miércoles, 7 de febrero de 2018

POESÍA: SOBRE LOS HORIZONTES COSMOLOGICOS


El vacío existe
y no se puede negar,
la nada absoluta
es algo así como un campo
pendiente de explorar.

El vacío no es nada
así se vino a afirmar
desde Parménides a Higss,
en la actualidad.
el éter se desvanece en el vacío
y nos lleva a la relatividad,
vacío falso
o
vacío real
que más da
si hay ondas que surgen del azar.

Hablemos de un inmenso mar
y allí en medio de un vendaval
de partículas chocando
a ver quien puede más.

Hay tres efectos
que vienen a explicar
el por qué del vacío
y a esto lo podemos llamar
efecto Casimir,
efecto Sclwinger
y Lamb
y así se avanza
hasta alcanzar
aquello que se llama la inmortalidad
con partículas sin materia
acabamos de matar
a eso que se llama alma y no se puede tocar.

No solo del Higss vive la masa
hay otras formas de sumar
por eso el universo se expande
sin avisar.

En un universo plano es fácil identificar
la energía que domina el universo
de  aquello que es superficial
algo así como caminar
por un mar de estrellas
sin necesidad de volar
hasta ese lugar extraño de contar
en el que un agujero negro
es capaz de evaporar
lo que dentro de él se sumerge,
Hawking, nos hace dudar
en aquello de si el vacío es real
o hay algo más.

Apunten y nunca se olvidarán
que es imposible en el universo hallar
un lugar ajeno a la teoría de la relatividad.

Autor: José Vte.  Navarro Rubio




.


martes, 6 de febrero de 2018

POESÍA: TODOS, UNO U OTRO, ASÍ

Solo importa lo que vemos y tocamos,
al menos hoy es así,
mañana ya veremos
levantarse el día,
se vestirá de blanco o grises
e igual cambiamos
la forma de entender el mundo que nos ha tocado vivir.
sabemos lo que somos
y podemos intuir lo que seremos,
si no cambian los motivos que nos hacen resistir
troquelaremos versos,
todos, uno u otro, así.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: AGUA QUE NO BEBERÉ

Con la memoria de las flores y el ruido
tu mirada se mueve en el agua.

Bruno Montané Krebs

En el agua viviendo como gota
pendiente de un hilo a punto de caer,
En tan poco tiempo
y tanto que decir,
poner al agua a la altura
de un Cristo en su cruz
y andar con ella
por esos caminos que llevan desde el nacimiento a la vejez,
esperando ser
en el seno del agua
el reflejo de lo que fue la niñez,
casi la vida misma,
para así poder responder
al agua que habita en uno,
al agua que no beberé,
que se deje de lindeces
y venga hasta ese lugar donde si quiere el amor en el puede crecer.

Autor: José Vte. Navarro Rubio                                                                   

POESÍA: LAS SOLEDADES DE LAS NOCHES

Y dijo Bolaño
escribe tú la poesía por mí
y desde entonces vengo escribiendo
centenares de poemas
que cuelgo
de las paredes y de los techos
en una pantalla con luz dentro.
Vienen al encuentro
poemas como el agua
fríos por dentro,
que caen sobre la tierra
y sirven de alimento
a determinadas raíces del conocimiento.
De esto Bolaño sabe
vivió en exceso
las soledades de las noches
resurgiendo en una taza de café, con su azúcar dentro.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LIMPIAPARABRISAS

Limpia por fuera
y se ve mejor por dentro,
es de goma y metal, acero o hierro,
Al agua la despide
no la quiere ver ni de cerca ni de lejos,
es tormento
de todo aquello
que cae en sus manos
y pone tanto esmero
que en su trabajo se puede decir que es un lince corriendo
cerca de un salpicadero.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA LLUVIA Y EL PREDICADOR DE CUARESMA

Como quiera,
dijo
el hombre del tiempo,
que va a llover
recuerden mirar el termómetro.
Sobre un mapa
un mago diestro
en ver visiones
que sirven de consuelo
a quienes asisten a este tipo de encuentros,
predice con voz grave
de predicador de cuaresma en otros tiempos,
dónde, cómo y a que hora será el encuentro,
de la lluvia con esa porción casi de queso
que es la tierra vista desde la otra punta del universo.

