lunes, 28 de mayo de 2018

POESÍA: L'ALCÚDIA DE 1917


Y así sin más salta la poesía. Esa que el poeta construye con no más armas que el ingenio, ese que hace que las palabras tomen sentido, que las rimas crezcan cual cascadas de agua saltando por una pendiente camino de una laguna y así sin más el año 1917, queda retratado, entre puntos, comas, y signos de admiración:

Unos coches iban
Y
 otros venían
por la calle de abajo,
por la calle de arriba,
como quien busca el tesoro de Moctezuma.

Así l’Alcúdia despertaba por las mañanas,
así por las noches en el pueblo se dormía
entre gritos y alborotos,
entre sonrisas
de las mozas que iban a la iglesia,
de ellos los mozos vestidos a la antigua.


En la mañana,
ella tan cogida
a unos rayos de sol que indican
que en el pueblo la fiesta es alegría
y los entierros la tristeza que anida
en el alma de los amigos y familia.

En los casinos se respira
ese aire viciado
de quienes no preguntan,
todo lo dan por hecho
y así no falta quien diga:

¡Viva Cristo Rey!
¡Don Jaime y justicia!

¡Por Alfonso XIII
a quien Dios bendiga!

¡Viva la República
De hombres libres sin coronas ni varitas!

Mientras los obreros se juntan
por aquello de defender lo suyo
con la Internacional Socialista.

Como anillo al dedo
las tórtolas cuentan los días,
esos que faltan para una gran misa.
Fiestas en el pueblo
las aves se encuentran perdidas
entre pólvora y petardos,
entre gritos de alegría.

En los colegios se respira
ese aire a vida
de los niños y niñas
entretenidos
 con sus restas y sumas,
canciones y villancicos
e historias muy antiguas
De reyes y hombres
que pasaron a mejor vida.

En la iglesia se santiguan
los buenos cristianos
de toda la vida.
A la derecha los hombres
y a la izquierda ellas vestidas
tal y como las buenas costumbres anuncian.

Huele el pan a buena harina,
tan fina
que la masa resbala
y dentro del horno se aromatiza
con los olores que desprenden las pavisas.

Así se llega al Calvario
y entre prisas
se oye las pisadas de una yegua
que transita
tirada de las riendas
de un patricio que musita
palabras que nadie oye
ya en las cornisas
de las casas blasonadas
de Señores que se sienten dueños de la villa.

Mira por donde hay boda
y misa,
y paella,
y regalos y propinas
para ellos los novios,
así se denominan
las parejas de hecho
por Dios bendecidas
que juran
amor eterno de película
ante quien atento les mira,
entre palabras que recuerdan
que aquello es para toda la vida.

Alguien pinta
al pueblo que le gusta,
es como si una espina
en un dedo produjera una herida
y la sangre de ese hombre
que trabajaba la madera
y la domaba casi a su cintura
se hubiera convertido en un lienzo
y con el su nieto
por nacer todavía
 hiciera suya
aquella promesa
que un día
lanzó al aire
que entraba cual manantial de agua cristalina
para decir al carpintero
hombre fiel a su oficio,
ebanista,
que lo que no se hace
no deja poso ni presencia alguna.

Entre oficios este verso camina,
tan lleno de ideales
que no falta criatura
Que viviendo en aquella l’Alcúdia
La de 1917,
un siglo se avecina,
no tenga un sitio,
 entre líneas,
donde poder decir,
aquí estoy
Si necesitas ayuda,
como la pelota que se columpia
en las manos de Perales
que la acaricia
para hacer ese punto que le falta,
para ganar la partida
en un trinquete
por donde transitan
aires nuevos que asustan.

Y ganaron los obreros
en aquello de pedir más justicia
y como todo aquello que termina
hubo buen final
en esta historia que acaricia
las verdes hojas de los naranjos,
el fruto que indica
que para los veranos cálidos
se aproxima
la fiesta grande de l’Alcúdia
con sus verbenas
y tracas
con sus procesiones y misas,
feria y baile,
serenatas  y  entre comidillas
más fiesta piden los jóvenes
en un año
de granizo y lluvias
en que se pierden las cosechas
y se aniquilan
los sembrados y viñedos,
hasta las tejas se sienten heridas
como si Dios durmiera
y aquello fuera una pesadilla.

Por aquí el año 1917 finaliza
el 1918 se adivina
en la hoja de un calendario
con 12 meses
365 días,
uno tras otro,
mientras se aproxima una dictadura.

