sábado, 6 de agosto de 2016

POESÍA. ESPERANDO Y A LA MISMA HORA

Siempre pasaba a la misma hora
pitando,
lo suyo era una provocación,
una venganza tardía,
ya la noche en su cenit
y la negror anidando en las almas,
aquella noche volvió a esperar
y lo hizo a sabiendas de que volvería a pasar pitando,
¿por qué se preguntó?

Su desgracia venía desde hacia ya de esto  muchos años,
parecía que le perseguía,
allí donde estuviera a la misma hora
se acercaba pitando y sin parar se marchaba, veloz,
y así noche tras noche,
todos los días del año
menos en Nochebuena, esa noche descansaba,
no pasaba,
se esfumaba, así venía marcado en un calendario.

Por fin sintió el silbido
y salió de prisa con la camisa a medio poner,
con el gorro sobre la cabeza
y con un palo y entorno a él un trapo,
de esta forma ya en el andén desplegó la bandera,
vía libre,
el tren volvió a pitar
y siguió su camino,
mientras él se rascaba la cabeza y mesuraba la barba,.

Autor: Jose Vte Navarro Rubio

POESÍA: SIEMPRE HAY UN DESPUÉS

Cometió su primer desliz
al levantarse se apoyó sobre el suelo
con el pie que no tocaba,
después abrió la puerta de la nevera, descalzo,
que tonto estoy, se dijo,
y continuó haciendo tonterías,
se lavó los dientes con la crema de afeitar
y en vez de fijador en el pelo
se puso suavizante para después del afeitado.

Lo peor es que no se daba cuenta
y esto le pasaba desde hacia ya bastante tiempo,
soy un desordenado
tendré que poner mas´atención, se dijo,
y salió a la calle,
con el bastón iba marcando el espacio,
comprobando que delante de él no había obstáculos,
así lo hizo hasta que llegó a un semáforo,
alguien le cogió de la mano
y le preguntó,lo paso,
el dijo, si señora gracias.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: HABLANDO DE UN GUSANO

Siguió el letrero,
le llamó la sonrisa,
el buen color de cara,
la arquitectura perfecta de su cuerpo.

Era lo que quería,
perfecto le parecía,
que bien, pensó.

Entró en la tienda y miró
debería ser aquella
si justo aquella, pensó.

Levantó la mano y enseguida
una señorita bien puesta
le preguntó
y usted que quiere,
aquella dijo él, señalando con el dedo índice.

Tiene buen gusto dijo ella,
a mí también me gusta,
mi marido cuando se la compró me mira con ojos de merluza.

Eso dijo él
yo también quiero que me miren con otros ojos.

Ella se alejó un poco
cogió con cuidado
lo que aquel hombre le pedía
y ya finalmente dijo:

Le corto la cola
y le saco las vísceras.

Si dijo él,
hágale los tajos finos
y la cola la corta de un hachazo firme
la usaré para hacer sopa.

Que buena estará dijo ella
al tiempo que sajaba la cola
y la separaba del cuerpo.

Un escalofrío le pasó a él
se le rizaron hasta los pelos de la piel,
zas....y todo acabado.

¿pPara que sirve la cola, que no sea para hacer sopa con ella? Preguntó

La dependienta contestó,
para muchas cosas
y todas ellas buenas.

Se notaba que sabía de su oficio
y que en aquello de contestar
iba directa al grano,
por eso siempre le atendía
y por eso siempre le pedía pescado bien fresco
que después congelaba
por aquello de la dichosa anisakis

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: Y TANTO QUE LA QUERÍA

El querer estaba probado
en el primer sorbo se la bebió
solo quedó de ella
el vaso vacío,
un poco de frescor sobre su boca,
unas gotas, fuera,
resbalando
por los labios.

Quedó su presencia,
quedó complacido,
miró el reloj, faltaban 5 minutos,
y pidió otra.

Se la trajeron enseguida,
fría,
resbalaba por las manos
bien cogida, la apretó,
miró su nombre,
siempre el mismo,
el de ella,
y cerró los ojos,
notó su presencia,
su olor, a campo,
y calló.

Se volvió a cumplir su primer deseo de aquel día,
aun todavía las 9 de la mañana por dar,
el agua, era su vida,
así se lo enseñaron
y así cumplía aquel ritual, casi perfecto,
aunque yo diría,
que para poner la puntilla habría que decir su nombre de pila.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESIA: PARADA Y FONDA EN ALARCÓN, ASÍ LA RECUERDO


Fue solo un momento
el preciso para mirar y ver un letrero,
Alarcón, casi un reflejo,
recordé otros tiempos
y enfile el coche directo al lugar
del que me venía a los recuerdos.

Como siempre paré
al ver el pueblo
cerca de un pequeño cerro.
Allí sentí.me recorrían por dentro celos,
será me pregunte aires,
no recuerdo el tiempo
que estuve mirando el conjunto pétreo de Alarcón con su territorio,
caramelo en papel envuelto.

Y después seguí
y ya dentro
hice lo de siempre
y me fui al encuentro
de las viejas piedras,
de las plazas con sus bares abiertos,
de su castillo, tan elegante, tan lleno de turistas nacionales y extranjeros.