Autor. José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: POR ESTAS TIERRAS EL AGUA ES ORO NEGRO

Por estas tierras el agua es oro negro,
tanto vale
y tan caro es su precio
que se compra y se vende
en todos los tiempos.
Entre los campos corre,
veloz es su aliento,
semen puro
preña tanto que los surcos están repletos,
de hijos e hijas
que lo adoran por ser un padre tan bueno.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SIN IMPERMEABLE DE COLOR NEGRO

En este poema
se presiento un cierto miedo
en abrir la ventana y descubrir
que en la acera la lluvia ha construido un rascacielos.
Tenue
sin tormento,
sin botas,
sin paraguas,
sin impermeables de color negro,
la lluvia solo es
ese extraño fenómeno atmosférico
que nace en un seno
y se gesta por deseo
del conjuro de un cuervo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA LLUVIA ENTRE DESEOS

Hoy va de agua
no es para menos,
se esperaba que viniera
como el sol latiendo
entre deseos.
Llegó
y lo hizo a ritmo lento,
se paraba en los semáforos,
respetaba la cola de cupón de los ciegos,
ella el agua
y
yo
escribiendo,
ella me debe lo que es en estos momentos
y
yo
la quiero,
porque nací con la lluvia,
porque soñé con ella en otros tiempos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: CÁNTAROS DE BARRO, CUBOS DE ACERO

Esperaban el agua
y con ello
a ser posible aguaceros,
era lo que querían 
cántaros de barro,
cubos de acero,
vasos de cristal,
botellas de culo estrecho,
todos ellos
llenos de agua
y dispuestos
para servir a quien estuviera necesitado de ello.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SE EQUIVOCO EL TIEMPO

Se equivocó el tiempo
y llovió a destiempo,
pilló desorientado al reloj de la estación del metro,
Si lo hizo aposta lo siento
por aquellos que venden paraguas
por los niños que van al colegio,
por los barcos y los marienros
en el puerto esperando que lance señales el cielo.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

lunes, 5 de febrero de 2018

POESÍA: ENTRE LAS PÁGINAS DE UN LIBRO

Tuvo que ser de esa forma,
fue al abrir el libro,
en una página que decía,
"y la vida sigue,
allí vi la fotografía
de un niño,
flor de otra vida,
era yo,
entre unas manos
que me cogían por la cintura.
¡Tan pequeño alma mía!
¡tan lejana la otra vida!
¿la de los recuerdos?
ni recuerdos de aquellos días.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DOS PATOS DE PLOMO CON SUS ALAS PEGADAS

Dos patos de plomo
con sus alas pegadas
avanzan por una cornisa,
duermen en las entrañas
de una casa,
materia muerta
la del buho de madera
que no los espanta.

Sobre el mármol de carrara
uno deja esos fetiches
que en ninguna casa faltan.

Bajo la sombra del paisaje
un perro
lanza sus bocanadas
de cariño,
son tan baratas
que no pesan,
casi paja,
el perro duerme y descansa

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA NADA COMO FINAL DE UNA ETAPA

Cual palabra,
así el ruiseñor canta,
lanza
su trino,
casi cascada
de aguas bravas,
en la montaña,
copas de los árboles, canal de hojalata,
el ave de mis sueños
nació hace años
y no se cansa
de ser compañero en estas andanzas
a través del tiempo
yendo al encuentro de la nada.

Autor: José Vte. Navarro rubio

POESÍA: BECQUER A BOCANADAS


Hablemos de Becquer
nos hace falta
tenerlo presente
a bocanadas
como pitillo
que alguien se fuma y traga
el humo que embriaga.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: CASI RASPA

Yacía el cuerpo
junto a una rambla,
viejo perro
de canela su lomo y negra su panza
de él queda
su osamenta, casi raspa,
comida su carne por las alimañas
y la flora,
así se lanza, sobre el hueso,
la mirada
latente en las fosas oculares,
como un rayo que no se apaga.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: RETABLO COSTUMBRISTA

De la hoz que segaba no queda nada,
su filo de acero,
suena ahora a hojalata,
de tanto cortar perdió sus dientes
en alguna lejana batalla.

