sábado, 5 de noviembre de 2016

DE UN VIAJE POR LA PROVINCIA DE CUENCA DE FR. ENRIQUE FLOREZ EN EL AÑO 1762


Resultado de imagen de VIAJE DE ENRIQUE FLOREZ

Noticias sobre la vida, escritos y viajes del Rmo. P. Mtro. Fr. Enrique Florez, de la Orden de San Agustin... primer escritor de la España Sagrada:

El dia siguiente se pasa la agria y penosa cuesta de Perales de Tajuña, por Villarejo de Sálvanos y Fontidueña, en donde hay un castillo que en otro tiempo suena haber sido algo y ya no sirve ni para nidos de pájaros. Á poco trecho de Fontidueña se pasa en barca el rio Tajo, y á dos leguas se atraviesa por medio de la villa de Belinchon, donde estan las salinas, aunque no las vimos ni paramos hasta Tarancon, lugar crecido y que ha tenido algunos sujetos sobresalientes, como lo es también su vino

De Tarancon se vá á Saelices, y se pasa un riachuelo que llaman Rianzares, y por el lugar de Vi-llarrubio. Á la izquierda del que vá, á poco trecho del camino, se vé el célebre convento de Uclés, adornado de sobresalientes torres y capiteles. Saelices es mediana población, y lo fué de romanos, reduciéndola algunos á Segobriga: aqui recogió bastantes monedas antiguas y copia de algunas inscripciones romanas. De Saelices, pasando por Montalbo, fué á Villar de Cañas.

El dia diez y seis estuvo en la Almarcha, y  en casa del señor cura reconoció una bula escrita en pergamino, muy estropeada, pero con la felicidad de que la tenian copiada de letra moderna; la cual trata de un S. Galindo, de que supieron dar poca razón. Inmediato á este lugar está el de Garcimuñoz, donde hay convento de nuestra orden.

En el mismo dia llegó á la Olmedilla.  En el siguiente caminó á la Motilla: visitó la  iglesia; mostráronle sus alhajas, y entre ellas una custodia nueva. Por la tarde llegó á la Minglanilla. Antes de entrar en el pueblo se divisa una fábrica distinguida, que averiguado era el célebre Salero del rey, con cuyo motivo hizo buscar un trozo de sal cristalizada, y se informó de su calidad y cantera.

 El dia diez y ocho, que fué Dominica in AlBIS, salió de la Minglanilla: se pasa el rio Cabriel por un puente de madera, y luego se empieza á subir un cerro que tiene cerca de tres leguas, á que llaman las Contreras: sigúese Villargordo de Cabriel, donde oyó misa. Por la tarde entró en Utiel, lugar grande 1762 y hermoso, con una de las mejores posadas de esta mas y otras muchas carreras. La iglesia es magnífica, como fábrica que dijeron ser de aquel asombroso hombre nunca bien celebrado, el cardenal D. Gil de Albornoz. Desde aqui empieza el reino de Valencia

JUAN GUAS Y LA PORTADA DEL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ



Resultado de imagen de juan guas arquitecto
Nació probablemente en Saint Pol de Léon (Francia), en 1430. Fue hijo del cantero francés Pedro Guas. El primer testimonio que se tiene de su trabajo data de 1448, año en el que colabora con su padre (posiblemente como escultor) en las obras realizadas en la Puerta de los Leones de la Catedral de Toledo. A lo largo de su trayectoria fue maestro mayor de las catedrales de Ávila, Segovia y Toledo y el artífice de una de las obras clave de la arquitectura española: el Palacio del Infantado, en Guadalajara. Su estilo se enmarca dentro del llamado estilo gótico hispano-flamenco, o gótico isabelino, una evolución del gótico flamígero con elementos derivados del arte mudéjar. Muere en Toledo, en 1496

Castillo de Garcimuñoz La portada, que es una joya entre los castillos de España, está hecha con sillares. Su estilo es gótico isabelino y semeja un retablo de piedra tallada suspenso sobre el muro. En ella distinguimos dos partes: la inferior corresponde a la puerta que se halla a dos metros sobre el nivel actual del suelo, sus jambas se rematan con arco carpanel. De la prolongación de las jambas arranca una orla ornamental que se cierra sobre la corona; debajo de ésta y en el centro, las armas reales de Enrique IV de Castilla; más abajo, una armadura y tres escudos borrosos. Es probable que el artífice de la portada sea el arquitecto Juan Guas.