¡Dios salve al Rey!
juran
los generales que con sus espuelas
acarician
las posaderas de un Rey que se creía
tan inmortal como Moctezuma.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

domingo, 27 de mayo de 2018

POESÍA: BAILAN ELLOS, BAILAN ELLAS / BALLEN ELLS, BALLEN ELLES

Bailan ellos,
bailan ellas,
comienza el baile,
comienza,
brazos al cielo,
manos que juegan,
se alzan las piernas,
al son que la música penetra
en el alma de quienes bailan,
en una tarde que nos alegra

Ballen ells,
ballen elles,
comença el ball,
comença,
braços al cel,
mans que juguen,
s'alcen les cames,
al són que la música penetra
en l'ànima dels qui ballen,
en una vesprada que ens alegra

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ASÍ FUE / AIXÍ VA SER



Así fue,
así dicho,
la piedra,
el cántaro,
el botijo,
un millón de acertijos,
uno tras otro,
todos juntos,
vuelta a pasado
a ese laberinto
de años que suman,
de minutos tras minutos,
creciendo en aquello que se llama conocer el mundo.


Així va ser,
així dit,
la pedra,
el cànter,
el càntir,
un milió d'endevinalles,
uns darrere l'altre,
tots junts,
volta a passat
a aqueix laberint
d'anys que sumen,
de minuts després de minuts,
creixent en allò que es diu conèixer el món

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

sábado, 26 de mayo de 2018

POESIA: AGUA DE LIMÓN / AIGUA DE LLIMA

Agua de limón
que por estas tierras
es de todo un poco
casi una leyenda,
con su azúcar,
con su canela,
alguien grita:
sabrosa y buena
y salen los niños corren hacia ella,
la mujer tocada por la gracia de aliviar los calores
en los agostos de los pueblos de la Ribera
de un río que llega
desde lejanas  tierras
trayendo rumores que suenan a penas.

Aigua de llima
que per aquestes terres
és de tot una mica
quasi una llegenda,
amb el seu sucre,
amb la seua canyella,
algú crida:
saborosa i bona
i ixen els xiquets corren cap a ella,
la dona tocada per la gràcia d'alleujar les calors
en els agosts dels pobles de la Ribera
d'un riu que arriba
des de llunyanes terres
portant rumors que sonen a penes.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESIA: CON OLOR A PÓLVORA / AMB OLOR A PÓLVORA

El carro del helado
y la sombra que no llega,
sol de mediodía
por la ventana entra
la música a bolero con su letra,
como si fuera un día grande,
con olor a pólvora,
plegarias en la iglesia,
tan poco cuesta
abrir la ventana
para que dentro de la casa entre la fiesta.

El carro del gelat
i l'ombra que no arriba,
sol de migdia
per la finestra entra
la música a *bolero amb la seua lletra,
com si fóra un dia gran,
amb olor a pólvora,
pregàries en l'església,
tan poc costa
obrir la finestra
perquè dins de la casa entre la festa.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESIA: EL TRIGO QUE SE TRILLA / EL BLAT QUE ES TRILLA

No pudo ser
el agua,
la lengua,
la tierra sedienta,
el hombre ebrio de patria
y en la era
el trigo que se trilla,
la paja que el viento se lleva,
tañen las campanas
una música eterna,
hora del Ángelus, cazalla en la taberna

No va poder ser
l'aigua,
la llengua,
la terra assedegada,
l'home embriac de pàtria
i en l'era
el blat que es trilla,
la palla que el vent es porta,
*tañen les campanes
una música eterna,
hora del *Ángelus, *cazalla en la taverna

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: SUBIENDO POR LA CALLE / PUJANT PEL CARRER

Subiendo por la calle,
cerradas las puertas,
golondrinas sobre el alero del tejado,
los geranios muestran su grandeza,
avisan que ha llegado la primavera,
a este pueblo,
de llanura inmensa,
entre ríos,
con una montaña que alerta
la llegada del frío, la lluvia, la ráfaga seca
del aire de otras tierras

Pujant pel carrer,
tancades les portes,
orenetes sobre el ràfec de la teulada,
els geranis mostren la seua grandesa,
avisen que ha arribat la primavera,
a aquest poble,
de plana immensa,
entre rius,
amb una muntanya que alerta
l'arribada del fred, la pluja, la ràfega seca
de l'aire d'altres terres

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

sábado, 19 de mayo de 2018

POESÍA: A LOS/LAS MAESTROS/AS DE TODA LA VIDA

Mis competencias construidas
sin mas alquimia que el trabajo,
la memoria creativa,
la soledad de quien pica palabras,
de quien con las matemáticas se anima
a hacer con ellas un sinfín de axiomas y de teorías,
así se construye una vida
de quien tras los libros se proyecta,
de quien sin más puntos de vista
que aquellos de que con el esfuerzo se llega a la meta perseguida
hinca los puños, sobre la tarima
mientras por su piel se destila sabiduría.

