sábado, 13 de agosto de 2016

POESÍA: EL GRITO QUE UNO VE



Grito al cielo.
¿Por qué tuvo que ser?

Muere quien grita
no sin antes ofrecer
su vida en mitad del oasis de los desiertos de la insensatez.

¿Qué pide?
No pide.
Es dolor el que sufre al parecer.

¿Qué suplica?
Por el horror que sufre y ve.
A Dios parece ser.

¿A qué se debe ese dolor?
A la muerte que le ronda.
Parece ser.

Puede ser que el grito.
Puede ser
que sea el dolor del ser.

Puede ser que el grito.
Puede ser
que a Dios suplique por el horror que ve

Puede ser que el grito,
Puede ser
que sea por la muerte que llega,
a su familia o a él

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio





POESÍA: LLORA LA MADRE LA MUERTE DE SU BEBE



La madre que llora
y el toro en su robustez,
nobleza en su alma
se deja ver.

Grito de dolor
así es
como la madre siente
el perder
al hijo al que dio su ser.

La muerte llegó
por el cielo
se da a entender
avispas con veneno,
arrojaban desde sus vientres
alimentados con hiel,
metal que se come la niñez.

La maternidad,
juventud,
robustez,
aroma de pinos,
naranjada a las tres,
vuelven las avispas
para recoger
ese alimento
que en su estómago es
el veneno que mata
pasadas las tres.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: UNA BOMBILLA EN UN CUADRO SE VE

Resultado de imagen de EL GUERNICA FIGURA POR FIGURA

La bombilla es ojo de caballo,
ojo de buey,
ojo de Dios
que todo lo ve.

Paisaje aterrador,
una guerra a su vez,
la bombilla deja ver
la desnudez,
de ese pueblo
que a su vez
muere y mata a la vez.

Cuelga la bombilla
del techo
allí adquiere ese matiz, tez,
color del oro,
inmadurez,
nacer
para sobre la tierra ser
la luz que guía,
la luz que se deja ver.
silba la muerte,
canta el amanecer
una tragedia que se masca y nadie puede detener.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EL NIÑO Y LA LUNA DE PAPEL

Resultado de imagen de LUNA DE PAPEL

Azúcar moreno,
azúcar
y ¿qué?
luna de papel,
con su amarillo
color limón
su piel,
la luna corre
no se deja coger.
Por el cielo marcha
la luna
y un tropel
de astros de purpurina su piel,
la luna de papel,
corre que te corre
si la cojo la besaré.
El niño juega,
me ve,
saca de su bolsillo un papel
es la luna
que en su correr
se dejó coger
por la voz del niño
que a su vez
jugaba con la luna
quería ser
el lucero de la luna
sin poner
su pie
en la luna de papel.


POESÍA: DE UNA SIERPE QUE ALGO PREDIJO

Resultado de imagen de sierpe


La sierpe de los libros,
convertida en algo más que materia viva,
la sierpe en un puchero con su cola en Nueva York
moviendo conciencias,
ella elevada a espíritu,
sin mas alma que su destino,
por el  poeta en un verso inscrita, en su cripta,
de un cementerio a las orillas de un río.

Tras la montaña de ilusiones invertidas,
tras las metáforas esterilizadas y comprimidas en botes de mermelada,
zurcidas con cáñamo su hilo,
aguja de oro de las minas que yacen en las profundidades de las montañas alpinas
las sierpes viven, azúcar de caña, melocotón de las tierras de Calanda,
peras en vino,
en los lloros de un niño.

Lagarto que se arrastra, serpiente de las aguas del Nilo,
torreón y en su torre, a los aires sometidos,
quienes en ella viven su infructuoso destino
soñando con la vuelta de quien se marchó en nombre de Cristo,
como las sierpes en sus nidos
mudando la piel y esperando que el invierno de paso a días más benignos.

El alto edificio en la ciudad da su sombra al parque,
en el extendido
sin pudor alguno,
los balcones y terrazas,
las oficinas con sus líos,
las porterías con sus porteros limpiando los ladrillos,
el negro que mira y acelera el `paso por miedo a que se le caiga encima el edificio,
la señora con abrigo de piel de animal rematado a tiros,
el amante en un armario escondido,
el ascensor en las décima planta detenido
con un ludópata dentro que juega con los números
para ver si le sale el premio que lleva buscando desde niño.

