de clara en el pozo de la sabiduría
que todo cambio nace allí donde los nuevos aires deben traer otras músicas

****
Dejarles vivir su vida
yo también la viviría,
quizás sean los últimos románticos
como aquellos que salían 
en las viejas películas,
en blanco y negro, que veía
comiendo pipas y bebiendo zarzaparrilla

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

 PRIMERO Y ÚNICO

Hablemos de  un puente
tendido hacia la vieja Cuba,
con su literatura,
con su poesía, 
quizás algún día se diga
que los Puentes de Madisón
sirvieron para cruzar la isla.

*

Rompe la palabra la escritura
que sobre la pared sobrevive a otras muchas aventuras
y estalla el invento
y se difunden los versos que recogen citas:

"Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra"

**
Atónito
el espectador mira
acostumbrado a otros espectáculos, nada de política,
solo para cuando llegan las elecciones
alguna que otra frase que sepa a helado de vainilla.

***

En la vieja Cuba
su alma joven resucita
a cada paso que se da,
a cada metro que camines por sus viales  de arcilla 
que llevan al origen, esencia misma,
de un comunismo perdido en la antesala del capitalismo anti-comunista, 
que lo ahoga, es su rutina, con sus manos sucias.

****
No hay otra filosofía que aquella que se respira,
allí donde estés, solo nos sirven las preguntas
para ir descubriendo esas grandes lagunas, 
el existencialismo de nuestras vacías vidas
nos impide disfrutar de aquello que fuimos a buscan en una alejada isla.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: EXPERIMENTANDO PARA QUE NO SE DIGA

Escriban como quieran.
 Ha pasado demasiada sangre bajo los puentes
 Para seguir creyendo —creo yo—
Que sólo se puede seguir un camino:
En poesía se permite todo.

Nicanor Parra

Hoy tengo una cita con la vieja poesía
ya sea en la Habana
ya camino de la Nacional 3,
Buñol como ejemplo con su Tomatina
de lo que aquí se cita.

En la Habana se ve el pasado, desmantelada arquitectura,
y el presente que mira, palmo a palmo en la Habana se respiran
otros tiempos,
otras culturas,
con lo nuevo que llega, desde las playas extranjeras situadas a pocas millas.

Cruzas la calle y llegas hasta una avenida
donde te sientes igual, 
de la misma forma te miran,
eres objeto de deseo,
se te estima por ser parte de su cultura,
de la misma forma que te sientes en esa Nacional 3 camino del pueblo origen de tu vida.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LA RUMBA CUBANA EN ESTOS Y AQUELLOS DÍAS

"Chang y Malanga", cantantes de Yoruba Andabo, año 2001 / Foto: Juan Caballero


A dúo la rumba cubana
¡que melodía!,
pía que te pía
la garganta desafía
al aguacero creciente
que cae sobre la Habana, siempre viva,
con su presencia de gentes atraídas por la ciudad que así mismo vomita
cada día,
el verso libre, la rumba, astillada, que se respira
a través de los poros y de las camisas .

Rumba mía
en las calles convertidas
en casas al aire donde habitan,
orgullo de un pueblo
esa materia prima
con sus cabezas alzadas y sus melodías
nacidas
en los calores eternos que habitan en las cuevas profundas
donde el ser humano escribía sobre las paredes rocosas de sus suntuosas villas.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio


POESÍA: TRAS VER UNA FOTOGRAFÍA

Citizen in Downtown Havana, 1933Coal-dock-workers-


Vi la fotografía
el semblante serio
tras la colilla una sonrisa,
quizás la última de las mariposas,
la polilla,
en ese sombrero que un día
sirvió para dividir a la sociedad, cuchilla,
entre los que podían
y los que no llegaban a tener sobre sus cabezas otra cosa que no fueran ideas prohibidas
Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: EL AMARILLO DE LOS GIRASOLES EN LOS CAMPOS DE LA MANCHA

El amarillo en la vista
al mirar  sorprendidos la cabeza altiva,
silueta majestuosa de un ejercito que germina
en los campos sembrados por los que transcurrió una parte de mi vida.

Cada vez más pequeñas las preguntas
todo se explica
y sin nada que ocultar se camina
de un extremo al otro
de aquellos campos repletos del color que da la vida a la misma vida.

Sobre los campos los girasoles
giran
las cabezas que se inundan de la luz, ternura,
así agradecidas germinan
para volver noche tras noche a la meditación profunda
que se ve interrumopida
para cuando la flor siente la picadura
de las abejas convertidas en laboratorios perfectos que propagan la vida
más allá de donde nadie adivina.