Mango de almendro,
zocata,
las albarcas,
todo forma parte
de aquel ritual de labranza
en La Mancha,
imagen de otros lugares,
en toda España.

Colgaba la hoz
de un clavo
en una vieja cuadra,
sin yeguas ni vacas,
la hierba secó sin recobrar la esperanza
de ser pasto de oveja
ni dulce almohada
de los pastores en las majadas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio


POESÍA: ENTORNO A LOS TELÉFONOS

A veces suena el teléfono
y el solo de pronto se apaga,
como si fuera  una voz tenue
cansada de clamar y recibir la chita por callada.

Cuelga el teléfono de una pared
lo hace desde hace unas decadas
a lo más seguro que esa será su casa
durante muchos años
hasta que alguien diga ¡basta!.

Fijos y sin entrañas
los teléfonos dan malas
y buenas noticias,
sacan,
conversaciones banales y otras engrasadas
de buenos contenidos y de finales con esperanzas.

Otros tiempos son,
hasta
en estos tiempos hacen falta
teléfonos en las paredes,
sobre las mesas,
en las entrañas de los bolsillos,
así en la noche si suena espanta.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: CONTINUA LA LLUVIA, NO SE CANSA

Llueve, ahora, y nunca es de la misma forma,
las aceras vacías y en las casas
hay luces que anuncian veladas larga,
entorno a todo menos a una buena charla.

Los árboles se relamen hasta las entrañas,
las ratas huyen a la desbandada de las croacas
saben que si se inundan no habrá barcas
con que socorrer a las naufragas.

Continua la lluvia y sin paraguas
sobre las azoteas convertidas en charcas
se hacen riachuelos y cascadas
que dejan caer sus aguas
sobre las aceras donde se expanden
camino de alguna regata
por la que seguir su travesía hacia las zonas bajas.

Los últimos gatos de la noche
los de negras panzas,
ojos afilados y nariz chata,
bajo los coches esperan que pase la amenaza
para seguir su vida, de gata en gata.

Pasa entre las aguas,
el camión de basura
que lleva en su panza
lo que unos tiran y lo que otros no alcanzan a llevarse a casa.

Con la noche que avanza
se apagan en las casas las luces
y suenan ruidos de puertas y de silencios que cantan
melodías sacadas de los sueños de las criaturas que duermen ya en sus camas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: CUANDO SE DA LA ENTRADA A UNA POESÍA NUEVA

Se dio la entrada a una poesía nueva
y se hizo con la certeza
de que hay un antes que aprieta
y un después, casi horno, 
en el que se caldean las ideas.

Bien calientes brotan rosas 
y amapolas,
claveles y azucenas,
solo falta,
este es el ojo del poeta,
en hacer los ramilletes 
de una forma homogénea.

Con el mismo peso,
con diferentes apariencias,
el poeta escoge los colores,
los olores los mezcla
y así el ramo se pone a la venta.

Dependiendo de los gustos,
los poemas, son esos ramos
con los que envolver las ocasiones de alegrías o de tristezas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LAS IDEAS MUEREN Y LAS IDEAS SE RENUEVAN

Las ideas mueren
y las ideas se renuevan.

A la velocidad de la luz
las ideas construyen teoremas
con los cuales avanzamos,
con los cuales el poder sobre la tierra
cada vez más convierte
a unos países en potencias
y a otros en esclavos de esas ideas
que revolucionan el mundo conocido de la ciencia.

La ciencia es la probeta,
y la candidez de unas pastillas
que duermen a quienes se muestran
dispuestos a aguar las fiestas
de los que sueñan
con dominar al mundo de la forma que sea.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: GOOGLE, ALADINO Y LA LÁMPARA MARAVILLOSA

En un disco duro todo entra.
Allí se almacenan,
en estanterías llenas,
asuntos frescos
y cajas con historias podridas
y fantasías repletas
de noches mágicas
en Constantinopla y en Atenas.

Aladino vive dentro de esa caja
en ella trabaja y aveces bosteza.
Si se trata con delicadeza
de ella salen los deseos
que de antemano piensan
quien con sus manos piden
lo que sus amos llevan dentro de la cabeza.

