sábado, 10 de septiembre de 2016

POESÍA: ENTRE SUEÑOS

Nada existe más allá de lo concreto, 
solo el miedo
tiene cabida en esa parte del cerebro
que entre consejos te dice
como buen amigo que es de quien se sabe su sujeto,
quieto.
No avanza el bosquimano 
más allá de donde señala con el dedo
y a pesar de ello
unos locos con sus naves se metieron
en un Océano plagado de monstruos pétreos.
Las grandes batallas que algunos ganaron 
lo hicieron por ese miedo
a perder y saberse muertos 
o quizás prisioneros
de los demonios que habitan tan dentro
que uno es como una gran bola de acero
siempre dando vueltas alrededor de un espacio concreto
del cual si te alejas puedes quedar atrapado en las telarañas que quitan el sueño.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA CASA DE LA MORALEJA EN PINAREJO

Por allí la noche será como las de otros tiempos,
todo tan quieto,
la tranquilidad convertida en parte de los cuerpos
habitando hasta en los lugares más reconditos del cerebro.
Dicen que La Moraleja
vivió jornadas de fuego
como si una lengua se hubiera ido comiendo
todo lo que por delante pillaba en su hambriento vuelo
por los campos cultivados, por los rastrojos sedientos,
por las ramblas recubiertas de cardos secos,
por las vaguadas con guijarros como gibas de camellos.
¿No se hasta donde llegó el fuego?
He leído que para julio, 
mes en que los calores toman hasta los nichos de los cementerios
surgieron llamas y que en Pinarejo
donde nunca ardió más paja que aquella que en la lumbre calentaba un puchero
en un paraje, aldea en su momento,
en la Cañada de la Moraleja se inició un fuego
poco voraz, le duró el aliento,
solo lo justo para que la noticia haya quedado en eso que se llama un susto pasajero.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SE REPITE LA HISTORIA

No he leído en ningún otro libro
que el que aquí voy escribiendo
otras cosas sobre mí que no sean
aquellas que se recogen entre lineas
en horas en aguaceros
en esos momentos en que uno permanece a la espera
de que las calles estén limpias
para poder salir. Desde siempre vengo saliendo
para cuando el sol se pone a lo lejos.
Se repite la historia,
con sus actos reflejos
acomodo de las personas
a todo aquello
que por ser conocido es de fácil manejo,
para el cirujano operando y cosiendo,
de la misma forma
lo hace el ser domesticado por el paso del tiempo
ya sujeto a unas dinámicas que le imposibilitan tomar nuevos vuelos

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESIA: CAMINANDO POR PINAREJO, A BUEN ENTENDER, SOÑANDO A LA VEZ

Y como  la tierra quiso llegar a uno,
uno que lo es de la tierra todo,
niñez y vejez,
hasta la tierra se vino en ese encuentro desde siempre con la esencia de su ser.
La tierra
por la que iba
desde más allá del amanecer
entre majanos de piedras duras,
cepas levantadas para ser madres de racimos de uva con su luna creciente o menguante, a la vez,
junto al tronco seco, manantiales de dulzor, casi miel.
Y como iba uno camino de esos encuentros con la tierra que quiere ver
se llena de aventuras, cuentos, leyendas, refranes, poemas, versos y casi sin saber el por qué
se acerca en su deambular por las sierras con chaparros hasta una fuente donde saciar su sed.
El alma no sabe,
no quiere atender
a otra cosa que no sea al ser
que por el camino anda, que bien, la tarde se despide, cuando se atina a ver
unas blancas paredes y una torre que debe ser de la iglesia sus grandes ojos de buey.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DE LO QUE VINO A PASAR, HOLOCAUSTO FINAL.


Quizás,
solo sea, 
quizás,
todavía las miradas vivas,
un espejismo.
Quizás,
vivieron para mostrar
esta fotografía
de un holocausto infernal

Resultado de imagen de holocausto 

Un payaso
con que olvidar
que la vida se escapa
por una chimenea
que no para de vomitar.
Tras, tras,
se abre la puerta
¿A quien se llevarán?
Tras, tras
las alas de las mariposas
navegan en ese mar
de nubes compactas
de dientes de cristal.