Pobre del maestro,
el de toda la vida,
dando vueltas a los boletines,
descifrando lo que doctos señores le indican.

¿Qué queda de su punto de vista?

La de quien piensa
y sabe
lo que delante de él se avista,
un rumor de niños y niñas
a la espera de la traza de la tiza,
de la voz de su genio,
de la pregunta que indica
que hay enseñanza activa
más allá de unas competencias,
así de clara es la risa
del viento que trae otras frescuras
las de una aldea
y en ella una maestra caritativa
limpiando los mocos a quien de ella esperan que les lea una poesía.

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio



viernes, 18 de mayo de 2018

POESÍA: EL NIÑO QUE BUSCABA SUS CANICAS

Por soñar que no se diga,
con la Trompa de Eustaquio,
con el agua destilada del alquimista
con Falopio,
con viejas teorías,
las de Einstein, convertidas
en azote de quienes nos dominan.

Y soñé, así la memoria me indica,
con un palacio de chocolate
con su princesa cautiva
en una torre de nata
tras una ventana que domina
a los verdes prados
con sus ríos de corrientes de leche cristalina.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio





POESÍA: EL NIÑO QUE BUSCA SUS CANICAS

Y el mundo abierto como una mandarina
y en la rama una sonrisa,
la piel sin flor,
el alma con aristas,
como zumo la soledad que anida
sin más teorías, sin más preguntas,
ya me indican
que el reloj con sus saetas se mueve en un nuevo día.

¿Quienes somos?
......del ser la nada,
y sin nada
no hay quien diga
que esta boca es mía.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio





EL NIÑO QUE BUSCA SUS CANICAS

Le faltó el aire,
la tristeza construía
pozos y lagunas,
entre soles que caían,
entre miradas,
entre salmos y aleluyas,
a cada cual a lo suyo,
la sal y el azúcar,
el perejil y la canela
y con ello así me indican
en la mesa la comida.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio




POESIA: EL NIÑO QUE BUSCA SUS CANICAS

A lo poco que se no fue una huida,
los tejados no sirvieron
para que el gato teja tras teja se alejara,
no fue lo que se indica
un paseo, una caricia,
una voz caminando entre espacios,
casi una barca a la derriba,
esta es así la vida,
el prologo, la página,el fin que indica una rutina,
la de la ciudad construida por quienes sobre los espacios dominan.

Las luces que caían,
las voces con sus prisas,
las pisadas gigantes,
los gritos de las tuberías,
los calores y los fríos,
todo anida,
en la memoria del niño que busca sus canicas.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio




POESÍA: EN SUS PRIMEROS DÍAS

Y crece
y en su empeño se muestra
como el bebe que necesita,
de la voz,
de las sonrisas,
del tacto y caricias,
comida,
de aquello con lo cual
llenarse de vida.

Reina la paz,
entre silencios,
la luz cayendo
su sonrisa,
así mira,
así ella observa,
y se anima,
nos cautiva.

En lo que sea
y se diga
ella suma,
día tras día,
horas, segundos
y minutos, en su corta vida.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESIA: POCO IMPORTA LO QUE SOMOS

No fue el poema
a la palabra,
no fue a pedirle ideas,
no fue el silencio
a la boca del muerto,
no fue la oscuridad al ojo
ni fue el olor a los labios,
nada fue como se cuenta,
en nada se hace la noche,
en nada nacen los silencios, explotan y en el cielo se diseminan,
en nada la palabra sirve para otra que no sea
decir que somos seres humanos, ilustradores de un planeta, casi pesadilla.

Poco importa lo que somos,
poco o nada,
tan poco importa,
que aunque tengas alguna que otra idea
con la cual construir una teoría
con el tiempo esta quedará convertida
en adjetivo,
que no en nombre,
por aquello de ser diferente,
en algo,
en lo que sea,
que más da lo que de ello se diga.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

lunes, 14 de mayo de 2018

TEIA: LUZ Y BRILLO

Decir Teia
y en ello luz y brillo
y así
su madre,
Mireia,
 y su padre,
Ximo,
los tres juntos.