La parte superior es una buharda o ladronera. En ella hay cuatro huecos de troneras en forma de llave invertida rematada en cruz.







TODO UN PERSONAJE EL SÉPTIMO MARQUÉS DE VILLENA

DON DIEGO-ROQUE LÓPEZ-PACHECO Y PORTUGAL ACUÑA GIRÓN PORTOCARRERO CABRERA Y BOBADILLA Nacido en el Castillo de Belmonte el 16 de Agosto de 1599. Fue el noveno señor de la villa de Belmonte y su tierra, séptimo marqués de Villena, duque de Escalona, conde de Xiquena, décimo conde de san Esteban de Gormaz, noveno Marqués de Moya, Grande de Castilla, Señor de las Villas y Estados de Alarcón, el Castillo de Garci-Muñoz y Jorquera, de las Villas de Zafra, Jumilla y Alcalá del Río Júcar con su Puerto, de las de Serón, Tíjola, Tolox y Monda en el Reino de Granada, de los Alumbres del Almazarrón de Murcia y Cartagena, Coronel de Infantería, Caballero de la insigne Orden del Toisón de Oro, Gentilhombre de la Cámara de Felipe IV. En 1638, el rey de España Felipe IV, lo nombró Virrey y Capitán General de las Provincias de Nueva-España. En1649, fue nombrado Virrey y capitán General de Navarra. En1651, Capitán General de Castilla la Nueva, tierra de la Mancha y Reino de Toledo, Murió, Siendo Virrey de Navarra, el 27 de Febrero de 1653

viernes, 4 de noviembre de 2016

POESÍA: EL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ Y DON JUAN MANUEL UNA HISTORIA ASÍ ESCRITA


Ni fue infante 
ni el lo quería
y en ello se le estima
pues siendo sobrino y nieto de Rey
vivió a la suya
creando un estado
con tanto poder como el estado al que servía.

Para un cinco de mayo
Dios bendiga ese mes y día
vino a nacer Don Juan Manuel
a las postrimerías
de un siglo XIII
que a la historia pasaría
por ser un siglo de reconquistas.

Muerto Don Manuel
su abuelo el rey Alfonso X lo cuidaría
como buen abuelo que quería
lo mejor para ese nieto
que a su vera crecía.

Tal era la herencia recibida
que podía atravesar la península 
durmiendo cada noche, 
así él lo decía, 
en alguno de los castillos 
que a lo largo de sus dominios Don Juan Manuel poseía

Como Adelantado Mayor
del reino de Murcia
se le tenía
y sus señoríos se repartían
por tierras de Valencia y de Castilla.

Su vida fue una constante lucha
y entre guerras y rencillas
todavía
tuvo tiempo para dedicarse con mucha sabiduría
al oficio de escritor que era
lo que él de verdad le iba.

El poder
y la riqueza
y con ellos la avaricia
son en suma
calificativos que identifican
a quien sin ser Rey
así el se lo creía.

Pactando con unos
y con otros
tal cual se las traía
que entre enemistades
y amistades de nuevo conseguidas
se pasó toda su vida
estrechando manos y sellando pactos de los cuales más de una vez se arrepentiría.

Hoy por ti
y mañana por mi 
su historia y vida
se escribe allí donde hay una plaza en la cual clavar una pica. 

Dicen que cansado D. Juan Manuel
y asqueado de la política activa
fijó su residencia 
en uno de los muchos castillos que poseía,
Garcimuñoz, se alza con esa buena noticia 
de ser la villa preferida 
para curar su alma
de las muchas heridas que da la vida. 

Tantos libros y tantos que se perderían 
salieron de sus manos
que de él se diría
que con todo podía
y así murió
en aquel Castillo que tanto quería
siendo enterrado su cuerpo en Peñafiel 
tal y como él quería


Autor: Jose Vte. Navarro Rubio











POESÍA: GARCIMUÑOZ Y SU CASTILLO

Resultado de imagen de CABALLERO EN CABALLO

Llegó el caballero andante
sobre su corcel blanco
haciendo diabluras 
sobre el lugar había
cosa no extraña para la que época
en que este poema deriva
moriscos y judíos, cristianos
y mil habladurías
de quienes llegaban y se iban
siempre trayendo noticias
del más allá
de la raya indivisa,
frontera entre quienes creían
en uno u otro Dios y así les iba.