En el parque juega salto a salto.
jugaba un indio,
que en tiempos de tormentas
en la tierra donde se localiza el alto edificio
tenía su tienda de piel de búfalo,
y una sierpe, pitunísa en su oráculo único,
que a preguntas, del chamán con cabeza de reno y garras de felino
predijo aquello de seréis arrojados del Paraíso.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA MONTAÑA DE CULLERA CON SU CIMA


Resultado de imagen de la montaña de cullera

Como el mástil de un barco la montaña de Cullera
se iza,
en ella el aire indomable
sube hasta sus alturas
y allí se bate en innoble lucha
con la naturaleza acostumbrada a ser azote de la lluvia.

Por los senderos
escalonados se asciende entre raíces a las rocas adheridas
a un fortín de áspera arquitectura,
donde un aljibe abierto a golpe de pico
nos  muestra su vientre estéril
desde que por allí arriba
los únicos soldados que vigilan
son las palomas, en las ramas de lospinos
sus cuarteles de artillería.

Este lugar y los demás lugares
donde la visita se clava y deposita
son así desde que la ciudad dejó de ser querida
por quienes por el mar y por los caminos que llevan a Alicante y a Castilla
dejaron de ver aquello que tanto valor le atribuían.

Por la montaña las pisadas
de unos y otros se juntan,
dedos sobre dedos así se llega
a la más alta de las cimas
observatorio que a uno le suena a otra música,
la del estruendo del metal al ser besado por la lluvia.

Senda por la montaña,
su camisa
nos arrastra
y guía
por lo más alto,
allí lamemos los labios de la luna,
allí el sol casi derrite nuestras risas,
allí si el frío azota la ropa se queda como el hielo pegada a la piel misma.

Ciempiés, y uno,
la senda se estira
lo que uno quiere, lo que más se estima
es llegar al final,
terminar la aventura,
como el amor aquel que gira entorno a uno
y nunca termina
por ser lo que uno quería.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SOBRE CULLERA VA ESTA POESÍA


Resultado de imagen de cueva del dragut

¿Quién de esta montaña sabe algo más 
que lo que sus pinturas anuncian?
Pocos llegaron a su cima
y si así lo hicieron
solo vieron,
sus ojos disfrutan
de otro tipo de visión diurna.
una ciudad y una playa,
un río y una llanura,
barcas que en el traginan
y turistas,
ya por la playa,
ya por las calles,
ya en las ventanas disfrutando de buenas vistas.
Veía
aquel que conmigo iba
la ciudad despierta
con sus limpias uñas
recubiertas del oro de la cultura
y el largo dedo de la vida
anunciando
que por el horizonte se aproximan
barcos de piratas
que enfilan las altas rocas del Faro,
caladero donde dejar los botes 
desde los cuales saltar a la arena herida,
por el mar bravío,
por las olas escurridizas.
El brazo doblado de la montaña arisca
sirve para que por su superficie de terciopelo andemos sin prisa,
ya los hombros fuertes
de los pescadores dando a las velas de las barcas la justa medida,
superficie que hace falta
para que en ellas bien extendidas
el aire juegue y se sienta atraído por sus brisas.
Ya en la cabeza,
parte más alta
donde la sangre se hace más nítida,
surge
magia incluida
el deseo de los hombres
por trabajar 
tierras al mar conquistadas 
en luchas fratricidas.
Que adorable caminar en buena compañía,
que bonito hablar en una misma sintonía.
que iguales,
que dicha,
el yo de uno
y el yo
del poeta,
ese mismo
que asimismo se iba  llenando de todas estas buenas vistas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio




POESÍA: ELIZABETH BISHOP

Resultado de imagen de elizabeth bishop poemas en español

Vulneró lo que quiso en su vida
sintió que el aire en ella vivía,
la luz del sol con su orquesta más intima
en las playas del Brasil fueroN sus delicias,

Todo menos la pulpa de una fruta madura,
demonios en su interior,
en su boca infierno,
casi llama encendida,
la fruta en demonio convertida,
llevó a ella la reina, la diva,
a una vida intensa junto a otra musa.

Rezumó Brasil poesía,
cuadro inmenso,
con sus selvas, ríos y montañas, con su cultura,
todo esto fue la rima
con la que Elizabeth Bishop
asumió su nueva vida.