Todo esto lo hice en poco tiempo,
tan poco
que solo recuerdo
el rugido del motor del coche de Alarcón saliendo,
a la derecha un río sus aguas corriendo,
a la izquierda el mismo río de aguas que quieren llegar lejos
y enfrente la carretera
y como si tuviera miedo
de no regresar al origen de mis deseos

mil fotografías de recuerdo.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: EN LA MANCHUELA Y EN OTROS TIEMPOS

Estar solo
en la llanura, en el surco estrecho,
estar solo
teniendo como techo el cielo,
que malo son los inviernos
ya el frío entrando por el cuerpo,
ya las ramas de los olivos viejos
convertidos en estalagmitas que destilan hielo.

En el mojón veo
dicen que se llama mochuelo,
mirando, en el recelo,
brujo es
me santiguo y continuo tejiendo estos versos.

Cubo de piedra
sin más argamasa, cemento o  yeso
que los suspiros que van saliendo en las noches de todos los tiempos
de los interiores de esos cuerpos,
balan las ovejas
se oyen cencerros,
por el camino llegan mesteros
cantando canciones, trayendo tradiciones de otros lugares donde las vieron.

Duerme, duermo, encima de los haces de trigo, avena y centeno,
la noche como encuentro
y en ella luceros,
luna que me llena
y astros recorriendo la tapa de mis sesos.

AUTOR: José Vicente Navarro Rubio

POESIA: POR LA MANCHUELA, LA SAL Y LAS NAVAJAS, EN ESTE POEMA

Dicen de Iniesta
que fue para los romanos Egelastra
y Salaria para Ptolomeo,
Plinio la nombra y menciona con aprecio,

Minas de sal de piedra
Y en ellas,
Tajadas bajo el subsuelo
Laberintos que se pierden
Y llegan lejos
Ya en Minglanilla se recuerda este hecho
Y así en ella encontramos la Plaza del Salero.

Asta de toro para la empuñadura
Y acero
Y ya tenemos
La navaja de la Minglanilla
con filo que cortaba al aire un pelo.

De feria en feria
Se vendían, de pueblo en pueblo,

se iban ofreciendo. 

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DESDE CULLERA PENSADO EN AQUELLOS PESCADORES Y EN SUS REGRESOS

Resultado de imagen de BARCA CON PESCADOR MUERTO

Mientras el tiempo pasa
no llega la barca,
en el puerto,
no se respira,
calla el viento,
las olas dejan de surgir,
se hunden en el agua los remos,
en la iglesia se ve
una vela
ardiendo,
delante de un santo,
de madero,
todo queda en eso,
en aquello que nos enseñaron de pequeños,
siempre el miedo,
siempre el respeto,
a los vivos.
a los muertos,
en el puerto de alas caídas los sombreros,
bajan de la  barca
llevan entre dos,
uno en cada extremo,
un cuerpo,
se sabe que murió
para cuando las redes
ya sobre la cubierta
vomitaba desde sus adentros
peces que revoloteaban sobre la cubierta de madera de enebro.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DE CUANDO PASEABA POR SAN CLEMENTE EN MI NIÑEZ

Resultado de imagen de SAN CLEMENTE EN CUENCA

Me suena San Clemente
a flor o vergel
desde que vine a nacer
en un mes frío,
año nuevo,
en su primer día, de su primer mes.

Tanta su historia vista
y tanta su historia
por ver
uno se pierde
cuando entre sus calles se deja caer.

Tiene San Clemente
 casas nobiliarias
que en cuatro calles
no vienen a coger,
tal y como debe ser
algún torreón queda,
palacios de algún conde
o marques.
y alma de poeta,
fraile o feligrés
por estas tierras prendado,
enamorado sin querer,
bendito  sea él
cuando paseando por su arrabal
se entretiene en leer
preguntándose al mismo tiempo
¿por quién?
¿como y cuando
vino esta villa a nacer?

Rió que la riega
es digna su escasez,
sus gotas de agua son oro
y el puente romano
desde el que se la ve correr
tiene historia suficiente,
como para escribir sobre él
en vez de un libro,
una vasta enciclopedia del saber.

Desde lejos
el calor derritiendo
el ánimo
se contempla la templanza
de ciudad abierta,
en señal de poder,
ya el esparto crujiendo
en el monte que lo vio crecer,
destaca su blancura,
sus altas torres
una, dos, tres,
vigilantes permanentes,
observan, otean,
cual Quijote
sus ojos puestos
en el gigante, memez,
que creó la insensatez
de una mente atormentada
por los libros de caballerías que nunca debió, por higiene mental leer.

Fue patria,
no se sabe, no lo se,
a lo más seguro posada,
y lugar donde vinieron a nacer
esas historias extraordinarias
que en el Quijote, Cervantes, su autor, padre y madre a la vez,
 magistralmente dejó caer.

Sabio él,
leyó en los labios de los demás
las lecturas que estos querían hacer.

Autor de la poesía: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: POR TIERRAS DE LA MANCHUELA; VALHERMOSO DE LA FUENTE



Aunque allí estaba
en INTERNET no se dejaba ver
y eso que
parajes los hay que se pueden con los ojos comer
desde la Hoz del Júcar
desmolada de tanto por ella sus aguas correr,
hasta el pantano de Alarcón
que alivia al Sur de su escasez
de agua que beber,
hasta las Hoces del Cabriel,
encantados paisajes, allí quietos, sensillez.