Tras un río con sus hoces crecía
al amparo de los vientos
un pueblo que se sentía
tan atraído por lo suyo
que no tenía
por más mancha
que La Mancha del lugar en el que vivía.

Y por llamarse el caballero
Garci-muñoz
y ser de casa rica
tenía derechos tan grandes
que no había
señor a cien leguas con tanta cuna
como para plantar batalla
a quien venía
para conquistar ese lugar
que tanto su rey quería
como avanzadilla

El nombre del caballero que esas tierras haga mías
dijo el Rey
al escribano que escribía
pasará a la historia
en compañía mia 
y así fue
y así está escrito con tinta
que el castillo
a partir de entonces se denominaría
como Garci-muñoz
al igual que el caballero que la hizo suya

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: MIS RECUERDOS DEL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ


Resultado de imagen de el hombre del saco





Resultado de imagen de castillo con fantasma


Yo estuve en el Castillo
y lo pasé de maravillas
desde arriba de sus almenas se veían
las eran ya sin espigas ni paja 
y los campos a la espera 
de volver a ver crecer 
sobre sus surcos las cosechas.

Todo era 
dentro de aquel Castillo
tal y como yo lo recordaba
cuando de pequeño 
en Pinarejo 
mis padres me decían
que allí dentro vivían
princesas y guerreros, 
holgazanes y barberos,
herreros y panaderos 
que molían el trigo con gran talento 
para hacer panes y bizcochos
que llenaban de mucho gozo
a quienes comían
con hambre felina
a la salud de reyes y marqueses
vestidos con casacas 
a la antigua usanza.

No vi  a la marquesa
asomada a ninguna ventana
ni al trovador
que dicen que dormía 
a pierna suelta
después de trepar hasta las altas estancias
para recibir un beso de su amada.

Todo en el castillo olía
a humo y paja
señal de buena labranza
a la espera de un invierno
que por estas tierras crece como el centeno
siempre hacia arriba
hasta que llega una escarcha
y uno se da cuenta
que donde mejor se está es en casa
delante de la chimenea 
con buena leña
viendo como el humo de la paja
sale por el tiro
y se pierde en el  espacio
poco a poco
tan despacio
que el olor se respira
hasta más allá de donde los molinos
se sienten apátridas
con esa silueta la suya que parece inventada
por alguien que no sabe nada de la Mancha.

Allí arriba descubrí
lo que ya de pequeño soñaba
y se me  iba 
siempre
a desgana
como por arte de magia
de buena mañana.

Veía
 con ojos de quien nunca ha visto nada
un castillo con telarañas,
lleno de fantasmas
y una mana negra
entrando por una ventana
mientras sentía
un frío intenso
que cortaba
hasta el aliento
de quien debajo de unas sábanas esperaba
al hombre del saco
tan metido en ese papel de malo
que desde siempre
tuvo este fulano.

Autor de la poesía: Jose Vte. Navarro Rubio



miércoles, 2 de noviembre de 2016

LA SABANA SANTA DEL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ



Exposición temporal noviembre 2015-noviembre 2016.
Subvencionada por el Consorcio de la Ciudad de Cuenca.
Hacia el año 1500, Alonso González de Villamayor, cura y regidor de Castillo de Garcimuñoz, fundó una Iglesia y un Hospital para pobres peregrinos y naturales de la villa. Otro Alonso González de Villamayor que estuvo en Turín hacia 1640, a cosas de la guerra, tuvo la feliz idea de procurarse una copia del mismo tamaño de ancho y largo del original de la Sábana Santa, tocada y medida con ella, para depositarla en la capilla que tenía la familia en la iglesia del Hospital de Castillo de la que era capellán su hermano Andrés de Villamayor. Arruinadas la Iglesia y el Hospital, la copia de la Sábana Santa fue depositada en la iglesia parroquial del Castillo que la conserva hasta el día de hoy.
Junto con esta copia de la Sábana Santa de 1640 se exponen: el Ecce Homo, junto con dos dalmáticas y una capa pluvial del la misma época, procedentes de la Catedral, así como un magnífico lienzo del Descendimiento procedente de la Parroquia de Tarancón

POESÍA: EL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ TE ESPERA

Resultado de imagen de CASTILLO DE GARCIMUÑOZ

Desde la autovía
es un pueblo cualquiera
de esos que en la barra de un bar
algunos dicen
total de Cuenca.