En los desiertos crecen las flores más bellas,
si ellas se cuidan
el amor bien alimentado
si sale de uno y se junta
es como esas flores de los desiertos,
explosión que bien controlada
termina por dar frutos cuya belleza asustan.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA TECNOLOGÍA PUNTA Y SUS SERVICIOS

Resultado de imagen de antenas y pararrayos

El pararrayo y la antena gigante matan,
dedos indolentes de algún maniático asesino,
su poder y su gloria son, de esos malditos.

Las ondas que nos llegan
y en ello sigo
con el simple cable que traslada un silbido
lejos, tan , lejos,
que no hay oído
que ya perforado su tímpano,
no oiga aquello de ¡que tal cariño!.

En la cocina un aparato que da vueltas en su interior
deja los sesos de los inquilinos
tan cohibidos
que ya el miedo `por la muerte es menor,
y ya acostumbrados a vivir pendientes de un hilo
abrimos y cerramos la caja que en su interior tuesta los sentidos,
llevando en los brazos, si hace falta, hasta un recién nacido.

Así por las mañanas
tostadas de pan, leche caliente y café al punto
nos despedimos
con nuestras dosis tonadas, al milímetro,
así lo hacemos y pagamos por ello un tributo,
la independencia del ser, la sencillez y el romanticismo,
ya todo esto caduco,
ya todo convertido en tecnología punta, de quienes siendo faunos nos venden sus servicios.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: FORMULANDO TEOREMAS POCO CIENTÍFICOS

Resultado de imagen de CARTERO

Así avanza la mañana
entre estruendos ya apagados
y la voz del cartero gritando
a través de la telefonía  que le abran la puerta.

El cartero no llama a tu puerta
porque lleve una carta con tu nombre escrito
en un sobre de papel,
lo hace porque el azar ha escogido el número de tu puerta
y al final sabe, si no se abre la puerta a la primera,
que dará con alguien
que  por fin descolgará el telefonillo
y preguntará:
¿Quién es?
Y a través del hilo se oirá
¡el cartero!

De esta forma tan simple
avanza la mañana
y nosotros nos introducimos en sus entrañas,
lo hacemos sin miedos,
es simple rutina,
todo consiste en dejarse llevar
y en hacer lo mismo de siempre,
solo la novedad
altera el marco de convivencia que has asumido
y te conduce por vías que a falta de exploración
pueden alterar la química de tu organismo.

Ya no llegan cartas
de ningún tipo,
solo recibos de la luz y del agua,
propaganda de los centros comerciales,
avisos equivocados
de vecinos que no viven en la finca
y algún que otro regalo de viaje, que en si entraña, un engaño.

Pudiera ser que la luz que el sol nos regala
algún día se venda
según la cantidad recibida
y en función del peso y altura del receptor.

En el campo de lo posible
pudieran ser tantas  cosas
que lo imposible pudiera llegar a ser posible
y con ello nos habríamos cargado algún tipo de razonamiento filosófico
cuya demostración para ser validada necesito de miles de años de estudio.

Yo pediría,
dentro de un margen de sensatez mínima
que las compañías telefónicas
dejaran aunque solo fuera por no perjudicar la salud de sus abonados,
de llamar dando ofertas,
pues en periodo de vacaciones
la única oferta fiable
es la de la tranquilidad y olvido
de todo aquello que durante el resto del año sufrimos
y al cartero que afine más
o que simplemente toque cada día a una puerta diferente.
Gracias.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

viernes, 12 de agosto de 2016

POESÍA: RESPIRA MEJOR LA CIUDAD POR LA MAÑANA


Resultado de imagen de CULLERA POR LA MAÑANA
Respira mejor la ciudad por la mañana,
los ojos fríos de los gatos
y su lengua relamiendo los espacios
la liberan de su oscuridad,
telaraña gigantesca en cuyo interior duerme.

Su alivio la luz
que le viene en la cola 
de un caballo blanco
emerge
a poco que este relincha,
y el relincho brota espontánemaente 
a través de las chimeneas de las fábricas
antes de convertirse en quejido
para cuando las máquinas se paran.

Y otra vez vuelve todo 
a ser como lo era antes
de que el gato y y el caballo
buscaran en él día 
la gatera donde poder dormir
y el espacio donde poder galopar hasta la extenuación.

Todo es tan consecuente
como que las alimañas 
que yo oigo
se están retirando,
entre sonidos broncos muy agudos,
gritos de guerra
y vítores que la química ha fabricado en sus entrañas.