Ellos unidos,
tal cual
el frío
como castigo,
en un día,
horas y minutos,
entre esperas
como quien
se siente atraído
por ese sol,
casi Dios investido,
del nombre Teia,
con el cual se vino al mundo.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

domingo, 13 de mayo de 2018

LA PAELLA GIGANTE GALBIS


Resultado de imagen de LA PAELLA GIGANTE GALBIS "NAVARRO RUBIO"

La broma de la que nació un récord mundial
Galbis rememora en sus memorias los primeros años de su reto culinario que acabó en el Guinness

Carles Senso L'alcúdia 13.05.2018 | 02:04

Antonio Galbis junto al actual rey de España y Letizia Ortiz, ante una paella gigante. levante-emv

Antonio Galbis. El cocinero afincado en l'Alcúdia se convirtió en 1980 en un referente mundial con una paella para miles de comensales. Su osadía le llevó al Libro Guinness de los Récords. Sin embargo, pocos saben cómo nació aquel reto. Lo relató el ribereño en sus memorias, recopiladas por Martínez y Navarro.

«Si l'any que ve torneu a organitzar aquest concurs, jo us oferisc, fora de concurs, cuinar una paella gegant per a 1.000 persones, així no haureu de cuinar les deu o dotze paelles per als fallers i convidats. Ací queda això, dit està!». Las palabras, medio en broma y medio en serio, de Antonio Galbis, pronunciadas en 1979 en Guadassuar, entre amigos, acabaron llevándole a superar dos récords Guinness. Mucho se sabe sobre aquellas paellas gigantes para más de 100.000 personas que llevaron al cocinero arraigado en l'Alcúdia a convertirse en un referente mundial. Sin embargo, sólo la publicación de sus memorias ha desvelado el inicio de aquel camino situado entre el emprendimiento empresarial y la utopía gastronómica. «Antonio Galbis: «Història d'una il·lusió», ha sido escrito por Ximo Martínez Ortiz y José Vicente Navarro Rubio pero sobre la base de las memorias que, justo antes de morir, dejó el cocinero ribereño. El libro pertenece a la colección «Gent d'Ací» que edita el Ayuntamiento de l'Alcúdia y supone hoy un viaje a la mentalidad de un chef con un pasado humilde que nunca dejó de pensar a lo grande, a pesar de que aceptaba que, en sus inicios, los fogones no eran lo suyo.

El comentario de Galbis caló en algunos de los presentes y Lorenzo Millo lo publicó en este periódico. Una vez quedó plasmado negro sobre blanco, el compromiso adquirió seriedad y se empezaron, no sin reticencias y miedos al fracaso, a buscar las herramientas para hacerlo posible. Aquellos «locos» de la imaginación (Galbis se acompañó de Antonio Cogollos) encontró a Clausi, un trabajador del acero que, ni mucho menos, consideró que aquello debía quedar en agua de borrajas.

Sobre el resto de la historia se han escrito muchos párrafos. De aquel día al récord Guinness pasaron años de experimentación. También de críticas (sobre todo iniciales) de algunos que consideraban que aquella osadía cargaba contra la esencia del plato gastronómico más característico del pueblo valenciano. Sin embargo, Galbis demostró que el tamaño no estaba reñido con la calidad. Y eso que el cocinero de l'Alcúdia aceptaba que aquello era todo un mundo por descubrir: «Cocinar una buena paella no es una labor nada fácil, lo sé por la propia experiencia. La paella es un plato polémico, usando los mismos ingredientes unas salen mejores que otras. Nunca hay dos iguales», relata en sus memorias.

Las críticas no llegaron solas. A principios de la década de 1980 formó la sociedad familiar Paelles Gegants Galbis SL y llegó a cocinar unas veinticinco paellas al año, «de las que no llegué a cobrar ni la mitad», rememora en el libro, para añadir poco después: «No era un negocio ni lo veía por ningún lado, pero sí que era publicidad que, a la postre, también es dinero».

Con el tiempo, Galbis contabilizó más de medio millar de empresas dedicadas a la cocina de paellas gigantes. Lo que en un principio pareció un ejercicio de kamikaze empresarial, después fue un negocio sin parangón.