Cada piedra de estos pueblos
cada onza de paja
cada carga de leña
es más historia
de la que se contempla
en esos manuales de historia
que se consumen en las aulas de las facultades salpicadas de ignorancias eternas

Quizás no sepas 
que esta historia de España
que nos dictan de cualquier manera
no sería 
así de cierta
si este pueblo no fuera
avanzadilla de quienes querían una península plena
sin más encomiendas
que adelantar las fronteras.

Todavía resuenan
historias
casi leyendas
en estos pueblos tapadera
en los que las piedras
son páginas de libros
que hay que leer a la luz de la ciencia

Vale la pena
asomarse
al Castillo de Garcimuñoz
subir la cuesta
aparcar el coche
levantar la cabeza
y escuchar el canto de las alondras
trayendo tragedias.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESIA: CUANDO LOS PUEBLOS CALLAN

Resultado de imagen de callan

Cuando los pueblos callan
avanzan los silencios,
tal cual arañas
tejen su red quienes se sienten los amos de aquello con lo que trabajan.

Las leyes rebajadas
a ese papel que se gasta
para envolver las lagrimas
de las gentes 
de los pueblos que callan.

Cuando los pueblos callan
y silban las balas,
las botas regias
sobre el asfalto
casi pasos de Semana Santa
y las bayonetas caladas.

Callan
en las calles
ellos
y
ellas
callan
con las manos cogidas
y las caras crispadas
avanzan los silencios
mientras la muerte cabalga.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

martes, 1 de noviembre de 2016

EL INFANTE DON JUAN MANUEL Y SUS SEÑORIOS










POESÍA: GACHAS DULCES, EN PINAREJO QUE BUENAS


Ya para estas noches 
nadie recuerda
las puertas cerradas
y detrás de ellas
lamparillas encendidas
tantas que la noche era el principio 
de una luz eterna.

Las luces en la noche
se veían a través de las rendijas
 en la madera
de los viejos ventanales
que a las calles se abrían
para los días de fiesta.

Ya las gachas dulces,
puches
y otras monsergas
eran la comida
que en las mesas 
servía de alimento
a quienes junto a ellas
glorificaban estos días con resignación plena.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: UNA MAYO A SANTA AGUEDA DE PINAREJO

Resultado de imagen de SANTA AGUEDA EN PINAREJO




POESÍA: POR PINAREJO VAN CANTANDO Y NO ESTÁN DE FIESTA

Resultado de imagen de SANTA AGUEDA EN PINAREJO


A cantar venimos
y no estamos de fiesta
es la noche
que nos llena
de ese sabor 
a unas viejas tierras
preñadas tanto ellas
que de sus surcos salen 
 a poco que se remuevan
esos hijos que son los frutos 
con los que se hacen grandes las haciendas.

A cantar venimos
ya estamos cerca de la iglesia
dentro los silencios
comen las palabras que le llegan
como si fueran el agua limpia
con que se lavaba la ropa
en aquellas viejas artesas.

A cantar venimos
a Santa Águeda,
con ella,
llenos de ese fervor
con el que los pinarejeros la recuerdan,

Desde siempre ella
está
en el alma de todos,
a veces dura
el alma
casi como las piedras
de las lustrosas canteras.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: YA LA NOCHE EN EL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ ENTRA

Resultado de imagen de castillo de GARCIMUÑOZ poesia "navarro rubio"
A estas horas
ya la tarde
casi vestida de fiesta
en el castillo queda
el frío del metal,
y el cristal de las ventanas con sus rejas
opaco
como los silencios
que todo lo entierran.

Por estas tierras
ya los camposantos,
el de Pinarejo,
 a mi diestra,
quedan
también ellos
saben disfrutar
en este día en que todos hasta ellos llegan
tan de flores llenos
que no hay alamedas
con sus ramblas
y aguas que se parezcan
a estos jardines que en los cementerios
nos recuerdan
lo que seremos
a poco que la manecilla de un reloj
se mueva.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

UN HECHO ESPECTACULAR EN EL CASTILLO DE GARCIMUÑOZ PARA ELAÑO 1433 Y OTRAS CURIOSIDADES


Crónicas de los reyes de Castilla [Texto impreso] : desde don Alfonso el Sabio, hasta los Católicos don Fernando y doña Isabel

COMIENZA EL AÑO DE MIL QUATROCIENTOS TREINTA Y TRES, QUE FUÉ VIGÉSIMO SÉPTIMO DEL REYNADO D E L REY DON JUAN.