Resultado de imagen de holocausto

¿Qué buscan las cabezas?
¿Será la inmortalidad?
Ya la muerte tan cerca
en los ojos se puede contemplar
aquello 
que se llamó holocausto final.

Resultado de imagen de holocausto

La vía es el final.
Llegadas sin retorno
se abre el portal
donde los horrores se venían a multiplicar
bajo cielos impregnados
de gritos que sin cesar
no cesaban de anunciar
las miserias de una podrida humanidad
liderada con puño de acero y alma criminal.

Resultado de imagen de holocausto

La fosa se tiene que llenar
para así poder tapar
y volver
a llenar 
una y otra vez
sin parar.
No sea el caso,
¿acaso hubo piedad?
No la hubo,
nadie puede negar
que no sabía lo que ocurría en aquel lugar.

Resultado de imagen de holocausto

Sin más
la margarita
sin más
el mar,
sin más
la muerte,
sin más
algunos vienen a ocultar,
no su rostro
sin muecas,
duele hasta el mirar.
Ocultan su ya robada identidad
de seres humanos
marcados
por ser, 
pensar, 
rezar,
de forma diferente a unos criminales vestidos con trajes a lo militar.

Resultado de imagen de holocausto

No hubo piedad
la fragilidad de la rosa,
el duro metal,
la losa de piedra,
el gas.
La infancia se venía a aniquilar
pues en ellos
que dura la realidad
yacía el poder real 
de volver a procrear.

Resultado de imagen de holocausto

Niños y niñas
púas y metal
la fotografía los convierte
en protagonistas
en general
de un drama que algunos intentaron ocultar.

Resultado de imagen de holocausto

Se consumó,
todos los días se venía a asesinar
como si los cuerpos fueran de cartón
y las almas no hubieron existido jamás
se venía a matar
por ese amor a la muerte de los demás,
la muerte 
que siempre viene a llegar
en estos casos
tenía su origen
en un acto criminal contra la humanidad.

Resultado de imagen de holocausto

Manos en alto,
manos 
y detrás
quienes se sirven de su poder terrenal
para sembrar
los ojos de los niños
de duras lágrimas
caudal
de manantiales que brotaban sin cesar
en una Europa invadida por quienes se creían los dueños de la humanidad.

Resultado de imagen de holocausto

El fuego consume,
el gas inunda el hangar,
la puerta cerrada
los cuerpos ya
unos sobre otros
sobra
con que mirar
si las gafas son testigos
de lo que vino a pasar
con quienes llegaron
desde todos los lugares
acudían sin cesar
para ser 
en su hermandad
tan en si iguales
que por morir lo hacían a esa hora en que se suele soñar
en que a mi no me pasará.

Resultado de imagen de holocausto

El pan.
En el horno
la masa
se calienta
cruje
ya el pan.

 los huesos
se funden
y la carne se convierte en cenizas
y sin parar
se abre el horno
no para cocer pan
se cuece 
al ser
contra el cual
se echan las culpas
de todos los males de la humanidad.

Resultado de imagen de holocausto

Pasa el niño
viene o va 
de la vida 
a la muerte
solo hay 
en la fotografía se viene a demostrar
una pequeña zanja,
la sombra
acompaña
al niño
que por no mirar
parece querer avanzar
por un camino de espinas
¿Sobreviviría para olvidar?

Resultado de imagen de holocausto

la fila
caminando van,
ellos los marciales
vaya crueldad
sobre la fragilidad
de los niños
sobre la realidad
de una fila
que va
sin ser carnaval
a una fiesta
en que los vestirán
con trajes bordados 
señal
de que la muerte dentro de ellos va.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESIA: ESPERANDO LA LLUVIA

Resultado de imagen de almanaque con lluvia

La intensa lluvia,
tras
las no más pequeñas diabluras
sobre la tierra
buscando con su pata dura,
casi alas
de pájaro asomado a una aventura,
el surco
que es la vida,
la grieta
casi cerrada sin cerradura,
la corriente
desnuda,
el pavor del desierto
comiéndose su sonrisa,
la frescura
de las selvas con vegetación profusa,
los mares
viveros de sus aventuras,
tejados
de las casas desiertas,
calles
con sus piedras por el sol convertidas en espejos
en los que se miran
las niñas.
Tal cual
cada uno a la suya,
la intensa lluvia
se espera a la hora precisa
en que los rayos del sol
en una mañana en el almanaque perdidos, despistan.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SOBRE UNA CRUZ VACÍA

Resultado de imagen de cruz vacia


Él ya no existe,
quizás sea otro
sobre la misma cruz,
quizás nadie diga
el por qué la cruz 
se quedó vacía.