La lámpara maravillosa
es un claro ejemplo
del poder de la ciencia,
todos podemos tener
aquello que nuestro cerebro ordena,
digo "piedras preciosas"
y GOOGLE me devuelve, sacos inmensos de piedras
reluciendo como estrellas.

Autor: José Vte navarro Rubio

POESÍA: DUERMEN LAS CREENCIAS

Yo se quien acabó con el poder de Dios sobre la tierra
fue un científico con grandes cejas
con sus vómitos
y creencias evolucionistas, demostrables, tocables por dentro y por fuera,

Duermen las creencias
en una cuadra
entre béstías
como de lo que puede, paja seca,
y a la espera de un milagro, cualquiera,
de vez en cuando se asoman para enseñar su caterva
de cuentos que se emplean para dar forma a extrañas ocurrencias.

¡Si esto sirve,
si esto sirviera!
con esto se acaba el poema.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: UN RATÓN UNA PANTALLA, UN DISCO DURO Y UNAS TECLAS

Sobre los poemas se vuelcan
las vidas de personas,
reflexiones y axiomas,
materias puras y etéreas,
todas ellas contaminadas
de extrañas presencias,
en la radiografía,
bajo la estratosfera,
se ve aquello que perseguimos,
se tocan las cuerdas
de una guitarra eléctrica.

Por si fuera
se asoma uno al abismo
y si bosteza,
es para comprobar la volatilidad
de las teorías que no cuelgan
ni de principios ni de lógica
ni de presencia
de otra cosa que no sea
la caja de Pandora y dentro de ella,
un disco duro y unas teclas,
una pantalla y un ratón haciendo la puñeta.

Ya estamos en ello
en lo que quería el poeta,
se jodió la metafísica
y las noches de verbena,
dejó de tocar la orquesta,
el viento y la lluvia pudieron con la fiesta.

Tres más uno son igual a cuatro,
se nieve o nos ahoguemos escribiendo poemas
que un disco duro memoriza
entre bostezos y movimientos de unos dedos sobre unas teclas.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: DE TODO TUVO LA CULPA LA BATERIA

Hoy es un día igual al resto,
el ordenador abierto
las teclas dibujan sobre la pantalla grafías.

El alma del ordenador es su disco duro,
así se denomina
y su Dios la batería,
el enchufe a la red se utiliza
para que sin salir chispas
entren en funcionamiento esos elementos que permiten disfrutar del día.

Salimos de una tienda,
aquí no se hace propaganda gratuita,
para cambiar piezas
el ordenador nos invita
a descansar un rato
y si fuera preciso a impregnarnos de sus risas.

En una rotonda un letrero indica
la venta de un solar
con miras a tres avenidas,
algo grande
si bien se mira.

Detrás del letrero hay  una mujer de esas que se denominan
de mala vida,
pobre de ella,
que en una una jofaina se limpia sus partes más íntimas
quita al momento esa alegría
de las mañanas rotas por una batería
que hacen claudicar a su dueño y lo envía,
al paro sin cobro, a la melancolía.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

domingo, 4 de febrero de 2018

POESÍA: UNA CRUZ EN LA FRENTE

Una cruz en la frente
casi un calvario
de quien muere
y todos los días se siente
el arlequín de Picasso,
los relojes de Dalí,
aguafuerte de Goya,
sin más el poeta se arrepiente
de no haber sido pintor
de versos en los cielos despejados que abren
los amaneceres de los días,
los anocheceres,
y así continua esta historia,
que en uno nace.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: VULCANO Y EL LIBRO VIII DE LA eNEIDA

El mar de mi existencia
es la negación de tu vida
yo soy la ola que rompe
y tu la costa donde mueren mis ideas.

Extraña existencia
la de la calma y la del cólera,
tiempo hay
para hacer con las ideas
canastas de rosas,
y murmullos de estrellas,
calma y cólera,
rayo y trueno
así huelen las rosas,
así Vulcano forja los rayos que Jupiter lanza
en el libro VIII de la Eneida.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA ENTRE POEMAS MUERTOS

La decadencia es el olvido
aquello que se lee,
casi recetas,
en las páginas sin vida
donde yacen las palabras muertas.