Quizás hoy sea el día del Apocalípsis
tan nombrado en la Biblia.

Nunca sabremos si el grito desgarrador
que en las entrañas de la tierra 
fabrica la madre naturaleza
es el de un terremoto
o simplemente el parto de un nuevo día
 más 
que sumar a la camada de perros y gatos
que van desfilando por la mañana
a través de una pasarela
que separa la vida que llevamos
de lo que será dentro de unos instantes.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio 

POESÍA: EL FESTIVAL MEDUSA Y CULLERA

Resultado de imagen de FESTIVAL MEDUSA

Un festival acarrea
tal cual
Medusa es su nombre
y así se deletrea
jóvenes llegados, se les espera, desde toda España
a Cullera.

La música se oye,
suena,
debe ser de esa que igual da saxofón que guitarra eléctrica.

En estas noches de festival,
verbenas,
el viento expande
por todo Cullera
el sonido que llega
desde la garganta de metal,
de un ogro que a grandes gritos vocea.

Sobre la planicie
de un Manhattan
que quedó a cuatro velas,
se alza un escenario
que se asemeja
a un castillo encantado con sus centinelas.

Cullera
con montaña,
río,
estanque
y albufera,
Volcán en El Faro
y cueva
con piratas y calaveras
espera
que todo pase
y que la Medusa se afiance
echando raíces por estas tierras.

Autor: José Vte. Navarro Rubio


POESÍA: LA COLEGIATA DE SANTA MARIA DE GANDIA

Resultado de imagen de colegiatade gandia

Se asoman a la calle las viejas piedras,
con el mundo por montera
camina la Colegiata
no le cuesta
en esa Plaza construida para ella,
ser de Gandía,
así la historia nos lo recuerda,
la mejor de sus joyas, la perla,

En una mañana que anima a fiesta
en El Almacén recogiendo fuerzas
veo como la La Colegiata abre sus puertas.

No quiero en Gandia estar
y no poner mis pies en esa Iglesia,
por eso me abalanzo,
ganas me entran,
de conocer por dentro
lo que no se ve desde fuera,

Borjas y más Borjas,
de Borjas está Gandia entera llena,
a caballo un Papa nos recuerda
el poder total de la iglesia
 y en ello la Colegiata se apunta a esta fiesta.

Ya dentro de la Colegiata,
la penumbra, el silencio, la entrega,
santos por doquier,
uno recuerda
lo que somos y seremos,
así sin más espera,
cae la arena dentro de un reloj de arena,

Los silencios, esos, que, en las tinieblas, aterran,
dentro de la Colegiata son,
las campanillas avisan de que la misa comienza,
dulzor de miel,
paz y entrega,
de quienes sobre los bancos rezan.

Capillas a ambos lados,
con santos y santas para llenar una catedral entera,
resalta por su belleza,
la arquitectura gótica,
esa que representa
el sacrificio de un pueblo
sometido, entre letras,
al poder histórico de la iglesia.

Se eleva la Colegiata
al cielo, se eleva.

Ella, semblante serio sin muescas
desde siempre espera
el perpetuo abrazo
de lo divino con la tierra.

Y ya la fantasía corriendo por nuestras venas,
veo debajo de las tejas
gárgolas que representan
figuras fantásticas y grotescas,
sus bocas abiertas y fauces de fieras
arrojando en tiempos de lluvias y tormentas,
agua cayendo y regando
la Plaza que es de la Colegiata su eterna compañera.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: GRANZONES PARA QUIEN LOS QUIERA



La piedra pequeña,
el guijarro,
en la era duermen
sus siestas eternas,
ya nadie trilla, ya nadie ablenta,
ya las sombras son como unas viejas telas negras
movidas por el aire
el calor se va del seno de ellas.

Sobre ellas las eras,
las trillas,
y el trillar,
volvía sin más treguas
para cada año
y para las mismas fechas.

Se veía en las eras
a ellos y ellas,
con sus pañuelos en las cabezas,
con sus horquillos de madera,
con sus sacos, espuertas,
cribas,trigueros,  botijos y palas,
escobas amargas de abalear,
¡diablo con ellas!

Fuera tamo y paja,
fuera los granzones
que en la era se ablentan,
después de una larga noche
durmiendo bajo las estrellas
a la espera
del viento sagrado
que se lleva
por un lado la paja,
y quedan
los granzones para quien los quiera,
se relame el gorrino
en la gorrinera,
y el grano limpio
que al pósito de Honrrubia se lleva.


Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

jueves, 11 de agosto de 2016

POESIA: ENTRE PULPOS Y CAMALARES IBA LA APUESTA



Oí decir que los cefalopodos
tienen más razón que los cuadrúpedos
para odiar el progreso.

Las aguas llegan
e invitan con su modestia
a contemplarlas, a quererlas.

Las aguas del mar
ellas,
con su boca abierta,
su  lengua
sobre la playa
nos dejan
las olas, las mareas,
tormentas de fuego,
calmas cenicientas,
del mar se cuentan historias que aterran.
de gigantes bestias,
de sirenas,
de monstruos de gigantescas cabezas,
con sus tentáculos ofreciéndonos resistencia

Se cuenta
que en esto del progreso
los cefalópodos
mal lo llevan
pues esperaban
se les diera dos brazos y dos piernas
con los que comenzar a pensar con la cabeza.
En esto están
y en esto nada de lo que se cuenta
va con ellos,
nadie las agua la fiesta,
por mucho que el progreso llame a sus puertas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EL NO COMO RESPUESTA

Resultado de imagen de NO



Como quien dice "no", al final todo se queda en un posible sin más espuesta.
Posible era
y ella se marchó pegando un portazo a la puerta.
"No" a las guerras apunte
y es posible, si se intenta.
Decir "no" libera de todo menos de la muerte. 
Murió de pena, "no" fue la respuesta
cuando pidió un minuto más sobre la tierra.
"No", como respuesta.
La muerte, nos lleva hasta allí donde alguien puso una corona
y escribió con buena letra una leyenda.
Murió mi madre, "no" dije, la respuesta fue: venga.
Murió un amigo, tal vez ni lo supiera, 
hasta que un día le pusieron veneno en las venas.
Tantas perdidas y ninguna entre ellas, tenía nada que ver, 
así es más fácil llevar las penas.
Hasta el decir "no"
cuesta
tal vez la culpa sea
por darle ese valor,
cubitos en la nevera,
que por dentro nos hiela.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio 




POESÍA: EL WHATSAPP NOS QUITA LAS PENAS

Resultado de imagen de WASSAP

En el Whatsapp espera una respuesta
que no llega.

Atenta a la máquina
como que no va con ella
la lluvia cae
y llena de aguas hasta las aceras.

En la terraza de un bar
con el aguacero por encima de cabeza
el móvil suena,
pitido de sirena
quien espera
con gran destreza
aprieta y zas
como si alguien estuviera
dentro del aparato y algo quisiera
se mueven los dedos,
se aprieta otra tecla
y a esperar otra respuesta.

Escampa la lluvia,
el  arco iris sus colores despliega
para cuando en una terraza de un bar
una joven y bella
posesa por el Whatsapp
espera,
a que otra vez
el aparato que descansa sobre la mesa
lance un pitido de sirena
y ella corra a toda prisa detrás de esa puerta
que si se abre te lleva
allí donde el intelecto se hace del tamaño de una almendra.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EN CULLERA POR EL PASEO QUE LLEVA AL FARO



Por el paseo que lleva al Faro
he ido,
del viento su amigo
el aroma de los pinos me ha llevado,
entre bahías y vados he caminado,
ni la lluvia, ya charcos cubriendo mis zapatos,
ni el sudor en cataratas por el cuerpo resbalando,
ha sido suficiente,
yo no quería otra cosa que ver la luz final , la del Faro,
sobre las aguas emergiendo,
en la oscuridad saltando, entre nubes, por el espacio,
alejándose, al encuentro de alguna, barca o barco,
en el mar perdido,
con sus marineros muertos de espanto.

En la montaña del Faro
crecen los matojos, ellos son casi el esparto,
de las cuerdas, de las velas, de los cordones de los zapatos,
por ella voy, casi me marcho, subo, hasta  los más altos,
como el cernícalo, como el ave marina, como el zorro por estos lugares tan sagrado,
que la mañana nos grita su nombre: ¡Rabosa!
y el viento mueve la cola y me llena de los olores de los arrozales del llano
y casi de rodillas marchando, un pino nos sale al paso,
su dorso doblado
es el de los feligreses que acuden hasta el santuario,
van a diario,
esperan no se que milagro,
cuando por aquí pelillos a la mar, solo se conoce de un hecho muy nombrado
que vino a pasar hace ya de esto muchos años.