En el monte,
sobre su cima,
pequeña planicie 
de piedras duras,
espera, lluvias tras lluvias
que llegue el verano 
trayendo salpicaduras
de rayos de sol, 
atados a la cintura
de un Dios celeste,
Padre de quién en la tierra se declara Hijo suyo, sin más culpa,
que dar a los pobres algo más que buenas-venturas

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DE UN JORGE MANRIQUE MUERTO ENTRE MUCHOS REZOS.

Resultado de imagen de jorge manrique tumba
¿No sabiendo que iba a morir
cual hubiera sido el último aliento
de aquel poeta 
que llevaba pegado a su cuerpo 
un último verso?

Le dejó la vida
en un áspero campamento
allá por tierras de blancas paredes de yeso
donde los días transcurrían arrancando a la noche sus recuerdos.

De castillos pobladas
aquellas tierras duras como el cemento,
sus hombres cual gavillas
tendidas al rocío en los campos desiertos
y sus mujeres dueñas del hogar en el cual los rezos
llenaban las estancias desde los suelos a los techos,
todo en ellas lleva a pensar que la muerte, solo es eso,
algo que viene a ocurrir 
por ser cierto
que el nacer y el morir forman parte del mismo sacramento.

Será por ello 
que el poeta iba por la vida portando encima sus mejores vesos
escritos en las soledades de los viejos campamentos
y que por ello
murió sin darle tiempo
a terminar ese último poema,
con el cual explicar sus más íntimos pensamientos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DISPAROS A CERO


Resultado de imagen de POLVO COSMICO

No volveré
es cierto que es así
a buscar en el abrigo de las estrellas
la soledad que recorre los poros de mi cuerpo
como si fueran una corriente eléctrica.


La soledad que da sentido
al humanismo que en uno es como una cantera
de versos polvorientos
en los caminos,
sobre el suelo,
casi flores en sus mejores primaveras,
se aligera de todo aquello que le pasa.

Es el día a día
la huella
del ser
sobre la barra de una taberna
lo que nos lleva
al dialogo perpetuo,
voz serena,
medicina eterna,
que si se toma te eleva a un rango superior,
casi vómito,
de versos, cadena, de palabras que si se cuadran dan lugar a bellas letras.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

viernes, 9 de septiembre de 2016

RETRATO DE CARLOS PATIÑO 1600-1675




Retrato de Carlos Patiño, realizado posiblemente por su hijo Pedro Félix Patiño (Biblioteca Nacional de España, Madrid). El compositor sostiene en su mano un fragmento de una de sus obras más famosas: el Maria mater Dei. (Con permiso de la Biblioteca Nacional)

POESÍA: EN EL CAFÉ UN DOMINGO

Resultado de imagen de CORAZON DE HUMO


En el café
la rosa
sobre la mesa
y el beso,
largo,
húmedo,
perdido
en mitad
de un torrente
de humo,
huye el beso
convertido
en corazón revestido
del color claro oscuro
de una hebra de tabaco
en el acantilado de unos labios
arrojada al vacío.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: HABLA EL VIENTO, NO PASÓ

Resultado de imagen de HABLA

Habla de lo que hiciste ayer.
Papel y bolígrafo hazlo por favor.
Habla al viento.
Habla el viento no pasó.

Habla cuando quieras;
miedo no.
Habla tu eres la dueña de tu voz.

No cambies. No.
Que cambien otros.
De vez en cuando es lo mejor.

No calles. No.
Hablar es lo mejor.
Al viento que pasó
y con el se llevó
tu voz

Habla y deja que tu voz
suene fuerte
como la piedra en el pozo
al chocar con el agua que le sirvió de colchón.