Para San Blas
suena la música
y por el pueblo se dejan ver
aquellos vecinos que un día salieron de Valhermoso
con las lágrimas a flor de piel
y para el Sagrado Corazón de Jesús
pon la ropa a tender
y si hace calor bebe y deja la cuerva correr.

Hongos a la lumbre,
pucheros y legumbres
por aquí de todo se puede comer,
carne de caza, morteruelo y matazón, a más no poder,
la orza en la alacena es el tesoro que algunas quisieran tener.

Alajú,
dulce miel,
torrijas
y rosquillas
para mantenerse en pie.

Entre torres
avanzamos
enemigos no se ven,
atalayas defensivas,
suspira uno, el alma se pone a correr.

Mira que es bueno
detenerse a beber
de esa fuente
que viene a nacer
cerca de una torre defensiva
de la que los soldados bajaban a beber.

Rancia la iglesia,
madera por doquier,
San Blas es su nombre
en ella se puede ver 
su puerta de arco de medio punto 
a través de la que la última vez que se entra es para nunca más volver.

Huerta de Cayo,
Cueva de los Graneros,
El Pocico,
La fabrica de Fuente Palomera,
ya se ve
la casa del guarda
quien lo dice sabe que esta hablando de ayer.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio



POESÍA: POR TIERRAS DE LA MANCHUELA: VALVERDEJO, EN CUENCA


Virgen de la O
y cuatro pinturas,
¿quién las pintó?
en la Iglesia de Nuestra Señora del Remedio
hacer honor
a esa su tradición
por los siglos de los siglos,
perdón,
sobre los techos
bóvedas de medio cañón.

Espadaña herreriana,
pináculo con cruz
y veleta al viento, son,
junto al cimborrio
o tambor
la elegancia extrema,
amor,
de un pueblo por nuestro señor.

Sobre las canastas el cañamón, 
garbazos, trigo, torrao,
¿qué se yo?
nueces y caramelos, 
el puñao en las canastas
de puerta en puerta
ya en el pretil 
se entregan las ofrendas,
así desde siempre se ve y vio.

Por caridad las tortas
de ácimo de anís,
chotas que el pueblo desde siempre se comió,
de pañuelo, otras,
la justicia sabe el porqué de esta tradición
ya la corporación
a modo de sombrero recibió
su otra buena porción,
triangular como el ojo de Dios.

Entre mayos a la Cruz
sereno el ánimo del cantor
a la Virgen de la O
en ello se dispara la emoción.

Con calabazas llega
esa noche
en que los difuntos en las casas
tienen entre velas su rincón.

En Valverdejo
nadie se olvidó
de hacer sus calabazas, carajainas,
el gato trotero me contó,
que aprietes el paso
y ponte a salvo,
por favor,
pues en ti algún difunto encontró
su reencarnación.

Macollas de hojas de acanto,
judas, existió,
en la noche del sábado santo
al domingo de resurrección
la paz por fin llegó
y con él se acabó la pasión
volviendo en ello, es la razón
la vuelta al trabajo, al arado y al azadón.
Voltean las campanas
vuelan sobre el cielo aves al son
de la alegría que sobre la tierra despierta Dios.

De Valeria venían
por la vía que algún romano construyó
legiones extranjeras
a toques de trompetas
y de un gran tambor.

Así la vida,
desde tiempos lejanos
Valverdejo se pobló
desde el paleolítico superior
al bronce,
sobre llanos y altos, cuevas y algún repechón. 
hasta que la escritura brotó
sobre la piedra dura
el buril trabajó
para dejar constancia de lo que por aquellos tiempos pasó.

Ya marcado el mojón
Valverdejo dentro del Alfoz de Alarcón
la Mesta con su cañada real
prestancia a este pueblo le dio.

De pasada
es solo como el agua de una fuente, un rumor,  
aparece Valverdejo como pedanía de Alarcón.

Dejó el carlismo, guerra atroz,
sobre Varvedejo su fétido olor,
con la paz llegó la adhesión
al nuevo rey de la nación.

Se refiere y así se escribió
en el catastro de Pascual Madoz,
que Valverdejo tuvo,
no se si por el pueblo,
tan elevado personaje pasó,
tres calles sin empedrar,
piedras en los mojones al sol,
la tierra por aquí es tan sagrada y despierta tanta pasión
como el oro y la plata
en la caja fuerte de un gran señor.

En el pesebre centeno,
¿trigo quien lo comió?
vive mejor
la mula en su cuadra
que quien de comer le dio,
en ello vino la gloriosa revolución
con Guillermo Zamora,
Prim y Serrano
recibieron la bendición,
al frente un paso
detrás de la raya nadie quedó.

Guerras y más guerras
de sus envites
Valverdejo no se escapó,
la sota, el caballo y el rey,
la espada, la carabina, el fusil y el cañón
unos murieron y otros no.

Volvío, no voló,
Valverdejo
continua
y aunque la vida les marcó
en las fiestas resucita la pasión
y en el trabajo, legón y sudor.

Se ve
es la vida
así se camina al encuentro de la razón,
la piedra y el surco,
el fruto y la flor
en ello la Virgen de la O
es un referente
y como dice la canción;
"sos de oro,
sos de plata,
sos la virgen de mi alma"

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio




POESÍA: POR TIERRAS DE LA MANCHUELA: VILLARTA, EN CUENCA

Resultado de imagen de villarta en cuenca

Volvemos
hay que remover
el caldo de la historia,
entrar y coger
aquello que nos interesa para comprender
lo que fuimos y somos,
ya en este papel
Villarta fue un antiguo almacén
en la época romana, importante fue su papel.