                                               CAPÍTULO PRIMERO.

De como partiendo el Rey do Cibdad-Rodrigo, paresció una gran llama en ol ciclo que duró gran rato, de que todos los que lo vieron fueron maravillados. 

Estando el Rey en Cibdad-Rodrigo, acordó de mandar llamar los Procuradores, los quales mandó que viniesen á la villa de Madrid, y él se partió de Cibdad-Rodrigo en comienzo del año de mil y quatrocientos é treinta. y tres años (1), lunes cinco dias de Enero, é caminando vieron todos una gran llama. que iba corriendo por el cielo, é duró gran rato, á dende á poco dió un tronido tan grande, que se oyó á siete ó ocho lenguas dende. El Rey continuó su camino para. Madrid é vinoso por Escalona, por quanto el Condestable le había suplicado que viniese por allí. Y el Rey mandó que toda la gente se fuese aposentar á Madrid, é aposentáronse de tal manera que quando el Rey vino no había adonde se aposentasen los suyos, é por eso él se fué á Ill escas, é mandó al Relator é á Pero Carrillo, su Halconero mayor, que se fuesen á Madrid, é mandasen de su parte á todos los que estaban aposentados, que saliesen de la villa é se aposentasen en las aldeas, é que ellos hiciesen el aposentamiento de nuevo; é así se hizo, en tanto que el Rey estuvo en Illescas andando á caza. i hecho el aposentamiento , volvióse á Madrid, adonde estaban ya ayuntados los Procuradores. En el mes de febrero deste año hizo tan grandes nieves, que no se acuerdan los nascidos que jamas fuesen tan grandes, é la mas della cayó á las fronteras de Aragon é Navarra, é duró quarenta dias que poco ó mucho no fallesciese día que no nevase; é hallóse por cierto que diez leguas al derredor de Garcimuñoz fueron muertos sin los correr mil é quatrocientos venados, é puercos, é ciervos, é cabrones monteses, é muchas otras animalias. 


Compendio historico, geografico y genealogico de los Soberanos de la Europa [Texto impreso] : descripcion de sus cortes, religion y fuerzas, con la serie de sus principes hasta el año de 1766

VILLENA, en el Reyno de Murcia. Es Cabeza de Marquesado , erigido por los Reyes Catbolicos á favor de Don Diego Pacheco. Le posee Doña Ana Maria López Pacheco , Fernandez, Alvarez de Toledo, Portugal, Acuña , Manrique, Silva, Girón , Portocarrero , Moscoso, Córdoba: Marquesa de Villena, Aguilar de Campo, la Liseda, Jarandilla, el Ciliar, Frechilla, y Villarramiel: Duquesa de Escalona: Condesa de Oropesa, San Estevan de Gormaz, Castañeda, Xiquena, Alcaudete, y Montemayor con sus Agregados, Belyis , y Deleytosa: Señora de los Estados de Belmont, Alarcon, el Castillo de Garcimuñóz, Jorquera, Serón, Tijola, Telox, y Monda, de los Valles de Toranzo, Iguña, Castañeda, y Buelna , de los de Valde San Vicente, Rionansa, y Tudanca, del Valle , y honor de Sedaño, de los Alfoces de Bricia, y Santa Gadea, de las Riveras de Carrion, de las Villas de Zumilla, Alcalá de el Rio Jucar con su Puerto Seco, de las de Pina, Avia de las Torres, Santillana, y Villalumbroso , de las de Isar, Villanueva de Árgano, Carees, y Pujayo, de las de Garganta-la-Olla, Zebolla, Mejorada, Segurilla, y Cervera, de las de Tornabuscas, Descarga, Maria, y Robiedillo, Chancillér, y Pregonero Mayor de estos Reynos.

Historia universal : escrita y continuada hasta nuestros días según el plan de César Cantú

Buena ocasión era esta; mas el rey D. Alonso, que era el más poderoso príncipe de España, no pudo acudir á esta guerra, no sólo por falta de vituallas, sino por dar socorro á los ingleses, con quien tenía deudo y amistad, y cuyo partido en las partes de Francia andaba muy de caida, á causa que los franceses, contra lo que tenían asentado, de repente les movieron una guerra muy cruel y sangrienta. Por el mismo tiempo, el rey de Portugal, D. Alonso el Segundo, por sobrenombre el Gordo, andaba ocu - pado en recobrar por las armas los estados que en aquel reino su padre dejó en su testamento á sus hermanas; causas que alegar para lo que quieren, nunca á los príncipes faltan. Acudieron aquellas señoras al amparo del rey de León, que era su deudo, y les caia más cerca para valerse de sus fuerzas: no fué él mismo en persona; pero envió á su hijo D. Fernando, el cual con las armas ganó de los portugueses algunos pueblos, que adelante se volvieron por mandado del papa Inocencio, que interpuso su autoridad para sosegar estos bullicios y componer todas aquellas diferencias. 