Galbis, con el tiempo, no se sintió satisfecho con su atrevimiento y también acabó lanzándose a la confección de una «fideuà» gigante. La primera vez fue un 24 de agosto de 1982 en Gandia con motivo de la celebración del Día del Turista. Se confeccionaron exactamente 2.000 raciones. Ya no paró y hasta su fallecimiento siempre estuvo vinculado a las paellas más grandes. No sólo de tamaño.

sábado, 12 de mayo de 2018

LÁLCÚDIA COMO ESTÍMULO

Dile algo,
algo sólo, dile al destino
que somos,
que nos hemos construido,
entre las páginas de los libros,
casi verbos intransitivos
yacemos, dormimos,
como las viejas piedras del castillo
solo somos señas de identidad de un pasado construido a expensas de lo que hemos leído.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

LÁLCÚDIA COMO ESTÍMULO

Transita la tarde,
va ella camino,
de una noria, casi abanico,
en la que duerme el viento, en esos minutos,
en la tarde perdidos,
entre las viejas maderas, hierros comidos,
por el sueño eterno de la lluvía
jugando con el destino.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

LÁLCÚDIA COMO ESTÍMULO

En el pasado, ruidos,
en el futuro sombras,
ahora mismo,
late el corazón,
trabaja el hígado,
las manos juegan, es lo mismo,
mirar hacia arriba, La Plaza con su pino,
que sobre el suelo escribir, me aburro.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

LÁLCÚDIA COMO ESTÍMULO

En el pasado, ruidos,
en el futuro sombras,
ahora mismo,
late el corazón,
trabaja el hígado,
las manos juegan, es lo mismo,
mirar hacia arriba, La Plaza con su pino,
que sobre el suelo escribir, me aburro.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

LÁLCÚDIA COMO ESTÍMULO

En el pasado, ruidos,
en el futuro sombras,
ahora mismo,
late el corazón,
trabaja el hígado,
las manos juegan, es lo mismo,
mirar hacia arriba, La Plaza con su pino,
que en el suelo escribir, me aburro.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

LÁLCÚDIA COMO ESTÍMULO

Yo, tú, conmigo,
en la avenida a un paso de donde uno vive en su nido,
salen los niños,
de una escuela con muchos bautizos,
yo tú, conmigo,
las niñas y los niños, están unidos,
el cordón que los ata, es el mismo.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

LÁLCÚDIA COMO ESTÍMULO

Por qué la torre?
Por qué el olvido?.
Por que la tarde trae olores a pan rancio,
a vino,
pan de tahona, trigo?

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ENTRE SOMBRAS

Ir por ir ¿por qué camino?
Si ya las rosas pierden su olor, si ya intuyo
que en las tierras comidas por los surcos
nacen a su antojo los cardos
y en el barro se hunde la suela donde viven los olvidos.

Un temblor, un resquicio, la puerta abierta, la calle sumida en silencios paliativos,
en el convento las ruinas, duerme el tiempo, entre cansares infinitos.
Ir, así iré, así cogido
de la mano, de los pelos, en las uñas escondido
el secreto, alquimia que nos hace tan profundos
como una catarata dormida en la cuna dura de unos ojos bendecidos
por el Dios de la luz, la sombra jugando al escondite, en un pajar, en un olvidado cobertizo

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio




POESÍA: ME SIENTO JUNCO


Cuanto cuento escondido
en esas ideas que nos llevan de tumba en tumba
al encuentro del último resquicio,
la tea ardiendo, el tronco en la chimenea dormido,
el alma vagando por espacios desconocidos,
es así que vivimos
con lo que podemos, casi juncos,
secos y pelados, blancos y puntiagudos,
en los remansos de paz
allí donde la palabra se siente herida por el olvido.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: EXISTE EL TÚ Y LO MIMO

Existe el tú y lo mimo.
Como fruta carnosa existe el tú
en los laberintos donde duermen los años ya perdidos,
tú es la música de órgano que oí siendo niño,
el ligero rumor de una hoja caída sobre un campo de trigo,
ese es el tú
en el cual yo me hundo
cuando voy andando y miro
como sale el sol; como la luna rompe el marco del cielo convertido en espejo de cristal fino

Autor: Jose Vte. Navarro Rubio

PINAREJEROS MUERTOS Y REPATRIADOS EN LA GUERRA DE CUBA: AÑOS 1895 A 1900


Imagen relacionada

El último episodio de la guerra de independencia cubana arranca el 24 de.febrerode 1895, este último acto provocó que nnos 220.000 jóvenes peninsulares y unos 50.000 voluntarios cubanos formaran, según palabras de Moreno Fraginals, parte del mayor ejército colonial organizado por una metrópoli europea en las últimas décadas del siglo XIX. Cada una de las provincias españolas, y Cuenca no fue una excepción, aportó miles de hombres a esta dura e incomprensible contienda. La participación de los conquenses (sobre un total del 10% del total), supuso para cada uno de los pueblos proporcionar un promedio de una decena de hombres nacidos entre 1872 y 1878. Estas cifras supusieron, sin lugar a dudas, una auténtica hemorragia humana para el Estado español.