Villarpardo y Villalta
así se les vio crecer
uno y la otra llegaron a la madurez
y en esa sensatez
propia de quienes cuando se acaba el querer
un día vino a suceder quienes
que cada una se fue a hacer
aquello que quería sin necesidad de tener que depender
de quienes imponían su poder.

Entre jaras
y romero,
espliego
y tal vez pinos
encontramos en mitad de un vergel
un Santuario entre fuentes y manantiales, todas fluyendo a la vez.

Camino del molino la fuente de la Teja
ella se deja beber
con tal de sentir en su piel
como la vida es algo más que dejar las aguas correr.

En la peña de la Rodera
el encanto de la piedra
así se deja ver,
es en el Cuco de la Gallina
donde hubo vida
así se puede ver en sus alturas 
restos entre las piedras, que se dejan coger.

 El domingo de Pentecostes
romería
hay,
así desde siempre se viene a hacer
con parada en el Humilladero  sobre un templete la Virgen, los romeros y romeras comen a placer.

Ya estamos en la vendimia,
las uvas vienen a ser
como el cariño entre un hombre y una mujer
ellos las cogen
y ellas se dejan coger
y si es al reves
ellas las cogen
y ellos se dejan coger.
Fiesta y tal vez
sin necesidad de más placer
que el beber
los quintos vuelven a ser
parte de la historia de estos pueblos acostumbrados a ver
a sus hijos salir para volver o no volver. 

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio



.
.

viernes, 5 de agosto de 2016

POESÍA: POR TIERRAS DE LA MANCHUELA: VILLANUEVA DE LA JARA, EN CUENCA




El Cuco
tal y como se oye
Cuco
y en él
restos de la edad del bronce,
la piedra dejó de ser
el útil con el que identificar a una cultura que en Cuenca habitaba cerros y cuevas por doquier.

Para el siglo XI
un crisol Villanueva de la Jara viene a ser
en el que se atan,
buen cordel,
todo es cuestión de querer,
culturas tan diferentes que hoy nadie se lo podría creer.

Almohades y moriscos,
cristianos
y tal vez, nuevos y viejos, estos y aquellos,
todos a la vez,
se funden
para dar a nacer
lo que ahora vemos, ¡esplendor es!

Ya en el siglo XV
de Alarcón dejó de ser
aldea
en ello tuvo que ver
la llamada reina Isabel.

Saqueada la villa
por un Archiduque
que quería ser rey
ya en el siglo XIX
se crea un colegio, la cultura comienza a crecer.

Por aquí pasó
Willy Brandt, y Josip Broz
Tito y George Orwell,
brigadistas y miembros de la Comitern
con sus bunkeres Villanueva es
un recuerdo permanente
de lo que podemos llegar a ser.

Recuerdos
tras cada paso que demos
en Villanueva los hay.
Su posada y pósito
nos llevan al ayer.
Marcando las horas
el reloj de la torre
no calla se le oye por doquier
y en la plaza
un palacio sin marqués
nos quiere con sus buenas vistas entretener,
en otros días hospital,
ha vuelto en su vejez
a ser ejemplo de exquisitez.

Del viejo castillo
sus piedras
fueron a recaer,
así los pueblos se venían a hacer,
en la iglesia de la Asunción
con su Altar Mayor, fe,
y retablo de tres cuerpos, para ver,
así se puede entender
aquello de que:
"pues polvo eres, y al polvo volverás"

Santa Teresa
se dejó por aquí querer
de esa época
y fundación suya es
el Convento de las Carmelitas
donde se vienen a recoger
los pensamientos del medievo
con su impronta religiosa allí donde los pueblo venían a nacer.

Loa frailes carmelitas
estuvieron y supieron ejercer
ese su poder
de hombres creyentes
duchos en la fe
expandiendo su mensaje
sin temer
a nadie que no fuera
quien desde el cielo los guiaba en su cotidiano quehacer de extender la fe.

La Virgen de las Nieves
es patrona
y se le quiere
por aquello de que es
madre que a su hijo junto a su regazo se deja ver.

Entre lavaderos
y ermitas
rollos
y casas señoriales, llega el atardecer,
con la vista puesta
en los manjares que en las mesas se suelen comer.

El río Valdemembra
corre
y se viene a entretener,
remansos en los valles,
almendros y nogales, olivos y cepas de poco crecer
el valle del Valdemembra da lugar a un paisaje que es para ver,
así lo hacen los chorlitos muy sensatos y queridos por todos, a la vez.

Fiestas en Villanueva
¿y qué?
San Antón
se aprovecha para que todos puedan saber
 que los animales son hermanos
y en el cielo Dios los quiere ver
y no termina
la fiesta
pues es buen entender
que en los jueves landeros
el tapete sobre el suelo se extiende para comer

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

A CUENTA DEL QUIJOTE

Dicen y es digno en ello pensar
Que la aventura del rebuzno
Que en el Quijote Cervantes vino a contar
Y la del Retablo de las Maravillas
Hubo de venir a pasar
En la aldea del Peral
En una venta de las muchas que había por el lugar
cerca del camino habilitado por los romanos para transitar.