Vi la cara
y comprendí en un instante
que quien me miraba era el reflejo
de la  luz proyectada en un espejo.

En el poema viven los versos
aquellos que sobreviven al tormento
de las páginas sin vida
donde yacen los poemas muertos.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LA ROSA Y LA NADA

Salmo

Ya nadie nos moldea con tierra y con arcilla,
ya nadie con su hálito despierta nuestro polvo.
Nadie.

Alabado seas, Nadie.
Queremos por tu amor
florecer
contra
ti.

Una nada
fuimos, somos, seremos,
floreciendo:
rosa de
nada, de nadie.

Con
el pistilo almalúcido,
cielo desierto el estambre,
la corola roja
de la palabra purpúrea que cantamos
sobre, o sobre
la espina.

De "La rosa de nadie"Paul Celan  1963
Versión de José Ángel Valente


LA ROSA DE LEOPOLDO MARIA PANERO

Quizás fue esta la rosa
y  quizás se encuentre el Dios de su locura
en unos salmos que invitan
a coger la rosa y pasear
por las páginas de rimas
de poemas de locos y locuras,
dulce ardor de melancolía,
con miras a lo profundo del ser,
allí donde dormita la nada,
entretenida la sonrisa
sobre unas casi muertas mejillas,

la rosa y la nada y Leopoldo son aristas
de ese cuadro de la vida
que termina con la muerte, así finaliza,
el caminar del poeta
cansado de escribir poesía.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: LOS DIENTES DE WATERLOO

Volviendo a lo mismo
a ese momento justo,
a ese instante de una batalla finalizada,
a unos soldados que yacen
sobre los campos de maiz
todos ellos sangre
con los uniformes arrancados,
 ¡y avanzado en la noche
los arrancadores de dientes
hurgando en los uniformes,
tantos incisivos,
tanto el cadáver vale,
los dientes de los soldados de Waterloo
en manos de Astley Cooper
sobre prótesis de marfil de morsa o de elefante,
eran un lujo solo al alcance,
por ejemplo dígase Levy Spear Parmly,
que en paz descanse.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

sábado, 3 de febrero de 2018

POESÍAS: HABLANDO DE LA HISTORIA

En las sombras y en los olvidos,
en las gramáticas y libros
en las palabras que nunca fueron dichas,
en las palabras cortadas con filos de cuchillo,
en los ecos perdidos,
en los gritos de los desesperados,
en todo esto yace la historia,
la real y no escrita,
la de aquellos que la vivieron en primera persona.
Poco importa, lo que leas
es tanto lo que nos hemos perdido
y tanto lo que queda por perdernos
que al final solo importan las historias vividas por uno mismo.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EL ROJO Y EL VERDE, ASÍ ME MUEVO

Dos colores verde y rojo,
el ámbar es algo así como un entuerto,
ante ellos me siento
o bien el hombre libre
o por lo contrario el prisionero
del sistema que nos indica 
lo que es malo o bueno.

Dependiendo del lugar 
y del momento
el rojo puede ser el color 
que nos lleve lejos
y el verde la pisada fuerte 
sobre el freno.

Con los dos colores en la mente me muevo,
por la ciudad circulo,
en ella el civismo y el respeto
tienen que ver mucho con esos dos colores,
en concreto,
con el rojo y el verde, 
uno y otro, dando el paso o imponiendo la frenada en seco.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

POESÍA: H2O RENACUAJOS Y SAPOS EN SU SENO

La nube es el aviso.
cierto o no cierto,
el agua contenida en su cuerpo
cuando llega sirve de alimento
a los campos sedientos,
ebrios de falta de agua,
la negación es solo eso,
la nube que pasa
y el agua huyendo,
camino de otros lugares
donde depositar su carga de alimento,
H2O, renacuajos y sapos en su seno.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: FRÍO, DOLOR Y DESESPERO

Sube el frío, se convierte,
en el enemigo de aquello de lo que huimos,
el frío siempre unido
al dolor y desespero,
no he visto con el frío al poeta escribir poemas de amor,
los corazones rotos son fríos,
la frialdad de un beso,
fría la muerte,
los deseos,
podríamos hablar de la frialdad del momento,
de la conversación segada por una frase fría,
del aleteo frío de las aves huyendo,
tanta frialdad para este instante,
en que el cuerpo va pidiendo, un poco de calor,
un poco de alimento,
aunque solo sea con las brasas en las que se arde en el infierno.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: TODO SOBRE HITCHCOK


A saber "los pájaros"
son testigo
del terror que sentí
al sentirme invadido
por plumas y picos
de aves que migraban a mis ojos, su nido.