Del asfalto sube
a ras de pie
la suela se va untando
de los componentes malsanos
de ese engrudo
por el que pasan los vehículos
casi volando.

A mis pies "El Faro"
a través de ese paseo
tan deseado
marchamos
con la fatiga a otro lado.

Duermen las aguas,
se levantan sus ahijados,
la espuma de las olas
que al pasar dejan su rastro.

La blancor de la luz,
se va reflejando
en la ropa, en el pelo,
en los cristales ahumados,
gafas, ojos, espejos, de los corches aparcados,
junto al paseo
en un día de verano,
por la mañana transitando,
como si el día fuera de plata,
y la moneda con un rey en ella enclavado
el tesoro de las Minas del Rey Salomón
en mi cartera a buen resguardo
caminamos.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: POR LA PLAYA DE PASO

Ni a pie caminando
podré decir que anduve lo necesario,
el tren marchaba, pitido lejano,
en la estación, hebra de tabaco,
alguien masca ideas que la mañana va destilando.

Alambiques de acero,
aguardiente macerado,
la primera y la última
queman tripas, queman esófago.

Arde la playa,
los bomberos van anunciando
que bajo los plataneros
se está a resguardo
del sol que aprieta
y de todo aquello que el viento traslada de uno a otro lado.

No es la sirena,
ni la bandera de rojo, todo el trapo,
ni los silbatos,
ni los gritos,
ni el espanto,
ni el dolor al corazón pegado,
es solo el cansancio
lo que me lleva a marcharme de aquel lugar tan de turistas plagado.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

miércoles, 10 de agosto de 2016

POESÍA: EN UN BAR DE CARRETERA DE LA MANCHUELA Y EN ESTE DÍA


Es un bar de carretera
que recibe una clientela muy bien surtida.
Pan caliente de panadería
cada pieza es diferente,
conforme la gente entra 
y se va acomodando en la barra
y en las sillas,
así se distingue el pan
por el contenido en sal
y por su levadura.

En el bar la luz exterior es menguante 
se diría que como la de una bombilla 
apagada 
que poco a poco se va poniendo amarilla.

Contraluces,
casi versos de poesía
en una bandeja muy bien de alimentos surtida
los chorizos y morcillas
por su textura 
causan respeto
si con entretenimiento se les mira.

Geografía descriptiva
por un lado la cara de la clientela,
lugareños en mayúscula,
la de toda la vida,
parece sacada de un libro de caballería,
barbillas afiladas,
delgadez que asusta,
la piel con arrugas,
nobleza incluida, 
mirada de ojos profunda
que explora hasta el alma misma,
son algunos de los elementos
de esta geografía descriptiva
muy parecida
 a la que se ve en las fotografías
en blanco y negro
de algunas viejas revistas.

Otros semblantes se ven
  con diferente arquitectura, 
en ellos y ellas
se adivina que son turistas,
que con extrañeza miran
mientras se comen con la vista
hasta las telarañas que cuelgan en un rincón, 
allí desde toda la vida.

Estas  son las estrellas
del restaurante
de carretera
al cual aquí describimos.
Así de él decir
que no figura en ninguna guía Michelín,
su categoría
de mesón quijotesco
en el cual se puede correr alguna aventura
es sin lugar a dudas
lo que uno busca.

Alguien entra,
desde todos los rincones se le mira,
pide una manzanilla, 
lleva camisa bien planchada
y habla como comiéndose las sílabas, 
a lo visto se ve que tiene prisa.

El camarero que nos sirve
en esto de atender lo hace de maravillas, 
a los pocos minutos
ya está enterado de nuestras vidas.

Es el camarero,
así en sus diplomas se avisa
el notario que de todo lo sabe
y a la primera pilla
aquello que aun no siendo de interés
da para romper la monotonía.

En estos lugares
con tanta faena  
sobre las mesas se arremolinan, 
tazas de café
y copas de coñac vacías
que enseguida
son recogidas
en bandejas diestramente paseadas,
desfilan
como si el camarero fuera un torero
y en esta,
la de hoy,
tuviera lugar su alternativa

En el bar entran y salen clientes ,
cada uno va a la suya,
por un hilo caminan las preguntas
que algunos hacen
y por una tomiza transitan
las respuestas que el camarero de turno ventila
con esa rapidez,
destreza
de quien se sabe protagonista.