Así la historia cuenta
Y en ello Cervantes se debió fijar
Que con ocasión de visitar una mojonera
Los alcaldes, Bartolome Radejo de Villanueva de la Jara 
y Alfonso Navarro, del Peral,
el gentio en la partición de mojoneras se va a alborotar
Y sin más
En la refriega que se va a armar
Murieron ambos alcaldes, sobre el sitio y sin más.

Así Cid Hamet Ben-Engeli cuenta
"Se levantaron caramillos en el viento
Y grandes quimeras de nonada"
O lo que es igual
Por culpa de un rebuzno,
vaya lío que se va a formar
Con tal de defender la mojonera
los dos alcaldes,
uno de Villanueva de la Jara y el otro del Peral.

Quejas,
Odios
Y choques
Entre ambos pueblos
El asunto mucho tiempo debió de durar
Más de lo que un rebuzno tarda en saltar
De mojonera en mojonera
O lo que es igual
Si el tema se hubiera tratado de una manera más eficaz
Ni en el Quijote se hubiera hablado del rebuzno
Ni Cervantes hubiera alcanzado, con esta historia, tanta celebridad.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

VILLANUEVA DE LA JARA. En Madrid á 8 de enero de 1568, ante los señores de la Contaduría mayor de S. M. se presentó una petición de Mari Lopez de Tobar, muger que fue de Francisco García, vecino que fue de Villanueva de la Jara, provincia de Cuenca , manifestando tenia por cierto y verdadero que en un heredamiento de pan llevar suyo propio, donde dicen los Villares, término de dicha villa, de cabida cuatrocientos almudes, y so ciertos linderos, había un tesoro y mina de metal no conocido, el cual ya había parecido, y suplicaba á S. A. mandase darle la Provisión para beneficiarla: y los señores Contadores mayores la hubieron por registrada , sin perjuicio de tercero, en dicho día , y que se le diese Carta al efecto, nombrando persona que la viese.

Se cuenta que por el siglo XVI
Una mujer Mari Lopez de Tobar
Vino a registrar
Un tesoro y una mina de metal
En el lugar que dicen del Villar,
A lo cual pedía
Poderse de dicho tesoro beneficiar.

Pedía la tal Mari López de Tobar
Que dicha mina se fuera a visitar
Con el fin de poder demostrar
Que lo dicho era verdad.

No sabemos
Como este curioso asunto
pudo finalizar,
Total
Lo mío es curiosidad,
A saber si el tesoro
Que dicha señora decía que se encontraba en el Villar
Fue encontrado
O todavía se encuentra a falta de localizar sobre el referido lugar.

Me reservo derechos de propiedad,
Por bien pagado me daría
Con un ochavo o real
de plata de ley sin cuñar.

Autor: Jose Vte. Navarro 


POESÍA; POR LA MANCHUELA ENTRE RECUERDOS QUE NO CESAN

Resultado de imagen de manchuela de cuenca

Castillos, castillejos, torreones, caserones y cubos,
y más piedras
todas ellas viejas,
así son estas tierras
de buenas fabricas,
sillares sus iglesias,
ermitas para santos
celosas ellas
también las santas son veneradas
como madres que por sus hijos velan.

Grandes conquistas
los hombres entre ellos
defienden sus ideas,
rezaban ellas,
lloraban las madres,
de luto hasta las cejas
pasaban su vida entera,
esperando la llegada
se veía polvo más allá de las eras,
regresaban ¿cuantos eran?
los que lejos de casa yacían,
ya las sombras eternas
dando descanso a los cuerpos,
caídos en celadas, tristeza.

Caños de agua,
fuentes enteras
vierten cual vino de buena cosecha
su frescor en las gargantas
para cuando la siega
era en los veranos una tarea
de hombres y mujeres, mulos y galeras
trajinando la mies,
llevando el grano a los pósitos
en señal de buenas cosechas.

Puentes y caminos reales, la mesta
con sus ganados lanares, toros y otras bestias
vara en mano alguien señala
que por esos lugares, veredas,
manda el ganado
y pierde la apuesta
quien se enfrenta
al buen gobierno de la mesta.

Con sus paños y telas
se cubren los cuerpos
en los monasterios a Dios se reza,
cruzan grajos por el cielo
negro el cielo, vuelan
y en las higueras
ya las brevas
sin madurar se comen
son para ellas
ya los Mayos y las guitarras en la carrera
y en las ventanas y puertas
de las casas se oyen coplas que suenan
a palabras amorosas
en boca de quienes se sienten ruiseñores
en las noches de luna llena.

Puentes sobre los ríos
hasta aquí llegan
las corrientes de agua
que al pasar refrescan hasta las ideas
y en los montes chaparros, carrascas, pinos y matas negras,
y en ellas en sus motillas y cuevas
surgen entre sorpresas
señales de otras culturas
con sus ajuares de cerámica tosca,
que eran
de aquellos nuestros antepasados,
de ellos queda
ese porte señorial,
los pastores heredan
el buen decir de los hombres de estas tierras.

