martes, 25 de abril de 2017

POESÍA: EN LOS OAIS DONDE VIVEN LAS IDEAS

En los oasis donde viven las ideas
se apila todo aquello que en uno ha existido,
lo bueno y lo malo, lo reciente y olvidado,
el odio y la ternura, el amor como tal y símbolo de una edad concreta, de un minuto siquiera,
allí todo se encuentra expuesto para ser consumido.

El ser que en nosotros tiene construida su oficina
se nutre en ese oasis, cercado de abismos, de todo aquello que necesita
para continuar tirando en todas las direcciones, para continuar siendo protagonista,
conductor incansable de un tren que se guía a través de unas vías que llevan a lugares distintos.

Aun tengo la esperanza de que en la noche el sueño me llene
de todo aquello que no he vivido.

La ventana que no cierra,
la puerta con su llave,
la bombilla encendida,
el contador del agua,
hay tantos indicativos a lo largo del día
que me demuestran que todavía estoy vivo
que la existencia al final,
entre ambigüedades y temores desde siempre en uno escondidos,
me llevan a lo mismo,
a tantos hechos repetidos a lo largo de nuestra existencia
que al final uno piensa que sobran años y falta esa vida nueva
como la del niño recién nacido.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio


domingo, 23 de abril de 2017

POESÍA: ERAN OTROS TIEMPOS

Eran otros tiempos
en ello otros días,
eran otros momentos y otras melodías
como las de los coches de pequeño calibre con sus motores rugiendo
casi el hambre
de aquel pueblo que padecía
mucho más de lo deseable,así se dice y decía.

Aquel buen hombre
de alpargatas comidas por el fango,
de abrigo de lana, pura, virgen,
de churras y manchegas y de noches frías,
aquel hombre
al cual veo en una vieja fotografía,
era el Coloso de Rodas,
el español autentico,
que con el sudor de su frente ayudó a levantar la patria que otros se comían.

El desembarco fue en una ciudad amiga,
España por entonces era como pedazos de pequeñas ínsulas
y allí en la ciudad con sus fronteras a la vista
el hombre se vio libre,
sin más ataduras,
que callar y obedecer,
pues así de dura era aquella vida
de la cual reniegan, todavía,  quienes probaron de su medicina.

Había tantas cosas,
las había,
de esas que enseñan y como si fueran espinas
ayudan a decir
que sean todas ellas malditas.

Las libertades, ya lo saben, estaban prohibidas
y con ello se acaba esta poesía,
sin hablar de más cosas
que aquellas que uno conoció
y por eso las tiene presentes y no se le olvidan.

Buenas noches
y si con ello encuentra respuesta a alguna pregunta
siga en su empeño de leer
y hágalo a su gusto y sin que nadie le diga
más cosas que las que usted vio en aquellos lejanos días
de rigurosa dictadura,
por el clero bendecida,
por la justicia asumida,
por el ejercito bien bendecida
y por las clases acomodadas aclamada, entre aplausos con los que uno no flipa.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio



POESÍA: A LA UNA DE LA NOCHE



En la madrugada sin más melodía
que la de un motor de arranque
uno lava sus penas
y lo hace
al mismo tiempo que el corazón de un televisor late
palabras y más palabras, así son frases,
que ascienden
hacia ese lugar donde uno escribe apretando al mismo tiempo los dientes.

Autor: José Vte. Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...