El rey de Castilla á la misma sazón deseaba verse con el rey de Portugal, su yerno, para comunicar con él cosas muy graves. Convidó- le por sus embajadores que se llegase á Plasencia, y porque entendió que la venida 'del portugués se dilataría algún tiempo, pasó á Burgos con intento de acudir á lo de Francia, y enviar en favor de los ingleses gentes de socorro. La muerte atajó todas estas trazas. Daba la vuelta desde Burgos por el deseo que tenía de verse con el rey de Portugal, cuando en Garcimuñoz, pueblo conocido, le sobrevino una dolencia mortal, que se le aumentó con cierto aviso que le llegó, de que aquel rey se excusaba de llegar hasta Plasencia, y sólo venia en que si aquellas vistas importaban tanto, se hiciesen á la raya de los dos reinos. Esta es la condición de muchos príncipes, que por no reconocer ni dar ventaja á nadie, sea deudo, sea superior, sea más anciano, dejan pasar muchas ocasiones de concluir negocios muy importantes. Puédese también sospechar que aquel príncipe no se fió mucho del de Castilla, si bien era su suegro, por ser astuto y mañoso, y muy atento á sus particulares. Agravóse la dolencia tanto, que los médicos le desahuciaron. Asistióle en aquel último trance el arzobispo de Toledo, que desde Calatrava, donde residió algún tiempo para remediar la hambre, como queda dicho, concluido aquel negocio, acudió á Burgos y hacia compañía al rey. Él mismo le confesó y hizo que recibiese los demás Sacramentos como suelen los cristianos, ordenase y otorgase su testamento. Esto hecho, rindió el alma el lunes á seis de Octubre, dia de Santa Fides, virgen, del año que se contaba de mil doscientos catorce. Conforme á esto se ha de corregir la letra del arzobispo D. Rodrigo, que muchas veces por culpa de los impresores y de los escribientes, está muy estragada. 

Este fin tuvo el rey D. Alonso, el más esclarecido príncipe en guerra y en paz de cuantos en aquel siglo florecieron. Él solo acabó muchas cosas y salió con grandes empresas; los oíros reyes de España, sin él y sin su ayuda, apenas hicieron cosa alguna que fuese de mucha consideración. Falleció en edad de cincuenta y siete años, y más veintidós dias; dellos reinó por espacio de los cincuenta y cinco. Sepultaron su cuerpo en las Huelgas de Burgos.