Me llega el silbido del viento
silba este, pulula,  alardea,
cuando acierta
a cruzar entre los montes camino de las Encomiendas,
de los prados verdes,
de las buenas huertas
entre campos de cereales, de azafrán, de girasoles, almendros
y olivares, ya llegan
hasta los pueblos los almendreros y las orquestas
tan pobres de instrumentos
que las acordeones eran en estas tierras
lo que los violines
en las operas en la ciudad de Viena.

Aun recuerdo cuentos y leyendas
hombres con sacos,
saca-muelas, afiladores
y pastores durmiendo en las cuadras de las posadas junto a las bestias,
que bien suena
la voz del arriero,
que bien se escucha decir en las iglesias
aquello de que solo los pobres entrarán en el reino que Dios gobierna.

Así llega el momento de hablar de los poetas
como la de aquel ilustre capitán
muerto a las puertas
del Castillo de Garci-muñoz
o la del otro escritor e infante
que hizo de estas tierras
algo más que una Manchuela,
por si acaso.

Ya la noche entrando en mis venas,
me voy
como la luz
al encuentro de la luna, lunera,
al borde del camino, junto a una vereda,
sintiendo el rumor de los vientos,
entrar por  mis venas
y el frío de la noche durmiendo en mis ideas.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: POR TIERRAS DE LA MANCUELA: GABALDÓN, EN CUENCA



Juan Martín de Gabaldón
a este personaje
se le debe, atentos,
el nombre de este pueblo.

Tres ermitas y un hospital
por aquí se vieron
en tiempos de guerras entre credos
el hospital se llenaba de tullidos y hambrientos
soldados de fortuna venidos a menos.

Dos capitanes
cruzaron espadas y
en el cementerio
un olmo
a pesar de seer viejo
no crece
será que por dentro las ánimas
estrujan sus raíces
en señal de recuerdo.

Toroas y verbenas,
monumentos viejos,
ya bajan los toros
se oye un cerrojo
y alguien que desde dentro
dice con voz de estruendo:
¡Jesús, que aprieto!

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio


POESIA: POR TIERRAS DE LA MANCHUELA: TEBAR, EN CUENCA



Por tierras de la Manchuela
Tebar
y su queso
de oveja y viejo
se corta con navaja
y en aceite
de allí al cielo.

Piedras viejas
con sus tiempos nuevos
sobrevive Tebar
y en eso
quien pasa cerca
se queda de hielo
en mitad, en medio,
de los veranos con calores de infierno.

Sus luminarias en enero
son una fiesta
a la cual se da mucho revuelo
todavía lejos
los Mayos
y el alcalde esperando a ellos
con una buena zurra
y así sigue el cortejo por todo el pueblo.

Migas dulces en víspera de todos los Santos
hechas en caldero
para que se las coman los niños
y por si el demonio tiene malos pensamientos
se tapan con ellas las cerraduras
y se cierran las puertas por dentro.

Ya Tebar y su queso,
ermitas e iglesia
y calles con edificios regios
se queda allí donde alguien levanto las primeras casas de este pueblo.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: POR TIERRAS DE LA MANCHUELA: LA PUEBLA DEL SALVADOR, EN CUENCA



Por aquí estuvo Carlos V
en compañía de un buen cortejo
entre ellos
Felipe II, aprendiendo,
el oficio de rey, así él llego lejos,
en eso de mandar
a ese gran pueblo, Imperio, en el que no se ponía el sol,
pues de continuo estaba entando y saliendo.

Tambien en ello
estuvieron por aquí los romanos e íberos
féertil el territorio
se encuentran sus restos
en altura, cerro
o en llanuras sus cementerios

Vinieron los de Iniesta
a repoblar
y lo hicieron
con ganas
y mucho empeño,
será en 1628 cuando por fin tenga Real Privilegio
ya villa
desde entonces siguió creciendo.

Fiestas tiene y en ello
fama tuvieron
la del Virgen del Rosario,
San Julian y san Roque, tan lejos,
que ya casi no se les recuerda,
solo algunos viejos,
oyeron de ello hablar y así lo cuentan sentados en los poyos ya las tardes cayendo.

Posada tuvo
de arrieros y ganaderos
que por aquí pasaban los carreteros
todos con la vista puesta
en el camino real con sus hitos y fuentes de caños con agua siempre cayendo.

Bonito el casco urbano,
dulce caramelo
si por sus calles paseas
siempre podrás decir
estuve en ese pueblo.

Tres plazas tiene
con sus casas señoriales
ya no suenan los cencerros
solo se oyen cantares
que salen de dentro
de algunas casas ¿quien habrá dentro?

Olmo centenrio
en la plza de la iglesia
levanta su vuelo
un atrio y portada del casa de Dios que está dentro.

Jardín con pozo
en otra plaza
con su ayuntamiento
y ya la iglesia se abre por dentro,
planta de cruz
las tallas de madera de nogal viejo
tienen como personajes ciertos
a San Antonio de Padua y El Salvador, bien puesto.

Santa Quiteria
en una cueva
muy cerca, tan de repente se oye, recto,
en un pinar humilladero
al que se lleva a la santa
en procesión de más de un kilómetro

Autor: Jose Vte.Navarro Rubio
.



POESIA. POR TIERRAS DE LA MANCHUELA. VILLAR PARDO, CUENCA



Del pardo de su piel, en sus campos
Olivos y viñas
Almendros y frutales
Que buenas sus peladillas.