En este café de carretera
todo sabe diferente,
Corral de Comedias,
con actores de pacotilla
hasta las desgracias que aquí se comentan
tienen un un aire de comedia humorística.

La muerte así de algún conocido
viene a ser de una trascendencia muy íntima
que se suele acompañar
de respuestas muy comedidas:

Dejó viuda. 
Mala suerte fue la suya. 
Ella ya ha rehecho su vida. 
Se fueron del pueblo.
Quedaron en la ruina.
Hay que ver con lo que se querían
Poco ha tardado en buscarse otra.
Pobres de sus hijos.
Acababa de jubilarse y mira....

Si se habla de trabajo
estamos en las mismas,
parece que en estos bares
 las respuestas que se dan sean siempre las mismas:

Sin faena está.
Le tocó la lotería.
Anda por las viñas,
Acaba de pasar camino de Cuenca, a lo visto al médico iba.
Se quedó sin faena y ahora hace algunas cosillas.
Ni trabaja ni quiere.
Le dio por la bebida.
Se marchó a trabajar a las islas
y volvió solo con la camisa,
que quieres que te diga.

Tras las despedidas
siempre queda
que la vaya bien y hasta la vista.
y
si de regreso se para en el mismo restaurante
se suele acribillar a preguntas.
En ellas la originalidad no prima
tal y como se ve
aquí les dejó algunas:

¿Qué quiere que le ponga?
¿Su cara me es conocida?
¿No serás el hijo de....,?
¿Cómo encontró a la familia?
Vaya, vaya,
que poco ha tardado en dar la vueltecita.

La telaraña desde el rincón
en estos casos mira 
y tras tragar saliva,
busca a su presa
para convertirla
en plato de comida
de ese día.
A lo visto en ese bar
las únicas víctimas
son las que ellas distraídas
van a caer
en la telaraña
que se les tiende
antes de que digan
esta boca es mía.


Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESIA: VA DE POLÍTICA



He oído una voz,
dos,
una grave
y la otra más aguda,
las dos voces
dicen lo mismo,
se repiten,
no quieren ayuda,
solo oigo,
lo mismo de ayer,
la voz repetitiva,
como el trueno,
el rayo de las sagradas escrituras.
En este mes
solo se animan
quienes quieren encuentros
vacíos de propuestas,
son como la calderillas,
moneda que no se usa,
su valor es nulo,
la voz,
voces,
no les quepa duda
volverán a hacer de las suyas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: POR ESTOS LUGARES

Resultado de imagen de sembrando


Por estos lugares
los surcos encierran la sangre y las lágrimas por el sol pulidas.
Ya todo es parte del sufrimiento de los labradores
enterrada su sangre y sus lágrimas en el útero materno de la tierra que algún día trabajaron.
Así los surcos abiertos dejan al descubierto, desde siempre,
los secretos de su existencia,
entre ellos la sangre y lagrimas ya convertidas en alimento de las semillas que en ellos nacen.
Es un milagro de la existencia,
aquí el cuerpo de Cristo es parte de la tierra,
convive con la sangre y las lágrimas, calvarios de los hombres son la explotación en el trabajo.
Duerme el labrador pensando en su nulo dominio sobre los elementos naturales;
La lluvia que no llega sesteando en las nubes esperando cualquier otra cosa
y el sol muerto en las noches, 
para mayor desgracia suya, no le da su ternura,
reservada para los enamoradores que se aman en los amaneceres.
Domina al labrador el pequeño mundo en el que vive y así se hacen interminables sus desgracias.
Su pequeño universo se le vuelve hostil y en él la pobreza esconde su sitio, hueco en el alma
que cada vez se hace más grande.

Así todo se destruye.

El orgullo pisoteado huye no quiere formar parte de los mezquinos inventos
de las sociedades ricas que la tradición tan celosamente guarda: el trabajo ennoblece

¿Cuál y como se paga?

La fe patrimonio de la iglesia es como un mueble inservible que se pasa de padres a hijos
y que nadie se preocupa de explorar para saber que hay más allá de su puerta cerrada.
Un día todo será diferente
los surcos dejarán de ser senos maternos esperando los fluidos que le ayuden a ser madres,
sobre ellos crecerán semillas elaboradas en laboratorios, ese día es hoy,
desde hace tiempo los labradores y los campos son cada vez más extraños,
las manos de los hombres no conducen los arados
ni las yemas de los dedos abren la tierra para dejar en los surcos las semillas.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...