miércoles, 24 de junio de 2020

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDLII

Leí a Homero
me dio lastima porque era ciego
no entendí que sus ojos vieran
entre tinieblas y colores negros
como los dioses gestionaban
loa vaivenes que se daban en el mundo que el nos dejó en sus obras impreso.

Hector y Aquiles,
escudos, lanzas y flechas de metal dulcificado, casi acero,
y un mar casi fosa de lamentos
abierto a los infinitos espacios donde construyen sus castillos los héroes muertos
en largas batallas, siglos enteros,
peleando en el Peloponeso.

Autor: José Viente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDLI

Casi entre islas
había un imperio
de hombres combatiendo
mientras las mujeres hilaban
y los niños en días sin juegos
se entretenían oyendo
historias que contaban junto el fuego
las gentes mayores de aquellos pueblos.

Lamia el viento
las hojas verdes
de los olivos que crecían junto a la mar
se oía un sonido incierto
de cascos de caballos, de armaduras y de hierro,
algo así como si descendieran del cielo
batallones de castigo camino de una ciudad cercada,los troyanos muriendo.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDL

Resuena un caldero
restriega una doncella
una camisa vieja
en una artesa
con los puños helados de miedo.

Plomo y sangre,
saliva
y hiel
en la chistera de un buhonero
yendo
de pueblo en pueblo
preguntando si vieron
al poeta que llevó su pueblo
al otro lado de un Océano hambriento.

Corren historias
cuentan
que la envidia fue la que alimento aquel fuego

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXLIX

Tembló la ciudad
su coloso se desmoronó cayendo
a la altura del suelo,
el fuego ascendió
construyó cortinas
con que aliviar los vientos
que soplaban por la  noche
y durmiendo allí donde viven los sueños.

Casi siento
al coloso derramando fuego
sobre la bahía
y barcos saliendo
a través de un pequeño estrecho
que llevaba al mar libre
camino de otros pueblos.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXLVIII

Para cuando murió
sin esquelas
ni más cuentos
pasó por el cielo,
lamiendo una puesta de sol
tierno,
una corneja,
era ella
una amiga vieja
del poeta
sujeto
de su mundo
entre revuelos.

Fue
que tembló el cuerpo,
suspiró
la madre de las estrellas,
dos ángeles caídos
de una cornisa se dijeron
¿que hacemos?

malo es el miedo
y peor el remedio,
los ojos tapados no dejan ver el cielo

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXLVII

Atiendan
sólo se les pide
casi se les ruega
con urgencia
que lean,
sean atentos
y no pongan a prueba
mi paciencia,
Dios sabe
lo que cuesta
ser discretos,
no mojarse
ni en las peores tormentas,
estar atentos
y callar
hasta que se acabe este momento

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXLV

Por favor atiendan,
echen la siesta,
pues
ella llega
para cuando
se nublan las veredas
que recorren las altas tierras
de nuestras pobladas cabezas,
por favor,
sepan
que solo cunde el pánico
cuando uno se despierta
y ve a su alrededor
aquello que más le molesta

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXLIV

Se eleva
la torre
parece que sigue ascendiendo
que toca las estrellas
con sus colonias de náufragos
cada uno contando su tragedia.
desde el cielo.

La torre
sigue viviendo,
nos recuerda
que estemos atentos
pues ella fue vigía
y sigue siendo
el centinela
que nos cuida mientras seguimos durmiendo.


Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXLIII

Quien pudiera
en la quietud de la tarde
con sus ausencias
volver la vista atrás
contemplar la grandeza
de las patrias que se repudian
de las tierras abiertas
por el filo de las rejas
de las vertederas,
arados romanos
azadones y picoletas.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXLII

Pondré final a esto,
publicaré esta tragedia
de tres meses
y una semana entera
sacando punta,
anotando en una libreta
unas y otras
todas ellas
palabras sencillas,
rimas que se pegan,
encajes de bolillos,
peinados con peinetas.
No acaba
lo que  se inicia de forma incierta
no sabemos,
apunto,
sepan,
cuando será la próxima entrega.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXLI

Ni tan siquiera
el dolor juega
a otra cosa que no sea
quitarse sus propias penas.

Opera con paciencia
en un teatro a su manera
se muestra
con especial dureza.

En el fondo,
hay una orquesta
con su director,
soprano y quienes quieran
deleitarse escuchando una tragedia
que traslada con su linterna
un acomodador que sienta
a quienes llegan 
ya con la luz apagada
entreactos
como si supieran
que el primero es el que no cuenta.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXL

Aprieta las espuelas,
sobre un corcel se acerca
la pandemia,
lengua de fuego,
manos que se estrechan,
sin saber el por qué
tiembla
todo aquello que toca,
todo aquello que se le acerca,
es como si supiera
que vale
todo lo se dice de ella,
se quiera o no se quiera.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXXXIX

Atina,
no salen penas,
la bala se cuela 
a través del agujero 
que deja
allí por donde entra.

Esta historia
es algo que se cuenta
entre vaqueros
mascando tabaco y hierba.

Era
ella
una peli
de las buenas
en tarde de bonanzas
en Tejas.

Dejamos 
en la cartuchera
un montón de historietas
de llaneros solitarios
en las praderas,
de zorros husmeando
en campos de batallas,
tragedias de guerras,
de pistoleros
en cantinas
echando cuentas,
de caza fortunas
que miran de reojo
sus penas,
de minas de oro
en los que las el whisky vuela
de mano en mano
ya de vuelta la tarde que se aleja.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXXXVIII

Plena,
de luz llena
la  montaña entera
con sus caminos y sendas,
hasta allí llega
el color del sol
sin más presencia
que la mirada serena.del hombre sobre la Albufera

Autor: José Vicente Navarro Rubio

, COVID 19, EL CORONAVIRUS Y OTRAS :DCDXXXVII


Y en esto 
recuerda
que el verano dulcifica 
la espera.

Serena la tarde
el corazón es como una cantera,
es así como llega
la noche 
que no quema,
pues no hay hogueras
aunque san Juan 
es fiesta,
la pandemia  
nos recuerda
que es necesaria una cierta dosis de prudencia.

Autor: José Vicente Navarro Rubio
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...