De la edad del bronce
Se dice que hay restos de esa cultura,
Pinturas rupestres y un castillo
En la rambla de Pero Yoma
Que mira
A ese puente de un ojo
En la misma roca sus aristas
La luz le entra desde antes de mediodía.

Puenseca, Fuenseca, Vadocañas,
Tres nombres que no riman.
Se estima
Que entre uno y otro
¿quién lo adivina?
Hay una verdad escondida

El pino de Llanillo
O asi sea dicho de la Cabila,
No quebrada su hermosura
Nos muestra sus heridas
A sus pies se respira
El olor de los almendros y bonitas vistas.

Entre majos y majas, quintos y gorrinillos
San Antón camina,
Sábado de gloria,
Caracolas y almirez suenan a buena guisa,
Mayos a la Virgen y a las majas poesías.

En el cuco de la tía gallina
Duerme la pajarilla,
Cerca se adivinan monolitos
De forma cilíndrica,
Entre ventas ya en sueños dormidas
Y santuarios
De buena manposteria
Como el de Nuestra Señora de la Consolación con su hospedería.

POESÍA: POR TIERRAS DE LA MANCHUELA: VILLAGARCIA DEL LLANO, EN CUENCA



Así fue llamado de Gil García,
Gilgotes, les iba
En aquellos de tener gentilicio
Con el cual se les reconocía.


Un virrey tuvo la culpa,
Por gracia suya
Se reedificó  la antigua iglesia
Ya casi en el suelo caída.


Vive el pueblo de la agricultura
Y  para sus fiestas
Hay comitivas
De carrozas construidas
Por almas del pueblo en ello muy instruidas.


Con la despertá de la Pita,
Dulzana y tamboril
Por las calles se camina
En esa víspera
Del primer domingo del mes de octubre
En que Nuestra Señora del Rosario en procesión es llevada entre gritos y señales de alegría.


Un arzobispo de Méjico
En el pueblo se escucha
Que fue hombre de altura
Que pidió en esa iglesia remozada por obra suya
Sepultura.


Autor. Jose Vte. Navarro Rubio

La Manchuela Conquense se encuentra en el sudeste de la provincia de Cuenca. En la zona de contacto entre el Sistema Ibérico y las llanuras de la sub-meseta Sur en la región ligeramente alomada que forma parte de la comarca natural de la “Manchuela”, compartida por las provincias de Albacete y Cuenca, situada entre los ríos Júcar y su afluente el Cabriel (denominada por algunos como la Mespotamia de la Mancha).

Cartográficamente la zona está limitada por las siguientes coordenadas geográficas 1º30’00’’ y 2º15’00’’ de longitud oeste y 39º47’16’’ de latitud norte.

La Manchuela Conquense, en el ámbito de aplicación de los programas de desarrollo rural, engloba 33 municipios de la provincia de Cuenca en una extensión total de 2.601,29 Km2: Alarcón, Almodóvar del Pinar, Buenache de Alarcón, Campillo de Altobuey, Casas de Benítez, Casas de Guijarro, Casasimarro, Castillejo de Iniesta, Enguídanos, Gabaldón, Graja de Iniesta, Hontecillas, Iniesta, Ledaña, Minglanilla, Motilla del Palancar, Olmedilla de Alarcón, Paracuellos de la Vega, El Peral, La Pesquera, El Picazo, Pozoamargo, Pozorrubielos de la Mancha, Puebla del Salvador, Quintanar del Rey, Sisante, Tebar, Valhermoso de la Fuente, Valverdejo, Villagarcía del Llano, Villalpardo, Villanueva de la Jara y Villarta) que se corresponde prácticamente con la totalidad de la comarca agraria de la Manchuela en la provincia de Cuenca.

POESIA: POR TIERRAS DE LA MANCHUELA: SISANTE, EN CUENCA




Sisante me mastica
Pues de ella se
Aquello de hacer sisa,
Pero aun temiendo lo peor
Y siendo en la Manchuela, tierras ellas suyas,
Con Sisante me voy por los caminos de la literatura.


Cernícalos y águilas
En nuestro caminar nos vigilan
Camino de las torcas
Entre carrascales y chaparros, pinos con sus piñas,
Ya el Torcón a la vista


Hoz del Buedo,
Pozo de la Olivilla,
Cañada Real,
Se me van las risas
Entre bajadas y subidas
Ya el término acabado
Y la vista puesta en un buen plato de comida.


De la Ribera del Jucar sus vinos
Me encandilan
Así como su miel
Que dulzura la mía
Cuando miras
Esa Iglesia de Santa Catalina,
Convento de las religiosas clarisas,
Casa palacio de la Sevillana
Con sus columnas y ermitas
Con sus camarines y capillas,
En orden nuestra vida
Me despido tras girar la vista
Y ver que son las 12, medio día,
En el reloj de sol que en la iglesia de Santa Catalina,
Me anima
A bostezar en señal de que al cuerpo le falta algo más que poesía.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

La Manchuela Conquense se encuentra en el sudeste de la provincia de Cuenca. En la zona de contacto entre el Sistema Ibérico y las llanuras de la sub-meseta Sur en la región ligeramente alomada que forma parte de la comarca natural de la “Manchuela”, compartida por las provincias de Albacete y Cuenca, situada entre los ríos Júcar y su afluente el Cabriel (denominada por algunos como la Mespotamia de la Mancha).