Crónica de los Señores Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel de Castilla y de Aragon [Texto impreso]
                                            CAPÍTULO LXXXII. 
DE LA GUERRA QUE SE FIZO contra el Marques de Villena en Escalona y en el Marquesado. EStando el Rey é la Reyna en Guadaluj pe , mandaron al bastatdo hermano del Rey Duque de Villa hermosa , qué era capitán mayor de la gente de las hermandades, que fuese con algunas gentes á Almorox , un lugar cerca de la villa de Escalona, para resistir á la gente del Marques los robos é otros males que facian por la comarca. Y en aquel lugar de Almorox, y en Maqueda puso gentes de caballo , que todos los mas dias salían al campo , é peleaban con los de la villa de Escalona : en la qual estaba por capitán un hermano del Marques basrardo , que se llamaba Don Juan Pacheco , que después fué muerto en Zamora, é por Alcayde de los alcázares un caballero natural de Madrid, que se llamaba Juan de Luxan : los quales tenian quatrocientos homes á caballo , é quinientos peones, que salían continamente por la tierra á traer los bastimentos que les eran necesarios. Ansimesmo en el Marquesado donde estaban por capiranes conrra el Marques , Don Jorge Manrique é Pero Ruiz de Alarcon , peleaban los mas dias con el Marques de Villena é con su gente : é habia entre ellos algunos recuentros, en uno de los quales, el capitán Don Jorge Manrique se metió con tanta osadía entre los enemigos, que por no ser visto de los suyos, para que fuera socorrido le firiéron de muchos golpes , é murió peleando cerca de las puertas del castillo de Garcimuñoz, donde acaeció aquella pelea, en la qual murieron algunos escuderos é peones de la una é de la orTa parte. En aquella guerra hábia algunos prisioneros que se tomaban , é los capitanes del Rey é de la Reyna acordaron de aforcar seis homes de los que prendieron , porque siguiendo guerra injusta, peleaban contra el Rey en su reyno. Visto por la gente de armas que estaba con el Marques aquella justicia, recelando que qualquier dellos que fuese preso seria aforcado , requirieron á un caballero que se llamaba Juan de Berrio capitán de la gente del Marques , que aforcase otros seis de los prisioneros que estaban en su poder. Aquel capitán, temiendo que su gente por aquella causa no enflaquede cíese , acordó de aforcar algunos de los que tenia presos t é mandó que echasen suertes los presos , é los seis dellos á quien cayese por suerte fuesen degollados. Acaeció , que una de aquellas suertes cayó á un escudero vecino de Villanueva de la Xara aldea de Alarcon, home de fasta quarenta é cinco años casado é con fijos: el qual tenia un hermano , que estaba ansimesmo preso con él , mozo de fasra veinte é cinco años. Este mozo, visto que por la suerte que habia caido á su hermano mayor habia de morir, dixo: Hermano , yo quiero morir en lugar vuestro: porque no podría sofrir la pena que habría en vuestra muerte , é carecer de vuestra vista. El hermano mayor le respondió : No plegué á Dios hermano , que padezcas tú por mí '• yo quiero sofrir con paciencia esta muerte , pues á Dios plogo que muriese desta manera. No es razón que tú que eres mas mozo , / aun no has gozado de los bienes desta vida, mueras en tan tierna edad: encomiéndote mi muger é mis fijos. El hermano menor replicó : Hermano , vos sois casado , é tenéis muger é fijos pequeños, los quales quedarían sin abrigo : mas vale que muera yo , é dexe temprano las tribulaciones desta vida , pues de mi muerte no viene daño á otro sino á mí. Esta quistion pasó entre estos dos hermanos , é al fin venció el menor: é por grandes ruegos que fizo al capitán fué degollado , é quedó vivo el mayor: pónese aquí este caso por ser singular exemplo de buena hermandad. El Marques de Villena , que estaba en el castillo de Garcimuñoz, publicaba, que él no era causa de aquella guerra, é que sus armas eran por resistir, é no por ofender ni desobedecer al sceptro real» E sobre esto embió al Rey é á la Reyna un caballero de su casa , que se llamaba Don Rodrigo de Castañeda: con el qual les embió á decir , que Dios era restigo de su voluntad, como no habia toma do armas ni movido guerra en su deservicio , ni menos tenia olvidado el gran beneficio que le ficiéron en le perdonar : por el qual estaba en obligación de los servir é obedecer los dias de su vida ner mandamiento del Rey ní de la Reyna (1479). para ello: porque era contra lo que sus Altezas le habian prometido quando le recibieron á su servicio* E que si guerra en aquella su tierra y en la Su villa de Escalona habia recrecido, aquello era queriendo defender su persona, é los bienes que le habian dexado , é no presumiendo de ofendelles ni desobedecer sus mandamienros. E que les suplicaba no quisiesen creer las malas é no verdaderas informaciones que algunos , mas siguiendo sus pasiones , que las vias de la verdad les facian , é mandasen cesar aquella guerra que contra él se facia , é oírle i su justicia.

 El Rey é la Reyna , oida la suplicación del Marques respondieron , que si su governador en alguna cosa habia excedido , debiera el Marques recorrer á ellos por el remedio para que lo mandase castigar, é que habia errado en querer por su propia autoridad ponerse en armas á facer resistencia : pero que ellos mandatian saber la verdad de rodas las cosas pasadas, é facer aquello que de jusricia debiesen. Aquel caballero Don Rodrigo de Castañeda era home de mas altos pensamientos que fuerzas, y estando allí en Guadalupe algunos dias , solicitando con el Rey é con la Reyna la relevación de la guerra que por todas partes se facia al Marques : porque se falló contra él , que no mandándolo el Marques , embiaba avisos al Rey de Portogal, dando orden en su enrrada en Castilla , el Rey é la Reyna le mandaron prender , é llevar á la villa de Talavera, donde estovo preso algunos dias, é allí en la prisión murió.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...