En un patio
alumbrado por dos bombillas
las tortas, soles dormidos en sus propias angustias,
se desnudan,
dejando ver en el interior de su cuerpo las hendiduras,
donde habitaba su existencia ahora ya machacada,
sin pregunta alguna,
a golpe de canciones que una radio trasmitía.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LOS SILENCIOS Y LAS DUDAS

Hay no se como llamar a esos silencios
vida allí donde la vida no existe,
con esa ternura extrema que vamos tras los sueños
la muerte debe ser no más allá de un sueño en nuestras vidas.

La quietud respira
por todos sus poros
nos trasmite el interior de su alma
para cuando se muda de camisa.

la calma esa que se llama chicha
es un nuevo nudo en la garganta
que alivia
para cuando nacen las preguntas
y no hay respuestas posibles por mucho que aticemos las brasas,
por mucho que persigamos las cenizas
por los espacios más próximos al lugar donde habitamos lejos de la Tierra Prometida.

La no existencia
viaja en un galeón por los mares fraguados de olas con dudas
que  no saben si morir
en la corriente continua, cresta, solo habitada por la espuma
o llegarse hasta allí, playas desnudas,
donde yacer ocultas entre la arena, en su textura,
vientre caliente donde habitar de por vida.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LA VIDA SE ALIMENTA DE LA HISTORIA Y DE SUS MENTIRAS

La inocencia vive
allí donde se dejó olvidada un día
en la terraza de un edificio
hipoteca continua en la vida.

La vida se alimenta de la historia y de sus mentiras,
de ese guión escrito
en el cual solo cambia le letra en negrilla
que no se lee por ser tan pequeña que casi daña a la  vista.

Corría la inocencia
de copa en copa, arboles todos ellos llenos de vida
en los cuales nacían los frutos, alimento que si no se cuida,
al igual que la inocencia desaparecen de nuestra vista
para no regresar jamás nunca, más, por mucho que la persigas.

Era ella la inocencia
esa que sirve para que otros se rían
el puente de madera que iba
de una a la otra orilla,
con su pasarela abierta a todas las horas del día
a través de la cual se llegaba a ese punto
en que se abrían
nuevos caminos por los que llenarse de todo aquello que reconvertía
la inocencia en nuevas fuentes, de vida, desconocidas.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio


POESÍA: LA RAMBLA DEL CHARCÓN POR AQUELLOS DÍAS

Quedó el encaño
con su agua limpia,
sobre ella el rastro,
en el Charcón,
de la saliva que dejaba el día
llenando los espacios
por los que el agua corría
entre naturaleza tan viva
como aquella mi otra vida
corriendo mi vista tras la corriente,
muchas veces perdida,
lejos, entre huertas,
que en la palma de una mano cabían.

Bajaba la rambla llena, amapolas crecían,
allí donde las raíces bebían
y la frescor de la mañana aliviaba los calores posteriores de los malditos días
de aquellos agostos en que por los campos se oía
a las ráfagas de viento, llevar su calina,
hasta el corazón de los árboles, tras atravesar su perfecta arquitectura.

Vomitaba el día preguntas
que un niño llevaba en su alma escritas,
el color de los cielos, sin humos, solo contaminados por las lagrimas y sonrisas
eran una ayuda para entender que la vida
es más grande si de ella extraes lo que necesitas
para vivir los momentos con esa necesidad oportuna
que no va más allá de donde el agua de una rambla se pierde cuando la miras.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LOS IDEALES SE PIERDEN SI NO SE LUCHA

En lo sencillo,
sin más ornamentos ni finura,
que las formulas más simples
de las leyes de la física y de la química
se encuentra el origen de la vida.

¿Supiste escoger a tiempo
el mejor de los caminos?

¿Diferenciaste al igual que el jornalero
la buena de la mala fruta?,

¿Estuviste en ese momento, el justo,
en el que había que decidir
y lo hiciste
a sabiendas de que ello te cambiaría?

El aguacero de la mañana
trae los brotes de simientes,
las proteínas que sirven de alimento,
el alma misma del día
con sus códigos extraños, alquimia,
de un mago, la naturaleza misma,
encargándose al igual que los repartidores de pizzas
de dejar en cada casa la comida pedida.

Nos lleva el misticismo del ave
que en el alto árbol pía
a hacernos una pregunta:
¿La libertad tal y como es definida
te sirve de algo en los momentos de angustia?

El pobre sin pan ni comida
con que alimentar a su familia,
el jornalero dejando la vida
entre los surcos de los campos, las viudas
viviendo a expensas de una paga indigna,
la enseñanza masticada y vomitada por un oráculo, maligna figura,
que solo piensa en el trabajo como alternativa,
la medicina pública a regañadientes dejada por unos días
hasta que de nuevo a alguien se le ocurra algún copago
como si no hubieras trabajado toda tu vida
para recibir a cambio los servicios necesarios para mejorar tu nivel  de vida.

Lo sencillo es la lucha
por esos ideales que si no los reanimas
al final se convierten al igual que la basura
en compuestos que solo sirven para abonar los campos donde después dejarás la vida.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...