Cartográficamente la zona está limitada por las siguientes coordenadas geográficas 1º30’00’’ y 2º15’00’’ de longitud oeste y 39º47’16’’ de latitud norte.

La Manchuela Conquense, en el ámbito de aplicación de los programas de desarrollo rural, engloba 33 municipios de la provincia de Cuenca en una extensión total de 2.601,29 Km2: Alarcón, Almodóvar del Pinar, Buenache de Alarcón, Campillo de Altobuey, Casas de Benítez, Casas de Guijarro, Casasimarro, Castillejo de Iniesta, Enguídanos, Gabaldón, Graja de Iniesta, Hontecillas, Iniesta, Ledaña, Minglanilla, Motilla del Palancar, Olmedilla de Alarcón, Paracuellos de la Vega, El Peral, La Pesquera, El Picazo, Pozoamargo, Pozorrubielos de la Mancha, Puebla del Salvador, Quintanar del Rey, Sisante, Tebar, Valhermoso de la Fuente, Valverdejo, Villagarcía del Llano, Villalpardo, Villanueva de la Jara y Villarta) que se corresponde prácticamente con la totalidad de la comarca agraria de la Manchuela en la provincia de Cuenca.

POESIA: POR TIERRAS DE LAMANCHUELA: QUINTANAR DEL REY, EN CUENCA

 

Hablamos de quintanas o quintanerías,
Casas de labor,
En ellas había
Tanto caballerías
Como labriegos de altas miras
Con sus ojos puestos en el arado y en la recolección de todo aquello que la tierra les ofrecía.

Los de Villanueva de la Jara
Mira por donde
Querían
Coloonizar estas tierras
Y asi se dio lugar a las quintanerias
Una palabra esta muy bien dicha.

Valdemembra riega
Esa es su fortuna
Pasar por Quintanar
De forma muy atrevida
Como si los dos fueran
Ramales de una misma mula.

En el Cuco y en la Coronilla
Aparecen
Casi a simple vista
Vestigios y ruinas
De otros tiempos
En que determinadas criaturas
Ocuparon las alturas
Con esas miras puestas
En las llanuras
Por donde transitaban las mercancías
A lomos de caballos y en carros, así todos vivían,
Unos en defensa y los otros a la defensiva.

Familias las hubo
Tan bien puestas
Que sus apellidos
Me los se de corrida
Entre ellos Hernando, Perez y Garay
Sus vidas
Son tan proliferas
Que en los libros de historia hay páginas escritas
Con sangre más que con tinta.

Champiñones y setas
Cebolletas, ellas así de bien servidas
En las mesas comemos con ansias desmedidas
De aquellos frutos de la tierra
Que en Quintanar del Rey se cultivan.

Bobal, cencibel y blanquilla,
Las uvas, mosto,
Que delicia
Para las bocas que saben
Disfrutar de la buena vida,
A sabiendas de que en Quintanar hay una cooperativa
A la que San Isidro de vez en cuando iba.

Cuatro ermitas
Y una iglesia a San Marcos Evangelista
Ni en el Vaticano
Con tanta curia
Disfrutan de un patrimonio que resista
La envestida
De lo que en Quintanar del Rey pasa casi de puntillas.

“Nadie dijo que sería fácil”
premio de literatura,
entre licenciados en ciencias físicas,
campeones nacionales de esgrima,
periodistas, y futbolistas
en Quintanar cantan las ranas
en las charcas por los campos perdidas,
ya sean las fiestas de San marco, San Isidro
o Cristobal, patrón de los transportistas,
mientras la Virgen del Rosario en su capilla
orgullosa se siente bien recibida
a la espera de la procesión del paso, cuanta dicha,
en Quintanar del Rey dar por acabada esta poesía.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

La Manchuela Conquense se encuentra en el sudeste de la provincia de Cuenca. En la zona de contacto entre el Sistema Ibérico y las llanuras de la sub-meseta Sur en la región ligeramente alomada que forma parte de la comarca natural de la “Manchuela”, compartida por las provincias de Albacete y Cuenca, situada entre los ríos Júcar y su afluente el Cabriel (denominada por algunos como la Mespotamia de la Mancha).

Cartográficamente la zona está limitada por las siguientes coordenadas geográficas 1º30’00’’ y 2º15’00’’ de longitud oeste y 39º47’16’’ de latitud norte.

La Manchuela Conquense, en el ámbito de aplicación de los programas de desarrollo rural, engloba 33 municipios de la provincia de Cuenca en una extensión total de 2.601,29 Km2: Alarcón, Almodóvar del Pinar, Buenache de Alarcón, Campillo de Altobuey, Casas de Benítez, Casas de Guijarro, Casasimarro, Castillejo de Iniesta, Enguídanos, Gabaldón, Graja de Iniesta, Hontecillas, Iniesta, Ledaña, Minglanilla, Motilla del Palancar, Olmedilla de Alarcón, Paracuellos de la Vega, El Peral, La Pesquera, El Picazo, Pozoamargo, Pozorrubielos de la Mancha, Puebla del Salvador, Quintanar del Rey, Sisante, Tebar, Valhermoso de la Fuente, Valverdejo, Villagarcía del Llano, Villalpardo, Villanueva de la Jara y Villarta) que se corresponde prácticamente con la totalidad de la comarca agraria de la Manchuela en la provincia de Cuenca.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...