¿Quién habla?

¿Quién no?

Hablar es fácil,
fácil o no
quien habla deja de pensar en todo aquello que se calló.

Habla. Reclama esa porción
de derecho a decir todo aquello que por tu vida pasó

 Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

lunes, 5 de septiembre de 2016

POESÍA: EN LAS VEGAS Y A MUCHAS LEGUAS

Resultado de imagen de HOTEL VENECIA EN LAS VEGAS

En las Vegas como meta,
suena el caer de las monedas
en las maquinas traga-perras
aquí quien busca fortuna se encuentra
con aquello de llevar la casa a cuestas.

la ciudad del millón de luces
nos enseña
el esplendor
que es el oro
que aquí se queda.

El sueño  de las Vegas
es como aquel otro
que se cuenta
que le ocurrió a un pastor de ovejas
que soñaba con palacios y bellas doncellas
y cuando despertó se encontró con que el lobo lo había dejado en la miseria.

Mil historias,
cuantas de ellas
verdad
y si me apuran les diría que de todas ellas
me quedo con la de Cenicienta
a esas horas de la noche volviendo a ser la moza que era.

En Las Vegas tenemos Venecia
con sus canales
y góndolas
y con sus noches bellas
bajo las estrellas,
esperando la llegada de esa hora cierta
en que la luna se esconde y el sol se convierte en el caballero que a lomos de doncel  se la lleva

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: VIAJE A TRAVÉS DE UNAS FOTOGRAFÍAS

Resultado de imagen de cancion vaquera badwater

Todo comienza
cuando un avión se aleja.

En su panza llena
traslada
en una jornada entera
a aventureros que marchan con la mirada puesta
en conocer el continente del cual se sabe todo aquello que en las películas se nos cuenta.

Estados Unidos vomita historias,
cuentos y leyendas,
Montañas Rocosas
con desfiladeros que profundizan en la tierra,
coyotes en la carretera
y temperaturas extremas.

Una carretera lleva
en pos de la leyenda
por allí pasaron carros y carretas,
búfalos en desbandada, cuatreros y vaqueros
cantando a la naturaleza.

De costa a costa
la radio suena
en un idioma extraño
hace ofertas
que el aire se lleva.

Todo transcurre
en apariencia
en un país lleno de una muy cuidada naturaleza
con bosques inmensos
en los que se escucha, como canción eterna,
el canto que llega
desde las altas ramas de árboles que hacia el cielo señalan en linea recta.

En el valle de la Muerte
la mirada busca entre las piedras
ese sentido a la vida
que solo se encuentra
tras dar muchas vueltas
entorno a lo mismo, así se llega a la meta.

En Badwater cielos azules
en su cuarentena,
entre montañas ocres
la sal nos espera.
Bajo el nivel del mar
el calor calienta, así llegan
50ºC como si se estuviera
dentro de una olla y esta dentro de una ratonera.

Autor: Jose Vte.Navarro Rubio




domingo, 4 de septiembre de 2016

POESÍA: DE LO QUE NOS ESPERA EN POLÍTICA

Resultado de imagen de SANCHEZ IGLESIAS Y RIVERA

Querer y no dejar.
Consiste el tema
en marear
más allá de lo que el pueblo piensa.

Ni están
ni se les espera,
pues si ya de por si es difícil alinear a quienes se consideran
compañeros y compañeras,
sumar más fuerzas
para derrotar a la derecha
más parece una opereta
que un posible pacto con quienes solo buscan quitarte la cartera.

Si los de Podemos
fueran un partido, no una suma divergente de ideas,
fácil sería la apuesta
pero más que un partido Podemos es aquello que en gastronomía se llama una paella
con tantos aditivos que para hacerla buena
hace falta un elevado punto de inteligencia.

Querían los de Podemos ser la segunda fuerza
y en ello han conseguido
espantar al electorado
y como si estuviéramos en tiempos de Cuaresma
ponernos a todos a dieta.

A la espera
¿qué se espera?
solo veo por delante
de la senda
una linea recta
que si se sigue lleva
al final del camino que es la meta.

Autor: José Vte. Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...