Cuenca lloró, como todas las provincias españolas, al inicio, durante el desarrollo y al final de la guerra y por los muertos en la contienda. Unos hablan de 30.000 y otros de 50.000 los perecidos que se llevó la lucha en sus más de tres años de duración. La cifra exacta, posiblemente, no llegará a' saberse nunca, pero sin lugar a dudas las investigaciones en curso nos hablan de cifras estremecedoras, la mayoría, víctimas de las terribles enfermedades para las que no estaban preparados nuestros soldados y para las que no tenían defensas. Pero 10 más duro para conquenses y españoles, fue recibir a esa gran cantidad de repatriados, muchos de ellos enfermos y moribundos, que durante años poblaron las calles de nuestras ciudades y villas. 

En Cuenca estaba situado el Regimiento de Reserva “Flandes nº 82”, creado el 29 de agosto de 1893. Tenía en su cuadro permanente un coronel, dos tenientes coroneles, dos comandantes y cinco capitanes; un comandante agregado de la escala activa y un teniente coronel, un comandante, tres capitanes, siete primeros tenientes y dos segundos tenientes de la escala de reserva.4 En Cuenca también se encontraba la zona de reclutamiento nº 26. 

En el DOMG del 29-6-95 se detalla el número de reclutas de Cuenca destinados a diferentes cuerpos: 151 al Albuera nº 26 (Tarragona) 10 al Isabel II nº 32 (Valladolid) 35 al Toledo nº 35 (Valladolid) 8 al Vad Ras nº 50 (Madrid) 12 al Cazs . deVillarrobledo nº 23 (Córdoba). De Caballería. Como puede observarse, el mayor número de reclutas fue destinado al regimiento del mismo número que la zona de reclutamiento. 

Al igual que sucedió con los soldados de otras provincias de la III Región, las principales causas de fallecimiento fueron el vómito o fiebre amarilla y las llamadas “enfermedades comunes” (paludismo, enteritis y otras). Los muertos en acción y por heridas fueron bastantes menos. 


PINAREJEROS FALLECIDOS EN LA GUERRA DE CUBA (1895-1900): 

ALARCON VIECO FLORENTINO INFANTERIA BCZ BARCELONA 3 SOLDADO 19/09/1895 Del vómito SANTA CLARA SANTA CLARA PINAREJO 

BENITEZ BICENA SEBASTIAN INFANTERIA BCZ BARCELONA 3 SOLDADO 17/08/1897 Enfermedad SANCTI SPIRITUS SANTA CLARA PINAREJO 31/07/1898 578 4397 0 

CAVA MUELAS ANTOLIN INFANTERIA AMERICA Nº 14 SOLDADO 17/09/1896 Del vómito CIENFUEGOS SANTA CLARA PINAREJO 07/02/1897 602 22173 

CULEBRAS BONILLA AGUSTIN SOLDADO 17/09/1895 Del vómito PALMA SORIANO SANTIAGO DE CUBA PINAREJO 0 FALTA 1246 

LOPEZ MUÑOZ JESUS INFANTERIA UNION PENINSULAR Nº 2 SOLDADO 01/04/1898 Enfermedad MANZANILLO SANTIAGO DE CUBA PINAREJO 18/04/1900 235 0 

PARRILLA LOPEZ GREGORIO INFANTERIA ASTURIAS Nº 31 SOLDADO 31/01/1898 Enfermedad GIBARA SANTIAGO DE CUBA PINAREJO 28/03/1900 1134 0 

PINAREJEROS REPATRIADOS

La primera llegada que recoge el DOMG es del 11 de enero de 1896 y corresponde al barco que arriba a Cádiz el 10 de diciembre de 1895, y la última (DOMG del 1 de mayo de 1898), del que llega a Santander el 6 de marzo del mismo año. 

Al no publicarse en el DOMG los nombres de los soldados que llegaron durante la repatriación final a los puertos de la Península, no se han recogido en nuestro listado. 