Todo lo vi
a través de una "ventana indiscreta",
abierta en la roca de un abismo.

"Vértigo sentí"
lo juro,
me sentí "encadenado"
como una soga trenzada de esparto a un cubo
sobre el pretil de un pozo
esperando entre "sospechas"
ser lanzado al vacío.

La "psicosis" del ser humano
hacia lo desconocido
es una "sospecha"
de lo mucho que sufrimos.

Será la culpable, me pregunto,
de ello, el destino
del "hombre que sabia demasiado",
casi "cortina rasgada"
los miedos en mi son infinitos.

"Atrapa a un ladrón",
así se oyó,
fue un grito indefinido,
que ahuyento
sin haber testigos
a "Marnie la ladrona"
que corría entre alaridos
de los perros de la noche
en esos días sus enemigos.

¡ Oh "Rebeca",
que castigo!
el haber visto
a Marnie huyendo
y a ti sufriendo de lo lindo,
en la pantalla de un cine,
en un rayo de polvo revestido
que cruzando el espacio estallaba
sobre una pared que se sentía el ombligo de un asesino.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: A LA VEJEZ VAN LAS AVES QUE NO HUYEN DE SU DESTINO

A la vejez van las aves que no huyen de su destino
allí se juntan,
ellas guardan en sus altos nidos,
los secretos de los páramos que no han sido invadidos
por ojo, alguno.

Como si la vejez no fuera
el trino de los gorriones en la torre
sintiendo los latidos
del corazón que habita en el interior
de una esfera con sus horas, segundos y minutos,
van también a ella quienes se sienten heridos,
por la vida que no disfrutaron,
por el tiempo que perdieron en discutir sobre asuntos ambiguos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: ES COMO DECIR LA PALABRA ACERO

Es como decir la palabra acero
cuando hablamos del frío,
tan duro el tema,
me explico,
caen las tardes,
caen sus frutos,
caen las sonrisas,
hablamos del destino,
inocente él
se siente nuestro amigo,
su dureza templa,
es el látigo,
casi siempre el testigo
de la caída de las hojas
en los otoños primerizos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: SOBRE LAS ROCAS QUE DIGO

Sobre las rocas que digo
ellas son testigo
de los pesares de los seres humanos,
de los inviernos duros,
allí donde están anuncian el frío,
la soledad de las almas,
el rumor de los caminos
por donde pasan los humanos
explorando el infinito
de las tierras fértiles,
de los caudalosos ríos,
de las selvas frondosas,
de los valles fecundos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio

POESÍA: EL PAN Y EL TRIGO

Pan en todos los días
él cogido
a la cresta de una ola,
al combativo destino
de los campos abiertos,
sin trincheras ni enemigos,
solo el viento azotando
la cintura del trigo,
su porte esbelto, sus ojos vivos,
son el alimento preferido
de las primeras aves migratorias
que rondan sobre los campos haciendo círculos.

Autor: José Vte. Navarro Rubio 

POESÍAS: DE POEMAS SE LLENÓ EL OLIMPO

Construyó un poema
con almenas y murallas,
con fantasmas incluidos,
sílabas de centinelas,
palabras rompiendo el ritmo
de las noches encantadas
en que los juglares lanzaban sus cánticos interpestivos.

De poemas se llenó el Olímpo,
así los dioses se sintieron grandes
e hicieron sus pinitos,
unos escribiendo sobre la luna,
cayó el sol rendido
ya la noche negra invadiendo los espacios
en los cuales el rey era el búho.

Autor: José Vte. Navarro Rubio 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...