CABALLERO REDONDO CONSTANTINO PINAREJO 26/09/1896 SANTANDER A.C. 18/10/1896 

HARO ARAGON GUMERSINDO PINAREJO 26/11/1896 CADIZ A.C. 23/12/1896 

MUÑOZ MUÑOZ SEGUNDO PINAREJO 02/02/1897 CORUÑA A.C.E. 06/03/1897 

ORTIZ HUERTA ISIDRO PINAREJO 28/01/1897 CADIZ A.C.E. 02/03/1897

POESIA: EL MAYO DEL 68

En el Mayo del 68 yo era un crío,
algo así como un tapón
de una botella de champán
a la espera de lanzarse al vacío.

Con el tiempo
quedó el mes de mayo florido
a flor de tierra
y sobre el cayeron casi en un movimiento compulsivo
veranos e inviernos,
canas
y si en esto nos sentimos protegidos
años y más años
siendo testigos
de que las epopeyas si no se escriben en los libros
pasan a ser algo así como poemas épicos
en boca de poetas pregonando lo que no han visto

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

POESÍA: POBRES DEL MUNDO TENER POR SABIDO

Yo que no se lo que soy,
superviviente o naufrago a la deriva
tengo miedo a ese futuro
que ante nosotros se abre,
una quinta
que en su madurez necesita de consuelos
y no de un Estado opresor
casi enemigo
que solo mira por lo suyo,
ese grupo de amiguetes
que se reparte beneficios
a base de taladrar la base impositiva
de los contribuyentes,
casi caritativos.

En este país
solo las golondrinas
tienen derecho a nido,
los demás vivimos
a expensas de lo que diga nuestro señorito.

Tener por sabido
que la tierra gira
y en sus círculos
vamos todos incluidos,
unos detrás de otros,
en un futuro
todos seremos almendras amargas
algo así como un fruto prohibido.

Autor: Jose Vicente Navarro Rubio

sábado, 28 de abril de 2018

POESÍA: LAS GUERRAS DE TODOS LOS SIGLOS

Y vendrán nuevas batallas
y otras guerras
y será otra vez lo mismo,
gobiernos con poder
patrocinando bombardeos selectivos.

A unas guerras vendrán otras guerras,
a unas muertes otras,
y así siempre habrá una vuelta al principio,
el mundo envuelto en un sinfín de conflictos.

Grandes escombreras,
edificios destruídos,
puentes volados y en los agostos de todos los siglos
unos sufriendo y otros vendiendo sus reservas de material destructivo.

Autor: José Vicente Navarro Rubio.

POESÍA: COMO SI FUERA UN TRUENO

Aquí café,
allí helado con sabor a queso.

Ya florecen los árboles,
ya brota del interior del suelo,
el tallo tenue en su empeño
de llenarse de vida,
en la boca casi un caramelo.

Aquí el trueno suena a golpe seco,
sin agua la tormenta
causa miedo.

El negror del cielo,
el aire sobre las ventanas,
el golpeo
de la lluvia sobre el pavimento,
en la tarde todo esto
es ese alimento
que el poeta necesita
para componer sus versos.

Con poco en la tarde,
con poco en el cielo,
con nada nos vamos,
nada hace falta en el otro reino.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: TE PREGUNTARÁS EL POR QUÉ ESCRIBO

Antes de dar cobijo a las palabras,

antes de amasarlas en mi pecho,

te preguntarás por qué escribo,

así lo vengo haciendo

desde hace tiempo.

Quizás no sea nada,
como todos los sábados
me sumerjo

en mis recuerdos.

Así sea de noche

o

de día,

así

todo lo que voy escribiendo

solo sea

aquello

que como pólvora mojada

no mata algo más que no sea el sonido del viento.

Autor: José Vicente Navarro Rubio


POESÍA: LAS MANOS Y EL AGUA

Las manos y el agua
se estrujan
y ella aclara,
pone con su tono,
frío que nos llama, alma,
a  eso que se llama
volver a los orígenes
cada mañana.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: ENTRE NOTAS QUE PASAN

Fue
¿quizás es una trama?
rojo el violín,
como el corazón de una mujer amada,
madera, barniz, cuerdas,
canta la mañana,
entre apagados soplos,
así se escapan
los ecos,
sonidos que claman,
allí donde entre las sábanas
el cuerpo descansa.

Fue una llamada
y el violín
y su música se escapan.

Ella marcha,
lejos,
casi se estampa,
sobre la corteza de los pinos
que en la montaña,
beben de las aguas
de las nubes que por los cielos pasan.

Y suena
çon descaro el violín marca
una silueta sobre el suelo
y es que alza
con su voz rasgada
el alma del aire que lo arrastra.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: LUZ, SOLO LUZ, EN LA MAÑANA


Es como si la luz llegara
para  ser disfrutada,
eso como si los campos
sin ella fueran
tierras enlutadas. Es la luz, es ella la que nos llama,
ya en los albores de la mañana
ella sujeta de los besos
meciéndose sobre las ramas,
es algo así como una cascada,
una flor, una cascara,
piel de naranja,
tomada por los rayos de luz, sobre ella proyectada.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POESÍA: Y FUE VIOLADA

¿Sus señorías
a que jugaban?

¿Desde el primer día
en que pensaban?

Todo pasó en unos minutos
y todo acabó
con una mujer violada
agredida y maltratada
por una manada.

Son mujeres
y sobre ellas
se aplica con saña
ese código
que disfraza
lo real,
lo que pasa,
con aquello que se llama
usar de la justicia
para hacer con ella lo que da la gana.

Cierto es que fue violada
en una noche para ser olvidada.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

POEMA: LA VIEJA PANTALLA DE CINE


La vieja pantalla de cine,
es ahora una tapia.
Antaño lugar de batallas,
besos y tiros,
truenos,
en las primeras horas de la mañana.

Duerme el patio
entre calores,
los fríos no le faltan.

No hay butacas,
escombros y siluetas,
casi de humos sus entrañas
gime el viento a sus anchas.

Allí donde unas sillas de madera se alzaban,
ahora crecen en los pasillos,
entre filas se estampan,
sobre el suelo convertido en piel de sapo croando en una charca,
las primeras hierbas que marcan
el paso de una estación,
ya la primavera enmarcada,
de verdes tonos,
no hay más vaqueros,
ni romeros,
ni enamorados, ni piratas,
ni más proyector
que la luz difusa, blanca,
entre faros de coches que aparcan
cerca de una pantalla,
por la que pasa
la silueta de un gato negro,
espanta,
anunciando  con su llegada
que quizás hay vida humana
más allá de donde la muerte da descanso al alma.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

viernes, 27 de abril de 2018

POESÍA. SON CINCO MÁS CINCO

Todo igual
desde el coche, al domingo,
infinitos los silencios,
algo así como un conjunto
de ideas convertidas en humo.

Cinco dedos, cinco,
desde el más pequeño
hasta el último,
todos ellos en dos manos,
cinco más cinco
y si en algo uno se siente entretenido
son cinco,
todos ellos los dedos
con los cuales comulgo.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

martes, 24 de abril de 2018

POESÍA: A LA LUNA PLENA

Supe y comprendí en el instante
que hay un camino que lleva,
siempre el mismo,
con las mismas cuentas,
hacia ese lugar conocido
del cual no se regresa.

Con la edad se suman penas,
se derraman lágrimas envueltas
en papel de plata con su lazo
quizás así sea
el que vayamos comprendiendo lo dura que es la cuesta,
esa que lleva
de aquí hacia allá
a lo largo de nuestra existencia.

Fue poeta
y a duras penas
pudo el solo con sus penas
escribir sobre aquello de lo que nadie echa cuentas.´

Tiempo y edad,
plenitud y decadencia,
felicidad y lo que se quiera,
lo fácil no interesa
pues lleva
no más allá de donde se llega
cuando se lanza una piedra.

La senda por la que andamos
se pierde de vista
cuando se deja, así se avanza,
así la noche nos llena
y con ella
llegan nuevos días, llegan nuevas experiencias.

A la luna plena,
en las azoteas
de los rascacielos
se toca con ligereza
el alma de lo que es materia.

¿Qué espero?

¿Qué esperas?

De todo un poco
siempre nos queda
un poco de tiempo para echar cuentas.



Autor: José Vicente Navarro Rubio

domingo, 22 de abril de 2018

POESÍA: DE UN VERANO QUE NOS LLEGA

Y fue, así se cuenta
como si una zarza ardiera
y de entre las llamas salieran
voces extrañas anunciando una verbena,
en la playa de los veranos,
allí en la arena
junto a un manantial de botellas,
ron, whisky, ginebra,
todo junto quien pudiera,
en los veranos de su vida
ya la zarza ardiendo,
ya la voz serena
sobre las olas volando ser como las gaviotas,
con sus alas impregnadas de los aires que la llevan,
hacia los mares libres,
de las playas repletas,
de granos de arena.

Autor: José Vicente Navarro Rubio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...